¿Sabés cuánto, Rojo?

Siete años y tres días después de aquel inolvidable partido ante Liga de Quito, estamos acá, sin poder dormir. Sin pegar un ojo desde hace varios días, cuando el partido de ida ante Libertad quedó concluido. No es culpa nuestra, nos tocó ser así. Nos tocó vivirlo así. Nos pasaron muchas cosas en estos 2558 días; muchas de verdad. Y algunas fueron irreversibles. Atravesamos cosas que ni el más pesimista imaginó. Y estamos acá, otra vez acá. Muchas cosas cambiaron desde entonces. Tal vez haya otros nombres y otra mentalidad -bendito sea Ariel Holan y su afán por recuperar la identidad perdida de este club-, o el estadio tenga más capacidad que hace unos años atrás (aunque nos parezca extraño, algunas cosas cambiaron para mejor). Pasaron por nuestras narices miles de actos impuros: promesas incumplidas y engaños a escondidas, momentos de desolación, derrotas sin consuelo. Catástrofes irremediables, por más exagerado que suene. Pasó de todo.

Pero en estos siete años hubo algo que, internamente, nos hacía creer que todo algún día volvería a ser cómo antes. Que alguna vez lo bueno nos tocaría a nosotros. O para los más pequeños, que solo conocen de la grandeza de este club por videos, fotos, anécdotas o históricos papiros, que alguna vez les tocaría vivir en carne propia aquella rimbombante mística que se forjó en los años 60. En cada momento adverso, un soplido me decía que algún día íbamos a estar acá otra vez. Y acá estamos.

¿Sabrán esos que te dicen: “che, es un partido de fútbol nada más”, todo lo que nos aguantamos en estos siete años de interminable espera? ¿Sabrán lo que significa para nosotros jugar una copa internacional? ¿Sabés vos cuántas lágrimas dejaste en el camino esperando por este momento, por estar frente a la puerta de volver a quedar en la historia? ¿Sabés vos, Rojo, cuánto esperamos por este partido todos los hinchas?

Huevo, Independiente: hoy no podés perder.

Remontadas para la historia

Tal como sucedió hace siete años, Independiente debe remontar lo hecho en la ida de la semifinal para clasificarse a la instancia más importante de la Copa Sudamericana. El equipo de Avellaneda, que ya sabe de hazañas coperas, deberá convertir al menos dos goles -y esperar que no le marquen- para acceder a la final del certamen. En Orgullo Rojo te invitamos a repasar algunas remontadas históricas que resultaron clave para que Independiente adquiera el intachable mote de Rey de Copas.

 

La noche que nació la mística:

​La Copa de Campeones de América (hoy llamada Copa Libertadores de América​) llegaba a su quinta edición en 1964. Hasta allí, Peñarol había obtenido las primeras dos y el poderoso Santos de Pelé las últimas dos ediciones. En aquel entonces, el certamen era disputado por los campeones domésticos de cada país -Independiente venía de ser el campeón de Primera División en 1963- y, luego de superar a Millonarios (Col) y Alianza Lima (Per), el Rojo se enfrentaría al Santos en semifinales en el mismísimo Maracaná de Río de Janeiro.

A pesar de haberlo vencido en un amistoso en Avellaneda por 5-1 unos meses antes, el equipo de Manuel Giudice no la tendría tan fácil: Santos comenzó dominando el partido y tenía las mejores chances, aunque Independiente trataba de revertir el dominio. Sin embargo, Pepe logró abrir el marcador de tiro libre a los 25′ y Rossi pondría el 2-0 nueve minutos más tarde.

​Pero lejos de bajar los brazos ante tamaño mazazo, Independiente se reinventó. Llegó al descuento con un cabezazo de Mario Rodríguez tras un centro de Savoy en 43′, y un zapatazo de Bernao casi en tiempo cumplido puso las cosas 2-2 al irse al vestuario. En la segunda mitad, la visita se fue haciendo con las acciones y el control del partido, pero el conjunto brasilero tuvo las mejores oportunidades. A pesar de ello, a los 44′ ST, Savoy volvió a centrar para que Suárez marque el tercero e Independiente se convierta en el primer equipo extranjero en ganar en el Maracaná, nada menos que ante el bicampeón de América​ y con una remontada soñada. Luego ganaría 2-1 en la revancha en Avellaneda y accedería a la final, donde se impondría también ante Nacional de Uruguay y se convertiría en el primer equipo argentino en ser campeón de América.

 

“El Clásico y la Copa”

Al llegar a Independiente, Antonio Mohamed se encontró realmente frente a un fierro caliente. El equipo jugaba mal y prácticamente perdía todo lo que jugaba. Para colmo, el DT debutaría en el Clásico de Avellaneda ante Racing y debía tratar de revertir el 0-1 en la ida de los octavos de final de la Sudamericana 2010 ante Defensor Sproting, algo que parecía una utopía por el altísimo nivel que había denotado el conjunto uruguayo.

Al dirigirse a su auto luego del primer entrenamiento, el Turco encontró una servilleta en el parabrisas de su auto con una leyenda: “El Clásico y la Copa”. El Rojo le ganó a Racing 1-0 ese mismo fin de semana y, días más tarde, jugó el encuentro con Defensor en Avellaneda. A los pocos minutos Rodrigo Mora puso el 1-0 que enmudeció a todo el Libertadores de América. Pero en una rápida y ¿mística? reacción de los locales -en lo que iba de la temporada no habían podido marcar más de un gol en un mismo partido-, Independiente se puso 3-1 en ocho minutos y pasaba a la próxima fase. En el ST, Diego Rodríguez -sí, el Torito- volvió a enmudecer a todo el LDA con un tremendo golazo que clasificaba al equipo uruguayo. Pero a falta de 15 minutos para que termine el encuentro, Nicolás Martínez se olvidó de su 1,67m y se elevó en el aire para poner el 4-2 de cabeza y hacer de esa noche, la primera noche inolvidable de aquella Copa que luego obtendría el club.

 

Y una noche, ligó

Tras haber vencido al campeón del fútbol argentino en la primera fase, al campeón uruguayo en octavos de final y al campeón de Colombia en cuartos, el Independiente de Antonio Mohamed debería verse cara a cara contra Liga de Quito, el temido equipo de Egardo Bauza que no solo sería campeón en el fútbol ecuatoriano, sino que venía de obtener la Copa Libertadores en 2008, la Sudamericana en 2009 y las dos Recopas (2009 y 2010) a las que accedió por haber ganado dichas competiciones. Sin dudas, el Cuco del certamen.

El Rojo fue a Ecuador y jugó un gran primer tiempo, sobreponiéndose a las dificultades que presenta un partido a más de 2.850 metros de altura sobre el nivel del mar. Parecía que el primer tiempo finalizaría 0-0, pero Salgueiro metió un bombazo que venció a Hilario y puso el 1-0 antes de terminar la primera mitad. En el complemento, Bolaños y Reasco parecían liquidar la serie con un doloroso 3-0 en apenas 10′, pero Silvera logró un rápido descuento y Mareque metió un gol de antología para volverse 2-3 a Avellaneda.

Allí, Independiente jugó un partido de ensueño para revertir la serie y clasificarse por primera vez a la final de la Copa Sudamericana: Parra convirtió de cabeza el 1-0 que hacía pasar al Rojo, pero otra vez Salgueiro antes de que termine la primera mitad parecía ahogar las esperanzas. Por obra de la concentración, o de la mística -vaya uno a saber-, el local salió muy atento a jugar la segunda mitad y Fredes recuperó una pelota en una mala salida del rival y anotó el 2-1 que no se movió más gracias a una actuación de antología de Hilario Navarro. El conjunto de Mohamed luego sería campeón.

 

La noche que valió una copa

La final de la Sudamericana del 2010 enfrentó al equipo de Antonio Mohamed con el Goiás de Brasil, que había perdido la categoría unas semanas antes de clasificarse a la serie final del certamen. El primer partido fue muy desfavorable para el Rojo, que no solo perdió 2-0 jugando mal, sino que también sufrió la expulsión de Andrés Silvera. El Cuqui era una de las principales esperanzas para revertir la serie y no podría estar en el partido revancha.

Pese al panorama adverso, la gente de Independiente agotó las entradas y organizó banderazos en los días previos al partido para denotar toda la confianza que buscaban transmitirle al equipo. Y, tal como en las mejores películas, el final fue feliz: Julián Velázquez capturó un rebote en una jugada preparada y puso el 1-0 parcial en 19′, aunque Rafael Mouras -la figura del rival en todo el torneo- enmudeció al estadio con un cabezazo que terminó significando el 1-1 parcial. Sin embargo, y de forma insólita, Facundo Parra estuvo en el lugar justo para que un rechazo le rebote y vaya a parar al fondo de la red para el 2-1 momentáneo, que 7′ minutos más tarde sería 3-1 con una definición exquisita del mismo autor desde el suelo. En apenas 34′, Independiente igualaría la serie y le devolvería a la gente toda la confianza que le dio durante la semana; pero a pesar de ello, el 3-1 persistió y la final se definiría por penales (en la prórroga, Goiás erró un gol insólito). Desde los 12 pasos, el Rojo convirtió todos sus tiros (Felipe fue el único que falló en la visita) y terminó quedándose con la gloria.

 

​Más acá en el tiempo​

​Si bien la instancia y el rival hacen que la historia se nuble un poco, el pasaje de Independiente a los cuartos de final de la Sudamericana 2017 fue otra remontada que quedó para el recuerdo: Atlético de Tucumán había derrotado al equipo de Ariel Holan en la ida por 1-0. En la revancha, jugada en Avellaneda, el Rojo debía imponerse ante los tucumanos por más de un gol para clasificar directamente a la próxima serie. Con el golazo de Leandro Fernández en apenas 15′ el pase no parecía tan complejo, pero la expulsión de Tagliafico en el inicio del complemento fue el primer dolor de cabeza para los locales. El primero, claro, porque tras una toreada del pibe Bustos, Fernández tuvo la oportunidad de hacer el segundo desde los 12 pasos, aunque falló tanto el penal como el rebote que le quedó debajo del arco. La gota que derramó el vaso fue un penal inexistente que cobró el árbitro en favor de los tucumanos a falta de 15 minutos para que termine el partido. La Pulga Rodríguez convirtió, pero el tiro se repitió por invasión y allí fue cuando Campaña se lució con una tapada para el recuerdo, ya que un gol de la visita hubiese significado prácticamente imposible de revertir.

​Con uno menos, y faltando ocho minutos para que termine el partido, Martín Benitez sacó un disparo de media distancia que venció a Luchetti y metió al Rojo en cuartos de final en una noche soñada, con una definición de aquellas que contaban los abuelos.

​Hubo​ otras remontadas que quedarán de por vida en el recuerdo, como la histórica definición del Nacional 1977 ante Talleres y con ocho hombres, o partidos que no valieron un título -de hecho, valieron mucho menos- pero que no se borrarán jamás (como el 5-4 a Boca en La Bombonera). Lo cierto es que, para seguir en la Sudamericana 2017, el Rojo necesita hacer valer toda esa chapa copera que lo hizo conocido a nivel internacional.

La Reserva no aguantó

El equipo dirigido por Fernando Berón ganaba 2-0 en la mañana de Villa Domínico, pero se terminó durmiendo en el complemento y River acabó igualándolo. Ezequiel Denis anotó los dos tantos del Rey de Copas.

Este sábado por la mañana, las Reservas de Independiente y River se vieron las caras en Villa Domínico. La cita comenzó a las 9:00 y encontró a un equipo local que salió decidido a ganar el encuentro. De hecho no tardó mucho en ponerse en ventaja, ya que en menos de 10 minutos Ezequiel Denis puso arriba a los de Berón ante una floja salida de Augusto Batalla. El delantero, que realizó la pretemporada este año junto al plantel profesional dirigido Ariel Holan, volvió a estirar el marcador antes de que finalice la primera mitad ante otra dudosa reacción del arquero visitante.

Pero en la segunda mitad, y con goles de Matías Moya y Julián Álvarez, River logró igualar el marcador y llevarse un punto poco merecido a Núñez, ya que el partido se le había puesto muy cuesta arriba e Independiente lo superaba no solo en el resultado, sino también en el rendimiento.

Con el empate, el Rojo y River alcanzaron los 14 puntos en la tabla de posiciones y se encuentran a 7 unidades del líder Tigre.

Independiente: Bruera; Asís, Barreto S. Díaz, D. Martínez; Del Priore, Mercado, F. Arce, Contreras; Molina, Denis.
DT: Fernando Berón

River Plate: Batalla; Camargo, Sibille, Martínez, Gallardo; Sosa, Morán Correa; Marcel Picazzo, Rodríguez, Moya; Álvarez.
​DT: Facundo Villalba​

Borrar con el codo lo que se escribió con la mano

Aunque el esfuerzo psicológico de creer que los árbitros no obran de mala fe y son seres humanos que pueden equivocarse de diversas y reiteradas formas, lo sucedido el sábado con el penal en contra de Independiente hizo a varios (DT, dirigentes y, sobre todo, a la gente) poner el grito en el cielo. Y no está mal, porque el hincha sospecha que a su club se lo perjudica si se presta atención en las jugadas polémicas de los últimos encuentros (por citar algún ejemplo más, el gol anulado a Olimpo o el penal de Atlético Tucumán).

Ahora bien, ¿es internet el lugar propicio para que la institución manifieste su descontento con la situación? ¿Es un artículo en el sitio oficial la manera correcta de hacerlo? ¿No creen que esto sólo opaca un poco más la imagen externa del club? (porque la interna, lamentablemente, parece estar incinerada). Lo lógico sería hablarlo puertas adentro. En todo caso, en la casa madre del fútbol argentino o en el Tribunal de Disciplina y ante quien corresponda.

Un comunicado subjetivo no retrocederá el tiempo y hará que los arbitrajes recapaciten. Aún peor, borrar con el codo lo escrito con el puño es más humillante todavía. Piensen, luego comuniquen. Revisen antes de publicar. Analicen que están poniendo en juego algo muy importante a la hora de utilizar el nombre del club. Y si no tienen la capacidad para poder hacerlo, pidan ayuda. Hay muchos afuera que pueden acercarse a dar una mano de manera desinteresada. La imagen del club también representa la grandeza del mismo.

Ojalá lo puedan tener en cuenta para la próxima.

"Ojalá pueda dirigir a Independiente en algún momento"

Lucas Pusineri se refirió a su presente y analizó también el de Independiente, destacando algunos jugadores del plantel y elogiando el trabajo de Ariel Holan al frente del equipo: “Me genera mucho optimismo”.

“Me tocó tener grandes entrenadores, pero el Ingeniero Pellegrini me marcó mucho. De hecho viaje para hablar con él”, manifestó el ídolo del Rojo en diálogo con el programa “Salimos jugando”. Y añadió: “Estoy esperando una oportunidad para empezar a dirigir”

Sobre gustos futbolísticos, Pusi comentó: “Me gustan el Atlético de Madrid y River, son equipos que se reinventan, que nunca caen en crisis y siempre mejoran”. Y agregó: “Si estuviera al frente de un equipo y tuviera que elegir tres jugadores iría por Martín Campaña, Lucas Alario y Wilmar Barrios”.

En tanto, analizando el presente del equipo con el que obtuvo el Apertura 2002 y se metió de lleno en el corazón de la gente tras el agónico empate ante Boca Juniors, Pusineri mencionó: “El Independiente de Holan me genera mucho optimismo. Ojalá el destino me vuelva a cruzar con el club y en algún momento lo pueda dirigir”.

Lo que quiere el DT

La flamante Comisión Directiva se reunió con Omar De Felippe para planificar la temporada que se viene. En ese cónclave, el entrenador del Rojo, que está a horas de renovar su contrato con la institución -sería esta semana-, marcó las posiciones que quiere reforzar para la reaparición de Independiente a primera.

“Hablamos con De Felippe y nos juntaremos otra vez para renovar su contrato, seguramente el jueves o el viernes. Creemos que se merece dirigir el equipo en primera y sin sufrir los problemas de pago que pasó desde que llegó al club”, explicó Héctor Maldonado, nuevo Secretario General del club, en Campanas del Infierno.

Continuando con la charla, “Yoyo” confesó que el DT “pidió dos delanteros -uno con gol-, un enganche, dos defensores centrales y un volante por derecha”, aunque no dio a conocer los nombres que se barajan. Si descartó que se hayan iniciado negociaciones por Andrés Chávez y Gonzalo “Pity” Martínez. De igual forma, desde el entorno del delantero de Banfield le confirmaron a “Orgullo Rojo” que sí se han producido llamados por el goleador.

Este martes, en horas de la tarde, se producirá el cambio de mando en el gimnasio Carlos Radrizzani de la Sede Social ubicada en Mitre 470. Una vez que asuma la nueva CD, volverán las reuniones con Omar De Felippe para continuar con el armado del equipo. A esperar…

"Mientras esté yo, nadie va a perjudicar a Independiente"

Claudio Espósito cargó contra la Agrupación Independiente y, a una semana de las elecciones, disparó: “Su Comisión Directiva es conflictiva entre ellos. La conformación de esa lista pasó por un proceso que desacomdó todo, por eso me fui”. Además, el candidato a presidente del Rojo por “Movimiento Independiente” habló de la situación económica del club y reconoció: “Si Moyano le dona 500 millones de pesos al club, yo también lo voto”.

“Julio Grondona me llamó desde Brasil y, desde el afecto, me pidió que me baje de la candidatura. Tengo una muy buena relación con él. Soy su contador”, comenzó explicando Espósito en Independiente de América, a una semana de las elecciones en el club de Avellaneda. Y prosiguió: “Me dicen que el pasivo es de 500 a 600 millones de pesos. Tenemos que ver cual es la verdadera situación económica del club ni bien asumamos. A partir de allí, comenzaremos a trabajar”.

Intentando encontrar soluciones, Espósito aclaró: “Hay que transformar los pasivos de corto plazo a largo. Con AFA y AFIP ya está todo casi hablado y no habrá problemas. El resto es pagar el concurso; trataremos de pagar a los pequeños acreedores”.

En cuanto a lo futbolístico, manifestó: “Debemos ofrecerle continuidad al DT. Él agarró un equipo que no armó y lo llevó a conseguir el objetivo que queríamos”. Y añadió: “Me gustaría ver un equipo que juegue mejor. Detesto el pelotazo. Quisiera que recuperemos la identidad de juego”.

“Me gustaría expulsar a Ducantenzeiler, Comparada y Cantero como socios”, indicó luego, finalizando: “Nadie me dice lo que tengo que hacer. Mientras yo esté en el club, a Independiente nadie le hará daño”.

"Independiente va a ser el club que todos siempre quisimos"

Hugo Moyano ya se siente presidente de Independiente. El dirigente gremial, candidato a presidente del Rojo por “Agrupación Independiente”, confesó que no quería presentarse en las elecciones -para seguir colaborando sin ser la cabeza-, pero que Héctor Maldonado lo convenció y que está con muchas ganas: “Yo cuando asumo una responsabilidad, la asumo con todo. Eso voy a hacer con Independiente. Vamos a estar todas las horas que sean necesarias para que el club vuelva a ser el que todos soñamos”, manifestó el Secretario General de la CGT.

“Héctor Maldonado me dijo que me presente como candidato. Yo quería colaborar como lo venía haciendo. Presentarme me demandaría mucho tiempo, pero terminamos aceptando”, aclaró Moyano de movida en “Independiente de América”, para continuar explicando: “El club necesita mucho tiempo. Y yo, cuando asumo una responsabilidad, la asumo con todo. Eso es lo que voy a hacer en el Rojo. No voy a dejar de trabajar en el Gremio, pero le voy a dedicar las horas que necesite para normalizarlo”.

Analizando cuáles serían sus primeras urgencias como dirigente del club, el oriundo de La Plata indicó: “Primero hay que ver cuáles son las deudas reales. Tenemos que ver cómo pagarlas y cómo normalizar los ingresos. Nos dedicaremos al tema del fútbol, donde el equipo tendrá que ser reforzado para estar en la categoría donde nunca debió dejar de estar. Con responsabilidad, transparencia, seriedad y capacidad vamos a afrontar todos los problemas de la institución. Pablo (su hijo) va a estar manejando parte del fútbol”.

“Llamamos a todos los que quieren a Independiente para que trabajen junto a nosotros. El Rojo es una institución muy importante para el fútbol, pero también para el país”, prosiguió Moyano, opinando sobre la situación económico-financiera de la institución: “No estamos de acuerdo con la Ley de Salvataje. Estoy convencido de que podemos llevar al club al lugar donde tiene que estar. Es una institución degradada, pero tenemos el empeño para poder levantarlo. Vamos a conseguir los recursos”.

Para finalizar, el candidato de 70 años soltó: “El que crea que Independiente se va a convertir en un gremio, es un estúpido. Independiente va a ser el club que todos siempre quisimos. Nuestra idea es recuperar a la institución que tantas alegrías nos dio”. Y finalizó: “Queremos que vuelva la familia a la cancha. Que los chicos y las mujeres vayan a la cancha. Conozco a Bebote porque una vez me saludó, pero nosotros queremos gente con buena voluntad para el beneficio de Independiente”.

"Una CD que brinde credibilidad"

Daniel Ferro habló de la crisis dirigencial y económica de Independiente y, sin dar demasiadas vueltas, reconoció: “No creo que alguien venga a poner 200 millones de pesos en el club”. Además, el candidato a presidente por “Lista Roja” admitió que su agrupación no dejará de lado la terminación del estadio Libertadores de América y que intentará “recuperar las inferiores”.

En diálogo con “Independiente de América”, Ferro explicó su situación de cara a las próximas elecciones en el Rojo. “Muchas agrupaciones son desprendimientos de Lista Roja. No hay vocación dirigencial dentro del club. Hay que tener una CD que brinde credibilidad. Debemos sentarnos y empezar a lograr tiempo con los acreedores para comenzar a saldar la deuda económica”, sostuvo el político.

Continuando con la problemática financiera, el ex presidente de Dock Sud exclamó: “Primero está el plantel profesional. Pero además, también está el problema grave de los sueldos de los empleados. Hay que ver cómo solucionar todo”.

“Debemos terminar la cancha de alguna forma. Primero se trabajará en la Bochini, para dejarla prolija. Luego, ya con tiempo, se solucionará lo del techo”, indicó Ferro en el final de la charla, prometiendo: “Lucharemos por recuperar las inferiores. Sería un sueño dejar todo como la Villa Olímpica de Vélez, pero en el corto plazo es muy difícil. Buscaremos ligarnos a los clubes de barrio de Avellaneda y Lanús para sumar futuras promesas al club”.

"Nosotros no fuimos desprolijos en la presentación de la lista"

Daniel Ferro, quien se presentará como candidato a presidente de Independiente por la “Lista Roja”, sostuvo que su agrupación “no fue desprolija” en la presentación de las listas y, a diferencia de Claudio Espósito, remarcó: “Seguimos buscando la unidad con otras listas. Algunos tienen más capacidad que otros”.

“Nosotros no fuimos desprolijos. Trabajamos durante todo el fin de semana, nos reunimos luego del partido de Argentina y presentamos la lista 23.15”, admitió Ferro en Orgullo Rojo Radio, analizando las próximas elecciones en el club. Y agregó: “Nunca escuché que Grinbank diga que iba a ser candidato. La agrupación Puro Sentimiento Rojo dependía de un nombre.  Como Grinbank se bajó, se bajaron ellos. Siempre creí que no se iba a presentar”.

“No me gusta que la política nacional se meta en el club, independientemente de la ideología que yo sostengo”, continuó manifestando el político, adhiriendo: “Los que estamos siempre, trabajamos todo el tiempo para el club. Lista Roja marcó los errores que Cantero iba a cometer antes de que sucedan”.

Analizando las propuestas de campaña, el dirigente de Lista Roja sentenció: “Estamos a favor de la ley de salvataje. Si vos no liberás todo lo que tenés inhibido o embargado, difícilmente puedas manejar el club. Nosotros tenemos la posibildiad de trabajar y demostrarle a la gente quiénes somos. Acá hay gente de Independiente de toda la vida”.

“Creemos que Omar De Felippe es muy serio, más allá de algún cambio o partido en el que Independiente no jugó bien. Queremos que siga en su cargo”, concluyó explicando Ferro.

Últimas noticias

Send this to a friend