De cuarta

En este mundo Independiente hay cuestiones que parecen estar libradas al azar, aunque no siempre es la suerte la que determina ciertos patrones que se repiten una y otra vez.

Javier Cantero, desde que asumió como Presidente de Independiente, tuvo a cuatro directores técnicos, de los cuales tres tienen una insólita coincidencia: fueron echados o renunciaron en la 4ta fecha del torneo.

Ramón Díaz no era DT de Cantero, sin embargo cuando el actual presidente de Independiente asumió se encontró con el riojano a cargo del plantel. Es que Díaz se había hecho cargo del equipo tras la “renuncia” de Antonio Mohamed y fue el último entrenador made in Julio Comparada. A pesar de que Cantero quería a Pekerman, cuando ganó las elecciones acordó la continuidad con Ramón, quien pidió delanteros -Tras idas y vueltas firmó Farías- y que se quedara Matías Defederico -vencía su prestamo-.

Un arranque con 0 de 12 -cuatro derrotas en cuatro cotejos- ponían a Independiente en situación de riesgo y el entrenador decidió dar un paso al costado. El club tenía que salir a buscar el primer sucesor, quien, como el torneo ya estaba empezado no iba a poder elegir a sus jugadores. Cristian Diaz fue la elección de la dirigencia para afrontar probablemente lo que sería la temporada más complicada de la historia.

Los resultados con el principiante no fueron los esperados pero sin embargo, Cantero decidió mantenerlo en el cargo y darle la pretemporada y el armado del equipo, de cara al año en el que arrancaba último en los promedios. Las cosas como se preveían arrancaron mal, dos aceptables empates ante Newell´s y Velez (a posteriori campeones del Final e Inicial respectivamente) y una derrota durísima en el clásico dejaron tambaleando al que algunos jocosos irónicos apodaban “Pep” Díaz.

El partido ante Arsenal en el Libertadores de América fue el certificado de defunción para Diaz, quien al igual que su homónimo riojano, se fue en la 4ta fecha por expreso pedido de la Comisión Directiva, la misma que un mes antes había depositado toda su confianza en este entrenador.

Después vino el Tolo y la historia es sabida, le fue mal, pero fue el único DT de la era Cantero que no se fue en la 4ta fecha, probablemente los triunfos ante Velez -2º fecha- y Racing -3º fecha-, postergaron su inminente cesantía. Miguel Brindisi, de pasado con títulos en el club como DT, volvió a ocupar el cargo para intentar conseguir la hazaña de salvarlo del descenso. La historia era casi imposible y si bien estuvo cerca no lo logró.

La pretemporada siguiente era atípica porque otra categoría recibía a Independiente, sin embargo la historia fue la misma de siempre. Brindisi eligió a los jugadores que quería, a algunos se los trajeron y a otros no. El arranque fue de la peor manera ante Brown de Adrogué perdiendo 2 a 1 en Avellaneda. Dos empates ante rivales pobrísimos como Boca Unidos y Aldosivi lo dejaron en la cuerda floja, una cuerda que se encargo de cortar Atlético Tucumán con un baile de novela que nos propinó el pasado sábado.

Al día siguiente, Brindisi fue echado del Rojo, oh casualidad en la 4ta fecha. Otra vez la historia de siempre, Omar De Felippe, el nuevo DT no eligió a su plantel, ni hizo su pretemporada, él lo sabía pero no deja de ser un error que se repite.

No es producto del azar que todos los entrenadores de la era Cantero, a excepción de Gallego, hayan sido echados o renunciaron en la 4ta fecha de diferentes torneos. Había un lema de la gente de marketing de Independiente, de esta mismísima dirigencia, que decía “las coincidencias no existen”, lamentablemente fue en una de las pocas cuestiones que no se equivocaron.

Identidad desconocida

(COLUMNA DE OPINION) En el peor momento de la historia de Independiente, nadie está exento de cargo y culpa, ni siquiera los socios que venimos votando mal desde hace más de 10 años, mucho menos dirigentes, técnicos y jugadores “falopa” que nos llenaron de ejemplos sobre todo lo que no hay que hacer. sin embargo, Independiente resignó mucho más que la categoría, perdió la identidad.

Una identidad que siempre lo caracterizó como amante del bien entendido paladar negro. Que se entienda, el paladar negro no era sólo “jogo bonito”, era también pierna fuerte y templada, como dice la canción. Era salir a ganar en todas las canchas, era que te respeten en la propia.

La gente, hace unos 20 años, era tildada de amarga. Decían de aquellos hinchas de Independiente que no llenaban la cancha, que se puteaba cuando el equipo ganaba jugando mal y que no hacía falta imaginarse qué pasaba si además de jugar feo se perdía. Así había sido en la mayor parte de su historia, más allá de chicanas con los rivales por llevar más o menos gente, la exigencia era lo que se le destacaba al hincha. Y lo más lindo de todo, es que ese mote de amargos no nos importaba, nos llenaba de orgullo ganar copas y campeonatos. Hoy esa exigencia se perdió. 

Nuestro rival, Racing, producto de la burla eterna por haberle pasado todo lo malo y bizarro que le podía pasar a un club, transitó un camino similar. Salió campeón del mundo en el 67 y a partir de ahí sumó fracaso tras fracaso. Incluyendo descenso, sequía de títulos, depósito de papas, alquiler de equipos, Promoción, quiebra, gerenciamiento y continuación de sequía post título del 2001. En el medio de todo eso consiguió un aislado título internacional en 1988.  Entonces, a la falta de títulos, y todas estas cosas que les pasaron, obtuvieron como único argumento la famosa historia de la gente, de que te hace grande, de que llenan todas las canchas, de que son sufridos. Ellos lo adoptaron como su identidad, y nosotros siempre nos jactamos de que era algo que aborrecíamos. Sin embargo…

Que quede claro, no hay comparación en la grandeza de uno y de otro. No hay discusión bajo ningún punto de vista. Independiente es enorme al lado de Racing. Pero el camino transitado en los últimos años y ese parecido tan singular asusta y mucho. 

Hoy se es hincha de la hinchada. Hoy seguimos al Rojo en las buenas y en las malas mucho más. ¿Está bien? ¿Está mal? ¿Es lo que nos toca vivir después de que un grupo de dirigentes nos condenaron a la mediocridad durante 20 años? ¿Queda otra? Son preguntas que cada uno tendrá una respuesta diferente o no. Lo cierto es que la identidad se perdió. La exigencia no existe. Independiente se fue al descenso -futbolístico hace dos meses, aunque viene de mucho más tiempo este descenso- y todo siguió como si nada. Está en nosotros cambiarlo, ser exigentes como en el pasado y volver a recuperar la identidad. De lo contrario seguiremos siendo el hazmerreír del fútbol argentino, pero esta vez no con casaca celeste y blanca, sino con una roja y, probablemente, con una pechera encima. 

Sin fondo

(COLUMNA DE OPINION) – Independiente empató ante Aldosivi en lo que parece ser una continuidad de lo que empezó hace un año y medio, o de lo que seguramente proviene desde las gestiones Andrés Ducatenzeiler y Julio Comparada. Y lo peor de todo es que no se ve el fondo, hay un aparente infinito lugar para seguir cayendo y siendo el hazmerreir del fútbol argentino. 

El ciclo Javier Cantero está terminado. Estirar esta agonía, por vaya a saber qué delirio de grandeza, es ridículo. Nos vendieron el cambio, nos prometieron entradas de bajo costo, nos dijeron que no iba a haber negociados, se cagaron en todos nosotros y en cada una de sus promesas.

Jugadores falopa, poco peso en AFA y DT amateur fueron los primeros indicios de que esto no venía nada bien. Toda esta acumulación de promesas incumplidas nos llevó derecho a la B.

Las promesas incumplidas se repitieron: más jugadores falopa, asamblea a puertas cerradas, siderales precios de entradas y la misma soberbia de siempre. Así estamos, 3 partidos jugados ante rivales ignotos y sólo dos puntos. En zona de descenso a la B Metropolitana. En eso se puede decir que acumularon una buena experiencia. Hace aproximadamente 15 meses que están en esa zona, exceptuando la 3era y 4ta jornada del torneo Final. Un verdadero papelón. Y para colmo, “Carlos Henneberg”. Sin palabras.

Es hora que tengan un grado de humildad y se den cuenta que no les da para esto. Que Independiente les quedó enorme. Que fundieron Coca-Cola. Muchos se y me preguntarán, si se van ¿quién viene? No lo sé. Lo que sí sé es que si se quedan, esto va a seguir empeorando. El fondo no se ve y cada día que pasa es un poco más duro el golpe, por eso Señor Presidente Cantero y CD, tengan al menos la poca dignidad para renunciar y llamar a elecciones. Habrá sido lo mejor que hicieron en su paso por el club.

"El Aprevide aprobó 2500 lugares en la visitante"

Martín Hompanera, Intendente del Estadio Libertadores de América, pasó anoche por Orgullo Rojo y confirmó que el Aprevide (Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte) habilitó la tribuna Sur Alta para que pueda ser utilizada por hinchas de Independiente, aunque limitó dicha capacidad en 2500 espectadores.

Sin embargo, para poder utilizar dicho sector, Hompanera aclaró que falta el ok de la Policía: “El Comisario dijo que estaba todo bien, pero necesitamos la aprobación de su superior, no se quién es el superior de un Comisario la verdad”, dijo algo ofuscado el Intendente.

“A nosotros nos están castigando por un alambrado que no cambiamos hace seis meses por falta de recursos, pero que durante ese lapso nunca pasó nada con hinchas visitantes. Menos pasaría siendo todos locales, pero bueno, de alguna forma te la hacen pagar”, apuntó Hompanera contra el Aprevide y la policía.

También dijo que para el próximo sábado van a estar utilizables 18 palcos nuevos de la tribuna norte los cuales costarán $300 el asiento, si se adquiere por partido, y $50 mil + IVA por un lapso de 10 años. Hompanera remarcó que prorrateando el gasto era más barato que comprar una platea Erico Baja.

Para finalizar se refirió a la Garganta número 4: “Está habilitada, pero tenemos baños químicos, no de los otros. Queremos terminarla en su totalidad y mientras tanto que se utilicen las otras gargantas. Si hay mucha demanda, la usaremos igual”, concluyó Hompanera.

 

La bandera exigente

En el partido ante Brown de Adrogué se pudieron ver globos, mascaritas y mucha campaña de marketing, pero también tuvo su lugar esta bandera de protesta ubicada en la platea Erico Alta.

La leyenda es contundente: “Fuera traidores del CAI: Ja”B”i, Fellin, Larralde, Vázquez”. Tanto el Presidente -Javier Cantero-, el Vicepresidente primero -Ruben Vázquez-, el Secretario General -Pedro Larralde- y el responsable del Departamento de fútbol -Armando Fellín-, fueron los señalados como claros culpables del nefasto presente de Independiente en su insólito debut en la B Nacional.

Los hinchas, genuinos, usaron su ingenio para adulterar el nick que popularizó al actual presidente en un foro de internet responsabilizándolo del descenso con esa clara letra B en su apodo.

Esta bandera, firmada por el MIE (Movimiento Independiente Exigente), se suma a insultos en el final del partido, que recayeron sobre la figura del presidente Cantero, que arrancaron en la tribuna Sur pero que se propagaron tanto por la platea Erico alta como por la baja.

 

FOTO: LocoXElRojo.com.ar

Se terminó la novela: firmó Pisano

Después de un sinfín de idas y vueltas, Matías Pisano firmó su contrato con Independiente y se convirtió en el sexto refuerzo para Miguel Brindisi.

Que sí, que no, que firma mañana, que lo hace pasado, que Chacarita, que los representantes… todo quedó atrás y Pisano, finalmente, ya es jugador de Independiente.

Pasadas las 21 horas el ex Chacarita ingresó a la sede de Mitre 470 y, minutos después, firmó su contrato por cuatro años (el “Rojo” compró el 50 por ciento de su ficha en 450 mil dólares). 

Sin vergüenza

Luciano Leguizamon salió a hablar luego de formar parte del plantel que descendió a Independiente por primera vez a la B Nacional en toda su historia. Aunque si bien sea muy generoso el “formar parte”, estuvo en el plantel e hizo un balance de lo sucedido.

“No hacer pretemporada me complicó mucho. Así como llegué, me pusieron a jugar. No pude rendir y tuve muchas lesiones”, arrancó en declaraciones a ESPN Radio.

Y continuó enojado: Me han ensuciado. Me dijeron que estaba de joda y hasta que fui al casino. Me pueden decir que soy un desastre y que no hice goles, pero ensuciarme así me dolió, porque atrás tengo una familia y me duele por ellos, se dijeron muchas bolucedes sobre mí”

Para concluir hizo un intento de autocrítica, muy poco para lo que una situación como la de él merecía: “Mi autocritica es no arreglar más rápido o no hacer una base antes de empezar. Nunca pude estar al 100%, y cuando me ponía bien, siempre me pasaba algo. Sin pretemporada soy otro jugador.  El que jugó en Independiente no fui yo.”

La frase final de Leguizamon suena tragicómica. Si el que jugó en Independiente no fue él, ¿El que cobró el sueldo tampoco?

Galmarini, el primer nombre

Al parecer, basándonos en las declaraciones de los protagonistas en diferentes medios, Martín Galmarini, actual volante de Tigre, podría ser el primer refuerzo para el “Rojo” de cara a la insólita temporada en la que buscará llegar a Primera.

Miguel Brindisi, DT de Independiente, dijo que era un jugador que le interesaba, aceptó que está en una lista que también integran Facundo Parra, Carlos Sánchez y el Chino Luna, en declaraciones al programa 90 minutos de fútbol en Fox.

Galmarini recogió el guante en Radio La Red: “Es un honor que un técnico como Brindisi me quiera para jugar en un grande como Independiente”, arrancó entusiasmado el ocho, pero luego puso mesura.

“Hoy soy jugador de Tigre. Si al club le sirve, por supuesto que no tendría inconvenientes de ir a Independiente, pero por ahora no me llamo nadie”, cerró el volante de Tigre, quien será el primero de muchos nombres que se mencionen en este mercado de pases. 

Nunca se borró

Durante todo el torneo se discutió lo mismo que se le achacó en todas sus etapas en el club, que el Rolfi Montenegro se escondía en los partidos, pero justamente pasó todo lo contrario, nunca se borró.

Nadie obligó a Montenegro a venir a Independiente, nadie le puso un arma en la cabeza para que firme el contrato. Es cierto, no vino gratis, pero fue el único que, al menos, desde las palabras siempre se mostró “muriéndose” de ganas de regresar. Sabiendo lo que podía pasar e inclusive ante la pasividad de la Comisión Directiva que no estaba muy segura de traerlo. Inclusive tenía ofrecimientos de Lanús o Estudiantes. Eligió a Independiente.

Sin embargo, ante la presión del Tolo Gallego vino y sí, no rindió como quizás se lo esperaba. Tuvo buenas actuaciones contra Tigre, Newell’s, Boca y River. Seguro va a quedar en el debe en tantísimos otros partidos, pero volvió. Puso la cara. Vino sin ni siquiera ser un jugador de las inferiores del club. Estuvo. No lo rodearon como en otras etapas -no es lo mismo jugar al lado de Insúa que de Caicedo o rodeado de pibes flacos y sin rodaje- y está grande, eso también es cierto.

¿Qué pensarán en estos momentos jugadores que le dieron la espalda a Independiente en el semestre más importante de la historia? Por caso Diego Forlán, que dijo que no quería volver a Sudamérica ante el pedido del Rojo y a los tres días terminó firmando con el Inter de Porto Alegre, que queda en Sudamérica claro está. Recordar que cuando era un ignoto joven, fue vendido en 10 millones de dólares al Manchester United, gracias a Independiente y por supuesto a sus goles. Parece que no se acordó de aquellos inicios de 2002.

El caso de Forlán es el más rutilante pero podemos mencionar a otros pseudoídolos que tampoco regresaron. Lo que está claro es que Montenegro volvió a poner la cara. Que jamás se borró. Vino a Independiente a intentar salvarlo del descenso en lo que parecía una quimera. Su nombre quedará marcado como el capitán del equipo que descendió, pero también como el que nunca se escondió.

Nos mataron a todos

Finalmente, y después de un año de eterna sensación, Independiente quedó a medio paso de irse a la B tras caer 2 a 1 contra River en el Monumental.

La derrota quedará en el anecdotario tras, al menos, 10 años de hacer las cosas de manera pésima. Un club que era ejemplo y que se llenó de ladrones y de incapaces que nos depositaron en esto, una mancha que no sale con nada. Unos hijos de puta que se tendrán que hacer cargo, los que robaron y los inoperantes.

Esto es Independiente y ustedes se encargaron de cagarse en Independiente. Si tienen dignidad, empezando por los dirigentes, pongan la renuncia a disposición.

¿Qué se les puede decir a los jugadores? Si son horribles y ya lo sabíamos. Habrá que dejar pasar el tiempo, analizar quién tuvo cada gramo de culpa en este, el momento más doloroso de la historia, pero hay una clara realidad: nos mataron a todos.

Últimas noticias

1
3
4
5
6

Send this to a friend