“Tengo confianza”

Al llegar al Libertadores de América el Presidente de la institución, Hugo Moyano, dialogó con la prensa.

“No hemos arrancado bien, pero tengo confianza en el equipo” arrancó. “Siempre apoyamos al club, nosotros no venimos a criticar porque haya jugado un partido mal o se haya equivocado en algunas cosas”, declaró al ser consultado acerca de Lucas Pusineri.

Sobre la chance de vender a Alan Franco a la MLS dijo que “Todavía no se sabe nada de eso”.

Acerca de la derrota en el clásico afirmó que “No borra los 22 partidos que llevamos de ventaja”.

Por último, sin hacer ningún tipo de autocrítica, al ser consultado por los insultos a la dirigencia dijo: “Eso ocurre siempre, pero las puteadas multiplican las adhesiones”.

Los bajaron

Esta mañana se disputó una nueva jornada de la Superliga de reservas y el equipo del Negro Gómez recibió en Domínico a su par de Arsenal de Sarandí.

El Rojo tenía la chance de alejarse en la cima de la tabla a falta de tres fechas, pero terminó obteniendo su tercera derrota en el certamen. Arsenal sin hacer nada lo venció dos a cero con tantos sobre el final del encuentro.

Independiente formó con: Renzo Bacchia; Facundo Lando, Juan Di Lorenzo, Ayrton Costa, Facundo Velazco; Fernando Chávez, Juan Pacchini, Tomás Pozzo; Luciano Villalva, Mauro Molina y Juan Da Rosa.

También ingresaron Agustín Lezcano, Patricio Ostachuk y Juan Freyre por Velazco, Villalba y Molina.

Si bien siempre trató de ser protagonista y tuvo tenencia, el local no fue profundo y el primer tiempo fue muy aburrido. Cuatro aproximaciones con disparos de Lando dos veces, Da Rosa y Pozzo, fueron las únicas excusas para decir que el Rojo mereció algo más que el rival. Sobre el final de la etapa en una jugada sobre la izquierda, Pozzo, que recibió la diez al no jugar Soñora ni Velasco, se fue expulsado por una dura entrada.

En el complemento, a pesar de que no se notó la inferioridad numérica, el Rojo tampoco logró buen juego para desequilibrar a un Arsenal que se fue animando con el correr de los minutos. La única clara local y del partido fue a los 69 en los pies de Da Rosa, que no pudo definir ante el arquero.

La visita en su primera aproximación concretó a través de Krupzky, a los 80 de cabeza en una pelota parada, y minutos después tampoco necesitó atacar para meter el segundo. La razón es que el gol que definió el pleito llegó por un grave error de Bacchia, quién luego de un pase exigido de Di Lorenzo intentó salir jugando y se la regaló a un delantero, que quedó solo con todo el arco a su merced.

De esta manera, con el empate de Lanús ante Newell’s y las victorias de Boca en Santiago del Estero y de River frente a Banfield, el torneo quedó con tres punteros y un escolta al acecho.

Independiente, Lanús y Boca tienen 37, mientras que el Millonario está con 36.


Uno x uno vs. Fortaleza

Martín Campaña (7.5): Muy buen partido del uruguayo, con mucho trabajo en el primer tiempo, exigido en tres centros de pelota parada y tapando un mano a mano a los 20. En el complemento roza justo una definición de Osvaldo.

Fabricio Bustos (7): Le costó en algunas jugadas en defensa con Osvaldo, pero en ataque tuvo una gran labor, participando de las mejores acciones. Se la jugó a los 14 en el área y logró tapar el remate del rival. Desborda y mete el centro atrás en el gol y le sirvió lo que debió haber sido el segundo al Chaco a los 75. La gente le reconoció su actitud.

Alan Franco (6): También tuvo problemas con Osvaldo, como en la primera que queda mano a mano a los 6. Mejoró en el complemento, ganando varias veces y yendo a buscar sobre el final, como en la que baja de cabeza para el Chaco.

Alexander Barboza (4): Flojísimo partido del central. Doble error grosero a los 20, primero regalando la pelota y después calculando mal y perdiendo en velocidad con el delantero que quedaba mano a mano con Campaña. Ganando algunas de arriba, pero dando la sensación de estar mal parado e inseguro siempre.

Juan Sánchez Miño (5): No había hecho demasiado hasta que recibió dos amarillas en la misma cantidad de minutos. Su mejor jugada fue a los 26 recuperando y abriendo para Silvio.

Lucas Romero (4): Otro de mal partido, siempre corriendo de atrás o de costado a los rivales, sin poder anticipar o leer bien las jugadas. Osvaldo le pinta la cara en la que se comen de manera increíble. Probó varias veces de afuera, la mejor a los 85, pasando muy cerca.

Domingo Blanco (5): No tuvo grandes errores, pero no pesó en el desarrollo. Parado muy atrás, haciendo traslados totalmente intrascendentes.

Alan Soñora (5): Buen primer tiempo, con varias conexiones interesantes y pidiendo siempre la pelota. En el complemento jugó de tres y como era bastante probable le costó muchísimo la posición.

Martín Benítez (4): Debe ser el partido malo número 200 de este jugador en Independiente. Le pego dos veces al arco en los primeros 30 segundos del encuentro, sin acertar al arco. A los 35 tuvo la más clara del primer tiempo, pero su cabezazo salió apenas afuera. Salvo algunos pases abriendo a la izquierda, leyó todas las jugadas al revés, mostrando un panorama totalmente nulo. Se fue merecidamente silbado.

Leandro Fernández (6): No fue bueno lo suyo, pero en la clara que tuvo definió muy bien de zurda y abrió el marcador, cinco antes de salir reemplazado. A los 29 tenía pase en el área, pero decidió pegarle y lo hizo muy débil.

Silvio Romero (6): Arrancó muy enchufado, mostrando carácter y yendo a buscar mucho el balón. Tuvo una doble chance tras pase de Miño por izquierda, pero le taparon ambos remates. Buen centro para Benítez a los 35 y gran pase a Bustos en el gol. No estuvo fino en el área, ni tuvo grandes chances.

Alan Velasco (4): Entró por Leandro a los 58 y no tuvo un buen nivel, teniendo que arrancar muy de atrás y perdiendo la pelota varias veces de manera peligrosa, generando contras rivales.

Brian Martínez: Reemplazó a Benítez a los 70 y cinco después tuvo el segundo y se lo comió, tratando de colocar el cabezazo al lado del palo. Sobre el final tuvo otra que bajó Franco en el área, pero no le pudo dar.

Cecilio Domínguez: Saltó a la cancha en los últimos minutos y se perdió entre los silbidos generalizados, haciendo todo mal.

Lucas Pusineri: Si esta es la reacción anímica que mostró el equipo luego del papelón más grande de los clásicos, realmente el futuro no es para nada alentador. Independiente ganó y eso es importante, pero pudo haber perdido tranquilamente y no jugó bien en ningún momento del partido. Es cierto que también pudo haberlo ganado por dos goles, pero la visita tuvo las chances más claras y si vamos a Brasil con la valla invicta, es por impericia de los delanteros de Fortaleza y Campaña. Después de ponerse en ventaja, no tuvo la convicción necesaria como para arrinconar al rival en búsqueda del segundo. Nos van a vender que el equipo se repuso del golpe, pero al menos por el rendimiento de esta noche claramente es mentira.

“La van a tener que remar”

Facundo Parra fue entrevistado por los colegas de Somos Deporte, programa que conduce Lucas Riggio, y entre otras cosas opinó acerca del clásico disputado el domingo en el Cilindro.

Y como sucede habitualmente, habló como un hincha más: “Nada, está todo bien, 22 partidos de diferencia hay, la van a tener que remar” dijo, al ser consultado acerca de como lo vivió.

Luego siguió: “Históricos hubo doscientos millones de partidos, estoy un poco cansado, le dieron una manija al partido este…”.

Después bajó un poco y aplaudió al rival: “Ganaron bien, los felicito, estuvo muy bueno el partido y se lo merecieron”.

¿Qué hacemos?

No hay ninguna duda de que el domingo fue un punto de inflexión en el pasado reciente y la actualidad del club. No fue un partido, ni un clásico, tampoco una derrota más. Porque se puede perder, es una de las tres opciones que tiene siempre este hermoso deporte. Más con un rival al que el club le saca ahora 22 partidos en el historial. El tema es el como, no el que.

Si todavía sentimos vergüenza, tristeza y bronca no es por el resultado en si, sino porque así no se puede perder nunca. Lo del domingo fue un papelón histórico, hay que decirlo y hacerse cargo. Y lo que es peor, fue la confirmación futbolística en este nuevo año (el 2019 ya había sido un desastre), de que la dirigencia hizo todo mal desde el Maracaná en adelante.

Y toda esa mezcla de sensaciones, nos llevan a debatir desde el comienzo de la semana que hacer mañana, cuando se dispute el primer partido ante Fortaleza por la Copa Sudamericana.

¿No ir como modo de protesta? ¿Ir a reprobar a los dirigentes y jugadores por igual? ¿Hacerlo todo el tiempo o solo después del partido? ¿Ir solamente a alentar a pesar de lo que ocurrió? Estas son solo algunas de las preguntas que surgen desde el lunes entre los hinchas.

Lo primero que hay que aclarar es que las cuestiones personales, como la economía y como vive el fútbol cada uno, o lo que piense acerca de lo que realizaron y cuanta culpa tienen dirigentes y jugadores, no es materia opinable. Nadie es quien para decidir por el otro ni poner como una verdad absoluta lo que cree que hay que hacer.

Una vez aclarado esto, mi opinión, como todo lo que hago en esta web y como hincha, está basada en la premisa principal, que es el club siempre por encima de todo y todos. La bronca que tengamos, las ganas de manifestarla, ni la manera que elegimos para hacerlo, es más importante que Independiente.

Cada uno por supuesto es libre de decidir si puede y quiere o no ir, aclarando que el de mañana es un encuentro en el que casi todos (abonados no) los hinchas deben pagar entrada, además del costo que conlleva siempre ir a la cancha. Una vez en el Libertadores, también cada hincha tiene la libertad de manifestar o no su enojo y contra quienes hacerlo.

Lo que si puede entrar en debate, siempre en mi opinión, es en que momento hacerlo. Al menos en cuanto a los jugadores, ya que los dirigentes no enfrentan a Fortaleza. Independiente tiene que disputar el partido de ida por la llave de un torneo internacional y hay que ganarlo. Nos guste o no, este plantel es el que representa los colores que amamos mañana por la noche.

¿Una reprobación generalizada puede mermar el rendimiento de los jugadores y por lo tanto perjudicar a Independiente? No es algo que se pueda comprobar, pero suponer que alguien flojo (al menos últimamente) de carácter, que es justamente la razón de la reprobación, se ponga más nervioso y baje el nivel al recibir insultos, tiene bastante lógica. Y pensar que eso atenta contra las posibilidades que tiene el club de lograr el mejor resultado posible también.

“El jueves vamos a ir a putear y comernos entre nosotros cuando por ahí el silencio sería la más cruda realidad” declaró el siempre sabio Ruso Verea en Orgullo Rojo Radio. Esa es una postura que se sitúa del otro lado de los que creen que mañana hay que demostrar el enojo antes, durante y después del encuentro y que piensan que el silencio o la indiferencia es hacer que los culpables de lo que pasó “la saquen barata”.

Teniendo en cuenta todo esto, y volviendo a aclarar que nadie es dueño de la verdad en este tema, me inclino a pensar en que lo ideal sería manifestarse antes y después del partido, salga como salga, pero alentar por los colores los 90 minutos en los que este en juego la suerte de Independiente en este nuevo torneo que comienza.

¿Vos que opinás? ¿Qué hacemos?

Fortalecidos

Mañana Independiente arranca su participación internacional del año, cuando a partir de las 21.30 reciba a Fortaleza en el Libertadores de América, por la primera ronda de la Copa Sudamericana.

Y si bien ambas instituciones arrancan el partido en igualdad de condiciones, los contextos en los que llegan son totalmente distintos. El Rey de Copas viene de un papelón histórico en el clásico y los hinchas se debaten entre el insulto o la indiferencia hacia el equipo que dio vergüenza en el Cilindro.

Por su parte, el conjunto brasileño está de fiesta, celebrando su primera participación internacional. Ellos juegan EL partido y así lo demuestran las redes sociales oficiales del club, que postearon la despedida y el recibimiento de los torcedores al plantel que mañana nos visita.

Se esperan además unos 2500 hinchas visitantes, más de los que vinieron en la final de la Sudamericana por ejemplo.

Sin Edulcorante

Este mediodía, en el programa Súper Fútbol de TyC, el colega Esteban Edul realizó un resumen de lo acontecido en Independiente del Maracaná hasta este presente, que nos muestra a un club endeudado y con un plantel corto que acaba de perder de manera humillante el clásico de la ciudad.

El video que van a ver a continuación explica muy bien los acontecimientos que nos llevaron a esta situación, y como desde Orgullo Rojo suscribimos lo dicho, decidimos ponerlo al alcance de todos los hinchas.

De viaje

Desde la partida de Ariel Holan y su representante, dejaron de ser cinco para pasar a ser tres las personas que manejan el club. El resto de los que tomaban decisiones hasta diciembre de 2017, se fue por pedido del por entonces entrenador o por decisiones personales vinculadas a cuestiones políticas, razón por la que algunos de ellos fueron tildados de traidores y ahora no pueden retornar a la institución.

Y salvo el Secretario General, Héctor Maldonado, los otros dos integrantes del trinomio, al menos el año pasado (electoral) estuvieron más abocados a la política nacional que al día a día de Independiente.

Eso, además de notarse en las decisiones, es algo que molesta a los hinchas. Se entiende que al ser una actividad ad honorem, prácticamente todos los dirigentes del fútbol argentino tienen otras ocupaciones y no se dedican full time a su club. Además algunos, como es el caso de los Moyano, viven más expuestos que muchos de sus colegas.

Pero cuando son pocos los que manejan lo que ocurre en una institución, ese tipo de cosas llama más la atención, sobre todo en momentos críticos como el de Independiente ahora.

Después del papelón del domingo, el trinomio que maneja Independiente se llamó a silencio, algo que puede ser saludable teniendo en cuenta las últimas reacciones con declaraciones que tuvieron.

En el caso del Vice Presidente, Pablo Moyano, se encuentra en Venezuela con otros dirigentes del sindicato de camioneros y del ITF, en un viaje planificado hace algunos meses, para participar de una marcha de trabajadores aeronáuticos y reunirse con diputados. Y en ese marco fue recibido hoy en el Palacio Miraflores por el Presidente para algunos, dictador para otros, Nicolás Maduro.

Patova

Está claro que la derrota humillante en el clásico retumbó en todo el mundo Independiente y ninguno de los que amamos estos colores quedamos ajenos a lo sucedido.

A todos, en mayor o menor medida nos tocó no solo el resultado, sino la manera en la que se dio. Y eso, por supuesto generó muchísimas y variadas reacciones.

En este caso hablamos de la de Patricio Rodríguez, ex jugador del Rojo, que compartió plantel con el actual entrenador en el comienzo de su carrera, cuando Pusineri estaba en el final de la suya.

El Patito bancó al técnico y criticó a los que según él, hacen leña del árbol caído.

Llegada al hotel

Tras el papelón histórico de anoche, perdiendo en el Cilindro con dos jugadores de más durante todo el segundo tiempo, el plantel dirigido por Lucas Pusineri se dirigió rumbo al hotel Scala, donde concentrará de cara al encuentro por Sudamericana del jueves.

Y al llegar al lugar, fue recibido con insultos por hinchas que fueron a esperarlos y/o simplemente pasaban por ahí. Los jugadores, con una actitud similar a la mostrada en el clásico, solo miraron e ingresaron al establecimiento.

Video de ESPN

Send this to a friend