"El punto puede servir"

Omar De Felippe habló en la antesala del duelo ante Banfield y reconoció al Taladro como “el mejor equipo de la B Nacional”. Además, el DT del Rojo defendió a Daniel Montenegro y volvió a dejar en claro que no renunciará bajo ningún punto de vista. “En ningún momento dije que me iba. Tenemos un bajón, pero vamos a salir”, manifestó.

“Es un partido lindo para volver al triunfo. Banfield es el mejor equipo. Ojalá salga todo como lo planificamos”, indicó el entrenador de Independiente en la conferencia de previa al choque con el puntero del torneo. Y agregó: “Es una final, como cada partido que jugamos. Teniendo en cuenta la situación por la que pasamos, el punto puede servir”.

Sobre la situación del equipo que viene en racha negativa, De Felippe avisó: “Me conocen. Desde que me separé de Falcioni, nunca renuncié y no voy a hacerlo. Creo en lo que hacemos. Tenemos un bajón, pero si nos hacemos cargo y vamos para adelante, vamos a salir”.

“No hago los cambios para que silben o aplaudan”, comentó luego, haciendo referencia al flojo nivel que viene demostrando Daniel Gastón Montenegro en el primer semestre del año: “Necesitamos que Rolfi vuelva a estar en su mejor nivel. Hoy no lo está, pero queremos que consiga estarlo próximamente. Me dolió la reacción de la gente para con él”.

“Lamento que lo que se hable en el vestuario salga rápidamente y esté en boca de todos. Me sorprende que pase esto. Hablé con los referentes, me llevé mucho de la charla. Pero en ningún momento les dije que me iba a ir”, adhirió el DT, concluyendo: “El partido con Banfield no tiene que ver con que los jugadores me banquen o no. Hay que volver a ser. No éramos el Bayern, pero en la categoría nos respetaban”.

 

AUDIO COMPLETO POR Agustina Gasparri

"Me reprocharé toda mi vida haber creído en Cantero"

A dos años del Boca 4-5 Independiente, Cristian Díaz rompió el silencio y recordó su etapa como entrenador del Rojo, disparando contra Javier Cantero, el presidente del club. “Creí en el proyecto dirigencial y hoy me arrepiento. Ojalá hubiese podido haber hecho algo más por el club”, reconoció el ex jugador de la institución, atacando la labor de la Subcomisión de Fútbol: “Pedí a Guiñazú y me trajeron a Zapata. Los futbolistas llegaron muy tarde a la pretemporada. Soy responsable de lo que pasó, pero también hay otros”.

“Todo esto comenzó en el partido contra Arsenal. Me arrepiento de haberle creído a Cantero y me lo voy a reprochar toda mi vida”, explicó Cristian Díaz, contando que, por ese entonces, estaba amenazado de muerte: “Dejé de lado mi vida personal y arriesgué a mi familia por Independiente. No sé si pasó lo mismo con los jugadores, pero a mi me amenazaron para que me vaya”.

Continuando con su etapa como entrenador del club, Díaz indicó: “Pensé que podía darle un volantazo al equipo cuando lo agarré. Puse la cara y el corazón cuando nadie más quiso hacerlo, pero solo no se puede. Pedí a Guiñazú y me trajeron a Zapata”. Y prosiguió: “Siempre sentí responsabilidad. Los futbolistas no estaban mal preparados, directamente no lo estaban. Llegaron todos tarde. Llamé a Morel Rodríguez para que venga. A los siete días, nadie del club se había comunicado con él. Le avisé a Cantero y Morel recién vino una semana más tarde”.

“A mi no me pone contento lo malo que le pase a Independiente, pero esto de la FIFA y las deudas desenmascaran a gente que no hizo las cosas bien en la dirigencia”, continuó expresando Cristian Díaz en el programa Monarquía Roja, adhiriendo: “Adentro del club hay delincuentes”.

“El día que me toque cobrar lo que corresponde, lo haré. La gente puede estar tranquila. Voy a aportar de mi bolsillo algo para el bien del club, es lo que mi corazón dicta. Pero aunque el presidente sea Cantero, no hablaré con él”, prometió luego, agregando que su paso por el club le otorgó “un aprendizaje muy grande desde la pasión y el dolor”.

“Me encantaría poder acompañar a mi hijo a la cancha y tener esa revancha dirigiendo a Independiente. Más que revancha, sería una continuidad en el club. Hicimos muchas cosas bien, pero la realidad del club hizo que yo no sea la persona indicada para ser el DT”, remarcó el ex marcador lateral del club, finalizando la charla disparando contra Américo Rubén Gallego, el técnico que lo sucedió en el cargo: “Yo me fui de mi casa como llegué, en silencio. Trabajé mucho, pero quizás no tenía la experiencia necesaria. Cuando dejé de ser el entrenador, todavía había 102 puntos en disputa. Me fui caminando y hasta firmé autógrafos, no necesité irme escondido en ningún asiento trasero de un auto como otros”.

Con Banfield, Delfino

La Asociación del Fútbol Argentino dio a conocer los árbitros para la 28º fecha del torneo de segunda división, jornada en la cual, Independiente deberá visitar al puntero Banfield en el Florencio Sola este viernes desde las 21.30. Germán Delfino será el encargado de arbitrar dicho encuentro.

Además, también se conocieron los colegiados de la próxima fecha, en la que el Rojo recibirá a Villa San Carlos el miércoles 19 de marzo en el Libertadores de América. En esta ocasión, Patricio Loustau es el elegido.

"A los jugadores les pesa la localía"

Javier Cantero no dudó en remarcar su confianza por Omar De Felippe, el entrenador de Independiente, y afirmó que a los jugadores del Rojo “les pesa la presión de jugar de local”. Además, el presidente del club catalogó de “injustos” a algunos hinchas y volvió a enaltecer la figura de Federico Insúa: “Le va a dar mucho a Independiente”.

“De Felippe es un fenómeno de persona y no necesita que yo lo respalde. Él es el técnico y le está buscando  la vuelta al equipo”, indicó Cantero en el programa radial Deportivo Télam. Continuando con ello, la máxima autoridad del Rojo manifestó: “Yo confío plenamente en él y estoy seguro de que va a sacar las cosas adelante”.

“Basta con mirar la tabla de posiciones y observar los puntos que sumó el equipo desde que llegó De Felippe para justificar la confianza que tenemos depositada en él”, continuó explicando el dirigente, adhiriendo: “Lo que pasa es que hoy en día a los jugadores les pesa la presión de jugar de locales, sobre todo a los más grandes. Eso se incrementa por el hecho de que no hay público visitante. Antes, esto no pasaba”.

Sobre la reacción de los hinchas que fueron al hall de la Erico a expresar su descontento por el presente futbolístico del Rojo, el presidente admitió: “Considero muy injusto que los hinchas le griten cosas muy feas a los jugadores. No se lo merecen”.

Además, Cantero relacionó la quema de los quinchos en el predio de Wilde con su “batalla” contra las barrabravas. “Cuatro personas nos quemaron los quinchos e hicieron otras cosas durante la semana. Eso pasa cuando uno no les da plata a los barras”, contó, agregando: “Lo mío no es una cruzada contra ellos, hago simplemente lo que tengo que hacer”.

“Insúa es un excelente jugador que le dará mucho a Independiente”, prosiguió manifestando el mandatario del club, haciendo referencia a Federico Insúa, el único refuerzo del Rojo para el primer semestre del 2014: “El poco tiempo que le tocó jugar hasta ahora lo hizo bien, pero necesita un período de adaptación a los requerimientos del entrenador”.

"No dudo del ascenso"

Omar De Felippe volvió a analizar la realidad de Independiente y reconoció que el equipo debe “volver a ser lo que era” para salir de la penosa situación que atraviesa. “Vamos a salir de esto, necesitamos recuperar la solidez bajo cualquier costo”, contó el DT del Rojo, dejando en claro que, para él, el ascenso no está en duda y que seguirá siendo el entrenador del plantel profesional.

 “No nos vamos a entregar. Hay que revelarse, hacernos cargo y salir adelante. El equipo no le está dando la bienvenida a los jugadores que juegan bien”, comentó de entrada De Felippe en diálogo con American Closs. Y agregó: “Lo bueno es que los jugadores ya anduvieron por este camino y saben como salir adelante”.

“Necesitamos volver a tener solidez. Si para lograrlo tengo que sacar a alguien, lo voy a hacer”, indicó luego el técnico, tras ser consultado por la posibilidad de enviar a Daniel Montenegro al banco de suplentes. “Para comenzar a recuperar esa solidez que teníamos, resultará importante no perder ante Banfield”, adhirió luego.

Con respecto a lo vivido el último sábado, De Felippe negó haberle dicho al plantel que dejaría de ser el DT del Rojo. “No dudo del ascenso. Estamos todos juntos y vamos a salir de esto“, sostuvo el entrenador, cerrando: “En este momento no me voy a ir. No les dije a mis jugadores que me iba, les dije que si nosotros eramos la traba, nos corríamos”.

"Hoy se tocó fondo"

Luego de la floja tarea de Independiente en la derrota ante Huracán, Omar De Felippe reconoció que más bajo no se puede caer: “Necesitamos enfocarnos y volver a creer en nosotros mismos”. En su análisis post partido, el entrenador del Rojo admitió no saber “que es lo que se quebró” en su equipo y dejó en claro que seguirá siendo el técnico de Independiente “hasta donde pueda”.

“Lo vamos a sacar adelante. Hablé con los jugadores y estoy con ellos”, comenzó explicando Omar De Felippe tras el 0-1 ante el Globo en Avellaneda. Y prosiguió: “A partir de ahora hay que empezar a levantar. La verdad está en nosotros”.

De acuerdo con la paupérrima actuación del Rojo, el DT remarcó la dificultad de analizar el partido. “El equipo empezó bien, tuvimos el penal y luego la falta de confianza nos empezó a jugar en contra. Necesitmaos recuperar la confianza. Hay que volver a creer y trabar con la cabeza”, dijo en conferencia de prensa.

Por último, De Felippe se refirió a los incidentes entre Facundo Parra y un grupo de hinchas que acudieron al vestuario a insultar al plantel –y también a Javier Cantero- después de que se consume la tercera derrota consecutiva del Rojo: “Lo que pasó fue lamentable, tenemos que enfocarnos en que no suceda nada. Le agradezco al hincha por venir. Obviamente, cuando las cosas no salen aparecen todos los fantasmas”.

"No tengo problema en ir al banco"

Federico Insúa salió a dar la cara luego de la derrota ante Atlético de Tucumán y reconoció que “el equipo puede dar muchísimo más que lo que viene demostrando”. Además, el Pocho admitió no tener problema alguno en ser suplente, siempre y cuando se consiga el objetivo primordial del Rojo en el Nacional B: “Hay que ascender, yo ayudaré desde donde me toque estar”.

“Sabíamos que la situación era complicada, pero el momento de hoy no es malo. Estamos en una posición de privilegio, de ascenso. Estoy preocupado, el funcionamiento no fue bueno, ayer no jugamos bien”, comenzó analizando Insúa en 90 Minutos de Fútbol. Y agregó: “No me imaginaba esto, pero hay que seguir luchando”

Sobre su nivel, el hábil volante ofensivo sostuvo: “Hay que ascender, yo voy a ayudar desde el lugar que me toque. No tengo problemas en ir al banco, nunca los tuve”. Además, también indicó que la gente hace bien en pedirle un poco más al conjunto de De Felippe. “La gente es exigente y está bien, nos tiene que exigir más”, soltó.

“No me interesa mirar a los otros equipos, yo solo veo a Independiente. Jugamos contra nosotros mismos. La gente está ansiosa y preocupada y nosotros, a veces, entramos en eso”, prosiguió el ex Vélez Sarsfield, concluyendo: “Este equipo puede dar muchísimo más y lo va a hacer”.

Santoro, de festejo

Un 27 de febrero, pero de 1942, nacía en Sarandí Miguel Ángel Santoro. Hoy, en su cumpleaños N° 72, la realidad de Independiente no es para nada símil con la que en su etapa como jugador se supo forjar, pero, por fortuna, los recuerdos, las copas y la gloria, sumados a la mano que siempre le dio al club cada vez que se lo necesitaba, resultan ser imborrables de por vida. ¡Feliz cumpleaños, Pepé!

Con 20 años, Santoro debutó en el arco de Independiente en un 0-0 ante Argentinos Juniors. Tardaría muy poco en demostrar su gran capacidad, ya que, en 1963 -a un año de su debut-, logró consolidarse como arquero titular del equipo y obtuvo el Torneo Nacional.  Otro año más tarde, ya en 1964, las alegrías siguieron: El equipo se consagró campeón de América ante Nacional con una actuación memorable de Pepé en la final del certamen.

Antes de partir para el Hércules español, Santoro ganó el Nacional del 67, el Metropolitano del 70 y el campeonato del 71 a nivel local. A nivel internacional los logros con Independiente también se acrecentaron: Libertadores de 1965, 1972 y 1973, Interamericana de 1972 y la Copa Intercontinental de 1973 llegaron con Pepé en el arco

Además de su pasado copero, al retirarse, el oriundo de Sarandí fue DT de Independiente en varias ocasiones, sobre todo, cuando las papas quemaban. Por ejemplo, reemplazando en dos oportunidades a César Luis Meontti -primero a fines de la década del 90 y luego en 2005- y luego a Jorge Burruchaga en 2007, sabiendo mantener un invicto de nueve fechas en su legado. Más tarde reemplazaría a Pedro Troglio en 2008, posicionando al Rojo bien arriba y dejándole luego el banco a Claudio Borghi. Al Bichi no le fue de la mejor manera y Pepé regresó a dar una mano. ¿El resultado? Resultados anecdótidos con un equipo lo suficientemente endeble, como el 2-0 ante Racing y el 2-0 ante Boca en el Clausura 2009. La despedida, curiosamente, fue con una goleada por 4-1 ante Newell´s en el Palacio Ducó. Toda la cancha ovacionó a Santoro, que luego pasó a ocupar el puesto de entrenador de arqueros del plantel profesional.

Los cuatro ¿fantásticos?

La llegada de Federico Insúa a Independiente generó mucha expectativa en un gran porcentaje de los hinchas del Rojo. Claro, un jugador con semejantes características se juntaría con Daniel Montenegro y Matías Pisano -dos que tuvieron rendimientos meramente importantes en el último semestre- y aportaría para que Facundo Parra, el único punta, siga haciendo su trabajo. 

Ahora bien, el Pocho no contaba con el aval de todos los hinchas. Que en Vélez jugaba poco, que la edad no le permite estar óptimo para durar los noventa minutos, que ya no es el mismo que se cansó de romperla en el 2002 eran alguno de los argumentos que encabezaban la lista de críticas. Contra ello, Insúa armó una bonita jugada ante Brown de Adrogué para que Pisano marque el segundo gol del 2014 para Independiente. Pero, ¿y después?

Después poco y nada. Mientras gran parte del periodismo se llenó la boca diciendo que Independiente contaba con “los cuatro fantásticos” de mitad de cancha hacia adelante, los flojos rendimientos a nivel individual de cada uno se encargaron de colocar los pies sobre la tierra. Es cierto, a Insúa no le da el físico para aguantar todo el partido, pero tampoco logra generar ese desequilibro que el equipo necesita para adquirir mayor poder ofensivo cuando está dentro de los once. Quizás necesite más tiempo; adaptarse, entenderse, vaya uno a saber.

Montenegro y Pisano bajaron su nivel. Nadie duda de sus cualidades o características. Ya han demostrado -sobre todo el más experimentado- que categoría les sobra. Pero en lo que va del año sus rendimientos no son los mejores. Ni hablar de Facundo Parra, que, a pesar de haber convertido el primer gol del Rojo en el año, erró todo lo que tuvo luego y encima tuvo la desgracia de desgarrarse. Adrián Fernández, uno que demostró que podía cargar con la mochila de convertir los goles cuando el equipo de Miguel Brindisi estaba a punto de perder la categoría, no tuvo su noche ante Atlético de Tucumán, justo en su oportunidad para ganarse el puesto. 

La fórmula encontrada hasta ahora no es la requerida. Las fechas pasan y aún los cuatro fantásticos no aparecen. La deuda no es otra que demostrar lo que son capaces de hacer cuando se asocian. Por ahora, son morosos. ¿Levantarán pronto?

"El descenso fue la muerte"

Javier Cantero volvió a hablar después de un buen tiempo sin hacerlo y calificó el descenso futbolístico que Independiente sufrió en junio de 2013 como “la muerte”. Aún así, el presidente del Rojo indicó que el club está “en plena resurrección”, elogió a Omar De Felippe y contó que no volvió a ver a Julio Comparada tras haber asumido como máxima autoridad del club: “No creo que vuelva a hablar con él”.

“Perder la categoría es incomparable en un club grande”, comenzó explicando Cantero en el programa “Los Más Grandes”, haciendo referencia al descenso del club bajo su mandato como presidente: “Es la muerte, fue dramático. Por suerte, ahora estamos en la resurrección”

Sobre la actualidad futbolística de Independiente, el mandamás manifestó: “Quedan muchos meses por delante. Por suerte contamos con De Felippe, que hizo un porcentaje anormal de puntos. Esta segunda rueda va a ser muy difícil, Omar (De Felippe) lo dijo y él es el que sabe. Ojalá los jugadores se acomoden pronto”.

“La Comisión Directiva es un grupo de gente unida que se desempeña espalda con espalda para pasar este momento”, disparó sorprendiendo, sobre todo teniendo en cuenta las renuncias y peleas de público conocimiento desde que “Independiente Místico” gobierna el club: “Los primeros meses fueron complicados, había que seguir dando la cara y pagar los sueldos. Por eso estoy agradecido a todos. Yo voy a seguir yendo a la cancha sin problemas”

“Contra Huracán ya podríamos habilitar la Cordero Alta, como para seguir terminando el estadio. También terminaremos de pagar la convocatoria, ya dimos grandes pasos en eso”, aclaró luego el presidente, finalizando la charla hablando sobre Julio Comparada, su antecesor: “Sólo lo vi en el pase del poder, no creo conversar nuevamente con él. Una vez me llamó por una recomendación y nunca más. El día que descendimos habló con Fantino, no me pareció bien”.

Send this to a friend