Habilitado por FIFA

Después de muchas idas y vueltas, el uruguayo Gastón Silva podrá jugar de manera oficial con la camiseta de Independiente.

Luego de varias semanas, la FIFA resolvió que el marcador izquierdo podrá disputar partidos oficiales y por supuesto ser considerado por Ariel Holan para disputar la fecha 5 de la Superliga Argentina, cuando el Rojo enfrente a Vélez el próximo domingo.

Cabe mencionar que la inhabilitación del jugador se debía a una serie de reclamos de parte de Pumas de la UNAM al club italiano Torino, dueño de su pase, acusando el mal manejo de la negociación con los mexicanos.

Puesto que la situación no se resolvía bajo ningún diálogo, desde Independiente se recurrió al ente máximo del fútbol mundial, FIFA, que resolvió la cuestión.

Más allá de continuar los diálogos y el litigio de parte de Pumas con Silva, el futbolista podrá vestir la camiseta del Rojo para disputar encuentros oficiales.

“Creemos en la lealtad de los árbitros”

Luego del entrenamiento matutino en Villa Dominico, Martín Campaña dialogó en conferencia de prensa sobre el bajón anímico del plantel en los últimos encuentros, el presente de Ezequiel Barco y los polémicos penales cobrados en contra: “La mayoría de los fallos, como el de Godoy Cruz, no se cobran. Lamentablemente este penal si lo dieron y lo pagamos muy caro”, arrancó el arquero.

Analizando la doble jornada en Mendoza, donde el equipo cayó primero ante el Decano, por Copa Argentina, y posteriormente ante Godoy Cruz por la Superliga, Campaña expresó: “Tuvimos una mala semana. No jugamos nada bien ante Atlético Tucumán y perdimos injustamente el fin de semana por el campeonato, puesto que creamos situaciones, respetamos nuestra idea pero no se nos dio”. Y agregó: “No hay que dramatizar sobre este momento que nos toca atravesar. Sabemos que falta muchísimo y vamos a seguir trabajando para reventir el presente”.

Consultado sobre el flojo arranque en el campeonato doméstico, donde el Rojo suma 4 unidades de 12 posibles, el arquero afirmó: “La realidad es que no iniciamos de la manera que queríamos. Tenemos que cambiar el chip rápidamente y confiar en la calidad de jugadores que tenemos”.

“Hemos pasado tres fases de la Copa Sudamerina, de manera que no estamos tan mal. Hay que ser un poco pacientes”, indicó el uruguayo.

Por último, habló del presente irregular de Ezequiel Barco: “Estamos en un momento donde necesitamos tranquilidad. Lo que le pasa a Ezequiel es lo mismo que al equipo en general. Es un chico que tiene muchas ganas y no tengo dudas que va a mejorar”.

Dirigentes, háganse cargo

Sobre la derrota de ayer, ante Atlético Tucumán por 2-1, y por supuesto la pronta elimimacion de la Copa Argentina no está todo dicho. Ariel Holan mencionó una parte en su conferencia de prensa: “no jugamos nada bien en ningún momento del partido. Cometimos errores y lo dieron vuelta”.

Es visible el bajo rendimiento del equipo y más aún, si se contempla que de últimos tres juegos sólo se ganó uno -también ante el Decano por Copa Conmebol Sudamericana- y se perdieron los otros dos. Lo fácil de esta merma deportiva sería, por ejemplo, caerle al pobre nivel del Walter Erviti, que desde que llegó jamás estuvo cerca de destacarse y merece un descanso en el banco de suplentes, o al derrumbe momentaño de Ezequiel Barco, quien claramente perdió explosión y sorpresa en este pasaje temporal. No, vamos un poco más allá en el análisis.

Los dirigentes tuvieron en sus manos la posibilidad de ganar por goleada en las contrataciones del libro de pases anterior. Nada de eso ocurrió. La desilusión al cierre del mismo fue tan o peor que la remontada en contra que propinó ayer el conjunto tucumano. El entrenador, -a quien a mi entender están desaprovechando a diestra y siniestra por no complacerlo-, tuvo que enfrentar tres competencias (la Copa Argentina ya es historia) con un plantel que queda expuesto al momento del recambio ¿Por qué? Justamente porque no tiene. Es un plantel corto. El mismo inconveniente que tenía el semestre pasado, Holan lo vuelve a padecer nuevamente.

La salida de Emiliano Rigoni dejó un vacío profundo en el esquema táctico del entrenador. Como si el mismísimo Bochini se hubiese marchado de cualquiera de las cuatro copas Libertadores que obtuvo -Permítanme la desafortunada comparación pero quiero ser gráfico en el relato-. Ni siquiera ese puesto supieron compensar con jerarquía los dirigentes para, por lo menos, solucionarle una baja sensible a Holan.

No cabe duda que el hincha agradece la transformación en la gobernabilidad de la institución. Independiente está de pie, con un estadio casi completo (resta el techado) y con números que generan superávit, impensado hace algunos años, pero la realidad es que eso no abastece en la satisfacción propiamente dicha del socio y/o simpatizante. La gente tiene sed de conquista.

El grito de campeón se mantiene atragantado desde hace 15 años en el ámbito doméstico y 7 años internacionalmente. ¿Para cuando una alegría deportiva para solventar el apoyo incondicional de todos estos años? ¿Para cuando se ejecutarán contrataciones que valgan, al menos, una ilusión? La derrota de ayer no fue sólo un baldazo de agua fría para el plantel -que claro está no ganó nada con esta camiseta- sino para que la dirigencia, de una vez por todas, se ponga el traje que se tiene que poner para que Independiente empiece a festejar. Ya no sirven las famosas frases “con un club ordenado, los logros ya van a venir”, porque los años pasan y la sequía sigue jugando su partido.

Es hora de poner a Independiente donde se merece, pero ya. Basta de demagogia, de palabras que se las lleva el viento y de jugar con la ilusión de la gente. Todavía existe una posibilidad de ingresar a la competencia que no se juega desde el 2011 y de la cual habría que empezar a buscar seriamente una octava corona.

Hay un entrenador entendido en la materia, que remembró nuestras raíces con el saludo histórico, que sacó del placard lleno de polvillo la identidad de la institución, que hacia tiempo no se veía, y nos regaló un cálido semestre hace poco tiempo con el mismo problema de la falta de recambio.

Háganse cargo dirigentes. Esto es Independiente y hay que salir campeón, nuestra historia lo demanda.

Lápiz y papel en mano

Ayer fue uno de esos partidos donde seguramente muchos expresaron la famosa frase “para el olvido”. Sin animosidad de crear una grieta sobre lo bueno y lo malo que ha venido haciendo Independiente durante este último tiempo, es considerable tomar nota de esta clase de encuentros que dejan cosas para corregir, sin tener que hacer un borrón y cuenta nueva.

El 4-2-3-1 fue el esquema que se reflejó en el inicio, ya característico del entrenador Ariel Holan. Diego Rodríguez como único cinco natural de marca fue de los pocos que tuvo un partido correcto. Marcando el tiempo de; en que momento ir a presionar con intensidad y cuando esperar. No tanto así Walter Erviti, quizás el jugador que todavía no ha demostrado una pizca de lo que fue en Banfield hace tan sólo unos meses y muy lejos del que saliera campeón en la misma institución. Corriendo siempre más de lo juega o asiste. Por supuesto su fuerte por naturaleza.

Una noche rara por donde se la mire. Banderas dadas vueltas producto del conflicto con la barra brava y el pulmón en la Tribuna Norte Baja, el murmullo del hincha por la lentitud que mostraba Independiente y el penal ejecutado por Denis que terminó por convertir en un hervidero el Libertadores de América y posteriormente la derrota. ¿Se pretendía que erre el penal?, ¿El enojo fue porque pidió patearlo?. En fin, es delantero y como tal vive del gol. El argumento no tiene más sustento que ese.

El tridente que se posó detrás de Leandro Fernández, quien mostró ser el delantero picante que el Rojo necesita, con Meza-Blanco-Barco fue lo mas pusado que se vio en los últimos seis meses. Esa explosión interesante que incluyó el cotejo ante Atlético Tucumán por la Sudamericana quedó sin garantía extendida. Imprecisos en los últimos metros y sin la convicción con la que sí atacaba el equipo de Jorge Almirón

Jonás Gutiérrez por quien nadie, excepto Holan, ponía dos pesos arriba de la mesa está mostrando un gran fortaleza física. Acompaña bien en la mitad de la cancha tanto a la hora de recuperar como en la transición para ir hacia adelante.

El fútbol tiene estas cosas imponderables. Después de dos corner, mal ejecutados al primer palo, y la contra posterior que tuvo a un imparable Lautaro Acosta en todo el encuentro derivó en un penal. Todos sabemos el final.

Este deporte es de regularidad. Es la aliada más indispensable y la cual delimita el camino por donde vas a transitar durante el período de competencia. Ayer se jugó mal pero no por eso hay que olvidar ¿cómo se hizo?. Todo lo contrario. Es bueno poder reaccionar a tiempo, sobre todo cuando el equipo se está disputando, todavía, la plaza a la Copa Libertadores 2018.

Lápiz y papel en mano, que el martes Independiente se juega una nueva parada, podrían no estar Benítez y Bustos, para aspirar al boleto continental del próximo año.

Malas noticias

Este mediodía se dieron a conocer los resultados de los estudios médicos sobre el estado físico de Martín Benítez. El diagnóstico del misionero, quien anotó el gol ante Atlético Tucumán para que Independiente acceda a los cuartos de final de la Copa Conmebol Sudamericana, es un desgarro en el biceps femoral de la pierna derecha.

El jugador estará 10 días afuera de las canchas para complementar las labores de recuperación, por lo que se perdería -no está descartado pero no quieren arriesgarlo- el encuentro del 19 de septiembre, por Copa Argentina, nuevamente frente al Decano.

"No me gustan las comparaciones"

Fabricio Bustos, una de las figuras del buen andar de Independiente, dialogó con Gustavo López en “Un Buen Momento” sobre su presente futbolístico y cuales fueron sus sensaciones ante el llamado para ser parte de la Selección Argentina en la doble jornada de Eliminatorias pasadas: “Estaba en mi casa y no lo podía creer. Cuando me informaron por teléfono que estaba convocado sentí una gran emoción”, mencionó el “Tractor”.

Respecto a su buen rendimiento en la era Holan, explicó: “Todavía no logro caer de lo que estoy consiguiendo. Siempre trato de aprender día a día. Con humildad y con los pies sobre la tierra”.

En el fútbol es costumbre la reiteraciones comparativas. El caso más claro es el de Diego Maradona con Lionel Messi. Es cierto que lo hinchas más veteranos recuerdan la destreza y convicción para disputar cada pelota de Néstor Clausen e inevitablemente ven un reflejo en el jóven marcador por derecha. Ante esto, Bustos cerró: “Nunca me lo cruce. Se lo clase de jugador que era pero no me gustan las comparaciones”.

Un busto para el Tractor

Los partidos consagratorios son, en su mayoría, aquellos que por un cúmulo de situaciones destacan en el rendimiento personal. Por muchos años, Argentina ha mantenido el debate y la encrucijada de no tener marcadores por derecha e instalando una falencia notoria, por lo menos, desde la década de Javier Zanetti. Dirigentes, coordinadores y entrenadores aseguran al unísono que “de cada 100 chicos que se prueban en los clubes, menos del 5% son laterales”.

¿Acaso estoy sosteniendo una infamia si considero que Fabricio Bustos está apto para ser el 4 titular del equipo de Jorge Sampaoli? 27 partidos disputados con la camiseta de Independiente, manteniendo un nivel muy regular, avalan esta teoría. Tiene el poderío técnico, la destreza, la marca y la proyección en ataque para suplir la imperiosa necesidad de la albiceleste.

En la victoria por 2-0 ante Atlético Tucumán y por consiguiente el pase a los cuartos de final de la Copa Conmebol Sudamericana, el Tractor volvió a mostrar el carácter y la rebeldía propia de los 26 encuentros anteriores. Esa entrega magnífica que hace que el hincha se rompa las manos para aplaudir por su sacrificio. Digno de un jugador que se pone con responsabilidad la camiseta del Rey de Copas, digno de Fabricio Bustos.

Muchos simpatizantes recuerdan la figura, en ese lado del campo, de Néstor Clausen. Claro que la diferencia generacional hizo que, quien les habla, no lo haya visto jugar, como seguramente les pasa a muchos hinchas jóvenes. Ver a Bustos disputar las pelotas como si fuesen las últimas, debe remembrar en los más veteranos aquellos recuerdos del “Negro”.

Ayer el estadio Libertadores de América se rindió ante los pies del Tractor con un Bustos, Bustos…Tras un buen partido, el canterano recibió un lindo reconocimiento. No cabe dudas que su techo todavía está lejos de su alcance.

En sus tierras Rusia no tiene demasiados campos donde se practique la agricultura y sus actividades en la tierra. Aunque no deberían sorprenderse si a mediados de 2018 hay un tractor para hacer historia.

"Gracias a Dios y a Campaña hoy podemos festejar"

Luego del entrenamiento matutino en Villa Domínico, Martin Benítez diálogo en conferencia de prensa y confesó que “cuando le dieron el penal a ellos, se me vinieron todos los malos recuerdos. Gracias a Dios y a Campaña hoy podemos festejar”.

Independiente tránsito por todas las aristas emocionales en el agónico triunfo de ayer ante Atlético Tucumán por 2-0. Su pase a los cuartos de final de la Copa Conmebol Sudamericana se dio por un cúmulo acciones características con sello marcado de Ariel Holan.

Martín Benítez, que no estaba al 100% en lo físico, se llevó gran parte de los elogios por el zapatazo formidable para la clasificacion:”La decisión de estar fue consensuada con el cuerpo técnico. Lógicamente quería jugar y por suerte salió todo bien y pudimos pasar de fase”, sostuvo en su relato. Y agregó:”Me sentí dolorido. Tengo una distensión la cual me toca recuperarme rápido”.

Sobre el gol que le dio a Independiente la llave para acceder de fase en la competencia sudamericana, dijo:”Lo de anoche fue un desahogo muy grande. Antes de pegarle vi a Fernández para dársela pero tuve un segundo más, se hizo el hueco y le pegue. Por suerte pudo entrar”.

“Siempre trabajo con humildad y mucha responsabilidad para que la gente vuelva a confiar en mí. Por suerte siempre tuve el apoyo de mi familia en todo momento y por supuesto de los compañeros”, añadió el atacante, quien es el único sobreviviente del equipo que pasó su peor momento en la historia del club.

“La mística es para los giles”, manifestó el arquero del Decano, Luchetti, una vez terminado el encuentro. Sin embargo el 7 del Rojo, soslayo: “Claro que existe. En el 2010 la gente iba con otro espíritu a la cancha y varios partidos se ganaron por esa historia. Hoy tenemos al lado a los emblemas como “Pacho” Sa, Bochini y Pavoni que nos refrescan un poco aquellos momentos gloriosos y nos hace muy bien”.

Durante la rueda de prensa fue consultado sobre los vaivenes del cotejo de anoche y explicó: “Arrancamos ganando, luego tuvimos ese penal que no pudimos convertir y luego cuando ellos tuvieron la chance con el “Pulga”, se me vinieron todos los malos recuerdos. Gracias a Dios pudimos sacar adelante la llave”.

Por último, el misionero indicó que ya están pensando en el rival del próximo sabado:”Tenemos tres competencias importantes con el torneo local, la Copa Argentina, y la Sudamericana. Vamos a intentar dejar todo para llevar a Independiente donde se merece”.

"Estoy agradecido al cariño de la gente"

Martín Campaña, una de las figuras de la victoria ante Atlético Tucumán, habló con los medios sobre el nivel reflejado por el equipo y se refirió al momento de Martín Benítez: “Llegó con lo justo y la rompió. Para nosotros que se sienta bien es fundamental”.

Con una eficacia notable desde su arribo al conjunto de Avellaneda y seis penales atajados, Campaña le brindó a Independiente; tranquilidad, seguridad y resguardo. El encuentro ante el Decano no fue la excepción y post triunfo aseguró: “Tenemos un equipo humilde, trabajador y con ganas. Pasamos ante un rival muy duro”.

“Estoy muy agradecido con el cariño que me brinda el hincha. Desde que llegué me han tratado con respeto y eso me produjo una enorme tranquilidad”, agregó el arquero de la selección uruguaya.

Por último manifestó algunos conceptos del penal que no atajó pero que fue anulado por invasión de zona y posteriormente el que sí logró detener: “El primero no lo esperé lo suficiente y cuando me tiré era tarde para reponerme. El segundo tuve paciencia hasta el final”.

"Tiene un alma increíble"

Una vez consumada la victoria de Independiente ante Atlético Tucumán por 2-0 que, a su vez, le dio el pase para disputar los cuartos de final de la Copa Conmebol Sudamericana, Fabricio Bustos dialogó con Renato Della Paolera, por Fox Sports, y aseguró que “el equipo tiene un alma increíble. Vamos a dar pelea hasta donde podamos”

Una vez más fue la figura de Independiente. Marcó, luchó, metió y hasta generó la jugada del penal. Fabricio Bustos se convirtió en pieza fundamental en el esquema de Ariel Holan. Tanto así, que el entrenador de la selección Argentina, Jorge Sampaoli, ya apostó por él en la última citación por Eliminatorias.

Sobre el triunfo ante el Decano, el Tractor, indicó: “Fue un partido durísimo. No tengo duda que nosotros estamos para más. Esperemos seguir por este buen camino”.

Al respecto de su presente, el marcador por derecha que acumula 27 partidos con la camiseta del Rojo, explicó: “Siempre peleé para estar acá. Es una alegría muy grande que la gente me reconozca”.

Últimas noticias

1
3
4
6

Send this to a friend