Independiente visitó a Defensa y Justicia en el Estadio Norberto Tomaghello por el partido postergado correspondiente a la Fecha N°17 del Torneo de Primera División.

Ariel Holan realizó tres modificaciones en relación al último partido frente a Boca Juniors. En primer lugar, fue Nery Domínguez quien volvió al equipo en lugar de un Walter Erviti diezmado físicamente. Pensando en las variantes de ataque, fueron Maximiliano Meza y Lucas Albertengo quienes ocuparon las plazas de Martín Benitez y Emmanuel Gigliotti respectivamente, dejando así al Misionero en el banco de suplentes y al Puma fuera del mismo, por la pubalgia que arrastra. Pero la noticia positiva para el Rojo antes de arrancar el partido llegó por parte de su capitán, Nicolás Tagliafico.

Luego de su participación en la gira de amistosos con la Selección Argentina, y un extenso viaje que lo tuvo arribando al país el miércoles por la noche, la bandera que tiene este plantel de Independiente decidió jugar este partido, sin ninguna otra alternativa, en un gesto que lo enaltece.

Defensa y Justicia llegó a este compromiso en una situación similar a la del Rojo. Luego de un invicto de ocho partidos, el equipo de Sebastián Beccacece recibió un cachetazo ante Sarmiento, que pelea por no descender. Más allá de ese bache, hay que decir que el equipo de Varela juega un fútbol más que interesante. Un 3-4-1-2 presentó el Halcón, apoyado en Alexander Barboza – jugador que suena para reforzar al Rojo – como líbero en esa línea de tres; un Jonás Gutiérrez reconvertido en un sabio volante a la hora de la distribución, con un despliegue que perdura con el paso del tiempo, y en ofensiva la presencia de Agustín Bouzat, un jugador típico de la política de compras de este club. Formado en Liniers, pasó por Boca Juniors pero apenas llegó a la Reserva y hoy es una de las piezas claves de esta delantera gracias a su habilidad.

Ya desde los primeros minutos, se notó la incomodidad para los de Ariel Holan. La posesión fue monopolizada por el Halcón e Independiente se ajustó a lo que le demandaba la circunstancia. Tal es así que el Rojo aprovechaba en jugadas esporádicas los espacios que dejaba el local y de a poco comenzaba a lastimar, fundamentalmente por Emiliano Rigoni, quien fue incisivo en este aspecto. Pero en un partido que parecía meramente de estudio entre ambos equipos, fue Defensa y Justicia quien pegó primero. Barboza encontró una pelota en el área defendida por Campaña y de volea marcó el primer gol para el local. Pero cuando todo parecía indicar que iba a ser una noche adversa para el Rey de Copas, el equipo se repuso rápidamente. Y con fútbol. Luego de una magnífica jugada colectiva de once pases, Nery Domínguez clavó un bombazo para poner la igualdad, y a partir de ahí, Independiente se soltó, e inclusive se pudo poner en ventaja antes de la culminación de la primera etapa.

En la segunda etapa, el volvió a su punto de inicio. El local intentó dominar basándose en la posesión de la pelota, e Independiente aguantó, con una enorme paciencia, para saber cuándo lastimar. En su afán por poder disputar de mejor manera la tenencia del balón, Holan mandó a la cancha a Erviti en lugar de Albertengo, quien evidenció una vez más su poco ritmo futbolístico, y Benitez, ingresado por el lesionado Meza, ocupó el lugar del Flaco como “Referencia de área”, pero buscando continuamente la espalda de los volantes de Defensa. Tan sólo un remate de Bouzat generó peligro en el arco del Rojo, y minutos después, se produjo el quiebre final del encuentro.

Tagliafico anticipó en tres cuartos de cancha propia, y tras conseguir conectar con Ezequiel Barco, y eludir a tres jugadores rivales, espero la subida de Sánchez Miño por izquierda. La pared, un recurso tan básico como indispensable para romper estructuras defensivas. Eso fue lo que imaginaron el lateral y el diamante en bruto que tiene el Rojo. Esta pared que dejó de cara al gol al ex Estudiantes, a quien le salió una sutileza para definir por encima del arquero Arias, y no falló, torciendo así el resultado en favor del equipo de Holan, en una noche crucial de cara a cumplir el objetivo restante en este semestre.

Las notas que dejaron los minutos restantes fueron la participación del ingresado Gastón Togni, quien tras una enorme corrida tuvo la posibilidad de anotar su nombre en el marcador, pero no pudo ser. Y aguantar. Ser paciente y no desesperarse jamás. Con el último esfuerzo de pibes como Alan Franco y Fabricio Bustos, quien además de estar a la altura desde lo futbolístico demuestran un compromiso enorme con el club, jugando hasta el límite desde lo físico.

Una vez más, Independiente se impuso de visitante, arrojando una campaña que lo tiene como mejor equipo en esa condición, con cinco triunfos, un empate y una caída en este semestre. Además, y en definitiva lo más importante en este momento, es que depende de sí mismo para ingresar a la Copa Libertadores 2018, algo que en el comienzo del año parecía más que difícil. Pero a base de trabajo, este plantel está en la última recta de cerrar un semestre redondo en cuanto a las metas planteadas.

¡Comentá la nota!

No dejes de ver en OrgulloRojo

Nicolas Bruno
21 años | 💻📽Editor y Camarógrafo en El1WebTV | 🇦🇹 Club Atlético Independiente
COMPARTIR
Artículo anteriorSigue entrenando
Artículo siguienteFechas coperas