"Si no reaccionamos, alguien nos va a pasar"

(INCLUYE AUDIO).- Luego de que su equipo no pueda triunfar ante Villa San Carlos, un rival insólito, Omar De Felippe dio vuelta la página y tiró: “Hay que pensar en el partido que viene”. Para el DT de Independiente, el Rojo “manejó más la pelota y tuvo intención, aunque le faltó el gol”. Sus dirigidos no ganan desde el 9 de febrero y no paran de preocupar a los hinchas: “Hay que reaccionar lo más rápido posible”.

“Me gustó la intención del equipo, pero nos faltó el gol. En el segundo tiempo crecimos y tuvimos más agresividad”, explicó el entrenador del Rojo en conferencia de prensa tras igualar 0-0 ante San Carlos en el Libertadores de América. Y añadió: “Estamos buscando la reacción hace tiempo. Si no, indefectiblemente, nos van a pasar en la tabla”

“Trato de poner a los jugadores que mejor están. Algunos vienen de lesiones y eso nos puede costar caro”, manifestó luego, indicando que “Marcelo Vidal está en la misma situación que Facundo Parra en cuanto a su estado”.

Volviendo al vistoso de juego que, indudablemente, Independiente no ha podido plasmar en este primer semestre del 2014, De Felippe fue conciso.“El equipo tuvo una idea de como atacar. No fuimos la gran cosa, pero tuvimos agresividad. No pudimos meter las que tuvimos, ellos nos superaron atrás”, aclaró, finalizando: “Lo anímico influye. El jugador lo sufre y lo siente. El equipo no tiene sutura, está atado”.

 

AUDIO

Dos acusados más

Una vez más, Independiente fue moneda corriente en todos los medios argentinos por cuestiones extrafutbolísticas. Es que, con los bochornosos y lamentables hechos que involucran a Alexis Zárate en una causa por abuso sexual, la bola no tardó en correr y la noticia se hizo eco en la tapa de todos los periódicos matutinos del miércoles 19 de marzo.

Pero como si semejante lío resultase poco para el Rojo, dos acusados más quedaron bajo la lupa. Claro que sus acusaciones no tiene absolutamente nada que ver con la del juvenil del club. Pero, como el escándalo está a la orden del día, echar más leña al fuego cuando el equipo se demuestra híbrido dentro de la cancha nunca está demás.

Hace siete partidos que Independiente no consigue triunfar. Y en la Norte Baja, mediante una bandera, se apunta hacia dos de los referentes del plantel como artífices de tamaña responsabilidad. Se trata de Claudio Morel Rodríguez y Daniel Gastón Montenegro. A través de la bandera que se colocó antes del encuentro ante San Carlos, la barrabrava catalogó indirectamente al paraguayo y al Rolfi como “Camarilleros” y bancó al DT, Omar De Felippe. Indirectamente, sí. Porque la “M” de “CAMARILLA” fue confeccionada con un 3 dado vuelta y el “NO” con un 10.

Suena extraño pero, hasta hace poco, cada vez que Montenegro y Morel aparecían en la pantalla gigante, una ovación sonaba desde la tribuna en la que fue colocado el trapo. Desde hace algunos partidos, esa relación parece haberse roto cuando el ex delantero de River y Huracán vislumbra y son silbidos -mechados con algunos aplausos- los que suenan. Morel, directamente, ya ni aparece en ella. ¿Hay cama? ¿O es todo puro cuento?

PENCOUT

Aunque se temía lo peor luego de ser reemplazado ante Banfield, Sebastián Penco sufrió una ruptura parcial en el vasto interno izquierdo y estará parado tres semanas recuperándose. El ex San Martín de San Juan podrá volver recién para el encuentro ante Unión de Santa Fe.

Su cara de dolor y la manera en la que debió ser reemplazado por Franco Bellocq parecían decir algo más. Por suerte, tras realizarse la resonancia magnética en su rodilla, una lesión menor a la que se presumía será la culpable de dejarlo OUT durante las próximas tres semanas.

Es que el autor del segundo gol del Rojo ante Banfield sufrió una ruptura parcial del vasto interno izquierdo y podrá volver recién ante Unión, es decir, en la Fecha 32 del torneo. Facundo Parra será quien vuelva al equipo en lugar de Penco, quien regresará recién a comienzos de abril a las canchas.

"Los resultados nos darán confianza"

(INCLUYE AUDIO).- Omar De Felippe habló en la antesala del duelo con Villa San Carlos y reconoció que será “un rival muy complicado”. Además, el DT de Independiente comentó que “fue justo el empate con Banfield” y anticipó que, probablemente, “vuelvan Parra y Pisano al equipo”.

“Sabíamos que iba a ser complicado. Hicimos un buen PT, en el segundo nos paramos atrás y eso nos complicó. El empate fue justo”, expicó el técnico del Rojo, haciendo referencia al partido del último sábado, donde sus dirigidos igualaron 3-3 ante Banfield en el Florencio Sola. Y adhirió: “El planteo se hizo bien, pero casi lo perdemos. Hay que seguir mejorando y darle confianza a los jugadores. Los resultados positivos nos darán esa confianza”

Sobre los rumores de que él no quería jugar el sábado tras la suspensión del encuentro el viernes, De Felippe soltó: “Hay que preparase para todo, así nada te sorprende. El partido se iba a jugar y había que estar mentalizados en eso. Dijeron que yo no quería jugar. ¿Cómo no voy a querer? Jugar al fútbol es lo más lindo”.

“Villa San Carlos es un rival complicado. No nos van a dar espacios. Será nuestra responsabilidad buscarle la vuelta y tratar de ganar”, reconoció, hablando sobre el próximo rival de Independiente que se encuentra último en el torneo y con grandes posibilidades de perder la categoría.

Para cerrar, el entrenador adelantó que podría haber retornos importantes en el juego del miércoles. “Probablemente vuelvan Facundo Parra y Matías Pisano al equipo”, cerró.

 

AUDIO POR AGUSTINA GASPARRI

 

A ver si nos entendemos…

Para el futbolero, no hay sentimiento más hermoso que ir a ver a su equipo. En su cancha, con su gente, respirando la algarabía de sentirse ganador desde el minuto cero solamente por la presión que genera jugar en casa. Verle temblar las piernas al rival de turno. Ese cosquilleo interno que se genera en uno cuando el capitán asoma por la manga encabezando la salida del equipo. Los diálogos con futboleros de otras generaciones que vieron -o no- épocas mejores, padres e hijos -o por qué no madres e hijas o abuelos y nietos- unidos por una misma pasión y demás incansables rutinas que solo acontecen en 90 minutos o más. El futbolero lo entiende, hermano.

Cuando las malas superan a las buenas, en algunos casos, ese sentimiento logra fortalecerse un poco más. Vaya uno a saber por qué, dicen que siempre que llovió, paró. Que todo pasa. Que la fe mueve montañas. Que no hay mal que dure cien años. Y lamentablemente, cuerpo que lo resista, tampoco.

Hace un tiempo dejé de preocuparme por ese sentir de hincha ingenuo. De ese pensamiento mediocre que reza alentar en las malas para volver a las buenas, apoyar hasta el cansancio porque de esa forma se sale adelante. No insultar porque los jugadores también son personas y otras boludeces que no tiene sentido escribir.

Mi corazón está muerto hace 268 días. O por lo menos, no late como antes, ni siente como antes. Parece una exageración, pero sé que a varios les puede llegar a suceder lo mismo. No tardé mucho en darme cuenta de lo difícil que sería transitar este inexplorado camino. Pero no logré interpretarlo de la manera que hubiese querido. Voy a ver a Independiente sin ese sentimiento que tenía antes. Voy triste, desganado, sintiéndome culpable por vivir todo esto. No disfruto jugar de local, lo padezco. La gente, mi gente, nuestra gente, está ciega. Todo está mal. Nos miramos, nos tapamos cantando otras canciones, abucheamos y aplaudimos, silbamos y ovacionamos al mismo tipo en un mismo partido. La gente asiste solo para dar el presente, para demostrar que está. Como está en las buenas, también está en las malas. Pero está sensible, triste, desganada, como yo.

Sale el equipo con el capitán a la cabeza y en mi no hay cosquilleo alguno. Siempre hay lágrimas. De tristeza, de impotencia. Ya no disfruto hablar con nadie en la cancha. Todos juegan a ser el DT y sabérselas todas. Irónicamente pensaría: “De Felippe, andate, haceme el favor, que tenemos 100.000 entrenadores en el estadio de primer mundo”. Las piernas del rival de turno no tiemblan, se endurecen, se agrandan. Las que tiemblan son las del arquerito que tenemos cada vez que saca de atrás.

Nos baila el Huracán más tibio que vi en mi vida y no hay vuelta que darle. ¿Hay culpables? Seguro, pero no es lo que realmente nos importa ahora. A ver si nos entendemos: Asciendan, como sea. Terceros, segundos o campeones -de solo pensarlo se me revuelve de gracia el intestino delgado-, pero asciendan en junio. No hay más para decir.  Ta luego.

"El punto puede servir"

Omar De Felippe habló en la antesala del duelo ante Banfield y reconoció al Taladro como “el mejor equipo de la B Nacional”. Además, el DT del Rojo defendió a Daniel Montenegro y volvió a dejar en claro que no renunciará bajo ningún punto de vista. “En ningún momento dije que me iba. Tenemos un bajón, pero vamos a salir”, manifestó.

“Es un partido lindo para volver al triunfo. Banfield es el mejor equipo. Ojalá salga todo como lo planificamos”, indicó el entrenador de Independiente en la conferencia de previa al choque con el puntero del torneo. Y agregó: “Es una final, como cada partido que jugamos. Teniendo en cuenta la situación por la que pasamos, el punto puede servir”.

Sobre la situación del equipo que viene en racha negativa, De Felippe avisó: “Me conocen. Desde que me separé de Falcioni, nunca renuncié y no voy a hacerlo. Creo en lo que hacemos. Tenemos un bajón, pero si nos hacemos cargo y vamos para adelante, vamos a salir”.

“No hago los cambios para que silben o aplaudan”, comentó luego, haciendo referencia al flojo nivel que viene demostrando Daniel Gastón Montenegro en el primer semestre del año: “Necesitamos que Rolfi vuelva a estar en su mejor nivel. Hoy no lo está, pero queremos que consiga estarlo próximamente. Me dolió la reacción de la gente para con él”.

“Lamento que lo que se hable en el vestuario salga rápidamente y esté en boca de todos. Me sorprende que pase esto. Hablé con los referentes, me llevé mucho de la charla. Pero en ningún momento les dije que me iba a ir”, adhirió el DT, concluyendo: “El partido con Banfield no tiene que ver con que los jugadores me banquen o no. Hay que volver a ser. No éramos el Bayern, pero en la categoría nos respetaban”.

 

AUDIO COMPLETO POR Agustina Gasparri

"Me reprocharé toda mi vida haber creído en Cantero"

A dos años del Boca 4-5 Independiente, Cristian Díaz rompió el silencio y recordó su etapa como entrenador del Rojo, disparando contra Javier Cantero, el presidente del club. “Creí en el proyecto dirigencial y hoy me arrepiento. Ojalá hubiese podido haber hecho algo más por el club”, reconoció el ex jugador de la institución, atacando la labor de la Subcomisión de Fútbol: “Pedí a Guiñazú y me trajeron a Zapata. Los futbolistas llegaron muy tarde a la pretemporada. Soy responsable de lo que pasó, pero también hay otros”.

“Todo esto comenzó en el partido contra Arsenal. Me arrepiento de haberle creído a Cantero y me lo voy a reprochar toda mi vida”, explicó Cristian Díaz, contando que, por ese entonces, estaba amenazado de muerte: “Dejé de lado mi vida personal y arriesgué a mi familia por Independiente. No sé si pasó lo mismo con los jugadores, pero a mi me amenazaron para que me vaya”.

Continuando con su etapa como entrenador del club, Díaz indicó: “Pensé que podía darle un volantazo al equipo cuando lo agarré. Puse la cara y el corazón cuando nadie más quiso hacerlo, pero solo no se puede. Pedí a Guiñazú y me trajeron a Zapata”. Y prosiguió: “Siempre sentí responsabilidad. Los futbolistas no estaban mal preparados, directamente no lo estaban. Llegaron todos tarde. Llamé a Morel Rodríguez para que venga. A los siete días, nadie del club se había comunicado con él. Le avisé a Cantero y Morel recién vino una semana más tarde”.

“A mi no me pone contento lo malo que le pase a Independiente, pero esto de la FIFA y las deudas desenmascaran a gente que no hizo las cosas bien en la dirigencia”, continuó expresando Cristian Díaz en el programa Monarquía Roja, adhiriendo: “Adentro del club hay delincuentes”.

“El día que me toque cobrar lo que corresponde, lo haré. La gente puede estar tranquila. Voy a aportar de mi bolsillo algo para el bien del club, es lo que mi corazón dicta. Pero aunque el presidente sea Cantero, no hablaré con él”, prometió luego, agregando que su paso por el club le otorgó “un aprendizaje muy grande desde la pasión y el dolor”.

“Me encantaría poder acompañar a mi hijo a la cancha y tener esa revancha dirigiendo a Independiente. Más que revancha, sería una continuidad en el club. Hicimos muchas cosas bien, pero la realidad del club hizo que yo no sea la persona indicada para ser el DT”, remarcó el ex marcador lateral del club, finalizando la charla disparando contra Américo Rubén Gallego, el técnico que lo sucedió en el cargo: “Yo me fui de mi casa como llegué, en silencio. Trabajé mucho, pero quizás no tenía la experiencia necesaria. Cuando dejé de ser el entrenador, todavía había 102 puntos en disputa. Me fui caminando y hasta firmé autógrafos, no necesité irme escondido en ningún asiento trasero de un auto como otros”.

Con Banfield, Delfino

La Asociación del Fútbol Argentino dio a conocer los árbitros para la 28º fecha del torneo de segunda división, jornada en la cual, Independiente deberá visitar al puntero Banfield en el Florencio Sola este viernes desde las 21.30. Germán Delfino será el encargado de arbitrar dicho encuentro.

Además, también se conocieron los colegiados de la próxima fecha, en la que el Rojo recibirá a Villa San Carlos el miércoles 19 de marzo en el Libertadores de América. En esta ocasión, Patricio Loustau es el elegido.

"A los jugadores les pesa la localía"

Javier Cantero no dudó en remarcar su confianza por Omar De Felippe, el entrenador de Independiente, y afirmó que a los jugadores del Rojo “les pesa la presión de jugar de local”. Además, el presidente del club catalogó de “injustos” a algunos hinchas y volvió a enaltecer la figura de Federico Insúa: “Le va a dar mucho a Independiente”.

“De Felippe es un fenómeno de persona y no necesita que yo lo respalde. Él es el técnico y le está buscando  la vuelta al equipo”, indicó Cantero en el programa radial Deportivo Télam. Continuando con ello, la máxima autoridad del Rojo manifestó: “Yo confío plenamente en él y estoy seguro de que va a sacar las cosas adelante”.

“Basta con mirar la tabla de posiciones y observar los puntos que sumó el equipo desde que llegó De Felippe para justificar la confianza que tenemos depositada en él”, continuó explicando el dirigente, adhiriendo: “Lo que pasa es que hoy en día a los jugadores les pesa la presión de jugar de locales, sobre todo a los más grandes. Eso se incrementa por el hecho de que no hay público visitante. Antes, esto no pasaba”.

Sobre la reacción de los hinchas que fueron al hall de la Erico a expresar su descontento por el presente futbolístico del Rojo, el presidente admitió: “Considero muy injusto que los hinchas le griten cosas muy feas a los jugadores. No se lo merecen”.

Además, Cantero relacionó la quema de los quinchos en el predio de Wilde con su “batalla” contra las barrabravas. “Cuatro personas nos quemaron los quinchos e hicieron otras cosas durante la semana. Eso pasa cuando uno no les da plata a los barras”, contó, agregando: “Lo mío no es una cruzada contra ellos, hago simplemente lo que tengo que hacer”.

“Insúa es un excelente jugador que le dará mucho a Independiente”, prosiguió manifestando el mandatario del club, haciendo referencia a Federico Insúa, el único refuerzo del Rojo para el primer semestre del 2014: “El poco tiempo que le tocó jugar hasta ahora lo hizo bien, pero necesita un período de adaptación a los requerimientos del entrenador”.

"No dudo del ascenso"

Omar De Felippe volvió a analizar la realidad de Independiente y reconoció que el equipo debe “volver a ser lo que era” para salir de la penosa situación que atraviesa. “Vamos a salir de esto, necesitamos recuperar la solidez bajo cualquier costo”, contó el DT del Rojo, dejando en claro que, para él, el ascenso no está en duda y que seguirá siendo el entrenador del plantel profesional.

 “No nos vamos a entregar. Hay que revelarse, hacernos cargo y salir adelante. El equipo no le está dando la bienvenida a los jugadores que juegan bien”, comentó de entrada De Felippe en diálogo con American Closs. Y agregó: “Lo bueno es que los jugadores ya anduvieron por este camino y saben como salir adelante”.

“Necesitamos volver a tener solidez. Si para lograrlo tengo que sacar a alguien, lo voy a hacer”, indicó luego el técnico, tras ser consultado por la posibilidad de enviar a Daniel Montenegro al banco de suplentes. “Para comenzar a recuperar esa solidez que teníamos, resultará importante no perder ante Banfield”, adhirió luego.

Con respecto a lo vivido el último sábado, De Felippe negó haberle dicho al plantel que dejaría de ser el DT del Rojo. “No dudo del ascenso. Estamos todos juntos y vamos a salir de esto“, sostuvo el entrenador, cerrando: “En este momento no me voy a ir. No les dije a mis jugadores que me iba, les dije que si nosotros eramos la traba, nos corríamos”.

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend