Análisis táctico vs IDV

Independiente quedó fuera de la Copa Sudamericana tras haber perdido por 1-0 ante Independiente del Valle en Ecuador. Tras un buen primer tiempo, Sebastián Beccacece no supo adaptarse a lo que pedía el partido y falló en el planteamiento del segundo tiempo. Una vez más, la altura tuvo su rol protagónico.

Independiente apostó, como en la fase anterior ante Universidad Católica, a jugar a la contra. Tras haber sufrido en Ecuador con línea de cinco hace dos semanas, esta vez Sebastián Beccacece paró un 442 un poco más adelantado. Sin embargo, esperó durante todo el partido en su propio campo. A priori y con la respuesta física de los jugadores, el primer tiempo parecía acertado en materia defensiva. Con Sebastián Palacios y Francisco Pizzini como únicas puntas, tapó la salida desde atrás de los ecuatorianos y anuló a Cristian Pellerano, conductor rival, y a los centrales. Además, con el tándem entre los laterales y volantes externos (Figal/Bustos y Sanchez Miño/Domínguez) supo desactivar los avances por las bandas imponiéndose con un 2vs1 por sobre los extremos rivales.

A pesar de encontrarse partido entre los mediocampistas y los delanteros, el planteo del entrenador era bueno al punto de haber tenido varias oportunidades de poder ponerse en ventaja en el resultado con avances de Bustos por la derecha. Independiente llegaba, profundizaba, pero la falta de un nueve se hizo notar en la definición.

En el complemento Miguel Ángel Ramírez, entrenador de Independiente del Valle, movió las piezas en su esquema y el partido cambió. Cristian Pellerano tomó un papel secundario: se desligó de la gestación del juego y se posicionó más arriba en la cancha. Así, los que tomaron la posta fueron los centrales del equipo ecuatoriano e Independiente se replegó a un más tras el avance de la última línea rival. La operación desgaste había empezado y el local movió la pelota durante todo el segundo tiempo de lado a lado. Sebastián Beccacece no supo cambiar, tardó en hacer los cambios y, por ende, no adelantó al equipo en el campo. El cansancio se podía ver en los jugadores y no fue hasta el gol (minuto 78) que decidió renovar el aire en el equipo con el ingreso de Andrés Roa y Silvio Romero.

Otro desacierto del entrenador se da cuando decide esperar para realizar el  cambio por Fabricio Bustos, que se retira de la cancha lesionado. Con el equipo cansado y Bustos afuera, el 2vs1 en defensa (foto n°2) por la derecha no sucede y Nicolás Figal, agotado, es desbordado por la línea de fondo. Jhon Sánchez tira el centro atrás y termina en gol.

El complemento fue un monólogo de Independiente del Valle. Sumado al dominio físico, el futbolístico fue aún peor. El Rey de copas nunca intentó tener la pelota, no logró hacer tres pases seguidos sin dividir la posesión al campo rival y no hubo conexión entre el mediocampo y los delanteros. La derrota en Ecuador de hace dos semanas no repercutió en los pensamientos de Beccacece y apostó por más de lo mismo sin tener en cuenta el cansancio del final. Desde el inicio del fútbol y hasta ahora, los partidos los gana el que mete goles y, esta vez, Independiente desistió del gol y su rol protagónico.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
2
3
4
6

Send this to a friend