Basta para mi

Ya no es cuestión de escribir por placer. No imprimo éstas líneas con ansias, todo lo contrario, quisiera no estar haciéndolo. Esta vez me manifiesto en forma de súplica. Al técnico, a la mesa de tres dirigentes que tienen el control de Independiente, a Fernando Hidalgo, a quien mierda sea. A ellos, les pido que terminemos con esto. Ya está, muchachos, no da para más. No forcemos cosas que no se van a dar. No vivamos de una falsa esperanza. No vivamos más del club. Este técnico se tiene que ir hoy, porque su ciclo se terminó hace rato.

El último año de Independiente fue una agonía que se fue acrecentando hasta llegar a éste punto límite e irreversible. Hoy se terminó de derrumbar el castillo del entrenador. Comenzó a resquebrajarse el día que renunció y volvió a agarrar porque sabía que Kohan se quedaría si él se iba; se agrietó aún más cuando desarmó a un plantel campeón por puro capricho y negocios con el representante; se desmoronó con la carajeada con Gigliotti en la antesala con River y la amenaza de renuncia a los dirigentes si el Puma no se iba; y se derrumbó hoy, apenas cuatro días después de una reunión con la comisión directiva -en la que el presidente de Independiente no se hizo presente porque debía asistir a un congreso sindical- en la que se preparó la siguiente temporada.


No hay que mirar tanto los resultados y los numeritos, sino las formas, aquello que nos idealizó y nos llevó a ser lo que somos. Ser director técnico es saber liderar un grupo humano y Holan, de eso, no entiende nada. No sabe. Nadie discute sus capacidades para leer los partidos, donde pisa fuerte y demostró ser alguien muy capaz, sino que se cuestiona su liderazgo. Sus manejos son desprolijos. Sus formas son oscuras, con mentiras por las espaldas hacia sus subordinados. A la larga, eso te hace perder la credibilidad, que es todo lo que una persona que está al mando de algo debe priorizar e intentar sembrar, y eso se traslada a la cancha.

Lo de hoy fue el pináculo del papelón. Perder un encuentro está dentro de las posibilidades de este deporte, claro. Pero que tu equipo salga con esa actitud conformista a disputar un partido de copa -con todo lo que significa para nosotros-, con jugadores como Francisco Silva que visibilizan sus faltas de conceptos para estar en este glorioso club, y siendo atropellado por demás en materia de carácter por un rival claramente menor, es imperdonable. Es peor que quedar afuera de la Copa de la Superliga contra el último, incluso. Independiente puso tres mediocampistas centrales y ninguno fue capaz de intentar bloquear un rebote en área propia para evitar un gol. Jamás doblegó al rival, no lo incomodó salvo en los últimos diez minutos. Terminó tirando centros a la nada, salvado de una embestida mayor gracias a un palo y a un descuento de Silvio Romero, a quien Ariel Holan quiso nombrar capitán en enero y en el próximo mercado será uno de los apuntados para ser transferido. Paradojas, si las hay: quedó vivo y probablemente pase de fase, pero ¿y la mística recuperada que nos vendió? ¿Y el juego del viejo Independiente que había que pregonar? ¿Los valores? ¿El compromiso, la actitud y la intensidad? Insisto, no todo es mirar los numeritos.


De ahora en más, cualquier decisión que no sea la de enfocarse en un nuevo proyecto a largo plazo encabezado por otro entrenador, será perder el tiempo. Hay tópicos que se vuelven irreversibles al llegar a este punto de ruptura. Seguir formando y quebrando grupos de jugadores no tiene ningún sentido, lleguen quienes lleguen. Seguir por este rumbo así es tapar el sol con las manos. Si el técnico tanto quiere al club, debería dejar su ego de lado y dar un paso al costado. Y, de lo contrario, son los dirigentes quienes tienen que saber que el lugar que ocupan es para intentar defender los intereses de un club que, por este camino, derrocha el prestigio que tanto costó conseguir.


Román Failache

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Román Failache
"La columna de Román" para Orgullo Rojo.

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend