Faltó Arregui

Independiente busca y busca, pero la falta de contundencia sigue haciendo difícil ganar dos partidos seguidos y esta vez no hubo ningún gol en contra que salve el partido.

Desde el comienzo del partido, las intenciones de cada uno estuvieron claras. Independiente salió a buscar ganar el partido con buen juego colectivo y Gimnasia (como todo equipo de Alfaro), a cuidar el cero en el arco y ver si se llevaba algo más en alguna contra.

Durante los primeros minutos no pasó mucho, recién a los 11 minutos llegó un buen centro de Rigoni que Vera cabeceó muy bien, pero el arquero Arias estuvo atento y desvió la pelota al córner. Casi a los 20, en una de las pocas veces en que pudo verse en pantalla a Campaña, Gimnasia llegó de contra pero Cuesta cortó excelentemente un remate de Niell.

El juego era así. Independiente buscaba sin profundidad y Gimnasia apostaba a agarrar al local volviendo desprevenido. La mayor parte del juego del Rojo en el primer tiempo pasó por Tagliafico y Rigoni, del resto de los mediocampistas no se vio casi nada.

En los últimos 20 minutos de esa primera parte se vio un dominio total del equipo de Milito. Vera dos veces a los 28 y 40 minutos y Denis luego de que Pellerano peine una pelota en un tiro libre a los 33 tuvieron las chances en las que el local pudo ponerse en ventaja, pero la falta de precisión y la buena tarea del arquero de Gimnasia evitaron que esto pasara. Así se fue el primer tiempo con el resultado sin modificarse.

Para la segunda parte las cosas mantuvieron el mismo curso. A los 4 minutos, se dio la jugada más clara del partido. Viruta le puso un centro excelente a Denis, éste cabeceó muy bien pero la pelota dio en la base del palo negándole el gol al Tanque. Y justamente los centros fueron el único medio por el cual Independiente podía aproximarse al gol. Meza, Tagliafico y, sobre todo, Rigoni se cansaron de buscar a los delanteros por arriba y, si bien, éstos se impusieron en la mayoría de las ocasiones, la pelota no terminó nunca adentro del arco.

A los 19 minutos, en vez de insistir por abajo, Vera recibió un pelotazo desde mitad de cancha que bajó muy bien y definió al lado del palo. Pareció gol desde todos lados, pero la pelota pasó a milímetros del arco y se enredó entre la red y los carteles de publicidad. Fue la última vez que Independiente estuvo tan cerca. El resto del partido siguió buscando por los mismos caminos. Se apostó por las gambetas de los ingresados Barco y Benítez pero tampoco cambió el resultado.

Con el tiro del final

Tras una semana muy complicada para Independiente, el conjunto de Gabriel Milito visitaba a Temperley con la obligación de ganar para salir de un momento tan malo.

El DT optó por cambiar el dibujo táctico del 4-2-3-1 al 3-5-2 buscando mayor presencia de los volantes, equipo más corto con más creación de juego en el medio y un equilibrio entre ataque y defensa.

A los 4’ minutos el primero en avisar fue el “Rojo” con un tiro libre jugada que iba a ser solo la primera de varias llegadas sin éxito.

Dos minutos más tarde se gestó buena oportunidad con un pase de Pellerano por abajo a Diego Vera que prefirió ceder el balón a Denis antes de rematar y este encontró al defensor que evitó el primer gol. En el córner nuevamente Vera por poco no puso el 1-0.

El equipo hasta los 15 minutos supo dominar la circulación de la pelota aunquea pesar de tener algunas dificultades al llegar al área rival para concretar.

Al minuto se salva Independiente después de que el local arme una gran acción desbordando por la derecha en donde pudieron enviar el centro atrás,Campaña no pudo hacer nada pero si Rigoni que evito el remate.

19 minutos y otra acción a favor, buen desborde de Rigoni que tiro el centro y Denis no pudo darle de lleno.

Una de las particularidades fue que desde los 20 minutos en adelante estuvo en el protagonismo repartido, teniendo pasajes de fútbol e intentos de uno y de otro.

Ya a los 26 minutos desde un tiro de esquina y una mala respuesta de Ibáñez capturo el rebote y remato Cuesta por muy poco no fue el 1ro, otra clara que quedo en la nada.

El encuentro tuvo un conflicto externo cuando hinchas del conjunto “Gasolero” se colgaron de los alambrados y el más perjudicado resulto el once de Avellaneda que se desconectó de la idea inicial. Llegando a los 10 minutos finales, Cuesta anticipando y cortando un contraataque optó por el centro al área y Vera no pudo conectar con el cabezazo.

La segunda particularidad estuvo en el poco juego por las bandas que tuvo Independiente priorizando el juego de los interiores y llama aún más la atención cuando las jugadas más claras llegaron desde los extremos con desbordes muy rápidos.

Los primeros 45’ finalizaron con mayor posesión de pelota y con 5 remates a favor, 3 de ellos al arco, siendo un primer tiempo aceptable.

Complemento del partido y el Mariscal sorprendió cambiando nuevamente la formación volviendo a la línea de 4 en el fondo, volviendo al formato tradicional. Mejor dominio de los dirigidos por Milito pero sigue sin aparecer la contundencia a la hora de definir.

A los 20 minutos el DT realizo la primera modificación. Barco ingreso por Cebolla Rodríguez de regular partido.
Colcera a los 26 minutos contó con un tiro libre al borde del área que impacto en el palo, por muy poco el local no rompió el cero. Al minuto Alexis Zarate ex Independiente remató desde afuera y el arquero uruguayo nuevamente fue protagonista atajando ese espectacular remate. El conjunto “Gasolero” recuperó protagonismo haciéndose de las jugadas más claras.

El ingreso de Benítez por Denis no se hizo esperar, la pelota no le llegaba ya con tanta claridad a los nueve y el equipo necesitaba más circulación de pelota incluida de velocidad para manejarla. Independiente tuvo algunas chances de gol pero ninguna con éxito. La más clara de ellas fue un tiro libre en donde no pudo peinar Tagliafico.

42 minutos y Temperley desperdicia tal vez la más clara del partido cuando Ríos mano a mano impacto el balón muy mal y la pelota se fue por mucho. Diego Vera en una de las últimas tuvo la más clara, de media vuelta remato desde la medialuna e Ibáñez respondió muy bien.

Se cerraba el telón del juego y en el minuto 47 tras el centro de Meza, Arregui cuando quiso rechazar la metió en su propio arco. Campaña termino siendo el héroe al sacar un complicado disparo desde lejos de Di Lorenzo.

El segundo tiempo fue casi una radiografía del primero y hasta menos. Nunca mostró alternativas de juego, poca efectividad en las acciones y sin poder entender los ataques. A pesar de todo el punto positivo que se saca de este partido fue el esfuerzo constante y las ganas de buscar los 3 puntos, al final esa actitud tuvo su fruto y la victoria tan necesitada llegó.

A pesar de la victoria la imagen futbolística del equipo termino siendo muy pálida otra vez con muchas falencias, confusión y sin una idea primordial.

Re pechaje

El “Rojo” debía ganarle a Atlético Tucumán en el LDA para no perderle pisada al puntero del campeonato luego de la victoria en Junín.

Al minuto de juego Independiente tuvo su primer acercamiento al área rival pero no pudo progresar, tras esa maniobra un pase en largo dejó a toda la defensa local mal parada y Zampedri mano a mano definió con categoría para estar 1-0 arriba en la madrugada del partido.

Todas fueron malas a partir de ahí, equipo muy largo en todas las líneas, defensa con muchísimas dudas sin poder salir con claridad y una idea que no terminaba de ejecutarse por la falta de profundidad en los pases a pesar de tener el control del balón.

A los 15 minutos el conjunto del “Mariscal” buscaba por los costados pero las constantes llegadas eran más por una cuestión de ímpetu que por otra cosa. Mientras, los visitantes buscaban el contraataque constantemente buscando encontrar a la defensa abierta.

5 minutos más tarde el fondo de Independiente siguió jugando de manera muy dubitativa y el equipo del Norte llegó con mucha facilidad en algunas acciones.

Recién a los 34 minutos apareció la 1ra jugada clara luego de un tiro libre desde la izquierda ejecutado por Rigoni que Tagliafico por poco no puso el empate parcial.

Ya en la parte final Rigoni quiso jugar rápido un tiro de esquina que le quedo muy largo a Toledo y tuvo que recurrir a la falta para no tener sorpresas, de esa manera se iba expulsado por doble amarilla, flojo partido del lateral.

Para cerrar el telón de la primera etapa, Ortiz tuvo un mano a mano luego de una habilitación perfecta de Vera, el “Marciano” no pudo pegarle bien y el arquero tapo sin problemas.

En el complemento Gabriel Milito se la jugó sacando a Ortiz y Cristian Rodríguez, dos jugadores del medio por dos más desequilibrantes arriba como Barco y Denis.
Nuevamente el primer acercamiento fue del local, Vera por poco no llegó a tiempo para rematar.

Para la sorpresa de muchos a los 8 minutos desde un lateral Atlético Tucumán ponía el segundo gol desde los pies de L. González aprovechando la superioridad numérica y la falta de atención de la defensa.

Un minuto más tarde Vera iba a estallar un excelente cabezazo en el travesaño siendo esta la más clara.

Luego de esa acción la desesperación comenzó a ocupar un rol importante en el encuentro y el partido se volvió un ida y vuelta constante sin demasiada claridad de ambos lados.

Viruta iba a contar con cuatro oportunidades de descontar, algunas con menos suerte que otras para aumentar la frustración general. 33 minutos y el DT Rojo quemó todas las naves sacando a Rigoni muy silbado para el ingreso de Martin Benítez. Tres minutos más tarde Meza remato desde afuera del área buscando algo del factor sorpresa y se fue desviada por muy poco.

Barco fue en varios pasajes del 2do tiempo el único que busco el desequilibrio en los visitantes juntando rivales, creando faltas e insistiendo en ataque pero jamás tuvo un acompañamiento para que todo eso llegue a buen puerto.
Los 15 minutos finales estuvieron de sobra sin creación de ningún lado y con Independiente sin fuerzas esperando solamente el cierre del partido.

Habrá que cambiar muchísimas cosas de cara a lo que sigue y eso solamente se podrá hacer con trabajo en la semana hoy se notó muchísima displicencia en todas las líneas con un equipo seco de creatividad y haciendo uso exagerado de la posesión sin concretar, además cuando una idea no puede llevarse a cabo lo mejor es prescindir de la misma algo que el DT no puede y ese es un gran problema.

De taquito

Independiente derrotó 1-0 a Sarmiento en Junín con un golazo de taco de Vera, el Rojo no tuvo mayores inconvenientes ante un equipo que pelea por quedarse en primera. Aprovechó el empate de Estudiantes y se estacionó a dos puntos de la cima.

El comienzo del partido mostró a un Sarmiento que le entregó el protagonismo a Independiente, que se hizo cargo del mismo e intentó meter mucha gente en campo contrario. Un par de remates alto, primero de Meza y luego de Sánchez Miño fueron las primeras acciones ofensivas del equipo dirigido por Milito. A los 14 Díaz hizo trabajar a Campaña con un remate bajo que pudo controlar sin mayores problemas. Luego fue el turno de Vera de probar a Chiarini con un remate que salió muy centrado, tras una buena recuperación alta del Torito Rodríguez.

Cuando promediaban los 25 minutos el local se adelantó en el campo y tuvo algunas chances claras para ponerse en ventaja, primero Díaz se escapó, eludió al arquero pero se quedó sin ángulo, sin embargo metió un centro bajo que Sánchez Miño cerró justo a tiempo porque Busse tenía todo para convertir. Luego Santana estrelló un cabezazo en el travesaño tras un buen centro de Aguirre, el Rojo sufrió esos minutos. A los 31 Cebolla tuvo la suya, un córner de Rigoni quedó corto y la bola apareció suelta en el área, el uruguayo remató bien pero un defensor cerró muy cerca del arco. La apertura del marcador se dio a los 38 minutos, buena jugada colectiva, pase de Tagliafico para Meza, que metió una excelente diagonal, llegó al fondo y Vera anticipó a todos con un taco para decretar el 1-0 que finalmente no se movió.

En el segundo tiempo encontró a un Sarmiento más adelantado y presionando la salida de Independiente, logrando que el Rojo cometa algunos errores, aunque sin mayores complicaciones. A los 10 minutos Independiente pudo armar una buena jugada desde el fondo tocando bien y aprovechando los espacios, Cebolla filtró un buen pase para Vera que rebotó para el número 10 que sacó un remate débil. Poco más para destacar en ataque del equipo de Milito, que si bien no sufrió demasiado en defensa, solamente el ingreso de Barco generó algún problema para el local.

Sarmiento llenó al área de centros que hicieron figura a Figal y a Cuesta. Independiente se cerró bien y fue clave, otra vez, el buen nivel que está recuperando el Torito Rodríguez quien será muy importante en este esquema que intenta implementar el entrenador.

Decir que el equipo se recuperó de la eliminación del miércoles no suena bien, solamente podemos decir que evitó que el golpe sea más duro. Deberá mejorar mucho, pero es bueno hacerlo ganando y estando cerca del puntero.

Otro fracaso más

El Rey de Copas se jugaba una brava parada en Brasil con el objetivo de lograr el pase a 4tos y quebrar una racha negativa en Brasil, luego del 0 a 0 en el Libertadores de América.

Primer tiempo que comenzó de manera positiva para Independiente manejando la pelota y el ritmo del partido, tal es así que a los 3 minutos de juego Rigoni después de un excelente pase filtrado iba a contar la primera y la única chance clara de la primera etapa rematando bien pero un poco exigido y con poco ángulo.

Tras esa acción de juego el nivel general del encuentro fue bajando hasta entrar en una crisis futbolística. Ninguno de los dos equipos quería ser protagonista, se prestaban demasiado el balón en mitad de cancha, sucesivos errores en los pases y en toma de decisiones, por momentos el conjunto brasilero pareció tener el dominio y obligo al “Rojo” esperar atrás de mitad de cancha sin poder salir, de todas maneras Chapecoense no supo manejar eso y solo tuvo algunas llegadas aisladas al área de Martin Campaña.

El 11 que dispuso el “Mariscal” comenzó a entrar en desesperación por no lograr conectar líneas entre los mediocampistas de contención y los encargados de crear fútboly por momentos excedió en los pelotazos intentando llegar más por los costados algo que tampoco iba resultar.

El complemento se iba a convertir en una radiografía de lo sucedido en los primeros 45’.
A los 2 minutos del inicio una buena concepción de pases termino con un remate desde afuera del área que pegó en el travesaño por parte de Ortiz. En esos primeros minutos la idea era buscar ganarle las espaldas a los volantes del rival para confundir a los centrales y así llegar a tener un mano a mano, esto duró muy poco.

El conjunto de Gabriel Milito perdió mucho protagonismo y algunos jugadores comenzaron a bajar su nivel, los mismos retrocedieron y los locales ganaron terreno logrando el protagonismo parcial en donde tuvieron una ráfaga de dos llegadas clarísimas. La primera desde un tiro de esquina que el remate impacto en el travesaño y después en la línea, la segunda fue desde un tiro libre en donde Campaña se confió y el remate bombeado impacto en el palo.

Después de tanto dominio brasileño, los rojos hoy vestidos de blanco encontraron un poco más de espacios en el área rival y se hizo un partido de ida y vuelta en donde cualquiera pudo haber logrado el gol.
El encuentro se vio parado 10 minutos por incidentes de la hinchada Argentina con la policía brasileña. Luego de los incidentes y con un clima más tranquilo Cristian Rodriguez tuvo otra clara con un remate desde la medialuna pero su impacto no fue un problema para el arquero brasileño.

Milito optó por la entrada de Barco en busca de juego asociado, algo de lo que careció demasiado esto no dio resultados ya que el juvenil no tuvo mucho contacto con la pelota ya que el equipo cayó en el juego de los centros al área nuevamente.
La entrada de Benitez tampoco significo un gran cambio en el juego. Cuando restaban algunos minutos el DT opto por el ingreso de Vitale para evitar la sorpresa en el final, el encuentro parecía estar destinado a los penales y así fue. En cuanto a nivel de juego hoy se vio poco y nada.

Desde los 12 pasos Campaña fue la gran figura atajando dos penales de manera extraordinaria, pero Benitez, Sanchez Miño y Tagliafico en último lugar erraron sus remates y la definición quedó a favor del conjunto de Santa Catarina.

Independiente pierde otra oportunidad de ingresar a la Copa Libertadores de 2017 y lo demostrado en 180 minutos deja muchos interrogantes en cuanto al nivel del equipo que fue por lejos de lo peor en esta corta etapa de Milito como DT.

Empate con sabor a poco

Independiente empató 1-1 con Tigre en el Libertadores de América y dejó pasar la chance de subirse a la punta, al menos hasta que juegue Estudiantes. El gol fue anotado por el capitán Cuesta tras un penal inventado por Espinosa, que trató de compensar tras dejar pasar dos expulsiones para Tigre.

El primer tiempo el Rojo no empezó cómodo y sintió la falta del Torito para dar el primer pase, por lo que Barco y el Cebolla debían retrasarse mucho para tomar contacto con la pelota. También se lo vio bajar mucho a Vera y a el área quedó bastante deshabitada durante los minutos iniciales. Tigre se adelantó en el marcador a los 17 minutos, Rincón se escapó y remató pero Campaña le tapó el gol, en el rebote mandó un centro para el Chino Luna que definió pifiado para poner el 1 a 0. Un minuto después el Rojo salió con todo, Meza mandó un buen centro rasante que se desvió en un rival y el palo negó la igualdad. 

 Independiente siguió jugando en campo rival y tuvo chances para lograr el empate, Rigoni hizo estirar a Ibáñez, aunque sin mucha potencia. El cordobés y Meza desbordaron a los laterales y llenaron el área de centros, pero sin claridad. Cuando se iba la primera etapa Vera se tiró atrás y puso a correr a Meza que la picó sobre el arquero y el juez dio penal, tratando de compensar la no expulsión a Galmarini por cortar una jugada con la mano teniendo amarilla. Cuesta se hizo cargo de la ejecución y le rompió el arco al arquero, 1-1 y al descanso.

 El equipo salió sin cambios al complemento pero con la misma intensidad con la que terminó los 45 iniciales, muy plantado en ataque y jugado atrás con los rápidos delanteros visitantes que complicaron a los los centrales y un Cachete Morales que siempre fue un problema para Vitale. A partir de los 24 minutos comenzó el show de goles errados, una buena jugada colectiva derivó en un débil cabezazo de Vera bien controlado por el arquero. Luego de un córner Vera no pudo empujar la bola, en el rebote Rigoni metió nuevamente la pelota al área pero ni Viruta ni Cuesta pudieron conectar.  Más tarde fue el tiempo de Sánchez Miño, quien había reemplazado a un pálido Cebolla, de perder una chance clarísima de frente al arco, ya que su remate salió justo donde estaba Ibáñez.

 Ortiz entró por Vitale y Benítez por Rigoni, fue el Marciano el que contó con la última situación clara, una buena jugada con Barco lo encontró solo frente al arquero pero saco un tiro débil que encima fue justo al lugar donde se encontraba el golero. 

 Independiente tuvo muchas chances para ganar el partido pero no pudo concretar el segundo gol, ahora deberá traerse de Brasil la clasificación para seguir vivo en la Sudamericana, destacable la actitud del equipo que metió a su rival en el área durante todo el complemento.

En cero

Tras el empate contra Quilmes el “Rojo” salió a la cancha con el tradicional 4-3-3 buscando circulación de balón, cambios posicionales y llegar al área rival con alternativas.

Desde el inicio del partido Independiente fue más que el conjunto brasileño, mostrando un arranque prometedor. Al minuto logró dos tiros de esquina desde la izquierda donde no pudo concretar.

Ya a los 5 minutos, la superioridad era clara desde el juego. Los dirigidos por Milito llegaban con mucho más ímpetu a la zona de gol priorizando el sector izquierdo con el impresionante ida y vuelta de Tagliafico que iba hacer una tendencia a lo largo de los primeros 45’. Además, llegaba al arco con mucha gente logrando buen intercambio de pases, pero el planteo visitante no permitía que los encargados de generar juego como Rigoni, “Cebolla” o Benítez encuentren el espacio para filtrar el último pase.

A los 13 minutos Independiente contó con un tiro libre que terminó en jugada preparada para el remate de Benítez que llegó sin fuerza logrando que el arquero detenga sin problemas.

Pasados los 20 minutos el dominio seguía siendo para los locales pero con poco efecto ya que los de Santa Catarina esperaban atrás con 8 jugadores en menos de 30 metros esperando para salir de contraataque.

24 minutos y una para el conjunto visitante intimidando de manera clara con un centro de Kempes en donde la defensa y Campaña entraron en confusión pero por suerte el susto no paso a mayores.

La desesperación fue tal en la recta final de la primera parte que Independiente a comenzó a saltar líneas y a establecer un juego vertical sin tanta circulación de balón, algo que no dio resultados y fastidió al DT.

Misma historia en el segundo tiempo, con el local manejando la pelota en todos los sectores pero sin poder lastimar, incluyendo que los visitantes no estaban interesados en salir del área.

A los 60 minutos el “Mariscal” decidió sacar un volante de contención como Ortiz para la entrada del juvenil Barco, buscando la sociedad con Cristian Rodríguez y mayor velocidad en el tándem.

Llegado los 61 minutos una clarísima del “Rojo”, que se gestó con la salida rápida de Campaña con las manos para Rigoni que llegó hasta el arco rival, lanzó la pelota al área y Vera cabeceó pasado y sin fuerza.

En el complemento el juego fue de menor a mayor y a partir de la entrada de Meza por Benítez parecía que Independiente volvía a encontrar el juego, llegando con mucha más intensidad.

El partido transitaba los 66 minutos de juego y otra excelente salida de Campaña en largo terminó en Rigoni, este la dejo pasar aguantando la marca, Meza quedó de frente al arco y su disparo pasó por muy poco por el costado izquierdo. Esta fue sin dudas la más clara que tuvo todo el partido.

El debutante Meza que demostró buenos momentos de fútbol iba a contar con otra oportunidad minutos más tardes pero no iba a poder concretar.

Al no encontrar maneras de quebrar el marcador, el conjunto local debió insistir por otras vías como los centros cruzados en largo pero esto no iba a alcanzar.

En conclusión Independiente hizo todo para ganar el partido, fue más que el rival, tuvo momentos de excelente fútbol, pero conjunto brasilero se cerró de tal manera que fue imposible convertir. Chapecoense hizo un buen negocio llevándose el 0 en el Libertadores de América mientras que el equipo de Gabriel Milito le faltó algo de suerte para marcar la diferencia en el marcador. Ahora deberá ir a buscar la victoria o un empate que lo meta en cuartos de final.

Media pinta

Con un equipo en parte alternativo Independiente salvó el invicto en Quilmes tras arrancar perdiendo y ahora piensa en el partido del miércoles contra Chapecoense.

En el estadio Centenario la tarde no empezaba de la mejor manera para Independiente. Durante la entrada en calor Germán Denis sintió un dolor lumbar y no pudo ser de la partida como estaba previsto. Su lugar lo ocupó el pibe Domingo Blanco acomodándose en el mediocampo.

Si bien los primeros quince minutos no fueron muy bien jugados en general, recién comenzado el encuentro se dio la primera jugada bien hilvanada por los jugadores rojos. Tras varios toques la pelota le quedó al pibe Barco para rematar cerca de la medialuna. La pelota que tenía destino de red terminó encontrando la cabeza de Sarulyte y se fue al córner. El mismo central de Quilmes tuvo la oportunidad de abrir el marcador unos minutos después pero no pudo cabecear cómodo en la puerta del área chica defendida por el debutante arquero rojo, Rehak.

Con algunas imprecisiones, igualmente el Rojo se las arregló para generar algunas situaciones de peligro en esa primera parte. Albertengo no pudo cabecear bien un centro de Benítez y el arqueroRigamonti sacó un remate esquinado del pibe Blanco tras la mejor jugada que armó el visitante en los primeros 45.La última destacable del primer tiempo fue un tiro libre de Benítez (tras la enésima falta sobre Barco) que se fue cerca del travesaño.

En el comienzo de la segunda parte se vio al local con una actitud más ofensiva, saliendo a buscar un poco más el partido. Así y todo Benítez pudo haber puesto el 1 a 0 a los 8 minutos pero su cabezazo se fue por arriba. Independiente no pudo aprovechar las que tuvo hasta ese momento y a los 11 minutos, tras un córner en el que Albertengo no pudo ganarle al Ruso García, el 9 de Quilmes de media vuelta remató, la pelota se desvió en Damián Martínez y dejó sin reacción a Rehak y terminó adentro del arco.

Enseguida Milito metió mano y mandó a la cancha a Vera y Rigoni para revertir la situación. Quilmes empezó a meterse atrás e Independiente fue empujando pero sin perder la paciencia cuando tenía la pelota. Benítez primero casi lo empata tras una muy buena jugada pero su remate dio en el palo y luego provocó el enojo de Vera rematando desviadauna pelota que el uruguayo tenía dominada dentro del área.

A los 34, y luego de que el equipo moviera la pelota por varios sectores de la cancha, Tagliafico habilitó a Rigoni. El 24 remató y, tras un desvío, venció al arquero Rigamonti poniendo por fin el merecido empate. Sobre el final del partido pudo llevárselo primero Quilmes tras un error del marciano Ortiz en la salida que él mismo enmendó y luego Independiente cuando Barco quiso habilitar de primera a Vera, pero el 9 no lo entendió y la jugada terminó diluyéndose.

Independiente rescató un empate de visitante y jugando con varios suplentes de arranque, pero dio la sensación de haberlo podido ganar también. Si el miércoles se gana por la Copa Sudamericana, la apuesta habrá salido bien.

Victoria y pase octavos

El “Rojo” debía ratificar lo hecho en la ida de la Copa Sudamericana para asegurarse el pasaporte a la próxima ronda y estirar la racha de partidos invictos entre copa y campeonato que en poco tiempo logró demostrando buen fútbol.

Durante los primeros 10 minutos el partido fue muy parejo con ambos equipos jugando con una táctica muy similar. Presión alta, pases cortos y con la pelota al piso, buscando huecos en la defensa rival para encontrar el gol.

A partir de ahí, el partido se volvió mediocre en cuanto a ocasiones netas de gol por el planteo de los dos conjuntos, las llegadas fueron muy ocasionales. En cuanto al juego, Lanús comenzó a sacar ventaja con los desmarques de Lautaro Acosta y de la viveza de José Sand. El local intentó contrarrestar el embate del visitante esperando de mitad de cancha hacia atrás, marcando en bloque de manera excelente esperando el momento para salir de contraataque a pesar de no conseguir remates claros al arco.

Solo en dos oportunidades peligró el resultado de Independiente. A los 31 minutos Sand inquietó a Campaña con una volea que comenzó desde un lateral izquierdo cerca del área y el arquero uruguayo supo cómo despejar el peligro.
Al minuto los visitantes tuvieron otra llegada, ahora desde la derecha aprovechando la velocidad y el desmarque de Acosta que tiro un centro perfecto que no llegó a destino por el despeje de Figal. El “Granate” supo tener un mínimo predominio en ese lapso de juego.

Recién a los 40 minutos desde un ataque prometedor del rival llegó el gol de contra que comenzó con Figal. El central se animó a salir en velocidad, perdió la pelota en mitad de cancha pero rápidamente se hizo cargo Rigoni que lanzó el centro que no pudo conectar Vera. En el despeje, Benítez con un derechazo la puso en la ratonera, 1-0.

Un punto a remarcar fue el cambio de actitud en el marcaje y la presión alta en donde se veían errores conceptuales. Supieron cambiarlo a tiempo y pasaron de hacerlo de manera individual a llegar con más gente a las últimas líneas del visitante.

Otra de las características del primer periodo fue la poca participación de Barco. El juvenil no supo establecerse como creador de juego al tener muy poco la pelota en sus pies.

El segundo tiempo comenzó más intenso para los dos equipos, Independiente buscando estirar la ventaja y Lanús desesperado por buscar el descuento para achicar el resultado global.

El equipo de Almirón nuevamente quiso hacerse dueño del juego pero los defensores de Independiente contrarrestaron de excelente manera achicando los espacios y no dejando crecer las individualidades.

Nuevamente, circulando los 55 minutos de juego, los visitantes tuvieron la primera con un error de Toledo impidiendo el rechazo de Figal y después perdiendo el balón con Sand en el área, el delantero metió el centro atrás, Almirón le dio mordido y en la línea salvo el ‘Torito’ Rodríguez.

A los 56 minutos Ortiz lo tuvo en el área chica en donde impactó de volea pero Monetti tuvo una atajada perfecta mandando la pelota al córner. En el tiro de esquina Figal quedó mano a mano con el “1” y no pudo conectar cómodo de cabeza.

En la mitad del segundo tiempo hubo momentos de desesperación en el equipo del “Mariscal” por la intensa presión de los visitantes que debían buscar cuanto antes el descuento para seguir con vida.

A los 72 minutos iba a llegar la segunda amarilla de Toledo que de flojo partido dejaría con 10 al equipo.
Por esto el DT se vio obligado a sacar a Ezequiel Barco para el ingreso de Pellerano y de esa manera contar con la línea de 4 nuevamente.

Desde ese momento por cuestiones lógicas Independiente cedió de gran manera los ataques y la búsqueda del gol para tratar de cerrar el partido.

No iba a suceder mucho más e Independiente se quedaría con la victoria y el pase a octavos de final para enfrentar la semana próxima a Chapecoense.

Para reflexionar queda que a pesar de tener un estilo de juego y querer imponer una filosofía en el club a la hora de cerrar partidos y mantener un resultado el conjunto no se compromete y sabe cuándo contraatacar o hacerse dueño de la pelota estableciendo regularidad táctica sin excederse en estos aspectos. Mérito de Milito y de los once que salen al campo de juego.

Últimas noticias

1
3
4
5

Send this to a friend