Maranga cumple

El 17 de noviembre de 1954 nacía en Rosario, provincia de Santa Fe, Claudio Marangoni, uno de los mejores volantes centrales que tuvo Independiente y el fútbol de nuestro país. Jugador de elegancia pura, en el Rey de Copas ganó campeonato, Libertadores e Intercontinental.

Con sus manos dice “Acá está Independiente”, luego de ganar una Liguilla en La Bombonera

Maranga comenzó su carrera en Chacarita Juniors, donde debutó en 1974. Después de dos temporadas pasaría a San Lorenzo, donde se destacó antes de marchar al Sunderland inglés. Tras un año en Europa, regresó a Argentina en 1981 para jugar en Huracán.

En 1982 se daría su paso a Independiente, donde vivió los mejores momentos de su trayectoria. Siendo un mediocampista muy técnico y de calidad, encajó perfecto en el gusto del hincha Rojo y se transformó en uno de los más queridos.

Campeón del mundo en 1984, levantando la copa con Trossero

Sus títulos llegaron en un equipo de lujo del Pato Pastoriza: ganó el Campeonato de 1983, la Libertadores y la Intercontinental de 1984 en la que asiste a Percudani en el gol del triunfo al Liverpool.

Fue parte de un mediocampo extraordinario, uno de los mejores que tuvo el fútbol argentino, junto a Giusti, Bochini y Burruchaga (tres campeones del mundo con Argentina en México 1986).

Su partida a Boca le dolió mucho al hincha que lo consideraba un ídolo. Sus últimas dos temporadas las jugó en el cuadro de La Ribera.

Bochini lo elude con facilidad en un clásico frente a Boca

De hecho en la despedida del Bocha, en diciembre de 1991, la gente silbó cada vez que tocaba la pelota. En un caso similar al del Pocho Insúa, con el paso del tiempo y al haber mostrado siempre respeto por Independiente, empezó a pesar más lo positivo que lo negativo, y de ese manera llegó la redención con el hincha.

Una recordada frase suya es la siguiente: “Cuando errábamos un pase, la gente te lo perdonaba. Cuando errabas dos, murmuraban. Y cuando errabas tres, sabías que no podías jugar más en la Primera de Independiente”.

En el Orgullo Nacional jugó 264 partidos, entre 1982 y 1988, y convirtió 30 goles.

Disfruten el siguiente video, que es un compilado hecho por un usuario de Youtube, de todo lo que hizo Maranga en un partido por la Copa Libertadores del 87 ante el Táchira y otro en la final del 84 frente a Gremio. Para recordarlo o conocerlo, según la edad que tengas.

Uno x uno vs. Defensa

Milton Álvarez (6): Poca participación para el exMorón, que cumplió como cada vez que le tocó atajar. Mostró dudas calculando mal en el tiro libre que cabecea Romero y el córner que casi se mete, pero le saca una gran pelota a Pizzini, que tras el cabezazo y el pique se complicaba mucho. También salió a cortar bien algunas pelotas y se mostró seguro con los pies.

Fabricio Bustos (5.5): Nos asustó a todos en la entrada en calor, pero finalmente jugó y lo hizo correctamente. No pasó complicaciones en defensa y buscó siempre avanzar, aunque no lo logró demasiado.

Alan Franco (6): Correcto lo del central, a pesar de algunas complicaciones siempre terminó ganando. Vivo tocándola con la mano, porque Romero se iba solo. Luego se salvó de la expulsión en una entrada fuerte que tuvo.

Alexander Barboza (6.5): Nuevamente fue muy bueno lo del zurdo, que ganó por arriba y abajo durante todo el partido. Le mete un buen pase a Velasco en el complemento.

Lucas Rodríguez (6): Correcto, como ya es una costumbre por suerte. Firme, sin errores, aunque tampoco grandes apariciones como ante Colón. Tuvo un tiro libre desde una linda posición faltando poco, pero lo ejecutó muy mal.

Lucas Romero (7.5): El mejor de la cancha sin lugar a dudas, mostrando un rendimiento que le reclamamos desde que llegó. Asi si Perrito, hoy fue patrón en el medio, recuperando muchas pelotas y además participando del circuito y atreviéndose a tener más y bien la pelota. Se animó de afuera dos veces, pero ambas se fueron lejos.

Lucas González (5): Correcto lo del Saltita, aunque sin ser bueno. Puso bien el cuerpo para ganar la posición varias veces, pero luego no tuvo claridad para meter buenas habilitaciones.

Alan Soñora (5.5): Pocas apariciones, pero suficientes como para asegurar su titularidad por encima de Roa. Lo tuvo a los 18 quedando mano a mano, pero el defensor le tapó su definición, y le mete un gran pase a Blanco a los 43. Es vivo para tocar y jugar, pero terminó jugando muy atrás y se lo vio cansado.

Domingo Blanco (4): Lo de siempre, el nuevo Benítez. En algunas jugadas muestra sus condiciones, que claramente las tiene, pero las desaprovecha una y otra vez. A los 15 en el mejor momento del equipo lo tuvo y tardó parando mal la pelota y eligiendo erróneamente que hacer, algo que ya es un denominador común en gran parte de sus intervenciones, una pena. A favor tiene una gran recuperación en un avance peligroso del primer tiempo, minutos antes de llegar al fondo para tirar un centro que no encontró compañeros.

Alan Velasco (5): Arrancó con todo tirando un chiche y participando activamente del buen rato que tuvimos en el primer tiempo, pero luego se fue apagando. Sigue como atolondrado, perdiendo en jugadas que se le presentan favorables. Es cuestión de que le salgan un par y se suelte. Asi y todo tiene buenas apariciones, como la del centro a Blanco a los 15 y la llegada al fondo a los 54. Un rato después se fue de izquierda al centro y luego de un enganche remató mal.

Silvio Romero (4): Flojo lo de Silvio hoy, con algún buen pase (el que da al comienzo de la jugada que erra Blanco por ejemplo) como mejor intervención. A los 54 no llegó a darle tras centro de Velasco. Le costó mucho el partido.

Federico Martínez (5): Reemplazó al Saltita a los 63 y si bien no jugó mal, tampoco pudo hacer demasiado. A los 82 fue de izquierda al centro y le dio débil.

Braian Martínez: Entró por Velasco a los 74 y no incidió en el desarrollo. Llegó al fondo en dos oportunidades pero sin dar buenos pases.

Andrés Roa: Saltó a la cancha por Soñora en el doble cambio de los 83. Instantes después pudo comandar una contra peligrosa pero le quedó larga cuando la bajó de pecho. Tuvo alguna buena, pero la tiró por la borda cometiendo en los segundos finales una falta torpe, generando un último tiro libre para el local.

Marcos Landaburu: También a los 83, él por Silvio. Cuatro más tarde tuvo una chance de cabeza, ganando bien pero tirándola lejos.

Lucas Pusineri: Similar a lo que venía ocurriendo, el equipo sigue sin mostrar una idea clara, no juega bien, pero saca otro resultado que puede ser positivo teniendo en cuenta el formato del torneo. Los cambios le dieron al Rojo más soltura y velocidad, algo que hizo que tengamos un muy buen pasaje hasta los 25 del primer tiempo. Luego el juego se fue diluyendo y el desarrollo se repartió con el local, que fue superior en varios momentos. Gran partido del Perro, quizá beneficiado por esos cambios en el once titular. Otra vez se marcó muy mal en las pelotas paradas, algo que no se pagó caro de casualidad. Crespo hoy fue más ágil con los cambios y torció el rumbo del partido, algo que no pasó desde el banco visitante. Si ganamos el sábado las chances de pasar se agigantan, ojalá así sea.

Sóleo Milton

Lamentablemente se confirmó lo que en el día de ayer preocupó, acerca del estado físico del que fue la figura de Independiente desde el inicio de la temporada.

Desde el club informaron que Sebastián Sosa padece una distención en el sóleo de su pierna derecha, por lo que ya comenzó la recuperación con trabajos de kinesiología.

Su presencia el domingo en Varela está prácticamente descartada, por lo que seguramente el arco Rojo estará defendido por Milton Álvarez. En los próximos días se sabrá si su evolución le permitirá retornar ante Central Córdoba.

Un Rojo en el Savoy

Un día como hoy pero de 1940, nacía Raúl Savoy, fundamental en la ofensiva del Independiente que ganó las primeras copas Libertadores, formando parte de grandes delanteras del club en los 60.

Hizo una gran dupla con Mario Rodríguez

Savoy llegó a Independiente en 1963 junto a Mario Rodríguez, su compañero desde Chacarita. Fue un zurdo creativo que salió campeón de Primera División en el año de su llegada al Rojo y se dio el lujo de ganar las primeras Libertadores del Rey de Copas en 1964 y 1965. En el 67 ganó el Campeonato Nacional integrando un ataque demoledor que se consagró con un 4-0 al Racing campeón del mundo.

Jugó 204 partidos en el club entre 1963 y 1968, convirtiendo 54 goles. En 1969 continuó su carrera en Boca Juniors donde siguió ganando títulos, y luego de un paso por el fútbol uruguayo, se retiró en el soccer de Estados Unidos en 1973.

Falleció en 2003 con 63 años, pero sigue viviendo en la eterna gloria del Rey de Copas.

Uno x uno vs. Colón

Sebastián Sosa (8): Faltando cinco minutos, no había tocado la pelota, pero a partir de ese momento se agigantó, como lo viene haciendo desde su debut. En el gol justo da un paso apenas partió el córner, algo que lo dejó lejos del pique en el travesaño. A los 86 ataja abajo un cabezazo y le da el empate a Independiente atajando no solo el penal, sino también la segunda jugada. 

Fabricio Bustos (5.5): No fue bueno hoy lo del Tractor, que mostró la voluntad de siempre sin poder prevalecer por su sector. Tuvo varias imprecisiones y terminó muy cansado de tanto ir y venir. Llegó bien al fondo a los 69, mandando el centro para Silvio. 

Alan Franco (5): Tuvo algunas buenas intervenciones, en la marca, como por ejemplo cambiando de frente a los 8, pero en líneas generales no fue positivo el balance. Varios pases perdidos y floja marca a los 86.

Alexander Barboza (7): Hasta el penal, era la figura del equipo. Hoy jugó con mucha solvencia y hasta demostró mayor confianza, lo que le permitió tener más y mejor la pelota para salir. Sigue levantando, algo muy positivo.

Lucas Rodríguez (7): Estaba siendo otra vez correcto lo suyo, y se destapó con ese golazo de palomita que le dio justicia al resultado. En el gol de Colón logró primero sacarla (estaba adentro pero el impresentable de Trucco no lo vió) y luego no pudo de cabeza, terminándola de meter. Salvó a los 45 tapando el remate del rival en el tiro libre que se marcó mal y tiene dos buenas llegadas al fondo, a los 62 participando y a los 77 centrando. El cabezazo en el empate es extraordinario, por la precisión y la velocidad, dejando a contrapierna al arquero.  

Lucas Romero (4): Nuevamente muy flojo lo suyo, como desfasado del desarrollo. Cortó varias veces, pero en la mayoría llegó tarde o lo hizo mal, como la desatención que tiene agachándose a los 53. Probó de afuera en dos ocasiones, siendo buena la primera a los 27, exigiendo a Burián. Buen pase a Silvio a los 30.

Pablo Hernández (3): Hoy no apareció ni de a ratos, como perdido y fastidioso en el medio. Un cabezazo flojo en el inicio y dos recuperaciones, su aporte esta tarde. 

Domingo Blanco (4): Mucha voluntad para intentar torcer el trámite ante la falta de ideas, pero sin concretar nada. Hoy jugó buena parte como interno, al contrario de lo que venía ocurriendo. 

Andrés Roa (3): Pésimo partido del colombiano, que empezó a correr con ganas a los 57 en la que recupera sobre la izquierda. A partir de ahí tuvo unos minutos aceptables, pero antes había generado el fastidio hasta de sus compañeros. En otra, como demostró a las 34 dejándola salir cuando claramente era saque de arco.

Alan Velasco (5): También fue flojo lo de la Joya, con muchas ganas pero poco desequilibrio. Igualmente asi y todo tiene importancia, como en el centro que le manda a Silvio a los 18. Define débil en la que le queda apenas iniciado y a los 62 no fue preciso con el centro. Podrían haberlo expulsado a los 40, pero le sacaron amarilla. 

Silvio Romero (4.5): Hoy pudo traducir la importancia que tiene en tres puntos y no lo consiguió, teniendo un flojo rendimiento. A los 18 casi llega a conectar, a los 30 no encontró compañero en el centro y sobre el final complicó mucho a Franco con un pase malo. En el complemento a los 69 se dio vuelta y a pesar de no tener recorrido con la zurda se las ingenió para definir y justo un defensor le bloqueó el empate. A los 81 se lo pierde mano a mano definiendo mal, ante la rápida salida de Burián y después del penal también quedó bien posicionado, pero no encontró pase. 

Lucas González (6): Entró por el Tucu en el triple cambio a los 63. No aportó demasiado, pero fue positivo su ingreso por la movilidad que tiene, la que por ejemplo le permitió mandar el centro del empate sobre la derecha.

Alan Soñora (6.5): Él saltó a la cancha por Blanco y demostró lo mismo que en el partido anterior. Fue vivo para ubicarse, claro para tocar y dejó mano a mano a Silvio, lo suficiente como para no salir del equipo o como mínimo tener más minutos.

Federico Martínez (5.5): Reemplazó a Roa también a los 63. Choca bien con el defensor para dejarle la pelota a Bustos que entraba a los 69. También fue positivo su cambio.

Nicolás Messiniti: Jugó los últimos 15 por Velasco, sin hacer demasiado. La que se pierde Silvio en parte la tiene porque había dos nueves y no estaba el goleador solo, como en el resto del partido.

Lucas Pusineri: La actitud positiva que venimos destacando del equipo hoy de a ratos se transformó en nerviosismo. Independiente sin jugar bien, y sin mostrar aún una idea clara de juego no merecía perder y encontró en el golazo de Rodríguez primero, y en las atajadas de Sosa después, un resultado que también es parte de esa misma actitud. Porque nunca se resignó y los que entraron los hicieron con ganas (fueron positivos los cambios). Importante empate teniendo en cuenta el formato del torneo, ya que nos permite seguir en la punta del grupo.

La que faltaba

Se cumplen 26 años de la primera Supercopa Sudamericana ganada por Independiente. La tarde del 9 de noviembre de 1994, el Rey de Copas vencía a Boca Juniors en la Doble Visera y se adjudicaba el gran trofeo que le faltaba.

Previamente había dejado en el camino a todo equipo brasileño que se cruzó por su camino. El Rojo no es solamente el máximo ganador de Libertadores, también lo es de esta copa que jugaban todos los campeones de América.

La campaña del campeón, borró a los brasileños y le ganó la final a Boca

La Supercopa Sudamericana era una copa que se disputaba desde 1988, entre todos los campeones de América a eliminación directa. El Rojo, como máximo ganador de la Copa Libertadores y por el prestigio que ésta representaba, aspiraba a ganarla y así revalidar su estirpe copera.

El Independiente de Miguel Brindisi acababa de ganar el Torneo Clausura de 1994 y a la semana ya ponía en marcha su ilusión por la Supercopa. En el cruce de octavos salió sorteado Santos. La ida se jugó en Brasil con un pésimo estado del campo, inundado y embarrado. Bajo estas circunstancias llegó el único gol de la noche fue de Rotchen en contra, tras un blooper al querer despejar la pelota.

Había que dar vuelta la serie en Avellaneda y el local no tuvo mayores inconvenientes. Se fue al entretiempo con la ventaja necesaria, gracias a los goles de Arzeno y Usuriaga. En el segundo tiempo Rambert y Perico Pérez de penal completaron el 4-0 final para llegar tranquilo a cuartos.

En cuartos jugaría contra el ganador de Gremio–Racing, que en Brasil habían igualado 1 a 1. Todo hacía pensar que podía darse un clásico de Avellaneda pero el equipo de Porto Alegre ganó de visitante en el Cilindro.

La ida se disputó en Brasil y el Rojo se puso en ventaja en la parte final del segundo tiempo con un gol de Rambert, por lo que se encaminaba al triunfo por el mismo resultado con el que lo había vencido en la final de la Libertadores 10 años atrás. Pero el árbitro vio una falta que no existió en la medialuna y con un golazo de tiro libre el local empató el partido.

En la Visera pudo imponerse al duro equipo dirigido por Luiz Felipe Scolari (campeón del mundo con Brasil en 2002) con goles de Usuriaga y Gustavo López, uno por tiempo. Este Gremio sería campeón de América unos meses más tarde.

En semifinales tocaría por tercera vez consecutiva un equipo de Brasil; esta vez Cruzeiro, que venía demoliendo rivales en Belo Horizonte. Empezó mal la historia en el Mineirão y en los primeros minutos ya caía el Orgullo Nacional. De todas formas el partido fue parejo y en el complemento el gran arquero Dida evitó el empate en varias oportunidades.

En Avellaneda, Independiente salió a comérselo crudo al Cruzeiro y en la primera parte ganaba 1 a 0 por un gol de Usuriaga de cabeza a la salida de un córner. Contó con varias jugadas de peligro para aumentar pero se fue al descanso con la serie igualada. El segundo tiempo siguió siendo Rojo y empezaron a llegar los goles para darle tranquilidad y justicia a la llave. Primero Rambert, luego Usuriaga con un golazo de zurda al ángulo después de su típico enganche, y Serrizuela (¡que se ubicó de 9 en plena jugada de partido!) sellaron la goleada 4 a 0.

¡Tres equipos brasileños importantes en el camino, aplastados en la Doble Visera con un global de 10 a 0!


En la final se iba a ver las caras con el Boca de Menotti que venía de eliminar a Peñarol, River y San Pablo (demostrando el tipo de choques que se daban en esta copa). Era la revancha de la final de la Supercopa del 89, que Boca se impuso por penales en una copa en la que Independiente no conoció la derrota.

Pascualito grita el gol del empate en la Bombonera

El juego de ida se disputó el 2 de noviembre en La Bombonera. Fue un primer tiempo muy malo para Independiente que perdía 1-0 con gol de Manteca Martínez y se había salvado en otras ocasiones. Saldría distinto en la segunda parte y estuvo cerca del empate con pelota parada. Luego con la expulsión de Mancuso en el local por doble amarilla, Boca esperó y lo pagó caro cuando después de una hermosa pared por la banda izquierda entre Garnero y Ríos, el Luli le puso un centro en la cabeza a Rambert que entraba solo por adentro para decretar el empate.

El marco que había en la Doble Visera para la vuelta

Los once del Rojo para la vuelta fueron: Islas; Craviotto, Arzeno, Serrizuela, Ríos; Cagna, Pérez, López, Garnero; Usuriaga, Rambert (en el segundo tiempo ingresaron Gordillo y Cascini).

El partido en la Visera empezaría parecido al de ida, con Boca llegando claro y fallando situaciones de gol. Con el correr de los minutos Independiente fue emparejando el duelo que terminó sin goles en el primer tiempo.

El complemento arrancó con jugadas muy peligrosas de los dos lados, pero a los 10 minutos llegaría la jugada de la copa, cuando tras un gran quite, Gustavito López habilita brillantemente a Pascualito Rambert que definió de primera, de emboquillada por arriba del arquero que no pudo hacer nada mientras veía como la pelota picaba adentro del arco. Con el 1 a 0 y el festejo de medio equipo haciendo el avioncito, explotaba la gente del Rojo que había colmado la Visera.

De ahí en más, con mayores espacios, se sucedieron las llegadas de Independiente que se perdía un gol detrás de otro para cerrar la final. Por suerte alcanzó con la mínima, llegó el pitazo final y la alegría fue del Rey de Copas que sumaba la que le faltaba.

Usuriaga, Islas, Garnero, López y Rambert con el trofeo de la Supercopa

Independiente tuvo puntos altos en todos los puestos y fue el equipo de mejor performance del torneo. Por su delantera fue el equipo más goleador, además de contar con una diferencia de gol superior a la de todos los equipos juntos.

Tuvo al goleador de la Supercopa, Rambert con 5 tantos, y al segundo goleador, Usuriaga con 4. Ambos formaban un gran ataque, y junto a Gustavo López, fueron parte del equipo ideal de América de ese año.

De esta manera, el Rey de Copas ganó la única que le faltaba. Puro Orgullo Rojo.

Uno x uno vs. Atlético (Tuc)

Sebastián Sosa (8): Nuevamente el mejor del Rojo, incluso hoy con el equipo jugando bien. En el primer tiempo solo contuvo un centro en dos tiempos, pero en el complemento apareció con todo. Hasta los 74 siguió tranquilo, pero a partir de ahí tuvo 5 minutos de furia. En la primera tapa con la cara un fuerte remate de Lotti, luego en ese córner saca tipo vóley un cabezazo y por último sale con los pies para llegar antes que el delantero. Salió a cortar varios centros, uno muy lejos con el puño, y sobre el final tiene otro atajadón abajo, permitiéndose una risa por un rebote fortuito en un compañero. Hasta metió un gran pelotazo a Martínez a los 88. El uruguayo no solo vino a hacerse cargo del arco, también a ser referente, es una gran noticia.

Fabricio Bustos (7): Buen partido del Tractor, hoy sin ser determinante arriba, a pesar de haber estado cerca de marcar dos veces. La primera a los 32 cuando casi llega tras un rebote y la otra en la que le anulan mal y definía de volea al lado del palo. Muy bueno su aporte defensivo, ganándole siempre a Lotti mano a mano. A los 38 tiene un gran cierre.

Alan Franco (6.5): Algunos errores, como ese a los 49 perdiendo y dejando corto el rechazo, pero en líneas generales fue bueno lo suyo. Rechazó todo ante un rival muy complicado por arriba. En el empate podría haber hecho más, a pesar del mérito en el centro.

Alexander Barboza (7): Al igual que Franco, tuvo alguna mancha como el tiro libre que hace mal, pero se mostró firme y seguro. Teniendo en cuenta lo que venía mostrando antes del parate y la lesión de Muñoz, es sin duda una gran noticia. Ojalá siga así.

Lucas Rodríguez (6.5): Volvió a ser correcto lo del lateral, algo que por suerte ya no sorprende. Nuevamente prevaleció ante un rival muy veloz y tiene un gran cierre de palomita a los 57. Bien por el zurdo.

Lucas Romero (6): No participó en jugadas determinantes, pero fue importante para el orden del equipo ayudando a los centrales y ganando en segundas jugadas. Le faltó precisión para cambiar rechazos en buenos pelotazos. Tiene un buen robo con pase a Roa en el primer tiempo.

Pablo Hernández (5.5): Apareció bien en ocasiones, pero fueron muy pocas. De hecho en buena parte del partido no tiene participación. De a ratos aportó una pausa necesaria, pero en otros frenó. Lindo pase a Silvio en la que pudieron cobrar penal.

Jonathan Menéndez (6): Estaba jugando bien como todo el equipo hasta que tuvo que salir por lesión en el hombro. Mete el centro en el gol.

Andrés Roa (5): Lo mismo que viene mostrando, tiene buenos movimientos que ilusionan, pero no termina de convencer ni concretar. Llega bien al fondo y mete el centro rasante a los 32. Debe dar más, de lo contrario va a perder el puesto.

Alan Velasco (5): No tuvo una buena noche Alan hoy, en un partido que se le presentaba favorable para aprovechar su velocidad. Participa muy bien en el gol bajándola para Silvio. Perdió muchas pelotas innecesariamente.

Silvio Romero (7.5): Por un lado fue el autor del gol y en juego fue de lo mejor del Rojo, aportando tranquilidad, aguantando la pelota y creando situaciones. Pero también es cierto que debió liquidar el partido y la serie y no lo logró, algo que por suerte no pagamos caro. En el primer tiempo se lo saca Lucchetti con un pie a los 6, no pudo llegar a conectar a los 32 y le mete un gran pase de zurda a Blanco. En el complemento puede que le hayan cometido penal, no queda claro si lo tocan, pero si que tiene la intención de tirarse. Sobre el final la hace muy bien, corre media cancha cuando no daba más, y nuevamente el arquero le tapa el segundo. El capitán sigue haciéndose cargo adentro de la cancha de lo que representa también afuera.

Domingo Blanco (5): Entró a los 25 tras la lesión de Menéndez. Si concretara un cuarto de lo que insinúa y se le presenta sería titular indiscutido, pero no lo hace. Pudo liquidar la serie a los 45 quedando mano a mano y con tres opciones, pero definió muy bajo. Roba bien en la jugada que termina en el ¿penal? y a los 69 bien posicionado por derecha se nubló. Tiene siempre alguna apilada interesante, pero no la claridad e inteligencia como para convertirla en peligro.

Alan Soñora (6): Reemplazó a los 61 a Roa entendiendo perfectamente lo que tenía que hacer. Aportó la claridad que faltaba para tenerla y tocar. Vivo, como cuando la hace rápido para dársela a Blanco. Es saludable verlo así ante el nivel de Roa.

Federico Martínez (6): También entró bien en el encuentro y a los 61, él por Velasco. Gran tiro libre que le saca Lucchetti y después el palo. A los 88 le gana al defensor y con poco ángulo intentó pisarla y definir pero le salió mal.

Sergio Barreto: Jugó los últimos minutos por el Tucu para aguantar ante los centros tucumanos.

Lucas Pusineri: Hoy si Lucas, no se ganó, pero fue el mejor partido de los tres. Independiente jugó intentando ser protagonista y fue a buscar el gol que le de tranquilidad. No solo que lo logró, sino que debió liquidar la serie mucho antes. Fue inteligente lo del equipo, que incluso cuando se metió y lo metieron atrás, nunca resignó tratar de lastimar al local. Aguantó correctamente cuando le tocó hacerlo y jugó cada vez que pudo. A lo actitudinal hoy se le sumó inteligencia y algo de fútbol, lo que posibilitó este muy celebrado pase de ronda, con autoridad y justicia. Vamos Rojo.

¡Nueva tienda OrgulloRojo!

En Orgullo Rojo tenemos el agrado de anunciar el relanzamiento de la mejor tienda de productos para el hincha de Independiente.

Ocho años de creaciones dignas de un Rey de Copas nos avalan y es solo uno de los fundamentos que nos hacen afirmar lo dicho.

Todo lo que vendemos nos gusta y lo usamos nosotros, como hinchas que somos. Por eso garantizamos la calidad y pasión con la que se hacen.

Esto es solo el comienzo de una nueva versión que tendrá cada vez más productos, abarcando desde recién nacidos que guardarán para siempre su primera ropa vinculada al Rojo, hasta productos exclusivos para disfrutar ser los dueños de la historia más grande.

Hemos incorporado además un novedoso sistema de entrega a través de lockers en todo AMBA y algunos puntos del país, algo que permite mayor comodidad y menor costo para el comprador, que va a poder retirar su compra sin hacer filas, cerca de su casa o trabajo y en el horario que desee. Por supuesto que seguimos haciendo también entregas puerta a puerta en todo el país al menor costo del mercado.

Vale aclarar que una parte de las ganancias se donan a la pensión de Villa Domínico, en beneficio de las inferiores del club.

Para regalarse o regalar, puro Orgullo Rojo.

Uno x uno vs. Central Córdoba

Sebastián Sosa (8): Nuevamente la figura del partido, esta vez por escándalo. Evitó el gol rival gracias a un atajadón con un pie a los 27. Y en el complemento saca dos buenas pelotas ante cabezazos en córners, la última sobre el final muy buena. Gran inicio de temporada para el uruguayo.

Gonzalo Asís (6.5): Pasó algunas zozobras en el primer tiempo, pero mejoró y sigue confirmando lo que venimos diciendo, que es una buena alternativa para el Tractor. Cortó justo a los 65 en un ataque rival y subió bien a los 77, en la que tira un taco en el área.

Alan Franco (7): Otro buen partido del central, que por suerte arrancó en buen nivel la temporada. Es clave el jueves para aguantar el resultado de la ida.

Sergio Barreto (6): No tuvo mayores complicaciones a pesar de no haberse mostrado seguro. Cometió varias faltas innecesarias.

Thomás Ortega (6): Por el contrario de Asís, a pesar de algunas buenas intervenciones, como cuando llega justo a cortar ante Riaño a los 40, o encabezando una contra en el segundo tiempo, no asoma hasta ahora como una alternativa confiable.

Juan Pacchini (6.5): Buen encuentro del pibe, que como decíamos tras los amistosos y lo visto en Reserva, es limitado con la pelota pero en lo suyo está cumpliendo. Es uno de esos jugadores que molesta siempre e incansablemente a los rivales y hoy lo demostró.

Lucas González (4): Arrancó bien pero se fue diluyendo, hasta cerrar un mal partido con esa lesión sobre la línea que preocupa. No tuvo claridad hoy para conducir y generar ataques.

Domingo Blanco (6): Pésimo primer tiempo, en el que recibió una fuerte patada que me dio la impresión no lo dejó bien. Mejoró mucho en el complemento, teniendo bastante la pelota y generando algunos avances gambeteando rivales, como el de los 77. Salió espero más por precaución que lesión, ya veremos.

Andrés Roa (4): Algunos avances interesantes, pero terminó perdido en la mediocridad generalizada y su pachorra. Intenta un pase imposible, perdiendo infantilmente la pelota y generando el ataque que termina en el palo.

Braian Martínez (4): Fue determinante en algunas jugadas, pero no jugó bien. Cabecea en el córner con el que se abre el marcador. A los 22 peligrosamente posicionado en un ataque le dio muy débil, y a los 34 llegó bien al fondo para mandar el centro de zurda. Su complemento fue muy malo.

Nicolás Messinitti (5): Padeció la falta de juego y poder ofensivo del equipo. Trató de bajar y aguantar la pelota, y en algunas ocasiones lo consiguió. Esa verticalidad que tiene (algo bueno en su posición), lo nubló en una en la que tenía pase y en otra buscó con un taco que parecía lindo, pero se lo bloquearon.  

Federico Martínez (4): Entró a los 57 por Roa y no realizó nada positivo. Estuvo cerca de generar peligro a los 67 pero le faltó mantener la pelota ante el último defensor, después las perdió todas.

Lucas Romero (6): Reemplazó al lesionado González a los 67 y fue positivo su ingreso, logrando dominar el medio, impidiendo venirse al rival.

Alan Velasco: Jugó los últimos diez minutos por Blanco y lo hizo bien, manteniendo la pelota y mostrándose peligroso por derecha.

Lucas Pusineri: Por supuesto que siempre es positivo ganar, y hay cosas para rescatar, pero quedarse solo con eso es muy peligroso. Apostó polémicamente a una rotación tras un solo partido en la temporada y le salió bien, algo importante más en este formato de torneo y en condición de visitante. Además actitudinalmente no hay nada que reprochar; al igual que el jueves el equipo mostró que le sobran ganas de que le vaya bien. Es algo que al menos a mi me interesa mucho, porque si hay algo que no tolero es la falta de compromiso con la camiseta, por más que te salgan mejor o peor las cosas. Pero la realidad indica también que Independiente no juega bien, y que está lejísimo de mostrar una idea y un nivel que nos permita ilusionar. Hoy casi no pateó al arco y solo se trae tres puntos por Sosa. A favor para Lucas, hoy los cambios le dieron aire al equipo, ya que salvo en ese córner sobre la hora, en la parte final del complemento no se sufrió. Ojalá tenga razón el Chivo con eso de que ganando a la larga jugás bien.

Todo de 10

Hoy cumple 60 años el que para muchos, entre los que me incluyo claramente, es el mejor futbolista de todos los tiempos.

Como era de esperarse, Diego recibió saludos desde todo el planeta, rindiéndole un merecido homenaje al que como por ejemplo le dice Ronaldo en un video que le filmó, fue inspiración para todos ellos.

Uno de ellos partió del ídolo del ídolo, el Dios Rojo saludando al otro, algo que a los hinchas de Independiente Maradonianos nos llena de placer.

El Bochita además de enviarle un video que se puede ver en las redes de Maradona, y por ejemplo hacer una nota en el programa “Perros de la calle” donde contó anécdotas con el diez, saludó a Diego en sus redes. Todo de 10.

Últimas noticias

1
2
3
5
6

Send this to a friend