92 años de la Doble Visera

Un 4 de marzo, pero de 1928, se inauguraba el viejo estadio de Independiente: la Doble Visera. Gracias al empuje del presidente Pedro Canaveri se compró un terreno llamado “Pantano de Ohaco”, para abandonar la vieja cancha ubicada en Av. Mitre y Lacarra.

Como el “Rojo” nunca se conforma con pocas cosas, se construyó el primer estadio de cemento de toda Sudamérica.

El encuentro inaugural fue ante Peñarol, de Montevideo, que finalizó 2-2 y el primer gol lo convirtió Orsi. Sin embargo, el primer partido oficial finalizó 0-0 ante Sportivo Buenos Aires, el 29 de abril de 1928 de ese mismo año.

En 1930, se agregaron más tribunas, incluida la visitante. ¿Cuál fue el primer juego disputado? El clásico, que salió a favor del local por 3-1. Y en 1960 nacía el apodo de “Doble Visera”, ya que se remodeló el estadio y se agregaron palcos, plateas, cabinas de radio, además de una segunda visera. Nuevamente se jugó un clásico y, de nuevo, Independiente derrotó a Racing, esta vez con una goleada por 4-0.

Mucha historia supo apreciar esta cancha, que no es cualquiera para el hincha del “Rojo”. Fue testigo de muchísimos campeonatos y hazañas, que supieron darle la gloria y el prestigio a este club. Tal es así, que en 1964 observó la primera Libertadores ganada, no solo por Independiente, sino por un equipo argentino. En la semifinal se derrotó al Santos de Pelé por 2-1 y la vuelta de la final fue triunfo por 1-0 ante Nacional, de Uruguay.

También vio festejar el Metropolitano 1971, cuando Vélez tenía todo para gritar campeón pero los del Sur de Gran Buenos Aires lo ganaron en la última fecha. Derrotaron a Gimnasia por 2-0, con goles de Maglioni y Pastoriza, y el equipo de Liniers perdió 2-1 con Huracán, quedando a 2 puntos de la cima. Al año siguiente, se dio el gusto de vibrar junto a los hinchas por obtener otra Copa Libertadores, tras ganarle 2-1 a Universitario de Chile, donde el goleador fue Maglioni.

Por el mismo torneo, en 1975, el conjunto de Avellaneda debía recibir a Cruzeiro y derrotarlo con diferencia de tres goles para pasar a la final. Y como Independiente sabe de partidos históricos, venció al conjunto brasileño por 3-0, con goles de Pavoni, Bertoni y Ruiz Moreno. ¿La particularidad? El segundo gol fue un gol olímpico. Ese mismo año, los “Diablos” alzaron la Copa Libertadores por quinta vez en su historia, tres consecutivamente.

1983 es un año especial para los hinchas. Mejor dicho, el 22 de diciembre de 1983 es una fecha inolvidable. Ese día, Independiente derrotó a Racing por 2-0, tantos de Giusti y Trossero. El rival ya estaba condenado a descender, mientras que el equipo de José Omar Pastoriza se coronaba campeón del Torneo Metropolitano.

No conforme con esa alegría, un año más tarde, el “Rojo” dio la vuelta en la Doble Visera tras alzar la Copa Libertadores, por séptima vez. Independiente había derrotado a Gremio por 1-0, en Brasil, con gol de Burruchaga. El partido de vuelta se jugó en Avellaneda y finalizó 0-0, lo que le permitió al local gritar campeón.

En 1994, se disputó la vuelta de la Supercopa ante Boca, en la Zona Sur. El conjunto dirigido por Miguel Ángel Brindisi derrotó a los “xeneizes” por 1-0, con gol de Rambert y festejó nuevamente. También en esa época, Independiente derrotó a Huracán en la última fecha del Torneo Clausura, dejándolo a dos puntos de la cima. Rambert, Garnero, Couceiro (en contra) y Gareca le permitieron al “Rojo” colocar otra copa en su vitrina.

El equipo de Avellaneda se enfrentaba con el de La Rivera, esta vez en 2002. Ambos se disputaban el Torneo Apertura y sólo faltaban dos fechas. Independiente llevaba una ventaja de tres puntos y ganar lo ayudaría a estar solo en la punta. De local, Lucas Pusineri clavó un cabezazo, a los 43 minutos del segundo tiempo. La cancha estalló, con esperanzas de más gloria. En la fecha siguiente, se definía todo en la cancha de San Lorenzo. Gracias a Insúa, Silvera y Pusineri, los visitantes fueron campeones por 14º vez en su historia local.

El último encuentro aquí fue el 8 de diciembre de 2006, en donde Independiente fue derrotado por Gimnasia y Esgrima de Jujuy por 2-1. Tres años después, se inauguró el Estadio Libertadores de América.

¿Cómo olvidar aquel estadio, que sintió tanta gloria? Fue testigo de grandes jugadores, como Bochini, Pastoriza, Santoro, Bertoni, Burruchaga, Agüero, Milito, entre tantos otros. Presenció el festejo de miles de hinchas, de distintas épocas, pero siempre gritando campeón. No es una cancha cualquiera. La Doble Visera se inauguró hace 92 años, mucho tiempo atrás, pero será inolvidable porque forma parte de la historia del club que tanto amamos: el Club Atlético Independiente.

Yo era campeón…

22 de diciembre de 1983. Ya con mencionar esa fecha, cualquier hincha del “Rojo”, de la edad que sea, sabe qué pasó aquel día. Pero, ¿no les pasa que cuando les ocurrió algo hermoso quieren recordarlo?  A pesar de que está siempre presente, Orgullo Rojo quiere rememorar tan preciado momento.

Hace 36 años, se disputaba la parte final del Torneo Metropolitano. Independiente lideraba la tabla con 46 puntos y, con uno menos, San Lorenzo se encontraba segundo. En ese entonces, los partidos ganados se sumaban de a dos y se sabría quién sería el campeón recién en la última fecha. El conjunto de Avellaneda no quería volver a desaprovechar un campeonato, ya que venía de perder el Nacional de ese año, en mano de Estudiantes.

Para sumarle más ansiedad y nervios a la situación, el encuentro de la Fecha 38 no sería uno más, sino que se disputaría un clásico. Sí, había que definir ante Racing Club, en la Doble Visera. Pero eso no era todo: el 18 de diciembre, el equipo de la vereda de enfrente perdió ante su homónimo de Córdoba por 4-3, en su propia cancha, y descendió a la Segunda División del fútbol argentino.

Ese jueves, el conjunto dirigido por José Omar Pastoriza formó con: Gustavo Moriconi; Rodolfo Zimmerman, Hugo Villaverde, Enzo Trossero, Néstor Clausen; Ricardo Giusti, Claudio Marangoni, Ricardo Bochini, Jorge Burruchaga; Enrique Sánchez y José Percudani. El local tenía la oportunidad de demostrar quién era el más grande. Y no decepcionó.

Ante un estadio repleto, a los 43 minutos del primer tiempo, tras un pase del “Bocha”, Giusti definió fuerte y cruzado, para gritar el 1-0. A pesar de que faltaba para la culminación, ya se sentía la alegría en el público, que no paraba de alentar. En la segunda parte, el “Rojo” salió a definir el campeonato y no tardó en llegar el segundo tanto. A los 3’,  Trossero arrancó casi desde la mitad del campo, aceleró y pateó de zurda, desde afuera del área. La pelota ingresó despacio en la derecha del arco, para imponer el 2-0 final.

De esta manera, Independiente consiguió algo que ningún otro club pudo lograr. Dio la vuelta olímpica mientras veía como su clásico bajaba de categoría, ante 50.000 personas. Y cuando se pensaba que nada más podría ser tan glorioso, el equipo siguió con las hazañas. Un año más tarde, se obtuvieron las Copas Libertadores e Intercontinental, en el mismo período que la “Academia” se quedaba sin ascenso y le tocaba permanecer en la “B”.

Es verdad eso que decimos los hinchas, aquello de “La historia te dice quien sos”.  Esa misma historia, que confirma siempre quién manda en Avellaneda. Hoy se recuerda que el 22 de diciembre de 1983, el “Diablo” pudo tocar el cielo y ver cómo su máximo rival descendía a los infiernos.

A 90 años de la inauguración de la Doble Visera

Un 4 de marzo, pero de 1928, se inauguraba el viejo estadio de Independiente: la Doble Visera. Gracias al empuje del presidente Pedro Canaveri se compró un terreno llamado “Pantano de Ohaco”, para abandonar la vieja cancha ubicada en Av. Mitre y Lacarra. Como el “Rojo” nunca se conforma con pocas cosas, se construyó el primer estadio de cemento de toda Sudamérica. El encuentro inaugural fue ante Peñarol, de Montevideo, que finalizó 2-2 y el primer gol lo convirtió Orsi. Sin embargo, el primer partido oficial finalizó 0-0 ante Sportivo Buenos Aires, el 29 de abril de 1928 de ese mismo año.

En 1930, se agregaron más tribunas, incluida la visitante. ¿Cuál fue el primer juego disputado? El clásico, que salió a favor del local por 3-1. Y en 1960 nacía el apodo de “Doble Visera”, ya que se remodeló el estadio y se agregaron palcos, plateas, cabinas de radio, además de una segunda visera. Nuevamente se jugó un clásico y, de nuevo, Independiente derrotó a Racing, esta vez con una goleada por 4-0.

Mucha historia supo apreciar esta cancha, que no es cualquiera para el hincha del “Rojo”. Fue testigo de muchísimos campeonatos y hazañas, que supieron darle la gloria y el prestigio a este club. Tal es así, que en 1964 observó la primera Libertadores ganada, no solo por Independiente, sino por un equipo argentino. En la semifinal se derrotó al Santos de Pelé por 2-1 y la vuelta de la final fue triunfo por 1-0 ante Nacional, de Uruguay.

También vio festejar el Metropolitano 1971, cuando Vélez tenía todo para gritar campeón pero los del Sur de Gran Buenos Aires lo ganaron en la última fecha. Derrotaron a Gimnasia por 2-0, con goles de Maglioni y Pastoriza, y el equipo de Liniers perdió 2-1 con Huracán, quedando a 2 puntos de la cima. Al año siguiente, se dio el gusto de vibrar junto a los hinchas por obtener otra Copa Libertadores, tras ganarle 2-1 a Universitario de Chile, donde el goleador fue Maglioni.

Por el mismo torneo, en 1975, el conjunto de Avellaneda debía recibir a Cruzeiro y derrotarlo con diferencia de tres goles para pasar a la final. Y como Independiente sabe de partidos históricos, venció al conjunto brasileño por 3-0, con goles de Pavoni, Bertoni y Ruiz Moreno. ¿La particularidad? El segundo gol fue un gol olímpico. Ese mismo año, los “Diablos” alzaron la Copa Libertadores por quinta vez en su historia, tres consecutivamente.

1983 es un año especial para los hinchas. Mejor dicho, el 22 de diciembre de 1983 es una fecha inolvidable. Ese día, Independiente derrotó a Racing por 2-0, tantos de Giusti y Trossero. El rival ya estaba condenado a descender, mientras que el equipo de José Omar Pastoriza se coronaba campeón del Torneo Metropolitano.

No conforme con esa alegría, un año más tarde, el “Rojo” dio la vuelta en la Doble Visera tras alzar la Copa Libertadores, por séptima vez. Independiente había derrotado a Gremio por 1-0, en Brasil, con gol de Burruchaga. El partido de vuelta se jugó en Avellaneda y finalizó 0-0, lo que le permitió al local gritar campeón.

En 1994, se disputó la vuelta de la Supercopa ante Boca, en la Zona Sur. El conjunto dirigido por Miguel Ángel Brindisi derrotó a los “xeneizes” por 1-0, con gol de Rambert y festejó nuevamente. También en esa época, Independiente derrotó a Huracán en la última fecha del Torneo Clausura, dejándolo a dos puntos de la cima. Rambert, Garnero, Couceiro (en contra) y Gareca le permitieron al “Rojo” colocar otra copa en su vitrina.

El equipo de Avellaneda se enfrentaba con el de La Rivera, esta vez en 2002. Ambos se disputaban el Torneo Apertura y sólo faltaban dos fechas. Independiente llevaba una ventaja de tres puntos y ganar lo ayudaría a estar solo en la punta. De local, Lucas Pusineri clavó un cabezazo, a los 43 minutos del segundo tiempo. La cancha estalló, con esperanzas de más gloria. En la fecha siguiente, se definía todo en la cancha de San Lorenzo. Gracias a Insúa, Silvera y Pusineri, los visitantes fueron campeones por 14º vez en su historia local.

El último encuentro aquí fue el 8 de diciembre de 2006, en donde Independiente fue derrotado por Gimnasia y Esgrima de Jujuy por 2-1. Tres años después, se inauguró el Estadio Libertadores de América.

¿Cómo olvidar aquel estadio, que sintió tanta gloria? Fue testigo de grandes jugadores, como Bochini, Pastoriza, Santoro, Bertoni, Burruchaga, Agüero, Milito, entre tantos otros. Presenció el festejo de miles de hinchas, de distintas épocas, pero siempre gritando campeón. No es una cancha cualquiera. La Doble Visera se inauguró hace 90 años, mucho tiempo atrás, pero será inolvidable porque forma parte de la historia del club que tanto amamos: el Club Atlético Independiente.

Hijos nuestros

Ayer por la noche, ante un ambiente espectacular, la Primera de futsal le dio una paliza a Racing y se llevó el clásico por 7-1.

El clima en el SECLA era ideal, más de 500 personas aguardaban por el partido de Primera mientras observaban a la Tercera. Para no perder la costumbre, los más chicos consiguieron un triunfazo por 4-3, en un encuentro que sirvió para que la previa fuera perfecta.

Por la Fecha 30 del Torneo de Primera División, Juan Hermida puso como titulares a Leonel Chillemi; Maximiliano Werner, Thomas Baisel, René Camargo y Hernán Ruíz. A los dos minutos, el Rojo ya ganaba por 2-0 con goles de Ruíz y Camargo y, sobre el final del primer tiempo, Werner definió el 3-1 parcial.

En la segunda etapa, Racing se acercó al área local pero no le alcanzó para descontar. A los 9’, Cafure puso el 4-1 y, ocho minutos más tarde, Baisel marcó el quinto tanto. La gente se contagió de la alegría del equipo y las canciones en contra del eterno rival no cesaron.

La goleada era inminente pero no iba a finalizar con ese resultado. A los 19’, Werner volvió a festejar y, cuando faltaban solo segundos, Camargo concretó el ¡7-1!

De esta manera, Independiente repitió la victoria que había conseguido como visitante en la ida (aquella vez fue por 4-3) y complicó a la Academia, que lucha por no descender. Además, alcanzó los 57 puntos y se encuentra 5° cuando faltan cuatro jornadas para la finalización del campeonato. El próximo partido será ante RiverPlate, como visitante, con fecha y horario a definir.

Así reflejaron los medios el pase a octavos

El equipo de Gabriel Milito cada día gusta más y los medios lo convirtieron en protagonista tras pasar a los Octavos de Final de la Copa Sudamericana.

“Diario Popular” utilizó una foto de Martín Benítez en su tapa, donde se lo ve festejando el único gol del encuentro. El título hace alusión al pase a la siguiente ronda: “¡El Rojo cada vez más copado!”

“Crónica” también decidió poner una imagendel delantero, aunque se ve una distinta al medio anterior. “Le sobra chapa” es el titular de la página principal.

En el caso de la primera hoja de “Olé” aparecen las palabras “Escupe a la victoria”. Esta vez, en la fotografía se observa al autor del tanto abrazado a Ezequiel Barco.

Por otro lado, “Clarín” le dedicó un pequeño recuadro a la victoria de anoche. En el lado izquierdo del diario, sobresale la foto del “7” junto al título “Pasaporte rojo”.

Las tapas del triunfo

Gracias al triunfo de ayer por la noche y debido a que Independiente está arriba en la tabla, el “Rojo” se llevó las miradas de los medios.

“Olé” puso en su tapa una foto de Diego Vera festejando el primer gol del encuentro. El título deja entrever un juego de palabras con el apellido del delantero: “Llegó la primavera”.

“Diario Popular” decidió utilizar una fotografía del juvenil Ezequiel Barco, autor del segundo tanto. “¡Con la llama de la ilusión” aparece como titular en la página principal.

El “9” figura levantando los brazos en la edición de Crónica, donde se puede leer “De punta en Rojo”. Además, “Clarín” también usó una foto del ex Estudiantes, esta vez marcando de cabeza, y el título es: “Independiente ganó bien y se subió a la punta”.

El Futsal y una clásica historia

Semana tras semana, Orgullo Rojo te trae todas las noticias sobre los deportes amateurs de Independiente. En primer lugar, hablaremos del vóley femenino de Boyacá. Las inferiores se enfrentaron a 9 de Temperley por la Fecha 2 de la zona de Descenso, por el nivel C del torneo metropolitano. La tira fue bastante positiva para las chicas: a pesar de que las Sub 13 y las Sub 15 perdieron por 2-0 y 3-0, respectivamente, las Sub 17, Sub 19 y Sub 21 obtuvieron grandes victorias (3-1, 3-0 y 3-0). La próxima jornada harán de local ante Urquiza, el domingo 17 de julio a partir de las 12hs.

Las Mayores pudieron obtener un triunfo en un partido muy peleado. Derrotaron a Ferro por 3-2, en la última fecha de la rueda de clasificación de la Tercera División. El equipo quedó cuarto en la tabla, por lo cual jugarán la ronda de campeonato para aspirar por un ascenso. También el domingo 17, debutarán en esta etapa como locales, ante Huracán de San Justo, a partir de las 21.30hs.

El viernes pasado habíamos anticipado que se jugarían dos clásicos en dos distintas disciplinas. Una de ellas era el básquet, en donde el conjunto rojo sufrió una derrota en el club Olimpo de Lanús, lugar en el cual hizo de local Independiente debido a las reformas que se están realizando en el Gimnasio Bottaro. La Primera perdió ante el equipo de la “Academia” por 97-77.

Por otro lado, el futsal tuvo una gran alegría ante el rival vecino. En condición de visitante, los chicos dieron vuelta el resultado y se llevaron un triunfo fantástico. Tras ir perdiendo por 1-3, Independiente sacó chapa ante 400 hinchas de Racing y terminó ganando por 4-3. De esta manera, el “Rojo” sube en la zona de promedios y comprometió a su clásico con el descenso. El lunes 10 a partir de las 22hs, en Villa La Ñata, se medirá ante RiverPlate.

Se vienen los clásicos

Como todas las semanas, Orgullo Rojo te trae toda la información sobre los deportes amateurs de Independiente. Y las buenas noticias no paran para aquellos que representan a nuestro club.

El fin de semana, los Sub 16 de waterpolo pudieron superar a River, un duro rival, por 15-11. Las categorías Sub 12, Sub 14 y Sub 18 recibieron a Imperio. La primera cayó por 3-1 y los Sub 18 sufrieron una derrota muy ajustada por 16-15, mientras que los Sub 14 ganaron con gran amplitud por 20-6.

Por el lado del vóley femenino, las Mayores de la Sede Mitre superaron a San Fernando por 3-0, por la Fecha 13 de la Primera División del torneo de UNILIVO. Debido a esta victoria, se encuentran punteras con 42 puntos y este sábado visitarán al Instituto Gregorio Prieto, a partir de las 18.30hs.

En cuanto al handball, las novedades son excelentes. El domingo las chicas recibieron al club Progreso, quien no presentó las categorías de Cadetas y Juveniles e Independiente ganó los puntos. Las Juniors vencieron por 28-17, las Menores perdieron por 20-18 y las Mayores cayeron por 25-17. Gracias a los grandes resultados obtenidos, Independiente ascendió a la máxima categoría de la Asociación Sureña de Balonmano.

El lunes pasado, la Primera División del básquet masculino debía visitar a Defensores de Banfield pero el encuentro fue suspendido a causa de la humedad. En el día de hoy, tendrá un reto importante ya que se viene un clásico: a partir de las 21.30hs, en el club Olimpo de Lanús, se enfrentará a Racing. Se recuerda que es allí donde el equipo hace de local debido a las refacciones que se están realizando en el Gimnasio Bottaro.

Y los partidos ante el rival no finalizan ahí. También hoy, desde las 20.30hs, el equipo de Primera de futsal jugará ante “La Academia”, en el polideportivo Jorge Camba (estadio Juan Domingo Perón).

Fuente: Club Independiente
Fotos: Club Independiente y Basket Cai

A 44 años del debut del Bocha

Este día debería ser asueto para todos los hinchas de Independiente. O la gente debería reunirse para celebrar y conmemorar esta fecha. Es que un 25 de junio, pero de 1972, Ricardo Enrique Bochini debutaba en Primera División, con la casaca roja.

Hace exactamente 44 años, el conjunto de Avellaneda se enfrentaba a River, en el Monumental, por la 21° fecha del torneo local. El entrenador de aquel entonces, Pedro Dellacha, decidió sacar a Hugo Saggioratto cuando faltaban 15 minutos para el final. En su lugar, entró un chico de 18 años que había llegado al club el año anterior, proveniente de Zárate. Un tal Bochini.

Ese encuentro se perdió 1-0, con gol de Juan J. López. A pesar de aquella derrota, la historia del “Rojo” cambiaría rotundamente, algo que ni el público presente hubiese sospechado. Y a partir de ese momento, el “Bocha” jamás se sacó la camiseta de Independiente.

Disputó 714 partidos, desde aquel año hasta 1991, y marcó 108 goles. En total, festejó 14 campeonatos: cuatro títulos nacionales, cinco Copas Libertadores, tres Interamericanas y dos Copas Intercontinentales.

Desde aquel 25 de junio, Independiente se hizo cada vez más grande y mucho de ello se lo debemos a este hombre. A él le debemos que se viera nuestro escudo por todo el mundo y que nuestro nombre sea reconocido en cada rincón. Por eso hoy, 44 años después, le rendimos homenaje al mayor Orgullo Rojo que tuvo nuestro club.

"Pase Maestro, lo estabamos esperando"

25 de junio de 1986. Esta fecha es muy significativa para todos los argentinos, pero principalmente para aquellos que somos hinchas de Independiente. Aquel día, la magia se volvía mundial.

Hace exactamente 30 años, Argentina se enfrentaba a Bélgica por las semifinales de la Copa del Mundo. Esto fue gracias a que Diego Armando Maradona marcó un tanto con la mano y convirtió el gol más hermoso en la historia del fútbol ante Inglaterra, por los cuartos de final.

La semi tuvo el primer festejo a los 6’ del segundo tiempo, cuando Jorge Burruchaga asistió al “10”, quien eludió a dos a defensores y definió cruzado por encima del arquero.
Luego de 12 minutos, el capitán pasó a cuatro jugadores y tiró nuevamente cruzado, para estampar su doblete y la ventaja para la Selección Nacional.

Pero a los 40’ llegó lo que todos los fanáticos del “Rojo” estaban esperando. Carlos Bilardo, entrenador de aquel equipo, decidió sacar a “Burru” y reemplazarlo por el número 3. Aunque parezca extraño, esa camiseta la llevaba, nada más y nada menos, que Ricardo Enrique Bochini. De esa manera, debutaba en el Mundial 86. Y allí es donde la admiración no se pudo disimular, no sólo por parte de los hinchas.

Desde el momento en que ingresó, Maradona lo buscó constantemente y viceversa. Una de las primeras pelotas que tocó, se la pasó a Diego y este se la devolvió de taco. Sin embargo el futbolista de Independiente no logró capturarla. A los pocos segundos, Sergio Batista abrió el balón para el capitán, quien se metió en el área rival y le quiso dar una asistencia Bochini, pero un defensor la sacó al tiro de esquina. En ese preciso instante, se pudo ver como el mismísimo “10” argentino se agarró la cabeza, lamentando lo ocurrido, como si pensara que era inaceptable que Ricardo no pudiera lucirse con uno de sus bellos goles.

Bochinii

Existen varios mitos sobre este día. Muchos afirman que, apenas pisó el césped el enganche del “Rojo”, el mejor jugador del mundo le dijo: “Dibuje, maestro”. Otros proponen una versión más larga: “Pase maestro, lo estábamos esperando”. Así esto sea una simple leyenda o alguna de las frases sea verdadera, no se puede negar la admiración que Diego le tenía.

Hay algo doloroso que aclarar: el lapso que disputó Bochini fue engañoso. Cuando recién había ingresado, a Héctor Enrique le pegaron un pelotazo en la cara que lo dejó tendido por casi dos minutos y eso le restó tiempo para imponer jerarquía. Hoy se cumplen 30 años de ese día y esa situación todavía nos sigue pareciendo injusta; y creemos que hasta Maradona hubiese querido disfrutarlo un poco más.

Bochita

Es que, ¿cómo no vas a querer que la magia se despliegue? ¿Cómo no vas a querer que un maestro practique su profesión? La tareadel “Bocha” siempre fue enseñar y dar lecciones de un fútbol exquisito. Aunque fue por un corto período, hoy recordamos que Ricardo Enrique Bochini pudo dar clases mundialmente.

Últimas noticias

1
2
3
4
5

Send this to a friend