Actitud, un factor que no se negocia

Hay componentes que en un equipo de fútbol jamás pueden faltar, aun así cuando el resultado final de un partido es negativo. Por supuesto que ganar, perder o empatar son consecuencias posibles dentro de un desenlace; pero el ¿cómo? es la clave para determinar el nivel de funcionamiento exhibido y, en este caso, toma protagonismo absoluto. Lo producido ayer por Independiente en el debut de la Copa de la Superliga fue penoso y preocupante, a tal punto que más allá de que la serie se revierta en casa, fue una línea fina que marcó a fuego la idiosincrasia y el ADN de todos los que amamos estos colores.

Pocos partidos, en el ciclo de Ariel Holan, el equipo fue superado ampliamente desde la actitud; un factor determinante que con esta camiseta no se negocia bajo ningún punto de vista. En este semestre, para contextualizar el foco, hubieron derrotas como las de Racing, River, Gimnasia de La Plata y algunos empates como contra San Lorenzo y San Martín SJ, pero ninguna con la sensación de haber padecido el avasallamiento anímico del rival de turno – al menos desde mi humilde percepción -. Claro, lo más preocupante del ¿cómo?, en el caso puntual de anoche, también nos lleva al interrogante del ¿contra quién?, contemplando que Independiente perdió ante un conjunto joven que peleó por no descender y quedó último en la SuperLiga con 22 unidades.

Los de Avellaneda, que parecían haber recobrado un poco la memoria en sus últimos tres encuentros frente a Vélez, Binacional (por Copa Sudamericana) y Rosario Central, mostraron una versión desdibujada en La Paternal tanto desde lo futbolístico, con excesivos errores colectivos e individuales, como desde lo anímico. Sin dudas, se llevó mucho más de lo que mereció.

Cuando se habla de actitud no se intenta dar a entender que se vaya a trabajar con los pies para adelante, o que se pegue un codazo en el medio de la cancha ni tampoco que se de una patada a un colega. Lo que se exige es un comportamiento de sacrificó máximo, íntegro y responsable para representar a esta institución tan importante a nivel mundial. Argentinos Jr no solo le ganó a Independiente sino que le dio vuelta el resultado de guapo, con atrevimiento futbolistico. No se puede volver a tolerar lo sucedido con este escudo en el pecho, juegue con el oponente que sea.

Al margen de este panorama funesto, no es descabellado pensar que se puede revertir el resultado adverso y pasar de ronda la semana que viene en el Libertadores de América, pero analizar simplemente el resultado sería un error tan grande como intentar tapar el sol con una mano. Estos partidos no son para el olvido. Deben servir como una referencia para no tropezar otra vez con la misma piedra.

El torneo que comenzó es casi para el Rojo como una luz en el fondo del túnel, para ingresar a la Copa Libertadores 2020; principal objetivo del conjunto de Avellaneda este año.

La actitud es ese pequeño elemento que marca una gran diferencia…

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Alexis Potel
Periodista de la Academia de Quique Wolff. Crecer es el objetivo principal del desarrollo.

Últimas noticias

1
2
3
5

Send this to a friend