Sigue sumando

En la noche de Avellaneda, Independiente venció 2 -1 a Argentinos Juniors, por la fecha N°19 de la Superliga, Emanuel Gigliotti y Maximiliano Meza anotaron los tantos del triunfo.

Cerrando el domingo, el Rojo recibió al Bicho de la Paternal en el estadio Libertadores de América, repitiendo, casi, el mismo equipo inicial que presentó en San Juan, el único cambio fue Sanchez Miño por Jonas Gutierrez, en el lateral izquierdo. Por su parte el equipo de Alfredo Berti, venía de dar la sorpresa venciendo con autoridad a Boca Juniors.

Argentinos comenzó golpeando primero, a los 6’ Martín Campaña, a puro reflejo, le ahogó el grito al centro-delantero, González, quien había finalizado a pocos metros del arquero uruguayo. Los de la Paternal fiel a su estilo triangulaban, presionaban y sin resguardarse atacaban al local.

A los 20 minutos, el Rojo se despertó y desde un saque de arco, hilvanó una jugada colectiva para llegar por primera vez. En este ataque Juan Sanchez Miño filtró para Gigliotti, y el Puma de espaldas al arco la frenó, se dio vuelta y estampó el 1-0 parcial. Sin muchos merecimientos, los dirigidos por Holan lograron abrir el marcador en un partido que no parecía nada fácil.

El Bicho continuó exigiendo a Campaña, quien respondió siempre con seguridad y firmeza. Mientras tanto el Rojo tímidamente crecía en el juego pero no lo podía sostener a la hora de fabricar situaciones. Sin embargo faltando 5’ para el entretiempo, Leandro Fernández presionó al arquero y logró interceptar la salida, levantó la cabeza y sin ser egoísta, cedió para Meza quien entraba solo por el medio y solo le bastó con empujarla a la red.

El primer acto finalizó con un resultado abultado a comparación de lo demostrado en el juego. El 2-0, tuvo dos factores muy importantes, el 100% de efectividad y la soberbia actuación del arquero uruguayo, Martín Campaña.

La segunda mitad se luchó más de lo que se jugó, Argentinos disminuyó su juego de despliegue, por agotamiento. Gigliotti a los 30’ encaró para el medio pero su remate se fue centímetros al lado del palo. Dos minutos después el Torito pifió en la salida y Campaña apagó el fuego, atajando un mano a mano increíble. A la jugada siguiente Leandro Fernández emuló al Kun Agüero, ante Crosa por el sector izquierdo en aquel recordado gol, pero su finalización fue muy distinta, y no pudo terminar igual.

A cinco minutos del cierre, Batallini encaró por derecha y tiro la pelota al área, entre los ingresados Jonas Gutierrez y Britez, perdieron la marca de Barrios, quien se elevó y cabeceó, en el borde del área chica, esta vez Campi no pudo.

Ya en el descuento con el Bicho totalmente volcado al ataque buscando el agónico empate, Independiente tuvo una contra para liquidarlo cinco atacaban y dos defendían, el Puma esta vez pecó de egoísta ya que tenía compañeros libres para marcar, no definió mal, Chaves la tapó notablemente.

Concluida la victoria, tres puntos más, hicieron que los dirigidos por Holan se ubiquen terceros, con un partido menos, un triunfo fundamental para no perderle pisada a los de arriba. Ahora a mentalizarse en el Jueves, en dónde el Rojo recibirá a Millonarios 21.15 en la segunda fecha de nuestra Copa.

Rojo fiel

Independiente derrotó a Banfield 1 a 0 en el Libertadores de América, con tanto de Martín Benítez, quien errara el penal decisivo ante Gremio el pasado miércoles y fuera ovacionado antes del partido por los cuatro costados del estadio.

El Rojo arrancó bien. Más allá de una gran respuesta de Martín Campaña en el mano a mano con Pablo Mouche, el Taladro se vio superado en el juego por la agobiante presión que ejerció el equipo de Ariel Holan durante gran parte de la etapa inicial. Es cierto que no tuvo tantas situaciones previas al gol de Benítez, en la cancha se respiraba tranquilidad porque el Rojo controlaba el juego y era punzante, aunque le faltaba en los últimos metros.

De hecho, Leandro Fernández tuvo una chance clarísima ante una duda de Arboleda en la salida y la tiró afuera casi desde el área chica. Después, y gracias a la gran presión del Toro Rodríguez, el Rojo llegó al gol con ese derechazo casi sin recorrido de Benítez, en la que también se vio una respuesta light del arquero del Taladro.

Silvio Romero intentaba pero se lo sigue notando falto de fútbol, tuvo su chance tras otra gran presión del equipo, con un robo de Benitez y pase al medio, el exLanús definió de zurda, mano a mano ante Arboleda, pero el disparo fue muy débil.

En el complemento, Banfield salió a vender cara su derrota y adelantó sus líneas. Le duró seis o siete minutos. Luego el Rojo volvió a tener esa superioridad pero no a partir de la presión sino que del gran control, con un Sánchez Miño como bandera. El exEstudiantes demostró que está para ser titular o cuanto mínimo para pelearle el puesto a Silva. Otro de gran segundo tiempo fue el Burrito Martínez, que no paró de desbordar por la izquierda, como en sus viejas épocas.

El propio Burrito, Alan Franco, Nico Figal, Fernández y hasta el ingresado Emmanuel Gigliotti tuvieron chances claras para liquidar el partido, sin embargo otra vez la falta de efectividad le privó al Rojo de obtener una victoria holgada. Banfield inquietó con un tiro libre de Jesús Dátolo que pasó al lado del travesaño y un centro que atajó Campaña, tras ser desviada por su propio compañero, Emanuel Britez.

Para las estadísticas quedó sobre el final la justa expulsión de Remedi. Fue triunfo de Independiente, tan merecido como necesitado. En su mejor producción del año, que coincide con la antesala del debut, el próximo jueves, en la Copa Libertadores ante Deportivo Lara, en Venezuela. Ese gran objetivo que tenemos todos por delante y por el que todos confiamos en este equipo, porque claro, el Rojo es fiel.

Dejó todo

Independiente perdió por penales 5-4 luego de igualar 0-0 (1-1) ante Gremio y no pudo obtener la Copa N°18. Otra vez el VAR dejó al Rojo con uno menos.

El local arrancó mucho más agresivo- en todo sentido-, en cuanto al primer partido. Everton y Luan gozaron de ciertas libertades para manejarse en el frente de ataque. Alisson por su parte, a los 2 minutos le metió un durísimo planchazo a Silva, el juez lo amonestó y la jugada NO FUE REVISADA por el VAR, esa patada ameritaba para roja.

Cuando Gremio era mucho mas que Independiente Everton amagó a Campaña y con el arco a su merced definió, milagrosamente apareció Amorebieta y como en la ida tapó con su cuerpo el gol del rival. Dos minutos después, Gaibor, de lo mejorcito en la primera parte, condujo y cedió para Fernández, que apurado definió al cuerpo de Marcelo Grohe, quien le dio peligro a la jugada dando un rebote corto hacia el costado.

Pasada la cuarta de hora, el fútbol desapareció del Arena do Gremio. Prevalecieron las patadas y los empujones. El árbitro a los 35’ ya había repartido 3 amarillas para cada lado. Luan tuvo la suya a los 37’, luego de un mal cálculo de los defensores, quedó solo y abrió el pie. Algo hizo que esa pelota roce el palo y no sea gol, algo que solo se puede describir como un milagro, el segundo de la noche.

A falta de 5’ para el final, el protagonista más odiado por parte de todo el pueblo Rojo, volvió a decir presente. Los “encargados de impartir justicia” mediante las cámaras llamaron a Enrique Cáceres para que revise una pierna alta de Amorebieta. La revisó y lo expulsó. Penosamente las ratas escondidas atrás de esta pantalla no percibieron el Offside de Cícero, jugada dónde provino esta expulsión. El VAR se implementó para que se acaben las injusticias, pero aún con la tecnología, estas continúan ocurriendo.

En el complemento, se vio a Independiente totalmente retrasado y cubriendo espacios, Gremio era dueño total de la pelota y a los 8’, los locales tuvieron un mano a mano que desactivó el arquero uruguayo, con su pie. El conjunto brasilero con un hombre de más nunca pudo vencer el arco de Campaña, los dirigidos por Holan corrieron los 90’ y forjaron el alargue heroicamente.

En el tiempo extra, los jugadores del Rey de Copas continuaron dejando todo, corriendo todas. Iban 5 minutos de suplementario cuando el travesaño salvó al Rojo luego de un cabezazo, dónde Campaña ya estaba totalmente vencido. Benítez en una guapeada robó y centró por abajo, para la llegada de Romero que no pudo conectar.

Luego del cambio de lado, en el segundo tiempo extra, Campaña respondió de gran manera a los 3’ luego de un desvío, en un tiro libre y en el tiempo cumplido tapó un remate fuertísimo a su derecha. Independiente pudo haberse llevado la Recopa a casa, cuando Figal se encontró solo abajo del arco, sorprendido por la situación, falló y no pudo empujarla.

La entrega de cada jugador, hizo que final, se estire hasta los penales. Los dirigidos por Ariel Holan jugaron con un hombre menos 140’ de 210’. Algo poco visto, y ante el último Campeón de la Libertadores.

Los malditos penales otra vez le dieron un revés al Rojo en territorio brasilero, todos marcaron la pena máxima, salvo Benitez quien en el último y decisivo penal, falló. Marcelo Grohe puso mano firme y ayudado por el travesaño hizo que Gremio levantara la Copa.

Nada se le puede decir a estos leones que dejaron todo y siempre lucharon en inferioridad, hay revancha ya que la semana que viene, el Rey vuelve al torneo dónde levantó mas copas que ningún otro club.

Empate que no suma

Independiente empató ante Temperley 0 a 0 por una nueva jornada de la Superliga. El Rojo fue superior pero no supo como ganarlo y se llevó un solo punto en un torneo en el que peleará por la clasificación a la Libertadores.

El Rojo jugó con suplentes, tuvo varias situaciones de gol en el primer tiempo pero chocó contra un soberbio Josué Ayala. Tanto Leandro Fernández como el debutante Silvio Romero tuvieron chances claras pero el merito es del arquero Gasolero. También tuvo su situación, tras un gran centro de Sánchez Miño, el otro debutante, Gonzalo Verón pero el resultado fue el mismo: chocó con Ayala.

En el complemento lo del Rojo fue de malo a muy malo. Tuvo una sola chance clara de gol, en los pies de Silvio Romero, quién tras dos buenos enganches, remató por arriba del travesaño. Después, Independiente no supo como entrarle. Inclusive en los últimos quince minutos, cuando el Gasolero se quedó con 10, hasta estuvo más cerca de perderlo que de ganarlo.

Fue una prueba con una formación alternativa pensando en la final de la Recopa, uno de los grandes objetivos de este semestre, del próximo miércoles en Porto Alegre ante Gremio. Y tenemos muchos argumentos como para confiar en este plantel y en este cuerpo técnico.

Pierna fuerte y templada

Independiente, con un hombre menos, empató 1 a 1 ante Gremio, en la ida de la Recopa Sudamericana, Luan abrió el partido, tras un error defensivo y Fernando Gaibor de pelota parada, logró la paridad.

En el día de los enamorados, Ariel Holan planteó un once inicial bastante agresivo, buscando un buen resultado en el primer partido de la Recopa. El cotejo arrancó con ambos protagonistas expectantes de los movimientos de su rival. A Gremio le interesaba cerrar sus líneas y obligaba al Rojo a manejar la pelota en primera línea.

Independiente proponía peligro por el sector de Jonathan Menéndez, párrafo aparte su actuación, lastimó siempre que pudo generando desorden en la defensa brasilera. Cumplido el cuarto de hora, Maxi Meza estrelló un cabezazo en el travesaño, tras un córner. Cinco minutos después, el que no pudo empujarla de zurda fue Martín Benítez, que llegó mal pisado luego de una buena triangulación.

Lo que parecía un monólogo por parte de los dirigidos por Ariel Holan, se desmoronaría por un error en la salida. Previo a esto cabe destacar el abuso de los arqueros a la hora de frenar el juego, por ser los mas “vulnerables” dentro del campo, el arbitraje mundial le permite manejar el tiempo de los partidos, Andújar lo hizo hace pocos días y hoy Marcelo Grohe recurrió a dicho vicio, simulando un golpe en el hombro. Por un conjunto de errores técnicos y conceptuales, entre Amorebieta (falló el pase), Franco (dudó) y Campaña (no achicó como pedía la jugada), Luan, la figura del Gremio, capitalizó al 100% el error y logró poner al equipo brasilero en ventaja.

Tres minutos después las cosas empeorarían aún más, Roddy Zambrano amonestó a Gigliotti por un codazo, pero por intercomunicador le avisaron que revise la jugada mediante el VAR. Luego de la consulta, el juez cambió el color de la tarjeta y expulsó al “Puma”.

Con el resultado en contra, y con un jugador menos, Independiente infló el pecho y sacó esa mística copera que lo separa de los equipos comunes. El Rojo siguió atacando y mediante de un tiro libre, del debutante Fernando Gaibor, el Rey de Copas empató el partido. El nuevo portador de la 10 le puso veneno a su tiro y tras un desvío en Bruno Cortez, que dejó descolocado al golero, llegó el ansiado empate.

Por momentos se vio un duelo propio de una final. Cada estandarte Rojo dejó todo en cada pelota dividida, todas se pelearon como si fueran la última pelota del partido y el compromiso, actitud e intensidad que es el lema de este equipo, se vio a flor de piel.

El segundo acto fue muy diferente, Gremio tomó la iniciativa de corromper a un Independiente agotado. El último campeón de la Libertadores, con un hombre más, jamás pudo poner en jaque al Rey, que con mucha entrega y amor propio nunca regaló nada, luchó, corrió y dejó todo.

No hubo situaciones claras en el complemento, destacar a alguien sería injusto ya que todos estuvieron a la altura de la final. Hoy en San Valentín la gente enamorada de su equipo aplaudió la entrega y el sacrificio de esos leones. La tinta está fresca y sobra papel para escribir una nueva epopeya en las hojas doradas del Club Atlético Independiente

Le gana siempre

Independiente ganó su primer partido en 2018 y, como viene sucediendo en los últimos años, fue en la cancha de Colón, al que derrotó 1 a 0 con gol de Leandro Fernández de penal en el complemento.

El Rojo tuvo un buen primer tiempo, con situaciones claras de gol, un claro penal no sancionado a Jonathan Menéndez, qué tuvo un gran debut. Fernández tuvo la más clara cuando un remate cruzado suyo fue desviado en la linea por Germán Conti.

Si bien le costó hacer pié en los primeros minutos, el Rojo primero aseguró la posesión de la pelota y luego empezó a generar situaciones de gol. En el complemento, la cosa fue similar. Arrancó algo mejor Colón, pero con el correr de los minutos el Rojo emparejó y, tras una gran jugada de Menéndez, que fue derribado en el área, Fernando Echenique no dudó y sancionó penal.

Fernández, confeso hincha del Sabalero, no dudó y la mandó adentro. Tuvo su festejo emotivo, diferente a los que hace siempre, señalando el cielo y con lagrimas en los ojos. Luego de eso, el Rojo aguantó. Con un Alan Franco como bastión de la defensa, aguantó los ataques de Colón y logró su primera victoria en 2018.

La próxima tarea para Holan será recuperar el nivel mostrado ante Central. Ahora tendrá 11 días -postergará el partido ante San Lorenzo- para preparar la primera final ante Gremio, el 14 de febrero en el Libertadores de América. Sin embargo, para el Rojo era fundamental ganar y lo hizo. En un lugar donde suele hacerlo siempre.

FOTO: Independiente (OFICIAL)

Palos sobran

Independiente injustamente, empató 1 a 1 con Rosario Central, en la vuelta al terreno oficial, tras ganar La Copa Sudamericana. La fortuna no jugó para el Campeón, entre los postes y el arquero, Ledesma, le negaron la victoria al Rey.

Los campeones pisaron el césped con el recibimiento de las glorias del Nacional 77′. Casi 40 años separan a estas dos generaciones y Aunque hayan pasado 4 décadas entre ambos hitos, La hombría de conseguir tales acontecimientos permite unir a estos dos equipos gloriosos. Mística Roja en todo sentido.

En los primeros 5′ el Rojo fue superior a su rival, hasta que el visitante logró acomodarse y presionó en cada situación a los dirigidos por Holan. Estos no estuvieron precisos y por la agobiante presión, repitieron errores conceptuales tanto como técnicos. Cercano al cuarto de hora, llegaría la situación mas clara, Leandro Fernández se jugó la individual y remató cruzado, el arquero se la tapó y Domingo no logró conectar con precisión el rebote.

En un PT muy dinámico pero flojo por parte del campeón, Rosario Central encontró, desde un tiro libre, el primer gol de la noche. Fernando Zampedri, de cabeza, descolocó a Campaña. Es el tercer gol consecutivo que le hacen al arquero uruguayo, de pelota parada, contando los dos goles recibidos ante Flamengo.

El rojo se fue al entretiempo tras demostrar una pobre actuación. El profesor metió mano y sacó Fernando Amorebieta, amonestado, y mandó a la cancha al debutante Emanuel Britez. En el complemento los campeones salieron con otra actitud, en 10 minutos pusieron a prueba a Ledesma, el arquero Canalla, respondió con creces.

Algunos minutos después, Martín Benitez ingresó en el lugar del Torito Rodriguez, y el Rey de Copas mejoró notablemente y logró el merecido empate.

Bustos combinó con Fernandez y el Puma Gigliotti la clavó en la unión de ambos palos, el efecto y la espalda del arquero posibilitaron el 1-1.

La fortuna y el arquero visitante, figura de la noche, jugada tras jugada le negaro el segundo gol al Rojo. Un tiro libre de Fernandez rozó el travesaño, luego sin ángulo el mismo jugador le dio al poste superior, Martín Benitez también encontró al palo y Gigliotti tuvo la suya abajo del arco, de cabeza, pero Ledesma apareció heroícamente. Este mismo fue quien le ahogó dos clarísimas al Puma.

Como si fuera poco en la recta final Benitez acertó en el palo que faltaba y Gigliotti no pudo de rebote. Meza tuvo otra también contenida por Ledesma. Una sucesión de jugadas que milagrosamente para los visitantes mantenían el empate.

Faltando 2′ para el tiempo cumplido paso de todo. Silva tapó con su cuerpo con el equipo mal parado, luego Britez pifió y Herrera solo abajo del arco la tiro a la Popular. De contra el Rojo tuvo dos, ambas desactivadas por Ledesma.

Independiente volvió al ámbito oficial de manera positiva, ya que jugó un gran segundo tiempo. Fue un cotejo muy parecido al partido ante Lanús, en la ultima fecha del torneo pasado, en ambos el arquero visitante fue figura y inexplicablemente el resultado terminó en empate. El Rey de copas quedó a 8 de la punta y el lunes recibirá a Estudiantes (LP).

Ariel Holan, demostró estar a la altura del club no solo por lo logrado sino por cómo se maneja en un ámbito rodeado por dirigentes ineptos, que le ponen palos en la rueda y piedras en los zapatos. El profesor levantó un tubo y reflotó lo de Gaibor, Algo inexplicable. Pocas horas quedan en el mercado de pases y todavía la dirigencia y algunos medios partidarios siguen dando excusas patéticas, a la hora de reforzar el plantel. Podrá salir mal o bien, pero Ariel Holan, como hincha y DT, quiere lo mejor para el club. Pongan la plata, y basta de papelones.

Imagen: Prensa Independiente

No pidas más vino…

…que ni las de verano tenés. Independiente se quedó con el clásico tras empatar 2 a 2 en los 90 minutos con dos tantos de Leandro Fernández. En la definición por penales, el Rojo le ganó 3 a 1. Campaña le atajó el penal a Donati, mientras que Triverio y Martínez lo tiraron a Saturno. La hinchada hizo una fiesta y gozó durante toda la noche un triunfito más.

Racing arrancó presionando muy bien a un Independiente que no podía salir en los primeros minutos. Parecía un partido de campeonato y no un amistoso de verano. Porque el Rojo también respondió y de la mejor manera. Tras una mano de Soto, Mauro Vigliano sancionó penal, que Fernández cambió por gol.

El rival seguía con la posesión de pelota, pero a los 20, en una contra fulminante entre Benítez, Meza y Fernández, en el medio de un festival de bengalas en la tribuna del Rojo, llegó el segundo de “Lean Love”. El partido estuvo demorado por el exceso en el uso de pirotecnia. En el minuto 24 aparecieron los cartelitos jocosos de los hinchas en relación a la paternidad en el historial.

Luego, Independiente tuvo la chance para meter el tercer gol, pero el juez de linea se equivocó y le privó a Gigliotti, que se iba solo, de definir ante el arquero de Racing y, en la jugada siguiente, tras un error de Franco, llegó el descuento de la Academia, por parte de Martínez, la estrella de ellos.

En el complemento si se pareció más a un partido de verano, con jugadores que llegaban a destiempo, muchas patadas y pases imprecisos. Cuando el partido se moría, López aprovechó un grosero error de Figal -reemplazó a Franco que se desgarró- y le sirvió el gol a Martínez, quien, desde el piso, igualó el partido.

En la serie de penales, Silva arrancó la serie fallando, sin embargo, Donati haría lo propio con el primer penal de Racing, que fue atajado por Campaña. Meza, Albertengo y Domingo anotaron los tres siguientes, mientras que el rival tuvo al Pulpo Gonzalez como al único capaz de meter un penal. Primero Triverio y después Martínez ejecutaron sus remates a la tribuna de Racing.

Fue final, la fiesta del Rojo fue completa, ganó por penales y ya se prepara para lo que importa, el partido ante Rosario Central del próximo miércoles.

Mezasa

Independiente derrotó a Flamengo en la primera final de la Copa Conmebol Sudamericana por 2 a 1 con goles de Gigliotti y Meza. La revancha será el próximo miércoles en el Maracaná. (A

El encuentro arrancó favorable para el conjunto brasilero, que se mostraban más firmes a la hora de tomar las decisiones. Al Rojo se lo veía estático y llegaba tarde a cada dividida. Producto de un foul innecesario lejos del área, el visitante logró marcar el primer gol del duelo antes de los 10 minutos. Réver, el capitán de Flamengo, se elevó en el área y con su cabeza depositó el balón en el ángulo de Campaña.

Después de este baldazo de agua fría, como en la ida de la semifinal ante Libertad, Independiente se despertó y se hizo dueño de la posesión. El sector izquierdo de la defensa del visitante era una autopista, y los dirigidos por Holan volcaron cada ataque por ese lado, Sanchez Miño tuvo una clarísima pero le cerraron el tiro que tenía olor a gol.
La justicia se hizo presente cumplida la media hora de juego y el Rey de Copas logró empatar el marcador. Maxi Meza habilitó en profundidad a Benítez, que de casualidad la pudo frenar y ceder al Puma Gigliotti, quien abrió el pie y dejó sin opción al arquero brasilero.

Pasaron los minutos e Independiente avasalló a Flamengo, por momentos fue muy superior dominando los tiempos y pudo irse al descanso con un gol más, Silva la tuvo de tiro libre pero César, el uno visitante, se lo negó.

En el complemento la máquina del Profe Holan aumentó su rendimiento, por momentos borró de la cancha a las grandes figuras brasileras. Pasados los 10 minutos era un concierto Rojo, cada compositor hizo su trabajo y luego de algunas oportunidades, Maximiliano Meza de volea rompió el empate y dio vuelta la serie. Un Golazo con todas las letras, después de tocar por todo el ancho del campo, Barco centró y el ex Gimnasia la empalmó en el aire con su empeine y de volea la colocó en el palo derecho.

Con la serie a su favor los dirigidos por Ariel Holan tocaron y se lucieron, pudieron haber marcado el tercero pero fallaron en el último pase. A falta de 20’ para el final del partido de ida, Independiente cedió el balón y optó por retrasar sus líneas. Barco de contra tuvo el tercero pero remató desviado.
Flamengo desbordó en repetidas oportunidades para marcar el empate pero la solvencia defensiva respondió y con creces.

En el adicionado, como contra Libertad, el conjunto brasilero tuvo un tiro libre muy cerca del área que por suerte no pasó a mayores. El que estuvo muy flojo fue el encargado de impartir justicia, Díaz de Vivar quien se olvidó en repetidas oportunidades de amonestar a los jugadores visitantes y cobró faltas inexistentes en contra del Rojo.

Cuando el árbitro paraguayo marcó el final, explotó Avellaneda, Independiente dio vuelta un partido electrizante y ahora deberá esperar 7 días para definir el partido más importante de la última década.
Gracias Ariel Holan

¡Finalistas!

Independiente le ganó 3 a 1 a Libertad de Paraguay, en la vuelta de las semifinales de la Copa Sudamericana, con dos goles de Emanuel Gigliotti y uno de Barco de penal.

El Rojo luego de 7 años está en una final de un torneo Internacional, la mística se hizo presente en el Libertadores de América, en un duelo muy emotivo, que el Rey de Copas tuvo que dar vuelta ya que había caído en la ida por 1-0.

Los primeros minutos se vio un equipo tranquilo con la pelota pero nervioso a la hora de tomar decisiones. Mientras que los dirigidos por Ariel Holan buscaban los caminos para dar vuelta la serie, el conjunto paraguayo se replegaba y presionaba a partir del mediocampo.

A los 15’ en una viveza de Maxi Meza, quien sacó rápidamente un lateral, habilitó a Bustos que pisó el área y fue derribado por uno de los cinco defensores de Libertad. El juvenil Ezequiel Barco infló el pecho, tomó la pelota, miró al arquero y definió al palo distinto del que eligió el uno. Luego de 4 penales consecutivos sin marcar el Rojo pudo sacarse la mufa.

Como si fuera poco en la jugada siguiente, mientras explotaban las tribunas del Libertadores de América, el equipo del profe Holan tocó por todo el campo y finalizó una jugada de la mejor manera, guardando la pelota en la red. El “Puma” Gigliotti conectó el centro raso de Meza y marcó el segundo tanto.

Unos minutos después llegaría un baldazo de agua fría para Independiente. Libertad de pelota parada y luego de TRES cabezazos en el área, Cardozo Lucena marcó el 2-1 parcial. Ese cachetazo sirvió, ya que el Rey de Copas se volvió a despertar y forjó otra gran jugada que terminó en el fondo de la red. El laboratorio de Ariel se hizo presente de nuevo, esta vez por izquierda y Gastón Silva fue quien encontró a Gigliotti, que otra vez conectó y dejó sin opción al bueno de Muñoz.

El Rojo tuvo un rendimiento muy contundente y efectivo, en un primer tiempo que fue extremadamente dinámico, casi no tuvo interrupciones. La segunda parte comenzó con el equipo visitante totalmente volcado en ataque, buscando el gol clasificatorio.
Los primeros quince encontraron a Independiente mucho más retrasado y otorgándole la posesión al conjunto paraguayo, que encajonó al local. Por esta razón el DT sacó a Martín Benítez y mandó al campo a Nicolas Domingo. El reloj de arena corría y Libertad, con empuje y sin tanto fútbol, iba con la obligación de dar vuelta la serie.

El Venezovasco, Fernando Amorebieta, ingresó en el lugar del “Torito” Rodríguez que estaba amonestado. Con este cambio el Rojo paró una línea de cinco defensores y añadió la altura necesaria para contrarrestar los envíos aéreos de la visita. Esta modificación sirvió y le dio un respiro a Independiente que pudo controlar los tiempos.

El reloj era eterno y el infierno ardía, los dirigidos por Holan, dejaron todo en cada dividida. Maxi Meza se vistió de Bochini y sacó a pasear a toda la defensa de Libertad que tuvo como único recurso bajarlo a patadas.

Como si fuera poco el visitante tuvo la oportunidad de ganarlo con un tiro libre que pasó a centímetros. Cuando el árbitro pitó el centro del campo Avellaneda explotó. Independiente está en la final de la Copa sudamericana. VOLVIÓ EL REY

Últimas noticias

Send this to a friend