Las tapas vs. Colón

 

 

 

Independiente no para desde la llegada del nuevo técnico, Mauricio Pellegrino, y lleva cuatro partidos ganados al hilo. Ayer por la noche, derrotó a Colón por 1-0, con gol de Diego Vera. Sin embargo, los diarios se enfocaron en San Lorenzo, quien ayer le ganó a Gimnasia y Esgrima de La Plata por 1-0, y subió a punta del torneo, junto a Boca.

 

“Olé” puso la victoria en la parte superior de su tapa. Allí, se observa una imagen de Vera festejando, junto al título “Vera para creer”.

 

“Diario Popular” utilizó una fotografía diferente, donde se ve al delantero festejando con Ortiz. En el costado derecho, el titular es “El Rojo sigue endiablado”.

 

“Crónica” usó una foto similar a la del primer medio y el triunfo está puesto en la parte inferior. Con un panorama esperanzador, se puede leer “El Rojo gana y todavía sueña”.

 

El suplemento deportivo “El Gráfico” colocó, en el costado derecho, “Independiente ganó su cuarto partido al hilo y se prende”. Esta vez, en la imagen se puede observar a Pisano disputando el balón.

 

Los diarios “Clarín” y “La Nación” no hicieron alusión al “Rojo” en su página principal.

0013102190 0013102184

0013102181 0013102172

11 años sin el 'Pato'

Nadie querría acordarse de un día como hoy, porque, en el alma del hincha, el “Pato” sería eterno. Pero, lamentablemente, hoy debemos recordar uno de los días más tristes para nosotros: hace 11 años, fallecía José Omar Pastoriza.

Había nacido el 23 de mayo de 1942, en Rosario, y había debutado futbolísticamente en Colón. Allí estuvo dos años (1962-1964), hasta que Néstor Rossi, quien lo había dirigido en el “Sabalero”, lo quiso llevar a Racing. ¿A Racing? Sí, fue vendido al club rival, donde también jugó dos años. Quizás necesitó ese paso para saber que la verdadera gloria estaba en la vereda de en frente.

Arribó en Independiente en 1966 y, un año después, estaba dando la vuelta olímpica frente a la “Academia”, luego de un 4-0, en la Doble Visera. Así, obtenía el Nacional ’67, pero no sería el único título que obtendría con nuestra casaca. Además, ganó los Metropolitanos de 1970 y 1971. No conforme con esto, festejó la Copa Libertadores de 1972, la tercera en la historia de la institución. Luego del festejo, se fue al Mónaco, de Francia. El corazón de la gente se hacía añicos, pero el “Pato” volvería, no sólo para reparar la herida, sino para aumentar con creces el cariño que todos le tenían.

En 1976, regresó, pero ser entrenador. Él mismo confesó que le hubiese encantado seguir jugando en Argentina, pero no pudo rechazar la propuesta de dirigir al club al que tanto le brindó. Sin embargo, le seguiría dando alegrías. El 25 de enero de 1978, ocurrió un hecho que nadie podrá borrar, incluso los fanáticos de otros clubes. Ese día, que también era el cumpleaños de Ricardo Enrique Bochini, el “Rojo” fue a Córdoba, a disputar la final de vuelta del Nacional de 1977, ante Talleres. La primera había terminado 1-1, en Avellaneda, y el detalle es que valían los goles de visitante. El panorama era pésimo para los dirigidos por José Omar, ya que perdían 2-1, injustamente. El primero de ellos fue el del empate, desde los 12 pasos, tras un penal polémico, y el segundo fue con la mano. A raíz de esto, el árbitro echó a tres futbolistas de Independiente. Cuando todo parecía perdido, Pastoriza dijo unas palabras que quedarán marcadas por siempre: “Vayan, jueguen, sean hombres y ganen”. Luego de una pared hermosa entre Bertoni y el “Bocha”, fue éste quien marcó el 2-2 final, que permitió la consagración del campeonato. En 1978, por el mismo torneo, se repetía el festejo.

El “Pato” se fue en 1979, pero retornó cuatro años después. “En el año ’83 yo me reía, Academia no parabas de llorar…”, dice una de las canciones más hermosas que tenemos. Ese año, con su conducción, el equipo derrotó a Racing por 2-0, en la última fecha, y se consagró campeón del Metropolitano, mientras que el rival ya se encontraba descendido. Cuando parecía que nada podía ser mejor que eso, en 1984, el rosarino consiguió las copas Libertadores e Intercontinental. En cambio, nuestro máximo oponente jugaba en la B.

El director técnico tuvo otras etapas al mando de Independiente, en 1985-1987 y en 1990-1991. En 2004, regresó al banco, pero, el 2 de agosto, comenzó a sentirse mal y llamó un amigo para que lo ayude. Llamaron a la ambulancia y los médicos quisieron revivirlo, pero el “Pato” se despidió a las 4.30 de la madrugada, en su departamento de Puerto Madero. Fue uno de los días más tristes para los hinchas y hoy, a 11 años de su partida, le rendimos homenaje a uno de los máximos ídolos del “Rojo”.  ¡Muchas gracias, Señor Pastoriza!

Buenas para el handball y el waterpolo

A pesar de que todos amamos el fútbol, nuestro amor por Independiente es enorme y el club no vive sólo de eso. Es por eso que Orgullo Rojo te acerca las noticias, no sólo del deporte profesional, sino también de aquellos que son amateurs.

En primer lugar, hay que destacar la actuación de las chicas de handball. El pasado domingo 19, lograron el ascenso a la “A” del torneo de la Asociación Sureña de Balonmano, algo histórico para la institución, en esta disciplina. Aquel fin de semana, la tira ante Monte Grande comenzó con el partido de las mayores, quienes salieron victoriosas por 18-17, mientras que las juniors hicieron su parte por 26-24. Las juveniles tenían la posibilidad de ser campeonas, pero se les escapó por muy poco, al perder por 29-28. El último encuentro lo disputaron las cadetas, también con un 26-24 a favor. De esta manera, se logró ascender y, el sábado pasado, antes del partido contra Rafaela, todo el Libertadores de América les dio la ovación que se merecían. Este domingo será el debut en la máxima categoría, ante Calzada, de visitante.

Otro gran logro fue el del equipo Sub 15 de waterpolo. Los chicos salieron campeones de la tercera edición de la Copa Rosario, torneo internacional que organiza la Federación Rosarina de Natación, donde participaron varios clubes de América. El triunfo fue ante el Club Atlético Biguá, de Uruguay. Además, Independiente tuvo la valla menos vencida y Lautaro Stabile fue elegido como mejor jugador del campeonato.

Por el lado del básquet masculino, el “Rojo” visitará a Temperley, este jueves a partir de las 21.30hs, por el Torneo Capital. Por el campeonato Pre-Federal, había quedado afuera en los cuartos de final, tras perder ante Crovara por 79-75, en el último partido. Sin embargo, hay una oportunidad que llena de expectativas y alegría a todos los fanáticos: Platense confirmó su plaza en el TNA y, es muy probable, que Gimnasia y Esgrima de La Plata también lo haga. Esto quiere decir que habrá más plazas para el Federal e Independiente está muy cerca de ocupar una de ellas.

Los chicos de futsal están teniendo una excelente tarea en el Torneo de AFA, por la Segunda División. En el último encuentro, se enfrentaron a Jorge Newbery y empataron 4-4. Así, llegaron a los 32 puntos en 14 fechas y están punteros. Social Parque se encuentra por debajo, con tan solo uno de diferencia. El próximo choque será ante Unión Ezpeleta, de visitante.

En cuanto al vóley femenino, las mayores deberán jugar la Reubicación del Torneo Metropolitano, por la Tercera División. Lo que significa que, al no haber quedado entre las ocho mejores de la rueda anterior, que clasificaba para ganar el campeonato, ahora deberán luchar para mantener la categoría. Por la primera fecha, competirán ante Estrella de Maldonado, de visitante. El partido será mañana, a partir de las 21.30hs. Por el lado de las inferiores, la segunda etapa irá por el mismo camino, ya que deberán pelear en la Rueda de Descenso. Se encuentran en la 11° posición, pero con varios duelos menos que los demás equipos. La siguiente tira será el 23 de agosto ante Gimnasia y Esgrima de la Plata B, de local, por la quinta fecha.

FOTO: Web Oficial.

Sigo siendo el Rey

El año 1983 fue glorioso para Independiente. Salió subcampeón del Nacional y el 22 de diciembre festejó el Metropolitano y dio la vuelta olímpica frente a Racing, quien ya se encontraba descendido y debía jugar en la B, a partir de la siguiente temporada.

Pero el “Rojo” tuvo poco tiempo para disfrutar estos momentos, ya que, en febrero del ’84, comenzó a disputar la fase de grupos de la Copa Libertadores. El primer rival fue Estudiantes y el partido finalizó 1-1, con gol de Barberón. La ilusión aumentó en el encuentro siguiente, donde se derrotó a SportivoLuqueño por 1-0, tanto convertido porBurruchaga.

Sin embargo, después Olimpia derrotó a los dirigidos por Pastoriza, por 1-0. Para reponerse, buscaban triunfar nuevamente ante Luqueño, esta vez en la Doble Visera y se pudo lograr el objetivo, gracias a dos alegrías de Marangoni y Merlini. En la vuelta con el “Pincha”, dejaron el empate de lado y se llevaron los tres puntos, tras vencerlos por 4-1. Aquí, marcaron Barberón, Burruchaga y Bochini, dos veces. Gracias a la victoria ante Olimpia por 3-2 (Marangoni, Burruchaga, Bufarini), Independiente se clasificó a las semifinales del torneo.

Esta etapa consistía en tres equipos y el grupo lo completaban Nacional, de Uruguay, y la Universidad Católica, de Chile. Los dos primeros juegos no fueron fáciles, ya que terminaron igualados. En Montevideo, fue 1-1, donde marcó Barberón y, en Santiago, el partido no tuvo goles. A pesar de los resultados, la esperanza en el hincha seguía a flor de piel. De local, el equipo hizo lo que tenía que hacer: primero, se derrotó al conjunto uruguayo por 2-1, con tantos de Bufarini y “Burru” y fue este último el responsable de la derrota de “La Franja”. De esta manera, el “Diablo” pasaba a la final de la Libertadores y quería levantarla por séptima vez.

Los nervios y la ansiedad de los fanáticos se volvían gigantes y las ganas de obtener otro título eran inmensas. En la última etapa, el contrincante era Gremio, un equipo brasileño aguerrido y que tenía como figura a Renato Portaluppi -más conocido como Renato Gaúcho-, excelente delantero. Pero, como se dijo anteriormente, a medida que se avanzaba en el campeonato, crecía la esperanza en todo el público. ¿Quién podía asustarse con semejante equipo? ¿Quién podía tener miedo si nos entrenaba “El Pato”?

La ida se dio en Porto Alegre e Independiente salió con esta formación: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti, Marangoni, Bochini, Burruchaga, Bufarini, Barberón. ¡Imposible temer! Y los futbolistas salieron con el mismo pensamiento. El encuentro para el visitante fue calificado como perfecto por varios medios. A los 24 minutos de la primera etapa, mientras  jugadores locales no paraban de correr, Ricardo Enrique Bochini tuvo la frialdad suficiente para detener el balón cerca del área rival y observar como Burruchaga comenzaba a acelerar. Cuando este recibió la pelota, encaró y se la pico al arquero, Joao Marcos. Más tarde, hubo muchas chances de aumentar el tanteador, como por ejemplo el palo izquierdo tras una jugada de Barberón, o la salvada en la línea, luego de un remate del “9”, entre otras. A pesar de la superioridad, el resultado fue el mismo.

Tres días después, se jugó la vuelta en casa. El “Rojo” quería demostrar que lo que había logrado en Brasil no había sido en vano. Supo contener el juego de los opuestos y la única situación que generaron fue un tiro, desde afuera del área, de Guilherme, que Goyén capturó en dos tiempos. De esta manera, el 27 de julio de 1984, la final en la Doble Visera terminó 0-0 y el local consiguió su séptima Copa Libertadores, mientras la gente no paraba de corear “Gracias señor Pastoriza, por todo lo que nos da…” y “Dale campeón”.

Luego de nueve años de sequía, el club de Avellaneda volvía a colocar este trofeo en su vitrina. Desde ese entonces, nadie ha podido igualar esta marca. Hoy conmemoramos que hace 31 años Independiente sigue siendo el Rey.

EL RESUMEN DE LOS DOS PARTIDOS

EL PARTIDO COMPLETO

Las tapas de la racha

En la noche de ayer, Independiente derrotó por 2-0 a Atlético Rafaela, con un doblete de Martín Benítez, y sumó tres triunfos al hilo. Por otro lado, River disputó su partido ante Colón, nuestro próximo rival, y salió victorioso con un 3-1. De esta forma, alcanzó a Boca en la punta y todas las miradas se enfocaron en el equipo de Marcelo Gallardo.

“Olé” puso la victoria del “Rojo” en su costado derecho. Con una foto de uno de los festejos del delantero, su título es “San Martín Benítez”.
“Crónica” decidió utilizar una fotografía del segundo gol, donde se lo ve a Diego Vera, nuevo refuerzo, alzando al goleador de ayer. Aparece en lo más bajo de tu tapa, con el titular “Tres al hilo para Independiente”.

“Diario Popular” también colocó la victoria debajo y con la misma imagen que el medio anterior, pero recortada. Aquí, el título es “Doblete y a la bolsa”,
El suplemento deportivo “El Gráfico” usó una foto distinta a los últimos periódicos, pero del mismo momento. En el costado derecho se puede apreciar el titular “Independiente fue demasiado para este pobre Rafaela”.

“Clarín” señaló el éxito de ayer en el lugar donde también mencionó al “Millonario”, mientras que “La Nación” no hizo hincapié en el equipo de Mauricio Pellegrino.

Uruguay siempre estuvo cerca

Luego de varios días de espera, hoy Cristian Rodríguez firmará con Independiente y se convertirá en el quinto refuerzo para el entrenador, Mauricio Pellegrino. El volante, de 29 años, nació en Juan Lacaze, ciudad del departamento de Colonia, Uruguay. A lo largo de la historia de nuestro club, han pasado muchísimos compatriotas de “Cebolla” y Orgullo Rojo te recuerda a aquellos con paso exitoso.

En 1938, arribó Gumersindo Puentes, quien jugó sólo 15 partidos y sin hacer goles. Sin embargo, en ese período, fue el primer uruguayo en consagrarse campeón en el “Rojo”. Un año después, llegó Manuel Sanguinetti, defensor figura de uno de los mejores planteles de la historia, y alzó los títulos del torneo local y la Copa Rioplatense, ambos en 1939. Desde ese tiempo, hasta 1944, disputó 83 partidos.

En los 60’, varios jugadores cruzaron el río hacia Avellaneda. Dos de los más destacados fueron Alcides Silveira y Tomás Rolan, a principios de la década. El primero se quedó hasta 1962, completó 44 partidos y 3 goles y fue emblema en el festejo de 1960. El segundo, también campeón en ese momento, se destacó en las Copas Libertadores obtenidas en 1964 y 1965 y jugó las finales de la Copa Intercontinental del ‘64, ante Inter, donde Independiente fue el primer equipo argentino en competir por este campeonato. Se fue del club en 1966, con 156 encuentros y 21 tantos.

Sin embargo, en 1965, vino uno de los futbolistas más importantes para la institución: Ricardo Elbio Pavoni. El lateral izquierdo estuvo 11 años en el club, jugó 475 partidos y convirtió 62 goles. Logró alzar 12 copas: cinco Libertadores (1965, 1972, 1973, 1974 y 1975), tres torneos locales (1967, 1970 y 1971), tres Interamericanas (1973, 1974 y 1976) y una Intercontinental (1973).

En 1969, llegó Luis Garisto, gran defensor que provenía del club Sud América, de Uruguay. Celebró los Metropolitanos de 1970 y 1971, las Libertadores de 1972 y 1973 y la Copa Intercontinental de 1973. Se fue cuatro años después, con un total de 127 partidos y dos tantos.

En el año del primer Mundial disputado en nuestro país, Antonio Alzamendi, excelente delantero, comenzó a vestir la camiseta roja y logró ser campeón del Nacional ’78. Estuvo hasta 1982 y su estadística es de 185 encuentros y 75 tantos marcados.

Mario Goyen arribó en 1981 y sigue siendo uno de los arqueros más recordados de Independiente. Defendió los tres palos por cinco años, en donde disputó 193 juegos locales y 17 internacionales. Gracias a sus grandes saltos, contribuyó para que el “Rojo” festejara el Metropolitano ’83 y las Copas Libertadores e Intercontinental, de 1984.

Ya en los ’90, se compra a Eber Moas, defensor que venía de Danubio. Estuvo desde 1992 hasta 1994, año que se consagró campeón del torneo Clausura, equipo dirigido por Miguel Ángel Brindisi. Actuó en 65 encuentros y marcó dos veces.

Gabriel Jorge Álvez llegó en 1995, período en que festejó la Supercopa, ante Vélez, y la Recopa, obtenida tras vencer al Flamengo. Dos años después emigró, con 46 partidos y 7 goles con la casaca roja.

Varios fueron los uruguayos que supieron darle alegría a nuestro club, aunque tantos otros se fueron con pena y sin gloria.

Ojalá que la llegada del “Cebolla” sea como las que marcaron grandes sucesos en Independiente.

¡Se siente, se siente, Erico está presente!

Esta fecha es muy especial para el hincha de Independiente. Es que, el 23 de julio de 1977, fallecía Arsenio Erico, emblema de nuestro club, del fútbol argentino y sudamericano.

El delantero había nacido en 1915, en Asunción, Paraguay. Su apellido ya tenía peso, debido a que nueve de sus familiares, entre ellos su padre, ya habían jugado en Nacional, institución de su ciudad natal. Siguió la herencia y, a los 15 años, inició su carrera allí. Pero no todo fue fácil: en 1932, estalló la guerra del Chaco, entre su país y Bolivia, y Erico comenzó a jugar en la Cruz Roja.

Así fue que, un año más tarde, vino a Buenos Aires junto a su equipo, para realizar una gira. Su juego deslumbró tanto que dos de los clubes más grandes lo querían. River e Independiente se disputaban al futbolista, de tan solo 18 años. Pero él mismo confesó que no quiso ir al “Millonario”, que, para ese entonces, contaba con el gran Bernabé Ferreyra y se dio cuenta que sería suplente.

Para huir de los dirigentes, se vino en barco desde Paraguay hasta Rosario y de allí un tren a la ciudad. Su historia es tan maravillosa que Arsenio llegó un jueves y debutó el domingo, más precisamente el 6 de mayo de 1934, ya con 19 años. El partido era ante Boca, nada más y nada menos. Fue un empate por 2-2 y, aunque no le tocó convertir, los festejos llegarían pronto. Una semana después, ante Chacarita, convirtió dos para el “Rojo”, quien ganó 3-1. Nadie se imaginó que esos serían los primeros de cientos.

En 1937, fue el máximo goleador del campeonato con ¡48 goles en 34 partidos! El conjunto de Avellaneda estuvo a un paso de ser campeón, pero el “Xeneize” celebró, con tan solo un punto de diferencia. Sin embargo, un año después, Independiente levantó la primera copa, en la era profesional, y Erico fue el mejor anotador, nuevamente, con 43 tantos en 30 partidos. A medida que el futbolista crecía, lo hacía el club. De esta manera, se consiguió el bicampeonato y, por tercer año consecutivo, fue el que más goles hizo (esta vez 41).

Las estadísticas estaban a favor del equipo: 66 partidos jugados, 52 ganados, 5 empatados y 9 perdidos. El mundo se alegraba de verlos jugar. ¿El mundo? Sí, porque ese plantel fue considerado uno de los mejores de la historia. El mismo Alfredo Di Stefano, en una entrevista concedida a “Última hora”, en 2008, tuvo unas bellas palabras para Arsenio: “Erico es diferente a todos, a todo lo que vi. Un jugador notable. Todo lo que engloban, sin exagerar, las cinco letras de la palabra crack. Para mí, un malabarista de circo, un artista. Perdón, un gran artista”.

Muchos sobrenombres habían surgido, tales como “Saltarín Rojo”, “Duende Rojo”, “Diablo Saltarín”, entre tantos otros. Todos estaban fascinados con el delantero y él no defraudó. Es que no sólo fue máximo goleador durante varios campeonatos, sino que se convirtió en el máximo de la historia del fútbol argentino. Con 295 tantos (tenía 293 y, en 2011, le reconocieron dos más) se convirtió en leyenda y uno de los jugadores más importantes en el fútbol sudamericano.

Entre idas y vueltas, en 1942, regresó a Paraguay y volvió a Nacional pero disputó un solo encuentro. Retornó a Avellaneda y su último grito fue ante Huracán, en 1946, donde el “Rojo” ganó 4-3. Justamente fue vendido a esa institución, al año siguiente, pero rescindió su contrato, meses después. No marcó ningún gol allí, por lo que todos sus festejos fueron en Independiente.

En 1949, retornó al club que lo vio nacer y, en su primer partido, convirtió tres goles. En ese período, decidió retirarse e iba alternando su etapa de deportista con la de entrenador. Nacional logró el subcampeonato, detrás de Guaraní.
Sus últimos años los pasó en Argentina, con su pierna izquierda muy maltrecha. Más de una vez expresó que su dolor era producto de tantas patadas que había recibido a lo largo de su carrera. El 23 de julio de 1977, tuvieron que amputársela. Sin embargo, no resistió y esa misma noche falleció.

Arsenio Erico es recordado, no sólo por nuestros hinchas, sino por todos los que admiran el buen fútbol. Es probable que nadie pueda superar su récord y, a cada año que pase, su leyenda aumentará. Y, como ocurrió en el día posterior a su muerte, en el 2-1 de Independiente ante River, se puede oír: ¡Se siente, se siente, Erico está presente!

Las tapas vs. Temperley

 

 

 

Ayer a la noche, Independiente derrotó a Temperley por 1-0, con gol de Lucas Albertengo. Los demás grandes jugaron el sábado, por lo que el “Rojo” tuvo más repercusión en los medios. Sin embargo, el triunfo quedó opacado, en varios diarios, por las elecciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

El suplemento deportivo “El Gráfico” tiene, en su tapa, la victoria de Independiente. Hace un juego entre la fotografía y el título, ya que éste dice “Levanta vuelo”, mientras que se aprecia una imagen de Albertengo en el aire, recibiendo una falta.

 

“Crónica” pone el triunfo en la parte inferior, con una fotografía del autor del gol, y su título es “El Rojo estira la racha”.

 

“Diario Popular” menciona el encuentro en su costado derecho. Aquí, hay una fotografía del “18”, festejando su gol, junto a Julián Vitale y Nicolás Tagliafico. Debajo, aparece el titular “El Rojo sigue de racha de la mano de Albertengo”.

 

“Olé” prioriza, en su página principal, al jugador de Boca, Jonathan Calleri, autor de un golazo. En la parte superior, figura una imagen parecida al medio anterior y dice “El Rojo lo pasó a nafta…”.

 

El periódico “Muy”, a pesar de no especializarse en deporte, publicó sobre Independiente. Esta vez, aparece arriba una foto de Albertengo, disputando la pelota. El título es “El Rojo se hizo fuerte en el Sur”.

 

En el rincón derecho, en una parte muy pequeña, “La Nación” colocó “Independiente también ganó”, junto a una imagen del goleador del equipo. Mientras que “Clarín” no puso ninguna fotografía y, debajo de todo, el titulo para el triunfo fue “Independiente volvió a festejar: 1-0 a Temperley”.

0013029288 ar_clarin.750 ar_cronica.750 ar_diario_popular.750 ar_muy.750 nacion.750 ole.750

Desde Avellaneda a Sudamérica

Hace unos momentos, se realizó el sorteo de la Copa Sudamericana, en la sede de la Conmebol, en Paraguay. Este comenzó pasadas las 21hs, con transmisión de Fox Sports, y se determinó cuáles serán los partidos de los 32avos de final, que están divididos en 16 equipos de la “Zona Sur” (Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela) y 16 de la “Zona Norte” (Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia).

Independiente será partícipe de esta edición, pero comenzará a jugar a partir de la segunda etapa. Luego de definirse la primera fase, se definieron los 16vos y se conoció a quién deberá enfrentar el “Rojo”. El equipo que pase a la siguiente ronda saldrá de Avellaneda, ya que el partido será ante Arsenal, de Sarandí. En los restantes duelos argentinos Lanús se medirá ante Belgrano y Tigre lo hará ante Huracán, mientras que River está directamente en octavos de final, por ser el último ganador de esta competencia.

El campeonato comenzará el 11 de agosto y la final será el 9 de diciembre. El ganador ingresará directamente en octavos de la próxima Copa Sudamericana, al igual que lo hizo el “Millonario”, clasificará a la Copa Libertadores 2016, jugará la Recopa Sudamericana, contra el campeón de la Libertadores de este año y disputará la Copa Suruga Bank 2016, ante el vencedor de la Copa Japón.

Independiente alzó este trofeo en el 2010, el más reciente hasta el momento, y en el 2012 fue su última participación aquí. ¿Se vendrá la 17?

"Nos tenemos que acostumbrar a ganar"

Tras el amistoso que se disputó hoy ante Sarmiento de Junín, que finalizó 1-1, con un gol de Albertengo, Víctor Cuesta habló con diferentes medios, sobre la pretemporada, Jorge Almirón y refuerzos, entre otros temas.

“Se trabajó muy bien en la pretemporada. En los amistosos nos fue bien en los resultados y en juego”, manifestó el futbolista. “Mantuvimos la idea y presionamos más alto, para recuperar rápido la pelota. Ojalá podamos mantener esta agresividad e intensidad a la hora de jugar por los puntos”, expresó con ilusión.

Pero Víctor no se puede olvidar del anterior entrenador, Jorge Almirón: “Con Jorge llegamos a marcar pasando la mitad de la cancha, yo veo cosas similares con Mauricio Pellegrino”. “Ojalá encontremos la suerte del resultado. Con Almirón hicimos muy buenos partidos, que fuimos protagonistas, pero no pudimos concretar las situaciones”, opinó Cuesta.

“Espero que este semestre sea otro y empecemos a sumar rápidamente, porque lo necesitamos”, enunció el jugador. “Nos tenemos que acostumbrar a ganar, sobre todo en el torneo, para acercanos a los de arriba”, analizó.

También habló sobre el resto de los campeonatos que debe jugar Independiente: “Tenemos otras dos competiciones muy importantes, estamos muy mentalizados en afrontarlas y hacer un buen papel”. Y dio su punto de vista de porqué es tan relevante un torneo internacional: “Es muy importante para el jugador, para la gente, para todos, porque se vive otro clima cuando se juega una competencia internacional”.

“Ojalá podamos avanzar en varias rondas y vamos a pelear por el objetivo”, dijo, otra vez, ilusionado. “Se va a vivir un gran clima, más sabiendo el grupo que tenemos nosotros, que estamos muy unidos”, confesó el defensor.

Cuando se le indagó sobre los posibles refuerzos, Víctor respondió: “Los jugadores no nos tenemos que meter, pero siempre en un grupo se necesitan refuerzos, más ahora que jugamos tres competencias”.  Y, para finalizar, explicó que también sería significativo que venga alguien nuevo, ya que incrementaría la competencia interna: “Así podemos pelear por un puesto y que haya recambios. Ojalá se sume algunos muchachos, para reafirmar el equipo que hay acá”.

Últimas noticias

1
2
3
4
5

Send this to a friend