Camarón que se duerme…

Este fin de semana se conoció una noticia no muy grata para Independiente pero sí para otro de los clubes de Avellaneda, que recibirá la cesión de un terreno ubicado a metros del Libertadores de América por parte de la Municipalidad de la ciudad. ¿Fueron los vecinos los que hicieron una excelente gestión, los dirigentes del Rojo que se durmieron en los laureles o ambas?

Ante todo hay que aclarar que estas líneas están muy lejos de ser pensadas como una muestra de envidia o celosía, aunque sí cabe resaltar que han sido escritas bajo una sensación de tristeza y dolor. Que Racing haya obtenido la cesión por 100 años de un terreno de aproximadamente 30.000 m2 que se ubica entre la actual calle Diego Milito y la próximamente inaugurada José Omar Pastoriza, no es más que el resultado de una gestión que efectivamente busca promover los intereses de su club. Y que expone, una vez más, lo distante (o ausente) que se encuentra la política actual Independiente (llámese oficialismo u oposición) en los mismos términos.

Allí estará ubicado el terreno cedido a Racing por parte de la Municipalidad de Avellaneda (Foto: Leandro Adonio Belli)

Mientras la vida política del Rojo se vuelve noticia porque los integrantes de la oposición se sacan selfies en el Libertadores de América cual turistas, luego de reunirse con el oficialismo para vaya uno a saber qué (hace más de un año que esperan por los resultados de la auditoría realizada por Martín Redrado), los vecinos convierten otro gol a sus espaldas. Ese mismo terreno que el Municipio de Avellaneda le cederá a Racing es el que el expresidente Julio Comparada alguna vez resaltó como un “futuro estacionamiento en conjunto entre ambos clubesy un “Paseo de los Campeones” para lucir los títulos y logros de ambas instituciones. Claro que, para ese entonces, el candidato de “Nueva Generación Roja” contaba con el apoyo de la ciudad al tener a su vicepresidente Hugo Barrueco -hombre de peso fuerte en el municipio- dentro de su Comisión Directiva. Se ve que al actual presidente del Honorable Concejo Deliberante de Avellaneda no estuvo, como otros dirigentes, muy al tanto de la gestión iniciada por otro de los clubes del barrio. Como ocurrió alguna vez con el predio Tita Mattiussi, y con una denuncia de Edgardo Knopoff (director de la sede Avellaneda de la Universidad de Buenos Aires) mediante ya que parte de esos terrenos habían sido cedidos por el exintendente Baldomero Álvarez -otro reconocido hincha de Independiente- para la UBA, Racing se queda con otra importante porción de la ciudad.

El acto de cesión se realizará el próximo sábado 17 de octubre y, a partir de esa fecha, Racing ya podrá tomar posesión de los mismos. Y un detalle no menor: como la actual calle Diego Milito forma parte de los terrenos cedidos a los vecinos, dejará de estar habilitada para circular. Por tanto, la Academia acordó con el Municipio que parte de la calle José Omar Pastoriza pase a renombrarse Diego Milito a partir de ese día. No está demás decir que la gestión fue realizada no solo por dirigentes de su actual Comisión Directiva, sino también opositores y hasta periodistas partidarios.

Si bien el propio presidente de Racing admitió que hay varios proyectos que su club tiene en mente para el lugar (como una nueva sede, un Polideportivo o la extensión de la playa de estacionamiento de su estadio), la realidad es que no queda más que lamentarse por la sensación creciente de abandono político que sentimos los hinchas del Rojo. Seguramente sea muy difícil estar en la misa y en la procesión pero hay batallas perdidas, como esta, en las que la política de un club tan glorioso e influyente en la ciudad como lo es Independiente no debería mirar para otro lado. Debería actuar. Unirse y actuar, por el bien de la institución. Porque, después de todo, camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend