A sacar chapa en Brasil

Independiente igualó 0-0 ante Santos, en el partido de ida por los octavos de final de la Copa Conmebol Libertadores. Sin brillar desde lo futbolístico y con más empuje que juego, el Rojo no pudo doblegar el esquema mezquino de su rival durante los 90′. La semana que viene, en San Pablo, se jugará el partido decisivo para definir el pasaje a los cuartos de final del certamen más importante del continente.
El campeón volvió a casa y pese al frío en todo el territorio argentino, el Libertadores de América se tiño de rojo con una multitud que acompañó y le puso calor a la nueva “noche de copa”. La exhibición de las 18 copas internacionales fue la antesala de un marco imponente que estaba predispuesto a decorarlo con un victoria. Pero ésta, no llegó.
Pese al impetud y el entusiasmo para lograr romper el cero, el equipo de Ariel Holan nuevamente estuvo lejos de su mejor nivel futbolístico. Ni desde lo individual -salvó algunos destellos de Maximiliano Meza- ni desde lo colectivo, Independiente puedo desenvainar la llave hacia la tranquilidad que implica comenzar con la ventaja en partidos de esta envergadura. Si bien no peligró en ningún el arco de Martín Campaña en esa etapa inicial, tampoco fue lo suficientemente inteligente para penetrar en esas dos líneas de cuatro bien definidas del conjunto carioca.
Se noto en demasía la ausencia de un encarador nato como Martín Benítez para romper líneas con desequilibrio y gambetas cortas, como el misionero acostumbró a todos los hinchas. Tanto así que cerca del final del primer tiempo, el que tuvo una oportunidad para abrir el tanteador fue ni más ni menos que Guillermo Burdisso; el zaguero remato desde puerta del área a penas desviado del palo izquierdo.
Ya en el segundo tiempo, Independiente siguió en la misma sintonía y sin poder crecer en el juego, también por merito de Santos, se dedicó a enviar centros imprecisos desde las bandas con Cerutti -muy flojo en lo físico- y Brian Romero. Dos remates de Francisco Silva desde afuera del área y una muy clara de Gigliotti debajo del arco, fue esta última la que resonó en todo el estadio con el ¡huu…! de los más de 40 mil simpatizantes rojos presentes.
Si bien el Rojo no pudo convertir, tampoco le marcaron y eso es un punto favorable, ya que en el partido de vuelta, a disputarse el próximo martes 28, solo perder dejaría al conjunto de Avellaneda fuera del sueño por conquistar la octava Copa Libertadores; cualquier empate que no sea 0-0, eso implicaría ir a penales, colocará al equipo de Holan dentro de los ocho mejores del certamen.
A sacar chapa en brasil e Independiente sabe como se juega esa carta…

Punto y Puma

En su estreno en la Superliga, Independiente igualó 2-2 ante Newell’s, en Rosario, con un gran rendimiento de Emmanuel Gigliotti, quien anotó los dos goles del Rojo. Pese a haber estado dos veces en ventaja, los dirigidos por Ariel Holan no supieron aguantar el resultado, confabuloda por una pobre performance futbolística. En el horizonte asoma Santos de Brasil, partido correspondiente a los octavos de final de la Copa Libertadores, que se jugará el martes 21:45 en Avellaneda.
Clima pocas veces visto en las canchas del fútbol argentino, ya que “el Coloso” reunió a las dos parcialidades en una noche de puros goles. En el amanecer del cotejo cuando solo transcurrían 3′, Emmanuel Gigliotti, figura indiscutida de Independiente, puso el 1-0 tras una gran conducción de Martín Benítez y una asistencia milimétrica de Maximiliano Meza.
A partir de ahí, parecía que el Rojo iba a tomar las riendas del partido pero lejos de eso le cedió el balón al local que, a pesar de no gravitar en ataques y ser predecibles en sus proyecciones hacia el arco de Martín Campaña, logró el empate a los 15′, por intermedio de Héctor Fértoli, luego de un gran pase filtrado de Víctor Figueroa, en la puerta del área.
Los minutos transcurrían e Independiente seguía sin generar fútbol en la mitad de la cancha. Ni Benítez, ni Meza pudieron ser los verdaderos comandantes del barco. Tampoco Pablo Hernández, quien a pesar de tener calidad y frescura en sus botines, no dominó el ritmo dinámico del equipo de Holan. Gaibor fue otra ficha floja en el equipo; el ecuatoriano no encaja y las oportunidades de esperarlo ya se están acabando.
A pesar de la escasez futbolística, el Rojo se fue al vestuario con la ventaja 2-1. La desatension entre el arquero de Newell’s y el último zaguero, la pago cara el Rojinegro porque el balón terminó en la órbita del “Puma” Gigliotti quien no perdonó y con el arco a su merced, no falló.
El arranque del complemento no fue la excepción a lo que había ocurrido en el inicio, ya que Fabricio Fontanini rapidamente puso la paridad en el marcador, tras aprovechar la falla defensiva de los jugadores Rojos; 2-2.
Independiente continuó en un laberinto, sin lograr generar situaciones riesgosas para inquietar a Ibáñez. Una serie de cambios y hasta un jugador de más, por la expulsión de Joel Amoroso, fueron en vano porque la noche del Rey de Copas no fue la mejor.
Alan Franco ingresó por Sánchez Miño, Cerrutti por Benítez, quien habría terminado con una molestia muscular, y Domingo por Gaibor. Variante de esquema pero no de rendimiento y el empate terminó siendo un resultado justo en Rosario.
El martes volverán las noches de copas para Independiente. Allí, enfrentará a Santos de Brasil en el primer duelo de octavos de final de Libertadores. Ojalá aparezca el fútbol que no apareció en el estadio Marcelo Bielsa.

Rey de Copas

Independiente se consagró campeón de la Copa Suruga Bank tras vencer al Cerezo Osaka en Japón por 1 a 0, con tanto de Silvio Romero. De esta forma el club de Avellaneda llegó a los 18 títulos internacionales.

El Rojo empezó dominando el juego, sin tanta profundidad pero con su habitual tenencia. Tuvo aproximaciones con remates de Silvio Romero y Martín Benítez, sin embargo el arquero japonés respondió correctamente.

El gol llegó a los 27 de la etapa inicial, tras una serie de pases entre Maxi Meza y Pablo Hernándz, la pelota, casi de casualidad, le quedó a Romero quien definió de buena manera. El tanto le trajo tranquilidad a Independiente y, extrañamente, no cambió a los japoneses, que seguían atrincherados como en la segunda guerra mundial.

En el complemento todo cambió. Sin ser superior, Cerezo Osaka manejó el partido, tuvo un par de corners en los que inquietó pero no mucho más que eso. La intranquilidad la daba el corto resultado.

Los últimos minutos el Rojo intentó dormir el partido entre cambios y tenencia de balón. Con el ingreso de Ezequiel Cerutti y Carlos Benavídez, tuvo algo de frescura para parar el entusiasmo nipón. Fue final. Independiente conquista un nuevo título internacional y va por más.

Caía de Maduro

Independiente se impuso ante Deportivo Lara por 2-0 con goles de Benítez y Gigliotti y consiguió el pase a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Empezó mal el grupo y terminó a toda orquesta con una segunda parte brillante, ganandole a Corinthians en Brasil, empatando en la difícil altura de Bogotá y derrotando al humilde pero peligroso Deportivo Lara.

Hoy el Rojo fue muy superior. Martín Benítez abrió la cuenta con un gol olímpico -medio sucio- que fue una consecuencia del gran rendimiento del equipo. El propio “Tin” estrelló tres remates contra el travesaño -casi hace otro gol desde un corner-. El Puma Gigliotti también se anotó en la red tras una buena combinación entre Meza y Benítez, con un derechazo Batistutesco, como el que metiera hace 7 días en Colombia. Pero también pudo hacer un antológico gol de taco, tras un centro de Silva. Increíblemente el arquero lo venció.

Fue una gran victoria para el Rojo, al que el empate no le hubiera alcanzado debido a que Millonarios ganó en Brasil. Deberá esperar el rival de octavos, que saldrá el próximo 4 de junio, pero el primer objetivo está cumplido.

Vale millones

Independiente empató 1 a 1 ante Millonarios en Colombia y dio un gran paso de cara a la clasificación a octavos de final en la Copa Libertadores de América. El Rojo tuvo mejores chances pero se vio en desventaja en el complemento y luego, Emmanuel Gigliotti sentenció la igualdad.

El Rojo empezó el juego muy pasivo, aunque no sufrió sobresaltos ante un equipo colombiano que tenía la pelota pero no inquietaba, más allá de algunas jugadas con pelota parada. El Equipo de Holan tuvo tres situaciones claras para abrir el marcador pero primero Alan Franco, luego Martín Benitez y por último -la más clara- Nico Figal no pudieron vencer al gran arquero venezolano Wuilker Faríñez.

En el complemento, casi sin quererlo, Millonarios -luego de otra chance que atajó Fariñez tras una palomita del Puma- llegó al penal por mano de Fernando Amorebieta, y abrió el marcador. Sin merecerlo, el equipo colombiano obligaba al Rojo a salir a buscar el empate, en la siempre peligrosa altura de Bogotá.

Y similar al gol de Millonarios, el Rojo casi sin quererlo lo empató. Un gran pase de Braian Romero dejó sólo al Puma Gigliotti que se tomó el tiempo necesario para definir de gran manera, a sólo 15 minutos del final. De ahí en adelante todo fue del Rojo, que incluso pudo haber ganado el partido. Quedará en la retina la última jugada que el mismísimo Puma no pudo meter el segundo.

El Rojo deberá ganarle a Lara para asegurar su clasificación, aunque empatando, si Millonarios no gana en Brasil también accederá a los octavos de final. Si pierde quedará eliminado. Buen punto del equipo de Holan, un empate con altura que lo deja posicionado en una inmejorable situación para la última jornada.

Robo a la ilusión

Independiente jugó muy mal en Santa Fe y no pudo conseguir uno de los objetivos y no clasificó a la Copa Libertadores del 2019. Unión ganó 1 a 0 con gol de Franco Soldano y sobre el final, Fernando Echenique, no le cobró un penal irreal por mano de Jonathan Bottinelli, tras un potente disparo de Martín Benítez.

El Rojo arrancó con un 3-4-2-1 idéntico, en la disposición táctica, al que utilizó en el Arena Corinthians ante los locales, por la Copa Libertadores. Y con casi el mismo 11 inicial: el único cambio fue el de Gastón Silva por Nicolás Figal, suspendido por la expulsión ante Gimnasia. Sin embargo, en lo único que se pareció el equipo fue en eso.

El Rojo no pudo hacerse fuerte en el primer tiempo. Muy disputado, muy cortado. Era parejo, pero Unión tuvo dos o tres situaciones sobre el final del primer tiempo que marcaban un destello de superioridad para los locales.

En el complemento, Ariel Holan mandó a la cancha al Puma Gigliotti por Nicolás Domingo, y al minuto pasó lo peor. Una pared fortuita entre dos jugadores del Tate, un centro perfecto y un mejor cabezazo del Soldano. Nada que hacer para Campaña. Si el primer tiempo no había sido bueno, después del gol de Unión todo fue confusión y dudas.

El entrenador intentó seguir metiendo mano y tiró a la cancha a Fernando Gaibor y Leandro Fernández, por Sánchez Miño y Silvio Romero. Y los tiró literalmente, más allá de la intención de Holan, en ningún momento pudieron hacer pie. Recién cerca del final, una buena jugada del ecuatoriano, devino en la única chance del Rojo en el complemento. Benítez recibió solo en la medialuna del área y su disparo impactó en el extendido brazo de Bottinelli.

Echenique no sabía donde estaba parado, no entendía que le protestaban o se hacía el boludo. Benítez juró y perjuró que el cuarto árbitro le avisó que había sido penal. Algo similar a lo que ocurriera con Silvio Trucco tras amonestar -mal- a Figal el pasado fin de semana ante Gimnasia, decidiera expulsarlo debido al aviso de uno de sus asistentes.

El Rojo perdió la primera chance para clasificarse a la Copa Libertadores 2019. No será la única, ganando la Libertadores, Sudamericana o Argentina ingresará sin depender absolutamente de nadie. Aunque, claro está, esta clasificación se empezó a perder en el último minuto del partido ante Gimnasia y en cada punto desaprovechado de local a lo largo del torneo.

Contra todo y contra todos

Independiente ganó en Brasil, 2 a 1 ante Corinthians y volvió a ponerse cómodo en la copa que más veces ganó. Benítez y Oscár Romero, en contra, marcaron los goles.

El Rojo llegaba a Brasil con la ilusión de conseguir un buen resultado que lo deje con chances de clasificar a la siguiente ronda de la Copa Libertadores. Los pronósticos no eran los mejores ya que los dirigidos por Ariel Holan habían perdido de local y lograr la victoria en tierra ajena, parecía una epopeya.

El comienzo del cotejo no podía ser más favorable para Independiente. Maxi Meza, trianguló con Silvio Romero y el delantero fue quien definió ante Cassio, que eficazmente tapó su disparo, pero Martín Benítez capturó el rebote y abrió el marcador, al minuto de juego. El Rojo ya estaba ganando 1 a 0 y en los minutos siguientes pudo aumentar el resultado. Primero Meza y después un defensor del Timao casi la mete en contra.

Con presión alta, los hombres del profesor, buscaban el merecido segundo tanto. Este llegó gracias a un centro venenoso de quien era la figura hasta por ese entonces del partido, Maximiliano Meza. El exGimniasia tiró un córner venenoso y Oscar Romero la mandó para adentro.

Antes de los 25’ El Rey estaba ganando por dos tantos y estaba cómodo en el duelo, sin embargo, Jadson achicó distancia, dejando sin opción a Martín Campaña, faltando quince para el entretiempo. El tercero llegó, pero esta vez el árbitro inventó una falta para evitarlo. Alan Franco con su cabeza venció a Cassio y el encargado de impartir justicia volvió a perjudicar a Independiente invalidándole el gol.

La segunda parte fue más pareja, el Timao se hizo dueño del balón pero nunca puso en jaque al Rey, que sacó la mística de adentro y con un gran rendimiento de sus jugadores que dejaron todo en cada dividida y nunca le posibilitaron al local empatar el juego.

Los cambios entraron bien y Nicolas Domingo se hizo eje del medio y fue la figura de la noche con su intensidad en la marca, no dio ninguna por perdida. La mala noticia es que Meza no estará en el próximo partido ya que llegó al límite de amarillas permitidas en el ámbito internacional.

El Rojo ganó en el Arena do Corinthians y se acomodó en los puestos de clasificación. El 17 de mayo tendrá que viajar a Bogotá, con mejores aires ya que estos 3 puntos logrados en tierras brasileñas le dan una gran ilusión al pueblo rojo.

Silva y ríe

Independiente derrotó a Newell´s 1 a 0 en Rosario por la antepenúltima fecha de la SuperLiga Argentina, quedó en zona de clasificación a la Libertadores 2019 y depende de sí mismo para acceder a la misma.

El Rojo tuvo un primer tiempo aceptable en donde tuvo tres situaciones claras de gol. El Puma Gigliotti participó en dos, tras asistencias de Maxi Meza, quién tuvo la otra chance clara de cabeza.

La clásica falta de eficacia se empezaba a ver hasta que, sobre el final de esa etapa inicial, Gastón Silva de derecha, culminaba una gran jugada entre Meza y Benítez. Lo insólito fue que la definición del uruguayo fue mala, pero rozó en un defensor de Newell´s y desacomodó a San Román, que estaba en la línea.

A diferencia de los partidos en Avellaneda, Independiente fue el que cedió el protagonismo tras anotar el gol. El complemento fue un monólogo de la Lepra, aunque en ningún momento pasó sobresaltos. Sólo una chance tuvo el local para empatar pero el mismísimo San Román definió mal ante Campaña.

El Rojo ganó un partido importante, desde lo anímico, sin jugar bien, pero sumando tres puntos clave de cara a la clasificación a la Libertadores de 2019. La cual depende de sí mismo, debido a que Huracán y Talleres juegan entre sí en la próxima jornada, en la que el Rojo recibirá a Gimnasia, en el Libertadores de América.

Visitante ilustre

Independiente le ganó 2-0 a Talleres en el Estadio Mario Alberto Kempes, con goles de Gonzalo Verón y Emmanuel Gigliotti, y con este triunfo llegó a los 39 puntos, asegurándose un lugar en la Copa Libertadores 2019, en caso de que Racing no gane esta noche ante River.

Los dirigidos por Ariel Holan se llevaron tres puntos fundamentales en Córdoba, cortando así una racha de dos derrotas consecutivas en la Superliga (Atlético Tucumán y San Lorenzo). Con esta victoria lleva 10 partidos sin perder de visitante, siendo la derrota con Godoy Cruz la última.

A diferencia de la mayoría de los encuentros, en este caso Independiente fue contundente en los 90 minutos de juego. Muchas veces fue criticado por la falta de eficacia, pero en este caso el Rojo supo aprovechar las dos únicas situaciones que se le presentaron en el partido.

A los 23 minutos del primer tiempo, luego de una salida rápida de Fernando Amorebieta, el delantero Silvio Romero quedó mano a mano contra el arquero de Talleres, Guido Herrera, y luego de lograr superar su marca remató al arco y en el despeje la pelota le quedó a Verón para que conectara y marcara así su primer gol en el club.

Mientras tanto el conjunto local buscaba empatar en el encuentro, pero la figura de Martín Campaña evitó el grito de los cordobeses en varias oportunidades. Y así, Independiente lograba irse al descanso en ventaja.

Ya en el complemento, Talleres volvió a tomar el control del partido, pero nuevamente el arquero uruguayo se lució y evitó la caída de su arco. La más clara fue en los pies de Leandro Godoy, a los 20 minutos de la segunda parte. Por su parte, Santiago Silva, quien venía de marcarle nueve goles a Independiente en 19 partidos, no estuvo fino y de esa forma no pudo seguir con su racha goleadora.

En el final del partido, cuando Holan ya había mandado a la cancha a Martin Benítez y Gigliotti, estos se juntaron para sentenciar el encuentro. En otro contra ataque, el volante habilitó al Puma, que con una definición estupenda superó a Herrera y cerró el partido. Con este tanto, el ex Boca llegó a su cuarto gol en el campeonato y el decimosexto desde su llegada al Rojo.

La próxima fecha será fundamental para Independiente. Recibirá en Avellaneda al líder Boca el domingo a las 20 con la posibilidad de seguir descontando puntos y sumarse así a los primeros puestos del campeonato

La dejó pasar

Independiente empató 1-1 ante Tigre, en el cierre de la fecha n°20 de la Superliga. El Rojo no jugó bien y se llevó un punto de Victoria, gracias al gol de Silvio Romero.

El duelo comenzó muy directo, casi sin transiciones, ambos equipos salteaban el medio, proponiendo un constante ida y vuelta. Con el correr de los minutos el partido fue disminuyendo su intensidad.

Llegando al cuarto de hora, el local de milagro no se puso en ventaja. Figal calculó mal y dejó espacio en defensa, entre Alan Franco y Damián Albil no se pusieron de acuerdo y el palo derecho evitó la apertura del marcador.

Cuando Tigre manejaba los tiempos del encuentro, los dirigidos por Ariel Holan encontraron el primer tanto de la noche. Silvio Romero, a los 32 minutos, capitalizó la gran asistencia de Fernando Gaibor y su remate se encajó en el ángulo dejando sin opción a Julio Chiarini.

El Rojo se fue al entretiempo en ventaja, pero demostrando una floja actuación en cuanto a lo futbolístico. A este profesor (no el de la casa de papel) se lo vio muy molesto y enojado porque sus jugadores, no reflejaron en el campo lo que él les pedía. De cara al segundo tiempo mandó a la cancha al Torito Rodriguez, quien ingresó por Menéndez.

El complemento, no cambio mucho, Tigre continuó dominando los tiempos y el balón, aunque sin efectivizarlo en el arco de Albil. A los 5’ el arquero de joggings tapó un mano a mano importante a Blengio, que estaba habilitado, pero el juez de línea levantó la bandera.

A los 20’, Jonas concluyó la única transición que tuvo Independiente, rematando desde afuera del área, la pelota pasó muy cerca, tras un desvío en el marcador. Siete minutos después lo que estaba al caer, cayó. Federico González, ex Rojo, quedó sólo tras una gran triangulación del local y dejó sin chances al experimentado arquero.

Cinco minutos después, Figal se mandó una de las suyas y le cedió la victoria al Chino Luna, quien, por suerte, tardó una eternidad en resolver y Damián Albil, rápido de piernas, lo ahogó y se quedó con la redonda. A poco del cierre, ya con Leandro Fernández en cancha, los dirigidos por Ariel Holan también tuvieron la suya para llevarse los tres puntos. Silvio Romero quedó sin marca dentro del área y esta vez, la tiró por encima del travesaño.

Independiente se lleva de Victoria un punto, que le permite volver a ingresar en zona de Copa Libertadores, con un partido menos. Por lo demostrado en el campo, al finalizar el torneo se verá si el Rojo ganó un punto o perdió dos.

Send this to a friend