Caicedo, cerca de partir

El delantero colombiano está muy cerca de pasar a préstamo a Independiente Santa Fe. El martes llegaría a su país para finiquitar los detalles de su contrato.

Relegado tras las llegadas de Sebastián Penco, Cristian Menéndez y, posiblemente, Facundo Parra, Caicedo continuaría su carrera en Independiente Santa Fe.

Según contaron dirigentes del equipo colombiano a Futbolred, “él llegará el martes a Bogotá para finiquitar su contrato, para que analice el deseo que hay para que juegue en Santa Fe”.

La oferta por el jugador que llegó a comienzos de este año es a préstamo por seis meses. La idea es que sea con cargo y con opción de compra. 

Siempre se puede estar peor

Insólito y desastroso debut de Independiente en la B Nacional: con una actuación paupérrima, el equipo de Miguel Angel Brindisi perdió cómo local 2-1 ante el modestísimo Brown de Adrogué. Martín Fabro, la figura del partido, abrió el marcador, Daniel Montenegro lo igualó de penal y Matías Sproat, en la segunda etapa, puso el segundo para la visita.

El día más negro de la historia de Independiente no podía terminar de otra manera que no fuera así, con una derrota tan catastrófica como histórica. Como si tener que jugar en la B Nacional no fuera suficiente, hoy el “Rojo” fue un poco más allá y cayó en el mítico Libertadores de América ante Brown de Adrogué. Sí, Brown de Adrogué ganó en Avellaneda…

La labor del equipo de Brindisi fue pobrísima. Nunca Independiente fue claro dominador del partido y el rival, con sus armas, se llevó una merecida victoria que incluso pudo haber sido más abultada de no ser por Fabián Assmann y por la impericia de sus propios hombres de ataque.

¿A qué jugó Independiente? Nadie lo sabe, ni el propio DT. Cero juego asociado, nada de balón al piso, sin abrir la cancha… todo pelotazo y centro a Sebastián Penco y Cristian Menéndez, quienes perdieron una y otra vez con la firme defensa de la visita, que igualmente casi ni pasó sobresaltos.

Lo sufrió Independiente el primer tiempo. Sin claridad ni profundidad, el equipo de Miguel Brindisi padeció con un ordenado Brown de Adrogué que, además, se puso temprano en ventaja por el gol de Fabro. Sin embargo, promediando los 30 minutos el “Rojo” llegó a la igualdad a través de un penal de Daniel Montenegro.

El nuevo equipo, de arranque, no funcionó. El fondo, sobre todo por el lado de Fabián Monserrat (no jugó en su posición), estuvo inseguro y el medio no contuvo ni generó: el único que aportó fue Daniel Montenegro las pocas veces que la tocó y apenas un poco de Martín Zapata, a quien le cometieron la jugada del penal.

Cuando todavía no había sucedido demasiado, Brown silenció el Libertadores de América: Monserrat dejó escapar a Fabro y el surgido de las inferiores de Independiente no perdonó con un remate cruzado que Fabián Assmann no pudo contener. Sorpresa total en Avellaneda y conmoción.

Casi lo empata al toque Independiente tras un desborde de Cristian Menéndez, pero Montenegro, entrando al área, la envió por arriba del travesaño. Y a los 25 la visita estuvo muy cerca de conseguir el impensado 2-0: pifió Julián Velázquez y Sproat quedó solo, pero por el medio llegó justo a cortar Morel Rodríguez.

Y llegó el deseado empate: Zapata desbordó, Lemmo lo bajó con un toque en la pierna izquierda del ex Belgrano y Montenegro, con un poco de suspenso, cambió por gol con un buen remate rasante que Giordano vio cerca pero que no pudo detener. Parecía que el tanto podía traer calma, pero no…

En tiempo adicionado, Zapata se peleó con Ruiz Díaz, volante central de Brown, y el línea le marcó al árbitro que debía expulsarlos a ambos. Así lo hizo Maglio y ambos a las duchas. Visto después del partido, el más perjudicado fue Independiente, que no volvió a desequilibrar por ese sector.

En el complemento arrancó mejor el conjunto de Adrogué, que se perdió dos chances clarísimas: un cabezazo de Mariano Guerreiro que se fue cerca del palo y otro testazo de Sproat que Assmann, de manera providencial, desvió al corner. Brown era mucho más que Independiente.

Y de tanto ir, el “Tricolor” se puso arriba en el marcador. Fabro armó una jugada bárbara, habilitó a Joel Barbosa, centro, mil rebotes en el área y Sproat, a la salida de Assmann, nuevamente dejó en silencio a un Libertadores de América que no podía creer lo que estaba sucediendo en el campo de juego.

Por más que Brindisi mandó a casi todos los hombres de ofensiva que tenía en el banco, Independiente no logró nunca poner a un jugador de cara al arquero y apenas inquietó con un par de centros. Sí, en serio: perdiendo, el “Rojo” casi que no le pateó al arco en todo el segundo tiempo a Brown.

Y fue victoria 2-1 para Brown. Sólo 2-1 porque la visita no aprovechó ninguna de las contras de las que dispuso ante un Independiente que se mostró desesperado y apurado desde el inicio. Un duro e inesperado comienzo para poner los pies sobre la tierra y darse cuenta que la vuelta será dura…

"Pido perdón"

Miguel Brindisi fue crítico con la actuación de su equipo ante Brown de Adrogué y reconoció que la visita fue superior. “Lo nuestro fue malo y estoy preocupado”, dijo el DT.

Con cara de pocos amigos y gesto adusto, Brindisi dejó bien en claro que la actuación de su equipo en el debut ante Brown de Adrogué fue muy mala.

“Se puede ganar o perder, pero lo importante es la forma. La actuación no fue acorde, hay que trabajar mucho”, reconoció Brindisi en conferencia de prensa.

“Estoy sorprendido por la manera en que perdimos. De esta forma, sin respuesta, duele”, añadió en cuanto a la actitud de su equipo.

Y siguió el DT: “Me hace reflexionar, pensar muchas cosas de cara a lo que viene. No pudimos hacer nada de lo que entrenamos, aunque no le quito méritos a Brown”. 

“Nos ganaron y nos ganaron muy bien, no hay que quitarle méritos al rival”, destacó Brindisi, quien por último le envió un mensaje a la gente: “Les pido perdón”.

Uno x uno vs. Brown: no cambió nada

Fabián Assman (3): Tiene responsabilidad en el primer gol, no así en el segundo. No se mostró seguro saliendo. Tapó un cabezazo en el complemento, después no lo exigieron demasiado.

Fabián Monserrat (2): Brindisi lo improvisó en esa posición. Se suponía que iba a ser más ocho que cuatro pero jugó como lateral. Perdió la marca en el primer gol. Salió en el entretiempo.

Julián Velázquez (2): Perdió siempre, tanto de arriba como por abajo con los delanteros de Brown. Estuvo cerca dos veces de cabeza pero ni eso le salió bien.

Claudio Morel Rodríguez (4): No tuvo un buen partido, pero tiene sangre y lo demuestra. Solamente con eso le alcanza para ser el mejor de una defensa flojísima.

Lucas Villalba (3): En el primer tiempo jugó como lateral y no se proyectó, en el segundo con línea de tres lo hizo sólo un par de veces. No estuvo tan impreciso como alguno de sus compañeros pero tuvo un mal partido.

Martín Zapata (5): Sin descollar, fue el jugador más peligroso de Independiente en la primera etapa. De un desborde suyo vino el penal. Se fue expulsado en lo que pareció una exageración de Maglio.

Franco Razzotti (4): Alternó más malas que buenas. De a ratos mostró presencia y quite, pero se lo notó lento como para jugar de cinco solo.

Juan Manuel Trejo (2): Al pibe no le salió una en los 45 minutos que estuvo en cancha.

Daniel Montenegro (4): El primer tiempo jugó casi de doble cinco, en el segundo de delantero. El equipo lo necesita, pero el Rolfi sólo aparece de a ratos. Pateó bien el penal.

Cristian Menéndez (4): Mostró voluntad y lucha, no más que eso.

Sebastián Penco (4): Al igual que su compañero en la delantera trató de exigir siempre a los defensores rivales. Si no hay volumen de juego, los más perjudicados son ellos ya que no les llega limpia la pelota. Ganó un par de veces de arriba. Nada más.

Federico Mancuello (3): Entró en el complemento y trató de ser punzante por la izquierda. No lo logró casi nunca.

Leonel Miranda (3): Ídem Mancuello, pero por derecha.

Matías Pisano (6): Con poco, le alcanzó para ser el mejor (o el menos peor, como prefieran). Intentó siempre y pidió la pelota. Demostró que puede gambetear y eso en este mediocre equipo es mucho decir.

Miguel Brindisi: Se cansó de pedir un cuatro, que los refuerzos lleguen antes de la pre-temporada y que retengan a Vargas y Godoy, entre otros. No le cumplieron en nada. Ahora eso no lo exime de culpa. El equipo fue un desastre, igualito al que descendió. Fue superado por Brown de Adrogué, no hay mucho más para agregar.

La bandera exigente

En el partido ante Brown de Adrogué se pudieron ver globos, mascaritas y mucha campaña de marketing, pero también tuvo su lugar esta bandera de protesta ubicada en la platea Erico Alta.

La leyenda es contundente: “Fuera traidores del CAI: Ja”B”i, Fellin, Larralde, Vázquez”. Tanto el Presidente -Javier Cantero-, el Vicepresidente primero -Ruben Vázquez-, el Secretario General -Pedro Larralde- y el responsable del Departamento de fútbol -Armando Fellín-, fueron los señalados como claros culpables del nefasto presente de Independiente en su insólito debut en la B Nacional.

Los hinchas, genuinos, usaron su ingenio para adulterar el nick que popularizó al actual presidente en un foro de internet responsabilizándolo del descenso con esa clara letra B en su apodo.

Esta bandera, firmada por el MIE (Movimiento Independiente Exigente), se suma a insultos en el final del partido, que recayeron sobre la figura del presidente Cantero, que arrancaron en la tribuna Sur pero que se propagaron tanto por la platea Erico alta como por la baja.

 

FOTO: LocoXElRojo.com.ar

Con frío pero la temperatura subía…

Se iba acercando la hora del encuentro y cada vez más cantidad de hinchas arribaban al Libertadores. Las calles repletas. Mucha expectativa y emoción por parte de la gente que, a pesar de tener que jugar en una categoría que no es la propia, deseaba ansiosa volver a estar junto a su amado club.

Las populares fueron colmadas y las plateas estaban con mucha gente. Cerca del inicio los hinchas cantaban y alentaban con mucho fervor. Con el correr de los minutos comenzaron a vivirse diferentes tipos de sensaciones…

La gente de Independiente, como es habitual, se desespera cada vez que su equipo pierde la pelota, está más que claro que el sentido de exigencia no lo perderá jamás porque es lo que hace característico al hincha de este club.

Las populares por momentos estuvieron calladas, algo que no es de suceder, pero el desarrollo del encuentro iba generando que la gente cantara menos y puteara más.

A pesar del frío, el estadio estaba más que caliente. Casi todos recibieron insultos, por sobre todo el árbitro, quien dirigió mal el partido entero.

Los rivales también fueron el blanco de las agresiones verbales del público: jugaron todo el partido a cargar a Independiente tirándose cada dos por tres en el campo fingiendo lesiones.

Cualquier cosa, hasta la más mínima, hacía inquietar a la gente, que parecía encenderse en un modo desesperado ante algunos ataques frustrados de su equipo.

Hacia el final comenzaron los cánticos en contra del actual presidente. La gente buscó mostrar su descontento con lo que esta CD hizo y viene haciendo. Ya terminado el encuentro, algunos hinchas aplaudieron. ¿Qué fue lo que aplaudían? Otros más exigentes y genuinos hinchas se retiraron en silencio, o puteando en voz alta.

Ya en las afueras del estadio había un clima extraño y silencioso. Está claro que los hinchas son quienes viven a flor de piel todo esto, sufren con lo que deben soportar pero no pueden dejar de estar presentes porque en el fútbol, el amor y la pasión son más fuertes que todo.

La pizarra: análisis táctico de Independiente vs. Brown

En el peor escenario posible, ni siquiera se imaginaba semejante partido. Lo de Independiente fue más que un papelón. Una vergüenza. Como el torneo de los cinco goles de Estudiantes y de Banfield, hay que remitirse bastante lejos (y eso que se viene de mala época) para encontrar partidos tan malos. Resulta increíble que quienes salieron a jugar contra Brown de Adrogué hayan entrenado un mes juntos. Sin una idea, sólo improvisación, le faltó el sacerdote para ser el equipo del barrio de Metegol. A continuación, tres puntos del déficit de este equipo.

LAS SALIDAS

Durante todo el partido, cada vez que Independiente quiso salir jugando, se sintió incómodo por Brown. En el primer tiempo, Monserrat se lo encontró atado a su posición, mientras que Villalba abusó del pase largo a Trejo y de las pelotas para que Penco se pelee con todos. Razzotti, por su parte, también tuvo un flojo nivel y a la hora de la salida rápida mostró cierta tibieza. La primera pelota, donde se deben mostrar los volantes interiores, abrirse los centrales para dejarle el espacio al volante tapón y los laterales pasar el juego a posición ofensiva, fue un karma. Muestra de lo mal que salía, terminó Montenegro haciendo de Razzotti, y con esto se perdió un jugador para recibir arriba. La presión de Brown de Adrogué fue en tres cuartos y complicó a un equipo incapaz de hacer tres pases seguidos de primera. En el segundo tiempo y con línea de tres, las salidas no fueron claras porque el equipo estaba desordenado, pero en general, costó menos poner la pelota en circulación.

LA CREACIÓN

Si bien Brown cedió el protagonismo como era de esperar y como lo harán la mayoría de los equipos del Nacional B, las ocasiones de gol de Independiente hay que contarlas con los dedos de una mano. Realmente pobrísimo. Zapata no superó su condición de corredor, Trejo vive enredándose en su desorden, Penco y Menéndez, desabastecidos lucharon con pena y sin gloria; Montenegro fue el que más intentó pero tampoco lo hizo bien. Cambio de ritmo, pases- gol, triangulaciones, pases en cortada, asociaciones; no hay nada en el fútbol que tenga tantos matices como la creación de juego, la búsqueda de romper la estructura defensiva rival. En esta primera fecha, a nivel colectivo no se vio prácticamente nada y ahí es donde surge la pregunta: ¿qué practican en los entrenamientos? Lo mejor se vio desde los pies de Pisano, atrevido, quien dos veces apiló jugadores de derecha a izquierda buscando el pase.

EL RETROCESO

Cuando Brown de Adrogué necesitaba aire, le alcanzaba con un pelotazo a la nada. Dos veces seguidas en el segundo tiempo, Razzotti dejó picar la pelota de saques del arquero. Velázquez aportó lo suyo con cabezazos a cualquier lado y Villalba tanto en el primer tiempo (casi le cede un gol a Fabro) como en el segundo, sufrió los pelotazos a sus espaldas. Ni hablar de Monserrat en el primer gol. A nivel colectivo, Independiente dejó muchos espacios y jugaba con el desorden de un equipo desesperado. Si bien son riesgos que está bien tomar cuando el resultado no acompaña, lo que indigna es que esa “desesperación” no generaba situaciones de gol a favor y las terminaba sufriendo en el propio arco. Por suerte, los jugadores de Brown tuvieron piedad. La misma piedad que se acabó en los hinchas y exige un cambio rotundo de actitud y juego.

Comienza la odisea

Independiente comenzará el largo camino del retorno a Primera División este sábado por la tarde, cuando reciba en el Libertadores de América al recién ascendido Brown de Adrogué. Miguel Brindisi finalmente podrá contar con todos los refuerzos.

La espera se agotó. Después de más de un mes de aquella fatídica tarde en la que Independiente quedó condenado al descenso, este sábado el “Rojo” comenzará a desandar un nuevo sendero, el de la vuelta a la máxima categoría.

Las novedades, como a cada comienzo de temporada, son muchas: Fabián Assmann volverá a ser el arquero, Fabián Monserrat ocupará el puesto de lateral derecho y cuatro refuerzos harán su presentación oficial.

Martín Zapata, Franco Razzotti, Cristian Menéndez y Sebastián Penco serán los nuevos que estarán desde el arranque, en tanto que Reinaldo Alderete y Matías Pisano esperarán su chance en el banco de los suplentes.

En Brown, Vicó también hará debutar a varios jugadores: Matías Giordano, Ezequiel Aguimcer y Mariano Guerreiro harán su presentación ante Independiente.

Probables formaciones:

Independiente: Fabián Assmann; Fabián Monserrat, Julián Velázquez, Claudio Morel Rodríguez, Lucas Villalba; Martín Zapata, Franco Razzotti, Juan Manuel Trejo, Daniel Montenegro; Cristian Menéndez y Sebastián Penco. DT: Miguel Brindisi.

Brown de Adrogué: Matías Giordano; Joel Barbosa, Víctor Soto, Ezequiel Aguimcer, Facundo Lemmo; Martín Fabro, Adrián Maidana, Gustavo Ruiz Díaz, Matías Sproat; Mariano Guerreiro y Pablo Miranda. DT: Pablo Vicó.

Estadio: Libertadores de América.
Hora: 16.10
Arbitro: Carlos Maglio.

Últimas noticias

1
2
4
5

Send this to a friend