Punto en el Sur

Independiente empató 1 a 1 ante Banfield en el estadio Florencio Sola. La noche comenzó con la expulsión a los 10 minutos de Pablo Hernández. Darío Cvitanich adelantó al local y en el complemento, ingresó el Puma Gigliotti e igualó las acciones.

El Rojo tuvo dos caras. En la etapa inicial dio ventajas por todos lados. Principalmente desde lo numérico debido a que Pablo Hernández fue expulsado a los 10 minutos. ¿La primera era para amarilla? No, pero teniendo tarjeta es muy complicado entender la segunda infracción que cometió. Inclusive el árbitro quiso hacerse el sota y ante la protesta generaliza del conjunto local no le quedó otra y le mostró la roja.

A partir de ahí llegó lo peor del Rojo en la noche. Banfield abrió la cuenta con una buena definición de Cvitanich pero el resultado, cuando estaba por terminar el primer tiempo era lo mejor que tenía Independiente. Porque estaba en partido cuando en realidad por momentos hacía todo lo posible para que le metieran otro tanto.

Sin embargo, tras el ingreso de Fernando Gaibor por Maxi Meza en esos últimos minutos de la etapa inicial, el equipo de Holan se acomodó. Tras una gran jugada de Martín Benítez, tuvo su chance el Pocho Cerutti sobre el final, pero sin poder concretarla. Ese sería el anticipo de lo que se vendría.

En el complemento Independiente fue muy superior. Se plantó en el campo, hizo pie y con salidas limpias y el buen pie de jugadores como Romero, Silva y principalmente Benítez, fue arrinconando al Taladro que tenía superioridad númerica pero que no sabía como parar a su rival. El ingreso de Gigliotti por el Pocho le dio al Rojo mucho más que la igualdad. Silva cortó, Benítez asistió, el Puma amagó y definió. Empate merecido.

El Rojo siguió yendo por más y Arboleda le sacó un tiro a Romero que se le colaba por el segundo palo. Luego tuvo dos chances claras Britez, sobre el final del partido, que perdió de forma increible, sobre todo la segunda.

El Rojo debió ganarle a Banfield en el Sur, pero teniendo en cuenta el contexto de estar 80 minutos con un jugador de menos, y habiendo disputado el miércoles la ida de los cuartos de final ante River, el empate es positivo.

A mano

Independiente y River empataron 0 a 0 en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores de América.

El conjunto de Núñez fue superior en el primer tiempo pero en varias ocasiones chocó contra un Martín Campaña que fue una de las figuras del encuentro. El Rojo no podía enarbolar jugadas de gol, cuando tuvo esa oportunidad, Maxi Meza reventó el travesaño y en el rebote se lo perdieron Silvio Romero y el Tucu Hernández, de flojo primer tiempo pero gran complemento.

En la segunda mitad el Rojo cambió todo. Entró Gastón Silva por su tocayo chileno, y Ariel Holan formó la linea de 5 con la que neutralizó a River y creó situaciones claras de gol. Esta vez fue el palo, ante el remate de derecha del propio Silva y Armani, tras una gran jugada en la que Meza le sirvió el gol al Puma pero este chocó contra el gran arquero riverplatense.

Tras 30 minutos de dominio, Holan sacó a Domingo y puso a Benítez buscando el gol de la victoria. No sólo no lo consiguió sino que puso en riesgo un partido que estaba controlado.

Fue final en Avellaneda. Todo se definirá en Núñez el próximo 2 de octubre en una batalla que tiene pinta de épica. Vamos Rojo, hay con que!

Lo pasó por arriba

Independiente goleó 3-0 a Colón de Santa Fe, en el Libertadores de América y consiguió su primera victoria en la actual Superliga. El “Puma” Gigliotti, por duplicado, y Silvio Romero fueron los artífices de la goleada.

Los dirigidos por Ariel Holan llegaban golpeados anímicamente tras la eliminación por Copa Argentina, sumado a que no conocían la victoria en el torneo local. Los de Eduardo Domínguez tampoco habían ganado, acumulando 3 empates y una derrota.

Independiente presentó una alineación alternativa, sabiendo que el miércoles tiene uno de los partidos mas importantes de las últimas dos décadas. Los primeros 15 minutos del cotejo pasaron sin sobresaltos para ambos equipos, hasta que Sánchez Miño ganó individualmente y centró para la llegada de Braian Romero que impactó su cabezazo en el travesaño.

El Rojo que ya había avisado pasada la media hora de juego, se iba a adelantar en el marcador. Gonzalo Asís cortó y trianguló en el sector derecho con Gonzalo Verón, este último la mandó al área y Gigliotti a la carrera, conectó el centro elevandose por delante de su marca y dejó sin opciones a Burián, un verdadero golazo de cabeza.

Pocos minutos después el pibe Asís volvió a llegar al borde del área y con mucha calidad le puso un centro perfecto en la cabeza de Braian Romero, la pelota salió por centímetros al lado del palo. Casi sin llegadas del visitante, salvo un remate lejano que encontró bien parado a Campaña, la primera etapa se esfumó, antes de su conclusión el mediocampista ofensivo Alan Ruiz vio la segunda amarilla y se fue expulsado.

En el complemento el Rojo arrancó mucho mas cómodo. Luego de un claro foul dentro del área a Verón, Gigliotti desde la pena máxima, antes de los 10 minutos, pudo aumentar la diferencia pero Burián esta vez respondió y le adivinó la intención al Puma y mandó el balón al córner. Algunos minutos después Leguizamón tuvo la más peligrosa del visitante, el delantero cabeceó, sólo a un metro del arco, pero el uruguayo siempre figura, puso las manos firmes y evitó el empate.

La ventaja numérica no se trasladaba al resultado ya que Colón tenía sus líneas retrasadas y no le regalaban nada al local. El profesor movió las piezas y mandó a Silvio Romero al campo en el lugar de Gonzalo Verón, de gran partido. Faltando 5′ para el cierre, Silvio aprovechó que el Sabalero estaba mal parado y combinó con Gaibor, el ecuatoriano le cedió de taco y Romero con categoría se sacó a un hombre de encima y definió ante la salida del arquero, liquidando definitivamente el partido.

Tres minutos después Gigliotti entró sólo al área y abriendo su pie izquierdo, depositó la pelota bien lejos del alcance del arquero visitante, una delicia su definición. Ya concretada la goleada, el Rojo le permite ilusionar a su gente con obtener un buen resultado el miércoles e ir al Monumental con un resultado favorable para dar un pasito más en la copa que ilusiona a todos.

Afuera

Independiente cayó en los penales por 4 a 3, tras empatar 1-1 en el tiempo reglamentario ante Brown de Adrogué, en los 16vos de la Copa Argentina.

Los dirigidos por Ariel Holan llegaban luego de vencer rotundamente a Central Ballester por 8 a 0. Por su parte los de Vicó habían dejado en el camino a San Martín de San Juan, derrotandoló por penales.

El Rojo comenzó incómodo, lo que sería un indicio del gran desempeño defensivo que haría su rival. La premisa del Rey era cortar y atacar rápido, saltando pases o por bandas. Así fue como a los 24’ Nicolás Figal anticipó y superó en velocidad al mediocampista y con mucha precisión dejó mano a mano al Puma Gigliotti, quien ante la salida del arquero trató de superarlo pero este le cometió una clara falta, al límite del área. Silvio Romero lo transformó en gol, optando por el medio del arco.

Luego del gol Independiente tomó los tiempos del juego, tratando con mas paciencia sus ataques. Esto no duraría mucho ya que diez minutos después el tricolor se despertó comandado por su delantero Guille, quien fusiló al guardameta uruguayo, el cual respondió con eficacia. Llegando al final de la primera etapa, Guille volvió a desbaratar a la defensa del Rojo y Brítez de manera inentendible, lo derribó dentro del área. Olivares tomó la responsabilidad pero se topó con un tal Martín Campaña que le ahogó el grito sagrado.

En el complemento Holan no vio bien el funcionamiento de su mediocampo y mandó a Sanchez Miño en el lugar de Benavidez quien aparte de ser amonestado, nunca gravitó en el campo. A los 5’ Burdisso tuvo la suya de cabeza, esta vez el que respondió fue Martin Ríos, quien voló notablemente.

A los 15’ Cerutti ingresó en el lugar de Brian Romero, para tratar de dar verticalidad a los ataques, por la banda derecha. Tres minutos después de la modificación se quemarían todos los papeles del profesor. El uno de Brown la dividió desde su área y la defensa del Rojo calcularon mal, Olivares quedó sólo y se vengó ante Campaña que esta vez, nada pudo hacer.

Tras el empate el Rey perdió la brújula, buscando el segundo gol, sin muchas ideas, sufrió mas de lo que generó. Brown de Adrogué bien plantado defensivamente nunca corrió riesgos de perder el partido. Con un mediocampo totalmente roto, el cotejo se esfumó en la tanda de penales.

La cenicienta del cuento, el conjunto de la B Nacional, concretó sus penales y por parte del Rojo, convirtieron: S. Romero G. Silva, Domingo y erraron: Brítez y Figal.

Las alarmas se encienden en el laboratorio del profesor, hace un mes que Independiente no gana, la última vez fue en Japón. El Rey de copas no puede recuperar ese fútbol de alto vuelo que nos tiene acostumbrados. El próximo partido será el Sábado ante Colón, con probablemente un equipo alternativo ya que el Martes 19, deberá enfrentar a River, en el primer partido de Cuartos de final de nuestra Copa.

Remontó y empató

Independiente empató en el estadio de Quilmes ante Estudiantes 2 a 2 tras remontar una desventaja de dos goles. El Rojo hizo todo mal en el primer tiempo pero lo corrigió en los primeros 11 del complemento con tantos de Braian Romero y Silvio Romero. Nico Figal se fue expulsado en la etapa final.

El Rojo hizo un muy mal primer tiempo. Arrancó con una buena aproximación de Maxi Meza, tras pase de Pablo Hernández pero fue un espejismo. El equipo siguió durmiendo y a su vez, Estudiantes le metió la misma intensidad que desde que asumió el Chino Benítez y vimos en partidos como ante Boca y por la Libertadores, más allá d haber quedado afuera. Sin ir más lejos, esa característica la vemos en Independiente desde que asumió Ariel Holan.

El Pincha se puso en ventaja tras una desatención defensiva de todo el equipo. Es que mientras atendían al Pocho Cerutti, Fabricio Bustos terminó marcando en inferioridad númerica. El resultado fue claro: centro perfecto y gran cabezazo de Francisco Apaolaza. Pero por si esto fuera poco, el Pincha llegó al segundo desde un saque lateral, una respuesta pobre de Bustos y una definición de Matías Pellegrini. En 26 minutos, el panorama pintaba negro. Inclusive pudo anotar el local el tercero antes del pitazo final.

Sin embargo, en el complemento todo cambió. Desde la actitud, Independiente salió a arrollar a Estudiantes y lo consiguió. Gran jugada a los 3, entre Hernández y Silvio, para el descuento de Braian -en clara posición adelantada-. El tren siguió su curso y llegó a la igualdad a los 11, con una definición exquisita de Silvio Romero, ya como segunda punta -en la etapa inicial jugó de 9-.

El Rojo siguió yendo pero el físico le empezó a pasar factura y, si a eso le sumamos la expulsión -injusta- de Figal, se fue conformando lentamente con un empate, impensado en la primera mitad pero merecido en el complemento. El Rojo sigue sin ganar en la Superliga pero volvió a mostrar esa rebeldía de los grandes partidos, esa que no tuvo contra Defensa pero si contra Santos. Será cuestión de seguir corrigiendo cosas para llegar con todo para lo que viene.

A sacar chapa en Brasil

Independiente igualó 0-0 ante Santos, en el partido de ida por los octavos de final de la Copa Conmebol Libertadores. Sin brillar desde lo futbolístico y con más empuje que juego, el Rojo no pudo doblegar el esquema mezquino de su rival durante los 90′. La semana que viene, en San Pablo, se jugará el partido decisivo para definir el pasaje a los cuartos de final del certamen más importante del continente.
El campeón volvió a casa y pese al frío en todo el territorio argentino, el Libertadores de América se tiño de rojo con una multitud que acompañó y le puso calor a la nueva “noche de copa”. La exhibición de las 18 copas internacionales fue la antesala de un marco imponente que estaba predispuesto a decorarlo con un victoria. Pero ésta, no llegó.
Pese al impetud y el entusiasmo para lograr romper el cero, el equipo de Ariel Holan nuevamente estuvo lejos de su mejor nivel futbolístico. Ni desde lo individual -salvó algunos destellos de Maximiliano Meza- ni desde lo colectivo, Independiente puedo desenvainar la llave hacia la tranquilidad que implica comenzar con la ventaja en partidos de esta envergadura. Si bien no peligró en ningún el arco de Martín Campaña en esa etapa inicial, tampoco fue lo suficientemente inteligente para penetrar en esas dos líneas de cuatro bien definidas del conjunto carioca.
Se noto en demasía la ausencia de un encarador nato como Martín Benítez para romper líneas con desequilibrio y gambetas cortas, como el misionero acostumbró a todos los hinchas. Tanto así que cerca del final del primer tiempo, el que tuvo una oportunidad para abrir el tanteador fue ni más ni menos que Guillermo Burdisso; el zaguero remato desde puerta del área a penas desviado del palo izquierdo.
Ya en el segundo tiempo, Independiente siguió en la misma sintonía y sin poder crecer en el juego, también por merito de Santos, se dedicó a enviar centros imprecisos desde las bandas con Cerutti -muy flojo en lo físico- y Brian Romero. Dos remates de Francisco Silva desde afuera del área y una muy clara de Gigliotti debajo del arco, fue esta última la que resonó en todo el estadio con el ¡huu…! de los más de 40 mil simpatizantes rojos presentes.
Si bien el Rojo no pudo convertir, tampoco le marcaron y eso es un punto favorable, ya que en el partido de vuelta, a disputarse el próximo martes 28, solo perder dejaría al conjunto de Avellaneda fuera del sueño por conquistar la octava Copa Libertadores; cualquier empate que no sea 0-0, eso implicaría ir a penales, colocará al equipo de Holan dentro de los ocho mejores del certamen.
A sacar chapa en brasil e Independiente sabe como se juega esa carta…

Punto y Puma

En su estreno en la Superliga, Independiente igualó 2-2 ante Newell’s, en Rosario, con un gran rendimiento de Emmanuel Gigliotti, quien anotó los dos goles del Rojo. Pese a haber estado dos veces en ventaja, los dirigidos por Ariel Holan no supieron aguantar el resultado, confabuloda por una pobre performance futbolística. En el horizonte asoma Santos de Brasil, partido correspondiente a los octavos de final de la Copa Libertadores, que se jugará el martes 21:45 en Avellaneda.
Clima pocas veces visto en las canchas del fútbol argentino, ya que “el Coloso” reunió a las dos parcialidades en una noche de puros goles. En el amanecer del cotejo cuando solo transcurrían 3′, Emmanuel Gigliotti, figura indiscutida de Independiente, puso el 1-0 tras una gran conducción de Martín Benítez y una asistencia milimétrica de Maximiliano Meza.
A partir de ahí, parecía que el Rojo iba a tomar las riendas del partido pero lejos de eso le cedió el balón al local que, a pesar de no gravitar en ataques y ser predecibles en sus proyecciones hacia el arco de Martín Campaña, logró el empate a los 15′, por intermedio de Héctor Fértoli, luego de un gran pase filtrado de Víctor Figueroa, en la puerta del área.
Los minutos transcurrían e Independiente seguía sin generar fútbol en la mitad de la cancha. Ni Benítez, ni Meza pudieron ser los verdaderos comandantes del barco. Tampoco Pablo Hernández, quien a pesar de tener calidad y frescura en sus botines, no dominó el ritmo dinámico del equipo de Holan. Gaibor fue otra ficha floja en el equipo; el ecuatoriano no encaja y las oportunidades de esperarlo ya se están acabando.
A pesar de la escasez futbolística, el Rojo se fue al vestuario con la ventaja 2-1. La desatension entre el arquero de Newell’s y el último zaguero, la pago cara el Rojinegro porque el balón terminó en la órbita del “Puma” Gigliotti quien no perdonó y con el arco a su merced, no falló.
El arranque del complemento no fue la excepción a lo que había ocurrido en el inicio, ya que Fabricio Fontanini rapidamente puso la paridad en el marcador, tras aprovechar la falla defensiva de los jugadores Rojos; 2-2.
Independiente continuó en un laberinto, sin lograr generar situaciones riesgosas para inquietar a Ibáñez. Una serie de cambios y hasta un jugador de más, por la expulsión de Joel Amoroso, fueron en vano porque la noche del Rey de Copas no fue la mejor.
Alan Franco ingresó por Sánchez Miño, Cerrutti por Benítez, quien habría terminado con una molestia muscular, y Domingo por Gaibor. Variante de esquema pero no de rendimiento y el empate terminó siendo un resultado justo en Rosario.
El martes volverán las noches de copas para Independiente. Allí, enfrentará a Santos de Brasil en el primer duelo de octavos de final de Libertadores. Ojalá aparezca el fútbol que no apareció en el estadio Marcelo Bielsa.

Rey de Copas

Independiente se consagró campeón de la Copa Suruga Bank tras vencer al Cerezo Osaka en Japón por 1 a 0, con tanto de Silvio Romero. De esta forma el club de Avellaneda llegó a los 18 títulos internacionales.

El Rojo empezó dominando el juego, sin tanta profundidad pero con su habitual tenencia. Tuvo aproximaciones con remates de Silvio Romero y Martín Benítez, sin embargo el arquero japonés respondió correctamente.

El gol llegó a los 27 de la etapa inicial, tras una serie de pases entre Maxi Meza y Pablo Hernándz, la pelota, casi de casualidad, le quedó a Romero quien definió de buena manera. El tanto le trajo tranquilidad a Independiente y, extrañamente, no cambió a los japoneses, que seguían atrincherados como en la segunda guerra mundial.

En el complemento todo cambió. Sin ser superior, Cerezo Osaka manejó el partido, tuvo un par de corners en los que inquietó pero no mucho más que eso. La intranquilidad la daba el corto resultado.

Los últimos minutos el Rojo intentó dormir el partido entre cambios y tenencia de balón. Con el ingreso de Ezequiel Cerutti y Carlos Benavídez, tuvo algo de frescura para parar el entusiasmo nipón. Fue final. Independiente conquista un nuevo título internacional y va por más.

Caía de Maduro

Independiente se impuso ante Deportivo Lara por 2-0 con goles de Benítez y Gigliotti y consiguió el pase a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Empezó mal el grupo y terminó a toda orquesta con una segunda parte brillante, ganandole a Corinthians en Brasil, empatando en la difícil altura de Bogotá y derrotando al humilde pero peligroso Deportivo Lara.

Hoy el Rojo fue muy superior. Martín Benítez abrió la cuenta con un gol olímpico -medio sucio- que fue una consecuencia del gran rendimiento del equipo. El propio “Tin” estrelló tres remates contra el travesaño -casi hace otro gol desde un corner-. El Puma Gigliotti también se anotó en la red tras una buena combinación entre Meza y Benítez, con un derechazo Batistutesco, como el que metiera hace 7 días en Colombia. Pero también pudo hacer un antológico gol de taco, tras un centro de Silva. Increíblemente el arquero lo venció.

Fue una gran victoria para el Rojo, al que el empate no le hubiera alcanzado debido a que Millonarios ganó en Brasil. Deberá esperar el rival de octavos, que saldrá el próximo 4 de junio, pero el primer objetivo está cumplido.

Vale millones

Independiente empató 1 a 1 ante Millonarios en Colombia y dio un gran paso de cara a la clasificación a octavos de final en la Copa Libertadores de América. El Rojo tuvo mejores chances pero se vio en desventaja en el complemento y luego, Emmanuel Gigliotti sentenció la igualdad.

El Rojo empezó el juego muy pasivo, aunque no sufrió sobresaltos ante un equipo colombiano que tenía la pelota pero no inquietaba, más allá de algunas jugadas con pelota parada. El Equipo de Holan tuvo tres situaciones claras para abrir el marcador pero primero Alan Franco, luego Martín Benitez y por último -la más clara- Nico Figal no pudieron vencer al gran arquero venezolano Wuilker Faríñez.

En el complemento, casi sin quererlo, Millonarios -luego de otra chance que atajó Fariñez tras una palomita del Puma- llegó al penal por mano de Fernando Amorebieta, y abrió el marcador. Sin merecerlo, el equipo colombiano obligaba al Rojo a salir a buscar el empate, en la siempre peligrosa altura de Bogotá.

Y similar al gol de Millonarios, el Rojo casi sin quererlo lo empató. Un gran pase de Braian Romero dejó sólo al Puma Gigliotti que se tomó el tiempo necesario para definir de gran manera, a sólo 15 minutos del final. De ahí en adelante todo fue del Rojo, que incluso pudo haber ganado el partido. Quedará en la retina la última jugada que el mismísimo Puma no pudo meter el segundo.

El Rojo deberá ganarle a Lara para asegurar su clasificación, aunque empatando, si Millonarios no gana en Brasil también accederá a los octavos de final. Si pierde quedará eliminado. Buen punto del equipo de Holan, un empate con altura que lo deja posicionado en una inmejorable situación para la última jornada.

Últimas noticias

Send this to a friend