Uno x uno vs. Racing

Martín Campaña (0): En el primer tiempo tuvo tres intervenciones; la primera sacando bien a los 10 un tiro libre de Rojas, a los 21 roza extraordinariamente el disparo de Montoya que dio en el travesaño y más tarde controló un remate lejano de Pillud sin dar rebote. En el complemento no tocó la pelota.

Fabricio Bustos (0): Nada para el lateral hoy, que no tuvo demasiados inconvenientes en la marca, pero no aportó nada en ataque, incluso con superioridad numérica.

Alan Franco (0): Tuvo más allá del contexto un aceptable partido. García le sacó el gol de cabeza a los 51 en un córner y a los 82 le mete un buen pase a Leandro.

Sergio Barreto (0): Aceptable encuentro del pibe, que no tuvo mayores errores y aprobó este duro examen. No merece el cero, pero lamentablemente él también fue parte de este papelón histórico.

Juan Sánchez Miño (0): No venía teniendo una buena actuación a pesar de no cometer grandes fallas. Estuvo cerca a los 47 en el tiro libre posterior a la segunda roja, tras un rebote en la barrera. Lo sacaron porque con el nefasto arbitraje, bastaba con que sople a un rival para que reciba la segunda amarilla.

Lucas Romero (0): Bien peleando en la jugada que deriva en la roja de Arias, en lo único bueno que hizo.

Domingo Blanco (0): Metió y robó varias pelotas en el medio, pero solo eso. No aportó nada futbolísticamente, salvo un tiro a los 72 que mandó por arriba.

Braian Romero (0): Uno de los peores, siendo el pase a Leandro a los 74 lo único productivo en el encuentro.

Cecilio Domínguez (0): Nefasto lo del paraguayo, perdiendo con Pillud todo el partido y casi sin tocarla cuando pasó al otro lado. Recupera a los 15, comenzando la primera jugada del Rojo, participa en la expulsión al arquero, define horrible de cabeza a los 61 y se la saca justo un defensor a los 75. La torpeza del final del partido, haciéndole ganar más tiempo al local no tiene nombre.

Leandro Fernández (0): La peor versión de Leandro, decidiendo todo mal y enloquecido de manera negativa. Tuvo un tiro que pasó cerca a los 15 tras un enganche, se pierde un mano a mano a los 74 y a los 82 queda solo y manda un centro buscando a Silvio.

Silvio Romero (0): No tuvo casi participación en el desarrollo, quedando casi siempre perdido entre los centrales. A los 82 no llegó a conectar un centro, en la única chance que tuvo. 

Thomás Ortega (0): Reemplazó a Miño a los 50 y respondió, sin tener mayor participación.

Brian Martínez (0): Entró por Bustos a los 64 y trató de generar algo por izquierda, aunque solo lo logró con un buen centro para Cecilio.

Andrés Roa (0): Saltó a la cancha a los 76 por Blanco y no generó nada, lo que era el objetivo de su ingreso.

Lucas Pusineri: Puedo decir que no estoy de acuerdo con los cambios que hizo, pero claramente es el menos responsable en esta derrota detrás de los dirigentes y jugadores. Dijo en conferencia que estos son los partidos que quedan en la retina de los hinchas y en la historia, y nos encontramos con la derrota más humillante de todas. Una durísima prueba para Lucas, en su cuarto partido como técnico del Rojo. El equipo fue un desastre, siendo superado once contra once, y luego no se le cayó una idea, teniendo la obligación de ganarlo por la superioridad numérica.

Párrafo aparte para los dirigentes en este uno x uno, que por primera vez tiene un cero en todos los jugadores que participaron de esta vergüenza. El Presidente, el Vice y el Secretario General, que desde diciembre del 2017 manejan al Rey de Copas como si fuera una verdulería, son los padres de esta humillación. ¿A cuántos jugadores van a rescindirle esta semana para tapar los agujeros que ellos mismos crearon? ¿Hablarán nuevamente de la Secretaría Técnica, como hacen tras las derrotas, para luego desestimarla luego de un triunfo? ¿Dirán que no hacen falta refuerzos como luego del mercado de pases, que van a traerlos como antes del mercado, que no hacen falta como después de Central o que van a traerlos como luego de la derrota ante River? ¿Ya pasó el 10 de diciembre, cuando según el Vice empezaban las buenas noticias en el club? ¿Van a perder algún juicio más esta semana por los pases de jugadores mediocres por lo que firmaron cifras que no pagaron? Sabemos como estaba el club antes de la llegada de los Moyano, no hace falta que lo sigan repitiendo todos los días. Agradecimos y seguiremos haciéndolo, por la terminación del estadio y la reconstrucción edilicia de Independiente. Pero también sabemos como estaba la institución el 13 de diciembre del 2017. Y tras ese día, rompieron absolutamente todo. Es hora que aparezca una oposición seria a esta conducción, que claramente perdió el rumbo hace mucho.

Clásico triunfo

Esta mañana se disputó una nueva fecha de la Superliga de Reserva y el equipo del Negro Gómez visitó a Racing en el Predio Tita Mattiussi.

Independiente formó con Renzo Bacchia; Ezequiel Moschen, Juan Di Lorenzo, Fernando Chávez, Thomás Ortega; Tomás Pozzo, Juan Pachini, Alan Soñora; Luciano Villalba, Mauro Molina y Alan Velasco.

En el complemento ingresaron Facundo Velazco, Patricio Ostachuk e Ignacio Medina por Molina, Pozzo y Soñora.

El clásico arrancó con muchísima intensidad y los primeros 20 minutos tuvieron de todo. Independiente fue protagonista y llegó varias veces, aunque Racing tuvo la más clara de contra, jugada que no abrió el marcador porque encontró dos salvadas espectaculares de Bacchia.

Y dos minutos después, tras una guapeada de Molina peleando una pelota por derecha, le quedó del otro lado a Velasco, quién puso el uno a cero para el Rojo.

La definición de Velasco

Luego del tanto Independiente trató de tranquilizar el trámite con tenencia y siguió siendo más, con un Velasco imparable por izquierda y también cuando pasó a la derecha. A pesar de eso, cerca del final de la etapa el local tuvo otra muy peligrosa, pero esta vez el travesaño le dijo que no.

El complemento tuvo un trámite similar, aunque con menos intensidad. El Rojo siguió manejando la pelota y tuvo dos chances claras; la primera con un centro de Di Lorenzo que Molina no llegó a conectar y a los 60 Velasco por izquierda a pura gambeta quedó mano a mano, pero el arquero le tapó el zurdazo.

Y cuando el local trataba de arrinconar con más actitud que fútbol, llegó el segundo con una bomba hermosa de Soñora, que se clavó en el ángulo y definió el pleito.

Sobre el final hubo una más de Velasco, la figura del partido, y otra del local, que se volvió a encontrar con un Bacchia que estuvo muy seguro toda la mañana.

Una merecida e importantísima victoria del Rojo, que sigue liderando el torneo en soledad con 37 unidades. Y como si ganar el clásico fuera poco, la otra buena noticia es que solo uno de los tres perseguidores ganó, ya que River perdió con Unión en Santa Fe y Estudiantes empató con Newell’s.

De esta manera la tabla quedó con Independiente arriba con 37, Lanús 36, Estudiantes 34 y River 33. Boca, que tiene 31, juega mañana.

¿Y ahora?

Cuando parecía finalizada, la novela Pablo Pérez puede tener un capítulo más, que quizá sea el definitivo.

El mediocampista pasó de ser titular y figura en la Bombonera, a terminar siendo insultado por propios y ajenos tras su infantil expulsión. Luego del empate ante Boca, empezó una puja entre dirigentes, cuerpo técnico y hasta el plantel y exjugadores, para definir el futuro del volante.

El Presidente dejó en claro con desafortunadas declaraciones que ya no lo quiere en el club, Pusineri confirmó en Orgullo Rojo que lo tiene en cuenta y lo importante que es para él, mientras que en el medio pasó de todo.

Terminó el mercado de pases sin refuerzos para Independiente, trataron de acordar la rescisión del contrato y el pago de la deuda, algo que molestó con razón a un plantel al que se le debe dinero. Además, el técnico rechazó un posible retorno de Mancuello, con quien buscaron alivianar la chance del alejamiento de Pérez.

Sobre el fin de la semana, al ver lejano el acuerdo de rescisión, todas las partes bajaron las revoluciones y tras las palabras del Secretario General, todo hacía pensar en que PP8 no tenía chances de irse de Avellaneda.

Por suerte desde lo futbolístico, tras esa semana polémica, el equipo jugó como hacía mucho no lo lograba y bailó a Central, en la antesala perfecta del clásico. A partir del sábado a la noche, las preguntas acerca de Pablo Pérez pasaron a ser acerca de si podrá estar a disposición en el Cilindro.

Pero esta mañana se dio a conocer que Newell’s pidió en AFA poder negociar por el jugador y en caso de recibir el ok, en el día de hoy podría llevárselo.

¿A cambio de qué? ¿Independiente recibirá dinero, dejará de tener la obligación de cancelar deuda, o solo se “sacará de encima” al jugador? ¿Cómo lo tomará Pusineri?

Preguntas que podrán tener respuestas en las próximas horas…

El resumen completo

El Rojo consiguió ayer mucho más que su primer triunfo en el año. El tercer partido del ciclo Pusineri fue una fiesta de goles y tuvo un nivel que hacía rato no se veía, sin puntos flojos.

Independiente borró de la cancha a Central y lo goleó cinco a cero, en la antesala del clásico de Avellaneda, que se disputará el próximo domingo en el Cilindro.

A continuación, te mostramos el resumen completo del partido ante el Canalla, que vale la pena volver a repasar.

Uno x uno vs. Central

Martín Campaña (7): Sin intervenciones en la primera etapa, su partido empezó a los 70, cuando sacó bien un tiro libre. Dos después evitó el tanto de Brítez a puro reflejo en un córner y sobre el final sacó en el piso una chance de Rius. Cuando lo necesitamos dijo presente.

Fabricio Bustos (6.5): A pesar de tener dos errores, uno en cada tiempo ante Rius y Zabala respectivamente, redondeó un buen encuentro. Participó varias veces y bien de ataques y arrancó muchas contras, como por ejemplo la del quinto.

Alan Franco (7): Buen partido del central, que se mostró firme y con varias intervenciones mano a mano como solía hacer en su mejor momento. Jugó condicionado, pero no recibió tarjeta, algo importante de cara al clásico.

Alexander Barboza (6.5): Tuvo algunas imprecisiones con pelota, pero defensivamente completó un buen rendimiento y es importante teniendo en cuenta lo que pasó el semestre pasado. Abre el marcador apenas iniciado el encuentro, definiendo fuerte y preciso con derecha tras un rebote, luego de una jugada preparada que fue instantes después de que pruebe un tiro libre al borde del área. Despejó varios ataques Canallas aprovechando su altura.

Juan Sánchez Miño (7.5): Volvió, al menos hoy, a su mejor nivel. Participó de varias jugadas en ataque, como en la que le manda un buen centro a Leandro a los 26 o la del segundo gol y defensivamente estuvo muy atento, incluso sacando dos chances claras sobre el final.

Lucas Romero (6.5): Siempre atento, fue importante para dar equilibrio al equipo. El técnico demostró lo que representa para él sacándolo ante la posibilidad de perderse el clásico por una nueva tarjeta luego de haber sido amonestado, cuando había varios compañeros en la misma situación. Tuvo una chance con un disparo de lejos a los 49, exigiendo bien a Ledesma.

Domingo Blanco (6.5): Otro de buen rendimiento en una posición interna, entrando bien en el circuito de juego y de presión. No tuvo jugadas muy destacadas, pero acompañó positivamente durante todo el partido, como en la jugada del tercero.

Cecilio Domínguez (7): También fue bueno lo del Paragua, sobre todo en la primera etapa. Le mete un pase exquisito a Braian a los 27, estuvo muy bien en la jugada del segundo y mandó varios centros precisos. A los 71 casi convierte el quinto luego de bajarla, enganchar y disparar, como hace habitualmente.

Braian Romero (7.5): Hoy lo suyo no fue solo sacrificio y ocupar espacios, sino que participó activamente del juego. A los 27 tiene una clara que se la saca con lo justo el arquero, pero se desquitó un rato después conectando un centro para meter el tercero. Arrancó varias contras como la Cecilio cambiando bien de frente. A los 80 tuvo otra pero definió débil dentro del área.

Leandro Fernández (7.5): Bien por Leandro, que podemos decir que hoy volvió al Rojo. Tuvo varias en un primer tiempo en el que se lo vio muy activo. En la primera a los 18 le cobraron falta cuando definía fuerte de zurda, a los 26 un defensor le saca el cabezazo justo, vuelve a bailar a los 32 tras convertir el segundo de cabeza y habilita a Romero en el tercero con un centro fuerte de zurda. En el complemento cambia muy bien de frente en el cuarto y nos asustó a todos sobre el final, aunque luego siguió jugando.

Silvio Romero (7): Al igual que frente a River, cada vez que salió del área lo hizo con criterio, facilitado por el numeroso acompañamiento. A los 35 tuvo la suya tras pared con Miño, pero su zurdazo se fue por arriba. A los 52 grita el cuarto con la ayuda del rebote en el defensor, para volver a la cima de la tabla de goleadores.

Andrés Roa (6.5): Entró a los 63 por Silvio y segundos después tuvo una chance en una contra que arrancó y casi termina él. Se dio el lujo de convertir el quinto en una buena jugada personal de izquierda al medio. Aprovechó la chance de mostrarse ante el técnico para ser primera alternativa.

Lucas González: Saltó a la cancha por Lucas Romero a los 77 y participó poco del juego.

Brian Martínez: Jugó los minutos finales ingresando por Blanco, para al menos darse el gusto de recibir los aplausos de la gente por su actuación en la Bombonera.

Lucas Pusineri: En una misma semana mereció ganar en la Bombonera, se plantó ante los dirigentes y consiguió una goleada con un rendimiento que hace mucho no se veía, en su tercer partido como entrenador del Rojo. Quedó muy bien parado ante la gente, el plantel y la dirigencia, que insólitamente no le trajo ningún refuerzo y pasó un papelón atrás de otro en este mercado de pases. Si a Independiente le va bien, será todo mérito suyo, mientras que si pasa lo contrario, el costo político lo pagarán los Moyano y el Secretario General, que están desde hace rato manejando al Rey de Copas como si fuera una verdulería. Yendo a lo futbolístico, se volvió a ver compromiso, fútbol, presión y jugadas preparadas, como la que abre el partido de entrada. Tras esta goleada adquiere más sentido que River y Boca hayan jugado mal ante su equipo, que hoy borró de la cancha a un Central que venía muy bien. Sirve para ilusionarnos con este ciclo, sobre todo en la antesala de un clásico que puede ser un parate o la confirmación de un despegue. Ojalá sea esto último, vamos Lucas, vamos Rojo.

Debutaron, volvieron y cima

Está claro que siempre sirven los goles, tanto como que algunos lo hacen más que otros y se gritan más o menos según el momento y/o por diferentes razones.

En el caso de hoy, los cinco fueron convertidos por jugadores distintos y cada uno de ellos tiene condimentos particulares.

Dos fueron para confirmar retornos, dos para debutar en la red con el Rojo y uno de ellos para convertir al nueve de Pusineri en el goleador del torneo.

Alexander Barboza marcó apenas iniciado el partido su primer tanto con la casaca de Independiente, algo que había estado cerca ante Colón, aunque finalmente terminó siendo en contra. Lo mismo ocurre con Andrés Roa, quien selló la goleada con una linda jugada de izquierda al medio, definiendo abajo contra el palo de Ledesma.

Leandro Fernández volvió a bailar frente a la hinchada, y junto con Braian Romero pudieron convertir y confirmar su retorno al club, tras sus préstamos a Vélez y Paranaense respectivamente.

Mientras que otro de los Romero que tiene el plantel, gritó el cuarto tanto del partido y el número once suyo en la Superliga, algo que le posibilita volver a ser el máximo artillero del certámen, al menos hasta mañana que juega Borré, quién tiene diez.

Que sigan gritando y haciéndonos gritar.

Psicontento

Una de las medidas más llamativas que tomó Lucas Pusineri tras su llegada a Independiente, fue la incorporación en su cuerpo técnico de un psicólogo deportivo.

Se trata de Carlos Guttiérez, colombiano que trabajó con él en sus experiencias en el país Cafetero y que luego del llamado viajó inmediatamente hacia Argentina, para empezar a trabajar con el plantel Rojo.

El profesional, que aplica la neurociencia al servicio del club, mostró en sus redes la alegría por el resultado obtenido ante Central, haciendo mención a lo que se viene, nada menos que el clásico de Avellaneda.

Todos Chinos

Se podría decir que Silvio Romero, el actual goleador de la Superliga, no fue el único Chino que salió a la cancha para Independiente en la goleada ante Central.

Es que el club decidió utilizar para este partido camisetas con un saludo especial escrito en Chino, en conmemoración del año nuevo y como muestra de apoyo por la difícil situación que vive el país asiático con el coronavirus, que tiene en vilo a la población mundial.

Send this to a friend