La perfección

Hace 36 años se disputaba el partido correspondiente a la ida de la final de la Copa Libertadores de América, que tres días después se convertiría en la séptima del Rey.

El Independiente de Pastoriza se enfrentó a Gremio en Porto Alegre y ganó uno a cero con gol de Burruchaga, dando una lección de fútbol.

Tan así fue, que las 80.000 personas terminaron aplaudiendo al Rey de Copas. “Independiente nos pasó por arriba”, declaró el zaguero Hugo de León, algo en lo que coincidió el Bocha, quién dijo que el partido “Fue un baile, tendríamos que haber ganado por goleada”. El técnico del equipo, el enorme Pato, por su parte dejó una frase para la historia: “Jugamos el partido perfecto”. “Tengo años en el fútbol, pero pocas veces vi una superioridad tan notoria como esa en una final”, fue la observación de Eduardo Rafael, el periodista que cubrió el partido para la revista El Gráfico. Desde todos los medios, tanto argentinos como brasileños, llovieron elogios para los jugadores de Independiente, quienes fueron calificados con excelentes puntajes.

Esa noche el Pato decidió formar al Rojo de la siguiente forma: Goyén; Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique; Giusti, Marangoni, Bochini, Burruchaga; Bufarini y Barberón. Luego la vieja Reinoso entraría por Bufarini.

A los 24 minutos, tras un buen anticipo de Marangoni, el Bochita controló una pelota difícil y luego de una pausa de las suyas habilita magistralmente al Burru, quién con una corrida y definición similar a la que dos años más tarde le dará un título mundial a la Selección, metió el gol del triunfo Rojo.

Tres días después, con un empate en la Doble Visera, se aseguraba la séptima y hasta ahora última de nuestras Libertadores.

Pídeme la luna

Se cumplen 51 años de la llegada del hombre a la Luna, un hito que marcó a la humanidad y que involucra a Independiente. El histórico Rey de Copas del fútbol mundial es experto en hazañas continentales y hasta intercontinentales, pero en 1969 fue más allá, siendo parte de una proeza espacial.

Conocé la historia sobre el único club del mundo que llegó a la Luna a través de N. Armstrong, E. Aldrin y M. Collins, los tres astronautas que fueron socios de la institución más laureada de América.

En 1969, el Rojo ya tenía el orgullo de ser bicampeón de América (primer equipo argentino en conseguirlo); campeón del fútbol argentino, en reiteradas oportunidades; de tener el máximo goleador del fútbol argentino; el equipo más goleador; el primer estadio de cemento del país; y ser un club modelo.

Héctor Rodríguez era el Secretario de Cultura y Relaciones Públicas del club y al enterarse sobre la misión del Apolo 11, cuyo objetivo era que el ser humano caminara por primera vez en la superficie lunar, pensó en hacer una muestra espacial en la sede y que “los héroes más grande del siglo, tenían que ser socios de Independiente”. Así fue como propuso hacer socios honorarios a los tres astronautas que serían los primeros en llegar al satélite de la Tierra: Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins.

Los carnets de socios de los astronautas

Los dirigentes Arias (presidente), Iso, Lisnovsky y Rodríguez fueron personalmente a la Embajada de EEUU para hacer entrega de los presentes.
En el mes de mayo llegaron a la NASA los carnets de los tres astronautas (en las fotos aparecían con sus escafandras) junto a unos regalos: tres banderines y tres conjuntos de indumentaria del club.

Lejos de ser ignorados los regalos, el mismo Neil Armstrong agradeció la cortesía del club con una carta: “En nombre de los miembros de Apolo XI, quiero agradecerle por la muy linda carta y por su consideración en enviarnos los tres banderines. Espero poder visitar Buenos Aires pronto y que las circunstancias me permitan aceptar su invitación para visitar su Club”.

Aparentemente les generó alguna sonrisa debido al color, rojo como los soviéticos (enfrentados a EEUU en plena Guerra Fría y en la carrera espacial), pero les cayó simpático y decidieron llevar un banderín a la misión, a modo de cábala.

El 16 de julio fue el día del lanzamiento al espacio, con el mundo pendiente de un acontecimiento para el que trabajaron 400.000 técnicos y costó miles de millones de dólares. El histórico alunizaje se dio cuatro días más tarde, inspirando a celebrar el Día del Amigo cada 20 de julio. Excusa ideal para alzar nuestras copas.

A fines de 1969, Armstrong y Collins vinieron de visita a la Argentina y Héctor Rodríguez fue invitado al agasajo que se les hizo en la Embajada de Estados Unidos.

Allí, Neil Armstrong le confesó a Rodríguez que llevó en la nave el banderín de Independiente como cábala.

Al día de hoy mucha gente sigue dudando sobre la veracidad de tal suceso, pero a la vez los científicos encuentran múltiples evidencias empíricas de la llegada del hombre a la luna y refutan cualquier teoría conspirativa.

Un pequeño paso para el Rojo, un gran paso para la humanidad.

Read more

El deseo

Hace ocho años, al cumplirse una década del gol más importante de su vida, en Orgullo Rojo tuvimos el honor de recrearlo junto a él. Luego de varios intentos fallidos y ante la atenta mirada de los que intentábamos emular a Rivas y el Pato Abbondanzieri, se elevó y cabeceó de la misma manera que ese día, pero la pelota dio en el palo y salió. Mientras todos los testigos nos quejábamos de la burla que nos había hecho el balón, él sonrió y mirando a la cámara dijo: “Las cosas se dan solo una vez en la vida”.

Esa famosa frase que reza que una crisis es una oportunidad, por más que suene conformista, naif, o hasta boba, no deja de ser cierta. Así como hay gente que absorbe las presiones con más facilidad que otras, también las adversidades generan diferentes reacciones, según quien las reciba.

En ese momento algunos maldicen su suerte y no pueden salir de la negatividad, y otros que por el contrario, tiran para adelante con optimismo y se mueven buscando una salida. Algo que muchas veces encuentran, incluso hasta mejorando lo que había al momento de iniciarse la crisis, dándole fundamento a la famosa frase.

Lucas Pusineri demostró durante toda su carrera ser de estos últimos, los hinchas de Independiente lo sabemos muy bien.

Esta nota no busca amenizar el desastre económico con tintes de mamarracho que hizo esta gestión desde enero del 2018 a esta parte, tampoco trata de inyectar vanas esperanzas en medio del enojo que tenemos los hinchas. Simplemente expresa un deseo, el del técnico que hoy cumple años, que es el mismo de todos los que amamos a esta institución, a estos colores.

Independiente tambalea, con un plantel que hace rato olvidó lo que es jugar bien y obtener resultados positivos. La relación de la mayoría de los jugadores titulares con los dirigentes está rota y no dejan de llover las malas noticias. Gran parte de los profesionales tienen un pie afuera del club, otros los dos. Y varios de los que aún tienen ambos en Avellaneda, no esperan otra cosa que irse.

El entrenador Rojo, lejos de maldecir haber firmado meses antes de todo esto, ve en el actual contexto una oportunidad, su oportunidad. Una chance que colegas suyos tuvieron en contadas ocasiones, con mucho para ganar y poco para perder.

Tiene tiempo de armar un equipo con aquellos que se queden, los pibes del club y algún que otro refuerzo, de esos que les tienta más la gloria que el dinero. Sabe que nadie lo culpará si no se dan los resultados, porque entre su espalda y todos los problemas que hereda sería ridículo hacerlo. ¿Cuántos entrenadores tienen esta oportunidad?

¿Y si este parate empareja a todos? ¿Y si encuentra un equipo y saca una positiva cosecha de puntos sin la presión del promedio? ¿Y si mantiene su cargo de cara a los próximos mercados de pases cercanos a las elecciones?

Sabe que si varias de estas preguntas se le dan a favor y logra refundar futbolísticamente a este club gigante, quedará como un héroe. Como Holan en el 2017, aunque luego insólitamente tiró todo por la borda. Y como él en el 2002, que cuando las papas quemaban, con la ayuda de un referente que ama al club y fue al frente, sumado a un pibe que le mandó un centro, se elevó más que todos y nos devolvió la vida.

Feliz cumpleaños Lucas, que se te cumpla el deseo. Porque queremos verte nuevamente gritando un gol hasta el calambre, mientras lloramos de felicidad. Porque, quien te dice, quizá en tu vida las cosas se den más de una vez.

¿Darán pelota?

Si bien aún no está oficializado, de no agravarse demasiado la situación, la semana se viene se anunciará el retorno a los entrenamientos en primera y segunda división del fútbol argentino.

La fecha estipulada es el tres de agosto, pensando en la vuelta a los partidos oficiales a fines de septiembre, plazo acorde para que los profesionales tengan un estado físico adecuado para realizar la actividad.

En medio de las turbulencias entre muchos de los jugadores y dirigentes, los integrantes del plantel fueron notificados de esta novedad. Por lo tanto habrá que ver primero como se resuelven o no los distintos conflictos, y luego de que manera volverán al país aquellos que estén en su nación de origen.

Son varios los que ya saben y anunciaron que no seguirán, pero deben volver a entrenar, algo que puede ser contraproducente para el cuerpo técnico. A favor pensando en esto es que en los primeros días tendrán prácticas más individuales o en grupos reducidos, lo que puede dar tiempo a que se finalicen los problemas antes de entrar en la etapa siguiente.

En la misma, los planteles harán una cuarentena en conjunto para minimizar el margen de error pensando en posibles contagios y administrar mejor los recursos.

La fecha tentativa es el 3 de agosto, los jugadores ya están avisados.

Que se le cumplan todos

El 16 de julio de 1976, nacía Lucas Pusineri. El actual DT del Rojo, autor de uno de los goles más gritados en los últimos tiempos por los hinchas de Independiente, aquel a Boca clave para ganar el torneo Apertura 2002.

Lucas debutó en 1997 en Almagro, luego pasaría a San Lorenzo donde terminaría siendo una de las figuras del equipo campeón de 2001. En 2002 llega al Rojo para dar otra vuelta olímpica, la del Torneo Apertura con el inolvidable equipo del Tolo, tan recordado como su agónico gol contra Boca en la Doble Visera. Con ese grito, Independiente se aseguraba el primer puesto y a la fecha siguiente iba a dar la vuelta, en un partido donde convirtió el último gol.

Pusineri tuvo tres etapas en el club: Jugó en la temporada 2002/03, pasó al Saturn de Rusia y volvió para la temporada 2004/05. Luego estuvo en el año 2006 en River y regresó en 2007 a Independiente, donde permaneció hasta el 2010. En el Rojo jugó 147 partidos y convirtió 19 goles, seis de ellos en el Apertura 2002: a Boca, River, San Lorenzo, Huracán, Unión y Arsenal.

Una fotografía del festejo de un gol suyo en un clásico contra Racing, le hizo ganar un premio a un diario deportivo del país por la Asociación Internacional de Diarios Deportivos, siendo la foto deportiva del año 2009. Consiguió más votos que las de Guardiola festejando con los jugadores de Barcelona, de Federer, Maradona y Bilardo entre otros.

Ojalá se le cumplan todos los deseos que pida, hoy, porque son los mismos que tenemos todos.
¡Felicidades Pusi!

Héroe en su día

Luis Suárez nació el 15 de julio de 1938 y fue delantero de Independiente en la primera mitad de la década del 60. Era el artillero de Banfield en el ascenso y pasó a Avellaneda en 1961.

Protagonista de este primer Maracanazo al convertir el agónico gol del triunfo contra el histórico Santos. Con los Rojos disputó 83 encuentros en los que marcó 36 goles. Ganó el campeonato de 1963 y las primeras dos copas Libertadores del club en 1964 y 1965.

El 15 de julio de 1964, Independiente tuvo una de sus mejores noches coperas gracias a un gol de Suárez, quien festejaba su cumpleaños. Y lo hizo nada menos que en el Maracaná en una semifinal de Libertadores.

Siempre hay algo para unir la gloriosa historia roja, ya que unos años más tarde, el Bochita lo emularía. El más grande de nuestra historia, le iba a dar el Nacional 77 al Rojo en la mayor epopeya del fútbol, ante Talleres con tres jugadores menos, también en el día de su cumpleaños.

El primero de los tres

Un día como hoy, pero hace 56 años, Independiente vencía 3 a 2 al mejor Santos de la historia y lograba su primer Maracanazo. Fue en la ida de la semifinal de la Copa Libertadores, llamada en ese entonces Copa de Campeones de América.

Se trató de uno de los triunfos coperos más resonantes y también de una gran hazaña, porque el Rojo se enfrentaba en el mítico estadio Maracaná con el bicampeón del mundo y empezó perdiendo 2 a 0. La victoria llegó en el último minuto con un gol de Luis Suárez, que ese día cumplía 26 años.

En un amistoso de verano, en la Visera, se habían visto las caras y los Rojos golearon 5 a 1 en una excelente demostración de fútbol. Poco pudo hacer el equipo de Pelé ante una máquina roja.

La revancha sería por la semifinal de la copa, con la ida a jugar en Brasil y la vuelta en Argentina. Independiente llegaba a esta instancia después de ganar su grupo con Millonarios y Alianza Lima, y Santos ingresaba directo desde la segunda fase por ser el campeón vigente.

Para esta ocasión Pelé no iba a estar disponible por lesión, pero el conjunto brasileño seguía siendo temible. El Orgullo Nacional salió a la cancha con Toriani; Guzmán, Rolan; Ferreiro, Acevedo, Maldonado; Bernao, Mura, Suárez, M. Rodríguez y Savoy.

Apenas pasada la media hora, Santos ganaba 2 a 0, en un resultado que no reflejaba lo demostrado por los dos equipos, ya que Independiente había desperdiciado varias ocasiones y el juez no sancionó un evidente penal de Modesto a Mario Rodríguez. El Rey de Copas nunca se sintió herido ni derrotado, y no paró de atacar.

A los 38 minutos tuvo su primer premio, Rodríguez de cabeza puso el descuento. Siguió yendo al frente y en el último minuto del primer tiempo, consiguió el empate con un remate cruzado de Bernao. Justicia desde lo futbolístico y una fortaleza anímica para lo que restaba.

La segunda etapa se convirtió en un partido de ida y vuelta, pero dentro de todo bien controlado por Independiente. Sobre la hora, Súarez recibe de Savoy y marca el gol de la hazaña.

Los Rojos ganaban la ida, de visitante, frente al bicampeón del mundo y tras ir perdiendo 2 a 0, era la primera derrota que el famoso Santos sufría en el Maracaná enfrentando a equipos extranjeros.

La vuelta en Avellaneda sería otra victoria para Independiente, 2 a 1 para sellar el pase a la final de la primera Libertadores que ganaría. Este equipo le puso fin al imperio brasileño, porque empezaba la era de otro Rey, el Rey de Copas de Avellaneda…

Una verongüenza

En la extensa nota de los colegas de TyC Sports a Silvio Romero, dejó claro que está más lejos que cerca de seguir y hasta se le preguntó donde podía ir. Pero además de eso, hubo una parte que merece un análisis aparte.

Porque si bien se sabe que al igual que en la sociedad argentina en si, el fútbol de nuestro país está lleno de situaciones que distan mucho de ser puras, cuando uno de los protagonistas lo reconoce públicamente siempre llama la atención.

Más aún cuando deja en ridículo a la dirigencia del club, que desde el 14 de diciembre de 2017 hizo prácticamente todo mal.

Mientras explicaba porque está cerca de irse y evaluaba con los periodistas posibles opciones, el capitán de Independiente recordó un episodio: “Yo no se que va a pasar, pero lo que quiero es que no haya intermediarios y esté todo claro. Cuando yo llegué, para que eso suceda un representante le hizo traer al club un jugador. Tuvo que meter a otro como condicionante. Y no solo que no lo conozco, sino que nunca tuve un vínculo con ese representante. Yo puedo hablar de esto porque estoy tranquilo y no tengo nada que ver, de hecho me enteré después de todo eso”.

Si bien el delantero no mencionó nombres, los periodistas del programa Superfútbol si lo hicieron, todo esto con el Chino al aire y en silencio. Por lo tanto, quedó clarísimo que se trata del conocido representante Nazareno Marcollese, siendo la incorporación de Gonzalo Verón el pase en discordia.

El exSan Lorenzo llegó al Rojo en enero del 2018, en condición de “libre”, firmando por tres años y medio luego de su paso por la MSL. Después de un mediocre paso, se fue a Aldosivi a préstamo en agosto del año pasado, acordando dividir su carísimo contrato entre los dos clubes.

Lo que hace aún más trágico todo esto, es que el delantero se declaró libre por falta de pagos y demandó a Independiente por seis millones de dólares en las últimas semanas.

Todo, por donde se lo mire, es una vergüenza.

“Cuestión de sentido común”

Ante la chance muy probable de que continué su carrera en otro lugar, los colegas de TyC en la nota de este mediodía a Silvio Romero apuntaron a distintas posibilidades pensando a futuro.

Y como era de esperarse consultaron si piensa solamente en el exterior o podría seguir en el fútbol argentino. Porque claro, no es lo mismo que el capitán de un equipo grande pase a una institución rival, que a una de otro país. Y si bien hay una chance de Atlético Mineiro, reconocida por el delantero en la nota, siempre se supo que Marcelo Gallardo quiere contar con él.

“Yo no estoy en condiciones de descartar nada y estoy dispuesto a conversar con todos” declaró, encendiendo otra alarma Roja. Luego explicó: “No se puede tapar el sol con la mano, esto no es culpa mia, me empujaron a esto. Si ya no me quieren más, es ilógico que me impongan condiciones”.

Aunque no hacía falta, se explayó aún más: “Yo acepto no quedar libre, ahora no me impongan condiciones. No me pueden decir yo no quiero que sigas, pero no te vendo a tal lugar, es una cuestión de sentido común”.

“No quieren que siga”

Los días de cuarentena en Independiente están lejos de ser tranquilos. A pesar de no haber fútbol, las malas noticias hacen pensar que en el Rojo se vive otra Pandemia además de la del coronavirus.

Que el plantel que retornará a los entrenamientos (cuando se pueda) estará diezmado ya no hay dudas, pero las novedades dan a entender que todo empeora cada vez más.

Silvio Romero habló con los colegas de TyC Sports, y además de dar la cara como siempre, dejó en claro que su paso por Avellaneda es muy difícil que continue. De hecho buena parte de la nota fue casi una despedida, explicando su partida a los hinchas.

“Estoy dolido porque es un club que me ha dado mucho. duele pensar que se acerca un fin de ciclo” declaró el capitán, dejando claro cuales son sus sensaciones. Luego agregó: “La relación está desgastada. Nosotros no somos los responsables, a mi nunca me cumplieron el contrato y siempre hubo atrasos. No se puede estar cada cuatro meses enviando cartas documento”.

Después dejó más clara aún su postura y apuntó contra el gobierno del club: “Hay que ver cómo se desenvuelve todo, no me quiero ir y ya le dije a Yoyo que no me voy a ir libre. Son los dirigentes los que no quieren que sigan los referentes. Una cosa es decir que los jugadores se quieren ir y otra muy distinta es decir que el club no quiere que continúen esos jugadores”.

También separó su relación con los dirigentes de la que tiene con los hinchas: “Yo no se donde voy a estar mejor que acá, soy el capitán y querido por la gente, el respaldo que me dieron por lo de Mateo fue casi sobrehumano”.

Si bien es imposible hacer futurología, la siguiente frase hace que no sea tan difícil saber que va a pasar: “Yo estoy tranquilo, siempre fui frontal. Sigo perteneciendo a la institución, pero es muy difícil que siga”.

Últimas noticias

1
2
4
5

Send this to a friend