La pizarra: el jugador es Montenegro

La generación de juego es sin dudas el principal problema de Independiente. La poca preparación de los partidos con Brindisi y esa sensación de que los jugadores se desparramaban en la cancha de cualquier modo, no pudo cambiar con tres días de De Felippe. En cuanto a nombres, esquema, actitud y desorganización, Independiente contra su homónimo mendocino se pareció demasiado al de las primeras fechas. En la lógica vuelta de página que se aproxima, Daniel Montenegro aparece como uno de los jugadores a mejorar.

Hay que ir por partes. Gustos al margen, el Rolfi es uno de los mejores de la categoría. Es decir, uno de los mejores jugadores, lo tiene Independiente. Desde esa premisa básica, hay que entender que Montenegro debe jugar bien. ¿Ese “deber” es únicamente propio? NO. También depende del contexto.

Volvió al Rojo a dar la cara en el peor momento, se quedó a pesar del descenso y hasta se bajó el sueldo en la renovación. Hay que dejar a un lado el pasado sus tantísimos pasos en falso y actitudes negativas, para entender que hoy a Montenegro hay que aprovecharlo. Aún estando muy lejos de ser el del 2002, sigue siendo “el distinto”.

La mejor versión se vio en el primer tiempo contra Aldosivi. Ahí jugó por detrás de Parra y Menéndez con prominencia por la banda izquierda y cercano a Mancuello, quien fue prácticamente un enganche. Montenegro acompañó muy bien al zurdo, estuvo comprometido con el mediocampo y tuvo participación en los últimos metros. El resto de la historia es conocido.

Su última versión fue muy lejos del arco, desconectado de los delanteros, haciendo pases de 2 metros a Vallés y poco más. Se le exige un extra y la gente se enoja con él; lo que es entendible pero por el bien de Independiente no debería suceder.

Montenegro está incómodo. Zapata no es el mismo que en Belgrano: no pasa nunca por la banda, se cierra, entorpece el juego y no sorprende. Mancuello tuvo algunos momentos buenos aunque sufre de su eterna inconsistencia. Y para colmo Independiente juega sin laterales capaces de resolver una jugada con comodidad. En ese panorama, todo recae en el 10, quien no sólo no tiene acompañantes, sino que ni siquiera se mueve por un sector donde pueda desequilibrar por sí mismo.

La entrada de Pisano es inminente porque la necesidad del Rolfi por tener alguien con quien hablar el mismo idioma se nota a la legua. Con su ingreso, la creación pasaría a los pies de dos y en su rotación podrían pagar las carencias que tienen para ser enganches naturales. Por otra parte, si ya es complicado alimentar a Menéndez, peor aún es limitarle los movimientos al exLanús compartiendo el área con otro. Sobra gente en el área y falta en tres cuartos.

Cuando la gente sienta que tener al Rolfi es más un regalo que blanco de críticas, probablemente será más veces figura que apuntado. La presión la sufre y lo demostró en su última pelota del partido pasado. Es cuestión de rodearlo, rearmar la parte ofensiva y los resultados no tardarán en llegar.

"Esto recién empieza"

Finalizado el entrenamiento del día de hoy, quien se acercó a dialogar con la prensa fue el delantero Adrián Fernández, que tras varias fechas volvió a la titularidad.

Admitió que preocupa no haber ganado en 5 fechas, que ellos pensaban en otra clase de inicio y no se dio como lo estaban esperando.

“Esto recién empieza, hay que estar tranquilos y tratar de cambiar esto lo mas rápido posible. Van 5 fechas, son 42 y nada esta dicho” declaró el delantero.

Cuando se le consultó por la llegada del nuevo técnico, dijo: “Las expectativas siempre cambian, un nuevo aire puede ser positivo o negativo, tratamos de que todo cambio sea positivo y estar unidos para sacar esto adelante”.

“En lo personal estoy contento por volver a la titularidad, por haber jugado. El DT me dio la confianza de poder estar y tengo que entrenar al máximo para recuperar el nivel que algún día tuve” manifestó durante la charla con la prensa.

Confesó que ya están pensando en el próximo rival, y que puede ser el partido que necesitan para sumar de a 3 ya que es un rival que va a salir a jugarles de igual a igual.

“Siempre se hace autocrítica puertas adentro, tratamos de sumar y corregir para eso esta el técnico que marca los errores”, comentó Fernández.

Cuando se le preguntó que pensaba de su salida del equipo titular respondió: “Tanto para salir y entrar son siempre decisiones del técnico, si bien puede pasar por lesión que es otra circunstancia. Hay que tratar de estar siempre al 100% para ser tenido en cuenta”.

Finalmente dijo con respecto a los hinchas de Independiente: A la hinchada gracias por llenar el estadio, siempre nos apoyó y es entendible que pierdan la paciencia con el correr de los minutos. Trataremos de cambiarlo dentro de la cancha, de enviar un mensaje: jugar mostrando seguridad y eso se logra con trabajo”.

Fútbol para todos

Omar De Felippe armó hoy una práctica de fútbol en la que observó a los jugadores que Miguel Brindisi tenía separados del plantel, entre los que se destacan Hilario Navarro, Leonel Buter, Nicolás Delmonte y el controvertido Carlos Henneberg. Los que jugaron el domingo ante Independiente Rivadavia hicieron trabajos regenerativos.

Este martes por la mañana retornó a las prácticas el plantel de Independiente luego del lunes de descanso y la novedad pasó por la presencia de varios jugadores que venían trabajando al margen bajo las órdenes de Ariel Wiktor por disposición del ex extrenador, Miguel Angel Brindisi, quien no los tenía en cuenta.

Ya la semana pasada había dicho De Felippe que quería observar a todos los jugadores con los que podría contar, por lo que no fue una sorpresa la práctica de fútbol de hoy en la que, además de los “marginados”, también participaron los que no jugaron el sábado ante Independiente Rivadavia.

De esta manera, el flamante DT pudo observar unos minutos a Hilario, Nicolás Villagra, Rafael Barrios, Ignacio Barcia, Alejandro Muñoz, Nicolás Delmonte, Buter, Henneberg, Christian Ortiz y Franco Franzino, además de a Facundo Parra, Christian Núñez, Sebastián Penco, Franco Razzotti y varios más.

Por otra parte, los titulares del sábado hicieron ejercicios regenerativos, a excepción de Cristian Menéndez, quien trabajó en el gimnasio, y Juan Manuel Trejo, Guillermo Pereira y Alexis Zárate, quienes se están poniendo a punto físicamente de distintas lesiones. Se viene Huracán y el “Diablo” se prepara…

Foto: Prensa CAI

Primera baja para De Felippe

Este martes, cuando los jugadores retornen a los entrenamientos tras el lunes libre, Omar De Felippe se encontrará con un jugador menos de cara al choque del lunes ante Huracán: Julián Velázquez se desgarró y estará más de tres semanas out.

Mala noticia para el flamante DT: el correntino Velázquez se sometió hoy a estudios para saber qué fue lo que lo obligó a salir ayer cuando promediaba el primer tiempo y los resultados no fueron positivos.

El primer diagnóstico decía que tenía una molestia en el aductor derecho, pero hoy ya con los análisis médicos descubrieron que tiene un desgarro de casi 10 milímetros que lo dejará afuera más de 20 días.

Dolor de ojos

Independiente jugó mal otra vez e igualó sin goles ante Independiente Rivadavia en el Libertadores de América. Así, el ahora equipo de Omar De Felippe sigue sin ganar en la B Nacional y suma apenas 3 puntos de 15, ubicándose anteúltimo en la tabla de posiciones. De terror…

El primer tiempo fue muy flojo. Independiente no supo nunca cómo llevar peligro al arco de Josué Ayala y el equipo visitante ni siquiera lo intentó, por lo que el cero en el marcador se mantuvo inalterable hasta la partida al vestuario. Apenas unos remates lejanos y nada más.

El entusiasmo que produce el cambio de entrenador duró apenas 10 minutos para un Independiente que comenzó para pasar por arriba a su rival y luego se fue hundiendo en su propia intrascendencia. Con poca participación de Daniel Montenegro y apenas arrestos individuales de Cristian Menéndez y Adrián Fernández, el “Rojo” fue inofensiva.

La acción más peligrosa se produjo a los 10 minutos, cuando Federico Mancuello conectó de cabeza un centro cruzado de Montenegro que no tomó la altura necesaria para pasar por encima a Josué Ayala. Y después, poco y nada: dos remates débiles desde lejos de Menéndez y otro de Fernández.

Independiente Rivadavia, por su parte, salió a hacer su partido: dejarlo llegar a Independiente y atacar a las espaldas de los laterales. Un par de veces le funcionó, sobre todo por el sector de un nervioso Lucas Villalba, pero cada vez que ingresaban al área las jugadas se diluían.

En el complemento todo siguió igual. El local, navegando en la intrascendencia y la visita, cómoda con el empate. Así, casi no hubo acciones de riesgo, salvo un par de disparos de afuera (uno de Federico Mancuello y otro de Matías Pisano) y un desborde de Martín Zapata que Cristian Menéndez no llegó a conectar.

Fueron sólo los 15 minutos finales en los que Independiente mostró algo de vergüenza y fue a por la victoria, pero la impericia y la falta de jerarquía de sus jugadores le hizo imposible quebrar el cero. Otra patética actuación del “Rojo”, que no sale del fondo y no logra despegar… 

"Puteándolos no van a mejorar"

Omar De Felippe analizó la actuación de Independiente en su debut como entrenador y reconoció que no tuvieron una buena actuación. Además, dijo que los jugadores necesitan calmarse y pidió a la gente que no los insulte.

“Quizás creo que Independiente nos esperó mucho. Tratamos de tener el manejo, llegar por los costados, pero no tuvimos cambio de ritmo para generar. El equipo por momentos se para mal y se expone a quedar abierto, pero esto es trabajo”, expresó el DT.

“Hay que tranquilizarse, para ganar parece que hay que meterse dentro del arco rival”, siguió De Felippe, quien agregó: “Quiero trabajar con estos chicos, que vuelvan a tener tranquilidad. Este partido nos da mucho detalle para ver varias cosas”.

Sobre el malestar de la gente, De Felippe expresó: “Esto ya lo sabíamos antes de entrar, se ve ese apuro, queremos resolver jugadas cuando el equipo no labura bien. El apuro se va notando en la medida que va pasando el tiempo y el equipo no genera situaciones”.

Consultado acerca del nivel de Daniel Montenegro y los silbidos que recibió, dijo: “Lo vi bien al Rolfi. Es un jugador que va a ir mejorando partido a partido, es complicado cuando el rival te da la pelota y se mete atrás. Yo creo que va a mejorar. Entiendo a la gente, pero puteándolos no van a mejorar”.

Por último, reconoció que la idea es que Rolfi juegue junto con Pisano, de quien opinó: “Fue el que más claridad tuvo, pero se tiene que acostumbrar a esta divisional, si juega de espaldas se le va a complicar. Es duro, pero tiene muchas condiciones”.

Uno x Uno vs. Independiente Rivadavia

Diego Rodríguez (6): casi no participó del juego. Independiente Rivadavia no pateó al arco. Bien con los pies y en los centros.

Julián Velázquez (5): venía jugando su mejor partido en el campeonato, pero pidió el cambio por una contractura.

Cristian Tula (5): intervino bien las veces (pocas) que lo requirieron.

Claudio Morel Rodríguez (5): también respondió bien cuando lo llamaron.

Lucas Villalba (2): nerviosísimo. Independiente Rivadavia atacó siempre a sus espaldas y cuando tuvo la pelota en los pies casi siempre la revoleó.

Martín Zapata (5): de menor a mayor. Intrascendente en el primer tiempo, en el segundo se soltó y participó más.

Reinaldo Alderete (2): desastroso. No marcó ni fue salida. Recién a los 28 minutos del segundo tiempo recuperó la primera pelota. Siempre a destiempo.

Federico Mancuello (4): le pone ganas. Sólo eso.

Daniel Montenegro (2): sigue desaparecido. Bajíisimo su nivel. No conduce, no hace jugar, obviamente no marca y ralentiza el ritmo del equipo. Insostenible su titularidad.

Adrián Fernández (5): mucha entrega, poca claridad.

Cristian Menéndez (6): como siempre, es el de más despliegue. Molesto para los rivales, pero poco acompañado. Le tiene miedo al arco.

Gabriel Vallés (3): ¿Hasta cuándo durará su pasantía en Independiente? Limitadísimo.

Matías Pisano (6): si bien perdió algunas pelotas por trasladar de más, fue el más claro e incisivo del equipo, como siempre que ingresó. Pide titularidad a gritos.

Sebastián Penco (-): pocos minutos en cancha. La primera que tocó, la pelota le rebotó y cometió foul.

Es la hora de ganar

Independiente recibirá este domingo a su homónimo de Mendoza por la Fecha 5 del Nacional B, en lo que será el estreno de Omar De Felippe al mando del equipo de Avellaneda.

El traspié en Tucumán trajo sus consecuencias: Miguel Brindisi dejó su cargo como entrenador del “Rojo” y su sucesor será Omar De Felippe, quien debutará ante un rival que ya conoce (lo enfrentó como DT de Olimpo en tres ocasiones).

Independiente Rivadavia de Mendoza, que viene de empatar como local 0-0 ante Ferro, no tuvo un buen comienzo de torneo: todavía no ganó y se ubica en el fondo de la tabla con apenas dos puntos cosechados.

En el historial se registran solamente dos encuentros disputados entre ambos equipos: el primero fue en la Fecha 9 del Nacional 1968, con victoria del conjunto de Avellaneda como local por 4 a 0. La última ocasión en la que se enfrentaron fue por el Grupo B del Nacional 1973, con victoria de la “Lepra” en su casa por 2 a 1.

La última vez que el “Diablo” consiguió una victoria en el estreno de un DT fue en el interinato de Cristian Díaz, precisamente en el 2 – 1 ante San Martín de San Juan, por la postergada primera fecha del Apertura 2011.

La “Lepra” mendocina obtuvo su última victoria en condición de visitante en la jornada 13 del Nacional B 2012/2013, cuando venció a Huracán por 1 a 0 con gol de Víctor Píriz Álvez. Al equipo de Roberto Trotta le cuesta de visitante: la temporada pasada, solamente ganó cuatro de los diecinueve partidos en esa condición.

El último triunfo de Independiente como local data de la Fecha 14 del Torneo Final 2013, cuando venció a San Martín de San Juan por 3 a 1. Desde ese entonces, lleva cuatro partidos sin conocer la victoria (dos empates y dos derrotas).

Jugadores con ambas camisetas: Adrián Czornomaz, Martín Gómez, Rodrigo Díaz, Marcelo Méndez, Martín Pautasso.

Probables formaciones:
Independiente: Diego Rodríguez; Gabriel Vallés, Cristian Tula, Claudio Morel Rodríguez, Lucas Villalba; Martín Zapata, Reinaldo Alderete, Federico Mancuello, Daniel Montenegro; Cristian Menéndez y Facundo Parra o Adrián Fernández. DT: Omar De Felippe.

Independiente Rivadavia de Mendoza: Josué Ayala; Walter García, Ariel Agüero, Leandro Caballero, Lucas Parisi; Abel Peralta, Emiliano Fernández, Ezequiel Pérez, Diego Tonetto; Javier Rossi y Leonardo Carboni. DT: Roberto Trotta.

Árbitro: Juan Pablo Pompei.
Horario: 18.10.
Estadio: Libertadores de América.

Es lo que hay: Independiente Rivadavia

Con las esperanzas renovadas por un nuevo técnico, Independiente recibe en Avellaneda a Independiente. Bueno, Independiente Rivadavia de Mendoza visita Avellaneda para enfrentar a Independiente de Avellaneda. No, bancá, somos locales nosotros entonces tiene que ir Independiente de Avellaneda antes. ¿Hace falta Avellaneda? Bue, Juega el Rojo loco (?)

Su historia: Fundado en 1908 como Atlético Belgrano, los muchachos mendocinos habían tenido un par de inconvenientes, ya que fueron desafiliados de la Liga Mendocina por incidentes en la final del torneo de 1911. Para zafarla, fundaron el Club Atlético Independiente, con el que volvieron a la competencia. En 1919, en esta moda cuyana de fusionar clubes (?), Independiente unió filas con el Sportivo Rivadavia, dando origen al mutante Club Sportivo Independiente Rivadavia.

Apodo: Si bien desde el propio club sostienen que este sobrenombre está siendo revisionado para entender sus orígenes, la leyenda (?) dice que el club organizó un festival benéfico para enfermos de lepra, una enfermedad bastante común en aquellos años. Al decorar el club con la palabra en cuestión, de manera despectiva se empezó a tildar a los hinchas de “leprosos”, algo que terminarían adoptando como propio. ¿Qué hace un hincha de Independiente Rivadavia tirándose por un barranco? Juega al Tetris (?)

Vida futbolística: Además de tener 33 títulos de Liga Mendocina en su haber, la Lepra es uno de los cinco grandes mendocinos, y el tercero con más participaciones en Torneos Nacionales (6). Junto a Gimnasia y Esgrima, disputan el clásico mendocino por excelencia. Chupala Godoy Cruz (?). Hoy, lleva cinco años consecutivos en la B Nacional, aunque lejos de pelear los puestos de vanguardia. Sus últimas metas fueron siempre mantener la categoría, a veces con método platensísticos (?) de penar en la última fecha con combinaciones de resultados y de todas maneras lograr la permanencia.

Jugadores compartidos: Bueh, el Pirata Czornomaz ya es comodín (?) ya que los dos Independientes son dos de los ¡20! clubes en los que jugó. Además de Rodrigo “Rengo” Díaz, hay dos apartados especiales de ida y vuelta entre ambos clubes. El primero es Adrián Gabbarini, que antes de debutar en Primera con el Rojo estuvo un año a préstamo en la Lepra. El segundo es Martín Gómez. El Pelado que ovacionamos con 20 minutos ante Godoy Cruz en cancha de Lanús sin saber como se llamaba, fue un jugador carismático para el hincha, aunque no siempre tuvo un nivel aceptable. De vuelta en la Lepra, por lo menos del Rojo se llevó la Sudamericana en 2010.

¿Se enfrentaron alguna vez?: El historial es tan corto como parejo. Dos partidos, una victoria por lado, cada una de local por bando. Vos cagate de risa, pero tenemos un temita con los tocayos nosotros (?). Además de la Lepra, Independiente enfrentó a otro homónimo. Un sólo encuentro por el Torneo Nacional de 1972 ante Independiente de Tandil, que terminó 0 a 0.

El técnico: Advertencia: póngase canilleras (?) Roberto Trotta es el Tolo Gallego de Independiente Rivadavia, con cuatro ciclos. El ex defensor apuesta a llevar su estilo aguerrido al equipo, con énfasis en la marca y constante recuperación de pelota. Adelante, es de su agrado tener un media punta que cubra el frente de ataque y un nueve que cabecee todo lo que le tiren. En el actual torneo, lleva dos puntos, ambos conseguidos de local, y dos caídas como visitante.

Tema de Los Redondos para escuchar antes del partido: Maldición, va a ser un día hermoso

De cuarta

En este mundo Independiente hay cuestiones que parecen estar libradas al azar, aunque no siempre es la suerte la que determina ciertos patrones que se repiten una y otra vez.

Javier Cantero, desde que asumió como Presidente de Independiente, tuvo a cuatro directores técnicos, de los cuales tres tienen una insólita coincidencia: fueron echados o renunciaron en la 4ta fecha del torneo.

Ramón Díaz no era DT de Cantero, sin embargo cuando el actual presidente de Independiente asumió se encontró con el riojano a cargo del plantel. Es que Díaz se había hecho cargo del equipo tras la “renuncia” de Antonio Mohamed y fue el último entrenador made in Julio Comparada. A pesar de que Cantero quería a Pekerman, cuando ganó las elecciones acordó la continuidad con Ramón, quien pidió delanteros -Tras idas y vueltas firmó Farías- y que se quedara Matías Defederico -vencía su prestamo-.

Un arranque con 0 de 12 -cuatro derrotas en cuatro cotejos- ponían a Independiente en situación de riesgo y el entrenador decidió dar un paso al costado. El club tenía que salir a buscar el primer sucesor, quien, como el torneo ya estaba empezado no iba a poder elegir a sus jugadores. Cristian Diaz fue la elección de la dirigencia para afrontar probablemente lo que sería la temporada más complicada de la historia.

Los resultados con el principiante no fueron los esperados pero sin embargo, Cantero decidió mantenerlo en el cargo y darle la pretemporada y el armado del equipo, de cara al año en el que arrancaba último en los promedios. Las cosas como se preveían arrancaron mal, dos aceptables empates ante Newell´s y Velez (a posteriori campeones del Final e Inicial respectivamente) y una derrota durísima en el clásico dejaron tambaleando al que algunos jocosos irónicos apodaban “Pep” Díaz.

El partido ante Arsenal en el Libertadores de América fue el certificado de defunción para Diaz, quien al igual que su homónimo riojano, se fue en la 4ta fecha por expreso pedido de la Comisión Directiva, la misma que un mes antes había depositado toda su confianza en este entrenador.

Después vino el Tolo y la historia es sabida, le fue mal, pero fue el único DT de la era Cantero que no se fue en la 4ta fecha, probablemente los triunfos ante Velez -2º fecha- y Racing -3º fecha-, postergaron su inminente cesantía. Miguel Brindisi, de pasado con títulos en el club como DT, volvió a ocupar el cargo para intentar conseguir la hazaña de salvarlo del descenso. La historia era casi imposible y si bien estuvo cerca no lo logró.

La pretemporada siguiente era atípica porque otra categoría recibía a Independiente, sin embargo la historia fue la misma de siempre. Brindisi eligió a los jugadores que quería, a algunos se los trajeron y a otros no. El arranque fue de la peor manera ante Brown de Adrogué perdiendo 2 a 1 en Avellaneda. Dos empates ante rivales pobrísimos como Boca Unidos y Aldosivi lo dejaron en la cuerda floja, una cuerda que se encargo de cortar Atlético Tucumán con un baile de novela que nos propinó el pasado sábado.

Al día siguiente, Brindisi fue echado del Rojo, oh casualidad en la 4ta fecha. Otra vez la historia de siempre, Omar De Felippe, el nuevo DT no eligió a su plantel, ni hizo su pretemporada, él lo sabía pero no deja de ser un error que se repite.

No es producto del azar que todos los entrenadores de la era Cantero, a excepción de Gallego, hayan sido echados o renunciaron en la 4ta fecha de diferentes torneos. Había un lema de la gente de marketing de Independiente, de esta mismísima dirigencia, que decía “las coincidencias no existen”, lamentablemente fue en una de las pocas cuestiones que no se equivocaron.

Últimas noticias

1
3
4
5
6

Send this to a friend