Nosotros o ellos

Si bien el momento de Independiente dista de ser el mejor, hace cinco años que al menos el club participa ininterrumpidamente de torneos internacionales.

Y en dichas competiciones, se dio un dato curioso, que quizá sea solo eso, o a lo mejor hable bien de las participaciones del Rey de Copas en el ámbito sudamericano.

Es que desde el 2015, el Rojo sino salió campeón, algo que se dio únicamente en la Sudamericana 2017, quedó eliminado por el club que levantó el trofeo.

En el 2015, el equipo de Pellegrino quedó afuera con su homónimo de Santa Fé. En Avellaneda perdimos uno a cero tras un grosero error del Ruso Rodríguez, quien encima falló un penal con el encuentro en cero. Y en colombia empezamos abajo y empatamos sobre el final, aunque no alcanzó. Semanas después, los cafeteros festejaban el título ganándole la final a Huracán.

En el 2016, el equipo de Milito quedó afuera en octavos por penales ante Chapecoense, luego de dos partidos sin que se marquen goles. Luego de la tragedia con el avión que llevaba al plantel brasileño a colombia para jugar la final, se le entregó la copa al Chape.

Un año más tarde, de la mano de Ariel Holan y su equipo, Independiente levantaba la Sudamericana 2017 en el mismísimo Maracaná ante el Flamengo, después de ganar dos a uno en Avellaneda y empatar en Río de Janeiro.

El año pasado, ahora en Copa Libertadores y otra vez con Ariel Holan al mando, el Rojo quedaba afuera en cuartos de final en el Monumental, luego de un escandaloso arbitraje que favoreció a River. El cero a cero en Avellaneda y el tres a uno en Nuñez, quedaron minimizados por la plancha de Pinola que el VAR, los árbitros y Conmebol ignoraron, en el robo más visible de los últimos años del fútbol. Luego de más escándalos, los de Gallardo ganarían la Copa en Madrid ante Boca.

Y en este 2019, se volvió a dar el mismo patrón, de manera similar a la del 2015. Ya que fue con un homónimo, en este caso Del Valle y con errores groseros propios que sentenciaron la llave. Hablamos del ridículo pase de Benítez al autor del tanto ecuatoriano en Avellaneda, en un partido que finalizó dos a uno para el Rojo gracias a los tantos de Silvio Romero, goleador de la Copa. Quien tras el otro error inexplicable, quedó en el banco para la revancha por decisión de Beccacece. Uno a cero como visitantes y afuera contra el equipo que terminó dando la vuelta el sábado en Paraguay, tras vencer a Colón.

Que en el 2020 nos toque a nosotros.

Las dos rachas que cortó el Rojo

Este fin de semana Sergio Agüero y David Abraham convirtieron en sus equipos europeos, Lucas Biglia fue suplente en la derrota del Milan y Julio César Falcioni dirigió a Banfield. ¿Qué tienen en común todos ellos? Que fueron artífices de la última victoria que Independiente había logrado ante San Lorenzo como local, el 5 de febrero de 2006. Aquella vez, el Rojo se impuso 1-0 con un tanto de Eduardo el “Tati” Bustos Montoya.

¿Qué pasó en estos casi 14 años? El Rojo hizo de local en cuatro estadios ante el Ciclón, y en ninguno le pudo ganar hasta anoche:
-Derrota 0-1 en la Doble Visera (2006)
-Derrota 1-2 en el Cilindro (2007)
-Derrota 0-1 en el Ducó (2009)
-Dos empates y cinco derrotas en el Libertadores de América

Entonces, ¿esta fue la gran racha que cortó el doblete de Silvio Romero el domingo por la noche?

Claro, pero no fue la única: Independiente llevaba un año y medio sin ganar un clásico (es decir, un partido ante otro grande de Argentina).

¿Qué pasó entre medio de aquel 1-0 a Boca con gol de Martín Benítez y este 2-1 a San Lorenzo? Lo siguiente:
-Empate 0-0 vs. River (Copa Libertadores 2018)
-Derrota 1-3 vs. River (Copa Libertadores 2018)
-Derrota 0-1 vs. Boca (Superliga 2018/19)
-Empate 0-0 vs. San Lorenzo (Superliga 2018/19)
-Derrota 1-3 vs. Racing (Superliga 2018/19)
-Derrota 0-3 vs. River (Superliga 2018/19)

La conclusión, entonces, es que Independiente este domingo consiguió más puntos y convirtió la misma cantidad de goles que:
a) en los últimos ocho partidos ante San Lorenzo como local
b) en los útimos seis clásicos

La década en números

Este domingo Independiente recibirá a San Lorenzo en el estadio Libertadores de América, que el lunes 28 cumplió diez años desde su inauguración en 2009.

¿Qué pasó en estos diez años? ¡De todo! Buenas y malas. Rachas positivas y negativas. Goleadas a favor y… alguna que otra en contra. Repasá todo lo que ocurrió en Alsina y Bochini desde el 28 de octubre de 2009.

Partidos jugados: 207
Victorias: 102
PE: 61 (contando el de Santos)
PP: 44

Rivales a los que más enfrentó Independiente:
Racing 10 (7 ganados, 1 empate, 2 perdidos)
Argentinos 9 (3 PG, 4 PE, 2 PP)
Lanús 9 (3 PG, 2 PE, 4 PP)
Vélez 8 (3 PG, 3 PE, 2 PP)
Boca 8 (1 PG, 4 PE, 3 PP)
Colón 7 (5 PG, 1 PE, 1 PP)
River 7 (4 PG, 2 PE, 1 PP)
Arsenal 7 (4 PG, 1 PE, 2 PP)
Tigre 7 (3 PG, 3 PE, 1 PP)
Estudiantes 7 (2 PG, 3 PE, 2 PP)
San Lorenzo 7 (0 PG, 2 PE, 5 PP)

En total, el Rojo recibió a 68 equipos:
-43 argentinos
-7 brasileros (Goiás, Inter, Chapecoense, Flamengo, Gremio, Corinthians, Santos)
-4 ecuatorianos (Liga de Quito, Deportivo Quito, Universidad Católica, Independiente del Valle)
-3 uruguayos (Defensor Sporting, Peñarol, Liverpool)
-3 paraguayos (Olimpia, Nacional, Libertad)
-3 colombianos (Santa Fe, Millonarios, Rionegro Águilas)
-2 chilenos (Universidad Católica, Deportes Iquique)
-2 peruanos (Alianza Lima, Deportivo Binacional)
-1 venezolano (Deportivo Lara)

De los 68, Independiente solo tiene historial desfavorable con ocho:
-San Lorenzo (2 PE, 5 PP)
-Boca (1 PG, 4 PE, 3 PP)
-Lanús (3 PG, 2 PE, 4 PP)
-Atlético Tucumán (2 PG, 3 PP)
-All Boys (2 PE, 1 PP)
-Brown de Adrogué, Corinthians y Santa Fe (1 PP)

Diez futbolistas convirtieron en el LDA antes de jugar en el Rojo:
-Pablo Pérez (Newell’s x2)
-Torito (Defensor Sporting)
-Emmanuel Gigliotti (Colón x2, All Boys)
-Juan Manuel Martínez Martínez (Vélez x2)
-Silvio Romero (Lanús x2)
-Damián Martinez (Aldosivi)
-Emiliano Rigoni (Belgrano)
-Guillermo Burdisso (Boca)
-Sebastián Palacios (Talleres)
-Lucas Romero (Vélez)

Estos son los máximos goleadores del estadio con la camiseta de Independiente:
1) Facundo Parra 22
2) Martín Benítez 20
3) Emmanuel Gigliotti 14
4) Andrés Silvera 11
5) Federico Mancuello y Silvio Romero 10
7) Leonel Núñez 8
8) Daniel Montenegro 7
9) Hernán Fredes, Darío Gandín, Leonel Galeano, Juan Martín Lucero, Diego Vera, Lucas Albertengo 6

Solo dos futbolistas marcaron tres goles en un mismo partido en el LDA:
Andrés Silvera (vs. Atlético Tucumán en el Clausura 2010)
Facundo Parra (vs. Talleres en la B Nacional 2013/14)

En cuatro ocasiones el Rojo ganó por una diferencia de cuatro goles:
-4-0 a Newell’s (Clausura 2011)
-5-1 a Huracán (Clausura 2011)
-4-0 a Arsenal (Torneo 2015)
-4-0 a San Martín (T) (Superliga 2018/19)

Primera derrota

El resultado ante Patronato de esta tarde fue histórico pero no por un hecho positivo sino por todo lo contrario.

Es la primera vez en toda la historia que Independiente pierde ante Patronato. Hasta el momento habían jugado siete partidos y el equipo de Paraná nunca había obtenido la victoria, de hecho el pasado miércoles, el Rojo lo eliminó de la Copa Argentina.

En Paraná habían jugado 3 veces con todas victorias del Rojo. Sin embargo hoy la racha llegó a su fin.

Va a jugar Mingo Blanco

El recuerdo de la famosa frase con la que Ariel Holan le pedía, mediante un audio de whatsapp que se viralizó, a un importante dirigente de la época para que no contrate a Lucas Zelarayán, resuena ante cada buena actuación de Domingo Blanco.

Esta tarde, en La Pedrera, Blanco cumplió otro hito: anotó el primer tanto oficial en su carrera como profesional.

El jugador que vistiera la casaca de la Selección Argentina se había destacado en el partido ante Colón jugando un gran segundo tiempo y hoy fue ora vez determinante concretando el tanto de la victoria.

Debuts con más pena que gloria

Por la fecha 3 de la Superliga, Independiente visitó a Estudiantes en el Estadio Único de La Plata y dos futbolistas hicieron su debut en el Rojo. 

Con un cambio de esquema, y de nombres, Beccacece fue a La Plata en busca de tres puntos vitales para prenderse en el pelotón de arriba. En la defensa debutó Alexander Barboza y en el mediocampo lo hizo Lucas Romero. 


El ex defensa y justicia no tuvo su mejor presentación, los González lo hicieron padecer todo el partido y en varias ocasiones dejó a los rivales frente al área defendida por Martín Campaña.  Además, a los 45′ del primer tiempo recibió la tarjeta amarilla por un empujón que debió ser sancionado con off side.


Romero al principio fue su antítesis.  El ex Cruzeiro comenzó el encuentro de menos a más y de a poco fue adueñandose del mediocampo y no sólo mostró interesantes movimientos sino que también fue claro a la hora de distribuir el juego. Sin embargo, de un grosero error suyo vino el primer tanto del Pincha.

Ojalá ambos jugadores puedan sumar minutos, y confianza en este equipo ya que Independiente apuesta todas sus fichas a la Copa Argentina y al torneo local. 

Debut, gol y tres puntos

En su visita a Varela por la primera fecha de la Superliga, Independiente derrotó a Defensa y Justicia y arrancó con el pie derecho. 


Luego del triunfo por Copa Sudamericana, el Rojo de Beccacece debutó en el torneo local y el último refuerzo, Sebastián Palacios, también tuvo su debut con la camiseta roja. 

Desde el arranque el tucumano se mostró muy activo y con mucha participación y luego de una jugada colectiva, con ayuda de un grosero error del defensor del “Halcón”, el ex Talleres abrió el marcador para poner en ventaja a su equipo.

Palacios apareció como delantero y mandó la pelota al fondo de la red ante un Unsain que nada pudo hacer.

Bien por el “Tucu” que tuvo un auspicioso debut con gol incluido. 

Conociendo a la U

LA HISTORIA

El Club Deportivo de la Universidad Católica de Quito es, a pesar de su poco rodaje internacional, de los miembros más constitutivos de la Primera División del fútbol ecuatoriano. Si bien no es uno de los ocho que ganaron la Serie A, está entre los ocho con más temporadas en la categoría: 34 desde su primera participación en 1965, dos años después de su fundación.

Si estás caminando por las calles de Quito y escuchás “El Trencito Azul”, “Los Camaratas” o “La Chatoleí”, se están refiriendo a la “U”. El primer apodo es fácil: por el color de su uniforme. El segundo por un Virgilio Camaratta, un Padre Sacerdote de la Universidad muy vinculado al club, y el tercero por la deformación de un canto de la hinchada que deletreaba el nombre del equipo: “C-A-T-O-L-I”.

EN ECUADOR

Al igual que Independiente, para encontrarnos con lo mejor de su historia nos tenemos que remontar a la década del 70: allí obtuvo sus dos subcampeonatos en el fútbol ecuatoriano, que le permitieron sus dos participaciones en la Copa Libertadores (1974 y 1980). En esa época logró su mayor racha de presencias en la máxima categoría: 15 temporadas entre 1973 y 1988.

Teniendo en cuenta que la Serie A de Ecuador varió reiteradas veces la cantidad de equipos y muchas temporadas solo tuvieron 12 o 10 participantes, es de esperar que muchos hayan perdido la categoría en más de una ocasión. En el caso del Trencito Azul, fueron seis descensos (y seis ascensos) en sus 56 años de vida. Tres de estos ascensos vinieron acompañados por el título de campeón de la Serie B.

EN SUDAMÉRICA

Como decíamos, jugó dos veces la Libertadores. En 1974 fue tercero en el grupo que compartió con Defensor Lima (PER), El Nacional (ECU) y Sporting Cristal (PER). En tanto, en 1980 fue segundo en la zona que disputó junto a América de Cali (COL), Santa Fe (COL) y Emelec (ECU). Vale aclarar que en aquella época solo clasificaba el primero de cada grupo.

Con respecto a la Sudamericana, la jugó por primera vez en 2014 y disputó todas las ediciones desde entonces, exceptuando la de 2018. Su mejor desempeño lo logró en el certamen actual:

-En 2014 derrotó a Deportivo Anzoátegui (VEN) y perdió ante Huachipato (CHI) en la segunda fase.

-En 2015 fue eliminado por Deportivo La Guaira (VEN) en la primera ronda.

-En 2016 tampoco pudo superar la primera serie, ante Independiente Medellín (COL).

-En 2017 eliminó a Petrolero (BOL) y luego cayó con Fluminense (BRA).

LA ACTUALIDAD

Sin dudas, el 2019 es un año histórico para los Camaratas: lideran la Serie A junto a Macará e Independiente del Valle, y van en busca de su primer título local. El pasado sábado igualaron 1-1 ante Aucas y anteriormente habían goleado a dos rivales: 5-1 a Liga de Quito de visitante (la peor derrota de la historia de LDU en Casa Blanca) y 6-2 a Técnico Universitario.

El rendimiento de la Universidad Católica ya venía siendo bueno: en 2018 terminó quinto en la tabla general, y de esa manera obtuvo la plaza para disputar la Copa Sudamericana.

EL DESEMPEÑO EN LA COPA

No fue cualquiera el camino hacia los octavos: en la primera ronda eliminaron al histórico Colo Colo por penales luego de perder la ida en Quito (1-0) y remontar la serie en Santiago de Chile ante figuras como Esteban Paredes y Jorge Valdivia.

Luego, consiguieron la mayor goleada internacional de su historia tras vencer a Melgar 6-0 en la ida de la segunda fase (después fue 0-0 en Arequipa, en el mismo Monumental de la UNSA donde Independiente venció 2-1 a Binacional).

Sebastián Beccacece y el cuerpo técnico deberán prestar especial atención a cómo defenderse del equipo ecuatoriano, que ha mostrado virtudes para lastimar de diversas maneras: con remates de larga distancia, con jugadas de pelota parada, con buenas proyecciones de los laterales (y asociaciones con los delanteros) y con acciones individuales. El goleador del equipo en el certamen es Jeison Chalá con dos tantos, y también marcaron Edison Carcelén, Bruno Vides, Walter Chalá, Bryan Oña y Gustavo Cortez.

LAS FIGURAS

Los hermanos Chalá: Walter (27) pasó por Rubin Kazan de Rusia y por el fútbol mexicano. Yeison (24) es un desequilibrante extremo derecho, de los puntos más destacados del once actual.

Luis Amarilla: el paraguayo de 23 años llegó a principios de año después de su paso por Vélez. Es el actual goleador de la primera división ecuatoriana con 13 goles en 15 partidos.

Bruno Vides: otro que pasó por nuestro fútbol. Es argentino, tiene 26 años y debutó en Lanús en 2012. Pasó Deportes Copiapó de Chile y tuvo su primer ciclo en la Universidad Católica en 2015. Luego jugó en Sarmiento de Junín, Emelec y regresó al Granate. Está afrontando su segundo ciclo en la Chatoleí.

Facundo Martínez: también argentino, pero nacionalizado ecuatoriano. Figura indiscutida y máximo referente de la U, donde juega desde 2010. Tiene 35 años y pasó por varios equipos del fútbol uruguayo. ¿El dato? Debutó en River, donde hizo inferiores, en 2005 una tarde en la que Leo Astrada paró un equipo repleto de juveniles ante Gimnasia (entre ellos Jesús Méndez, Nicolás Domingo, Radamel Falcao y los hermanos Higuaín).

Hernán Galíndez: arquero rosarino que debutó en Rosario Central en 2008, pasó por Quilmes, volvió al Canalla y desde 2012 defiende el arco del Trencito Azul. Capitán de la U con más de 300 partidos disputados.

EL ROJO ANTE ECUATORIANOS

Será el quinto equipo ecuatoriano al que enfrenta Independiente: Barcelona, Liga de Quito, El Nacional y Deportivo Quito ya se cruzaron con el Rey de Copas en algún certamen oficial. ¿Los resultados? Imposible explicarlo mejor que con estadísticas: de local, Independiente ganó siete y empató uno (nunca perdió). De visitante logró solo un triunfo (ante El Nacional en 1978), sumado a un empate (con Barcelona en 1972) y seis derrotas.

Las últimas cinco veces que visitó Quito, el Rojo se fue derrotado: tres ante Liga de Quito en la Casa Blanca (2-3 Sudamericana 2010, 0-3 Libertadores 2011 y 0-2 Sudamericana 2011) y dos en el Olímpico Atahualpa donde jugará el próximo 1 de agosto (0-1 ante Deportivo Quito en la Libertadores 2011 y mismo resultado frente a El Nacional en la Libertadores 2004).

La usaremos ¿con honor?

No hay que ser un erudito para entender que, en materia futbolística, los dorsales se utilizan para diferenciar a los jugadores entre sí. Históricamente designados por la posición en el campo de juego y contemporáneamente por una representatividad numérica o cuestiones relacionadas al afecto, dichos dígitos pueden terminar marcando un antes y un después en la vida de las instituciones deportivas y de los individuos que las representan. 

La camiseta número 10 de cualquier equipo de fútbol tiene un valor simbólico difícil de explicar. Ahora bien, cuando se trata de la de Independiente, se hace imposible.

¿Y todo esto por qué? Porque un 25 de enero de 1954 nació en Zárate un tal Ricardo Enrique Bochini, que se ganó un respeto mundial revolucionando el fútbol por completo y logrando nada menos que 14 de los 32 títulos que hoy el Rojo presume en sus vitrinas. Artífice y protagonista de algunas de las epopeyas más emblemáticas del equipo de Avellaneda, nada sería igual después de su retiro en 1991. Absolutamente nada, sobre todo la difícil tarea de reemplazarlo dentro de una cancha.

Massacessi y Reinoso disputan la 10 del Bocha. La Vieja la usaría en 1992

Daniel Garnero fue el primero en cargar con dicha presión. Ser el “sucesor” del Bocha no era para cualquiera. Y para el Dany, con 22 años, no hubo problema alguno al heredar la histórica 10 de Independiente. De hecho, terminó convirtiéndose en uno de los mejores exponentes del fútbol histórico que practicó el club en sus épocas más doradas con esa mochila a cuestas. 

El Dany fue el primero en usarla tras el retiro del Bocha

En 1992 sufrió una rotura de ligamentos que lo dejó 8 meses fuera de las canchas y, como era obligatoria la utilización de números del 1 al 11, Gerardo Reinoso fue el improvisado reemplazante momentáneo.

Durante esa lesión que apartó al Dany del fútbol, la Vieja Reinoso, gran talento Rojo de los ´80, aprovechó su retorno al club para usar la camiseta más emblemática de Independiente. Pero su rendimiento no fue el esperado (el equipo tampoco ayudaba demasiado) y Garnero volvió a recuperarla al dejar atrás aquella rotura.

En 1994 el día de la consagración ante Huracán como campeón del Clausura

Tras su regreso, se la adueñaría hasta su salida del club (en el medio, lograría el Clausura y la Supercopa ´94 y las Recopa y Supercopa ’95, aunque el Zurdo López no lo tenía en cuenta).

La tapa de El Gráfico de la goleada ante el Globo

La 10 sería suya hasta que se concretase su pase a la Universidad Católica de Chile en 1996, siendo Jorge Burruchaga (había retornado al club en 1995) el nuevo heredero. Ya consagrado como jugador, y con 33 años encima, al Burru no le pesó hacerse cargo de tal responsabilidad y fue una de las piezas claves del recordado equipo de César Luis Menotti en la temporada 96/97. 

Burru se hizo cargo tras la partida del Dany a Chile

Nuevamente fue Daniel Garnero quien tomó la 10 del Rojo tras su retorno al club (Burru pasó a usar la 7 hasta finalmente retirarse en 1998).

Garnero volvió y la siguió honrando

Así fue que el dorsal más significativo en la historia del club siguió permaneciendo en buenas manos hasta que el Dany se va a jugar al Toros Neza de México luego del Apertura ‘99. Allí fue que un joven Daniel Gastón Montenegro se adueñaría de la camiseta luego de concretarse su llegada a préstamo desde el Olympique de Marsella a préstamo por seis meses a comienzos del 2000. “El Heredero”, así lo calificó una recordada tapa de la revista El Gráfico, sería parte del equipo subcampeón de Enzo Trossero y cerraría su primera etapa en el Rojo al finalizar dicho torneo (su opción de compra era cercana a los USD 14.000.000). 

En su primer paso en 2000 , el Rolfi ligó la 10

Al finalizar el Clausura, Daniel Garnero retornaba nuevamente a Independiente, pero no sería el encargado de portar el glorioso número en su espalda: Sebastián Rozental, la joven promesa chilena que la rompía en su Selección juvenil y que el Rangers escocés le había comprado a la Universidad Católica, llegó a préstamo a Avellaneda en agosto de ese año. Era muchísima la expectativa que estaba puesta en él; de hecho, su arribo derivó en la acción de sacarle el dorsal número 10 a Garnero para dárselo a él (generando el enojo del Dany). Si bien la ilusión de los hinchas estaba totalmente volcada en él, su estadía en el club fue un verdadero fiasco; uno de los primeros grandes fracasos en materias de transferencias para el club durante el Siglo XXI.

Rozental, el peor exponente


Concluido el chasco de Rozental (y su préstamo por seis meses), la 10 volvería a recaer sobre Garnero en el Clausura 2001 y hasta su retiro, que coincidió con la llegada de Pablo Guiñazú para el Apertura de ese año. El Cholo se hizo cargo de llevar el dorsal encima en un momento muy para el club, donde los resultados comenzaron a ser bastante esquivos y la incertidumbre por verse en la parte baja de la tabla de promedios comenzaba a ser una verdadera mochila. 

El Cholo la agarró de forma transitoria en 2001


En el Clausura 2002, la situación institucional sería bastante similar: un caos. Pero la llegada de Federico Insúa, una de las jóvenes promesas del fútbol local que demostraba toda su categoría en Argentinos Juniors cada fin de semana, renovaba la ilusión de todos los hinchas. El Pocho pasó a usar la 10 de un equipo que terminó último en ese torneo, pero que sorprendería a todos en el siguiente logrando el campeonato con Américo Gallego como DT y desplegando un fútbol de alto vuelo en casi todos los partidos del Apertura 2002. 

El Pocho uso la 10 desde su llegada en 2002 hasta su partida en 2003


Luego del título, Independiente vuelve a tener otra recaída en el Clausura 2003 (donde había logrado retener a varios de los campeones del año anterior) y Federico Insúa emigra a España, quedándose Damián Manso -flamante incorporación del Rojo- con la histórica 10 a cargo.

Manso la usó la única temporada en la que estuvo en el club


Al igual que sus antecesores, el Piojo ilusionaba a los hinchas por su desempeño en su último club (Newell’s). Pero salvo en algunas pocas actuaciones recordadas de ese 2003 o el regreso de Independiente a la Libertadores en 2004 vs. Cienciano, su paso por el club quedaría rápidamente en el olvido. Mucho más aún porque su sucesor fue nuevamente el Pocho Insúa, que regresó del Málaga a mediados de 2004 para volver a enamorar a los fanáticos con su juego. 

El Pocho volvió en 2004 tras su periplo por Malaga

El equipo de Daniel Bertoni no lo ayudó a destacarse, aunque quedó en la retina la inolvidable actuación ante Boca en el Apertura, donde convirtió dos tantos para dar vuelta el partido y que el Rojo acabe festejando el clásico. Casualmente esta etapa terminó de forma muy polémica: Una fecha antes del final del clausura se hizo la revisión médica en el Xeneize y abandonó el club sin jugar ante Newell’s.

Agüero, con 17 años, se hizo cargo tras la dolorosa partida del Pocho a Boca


Antes de su salida, la aparición en Primera División de un pequeño gran talento de las inferiores obligaba sin oposición alguna a tener un nuevo heredero: Sergio Agüero, ya con 17 años, se haría cargo (y con creces) de portar la camiseta que alguna vez utilizó Ricardo Bochini (de hecho, al igual que con Benítez, él mismo se la entregó). El Kun, dicho por el propio Bocha, fue uno de los mejores exponentes del Paladar Negro que caracterizó a Independiente en sus paginas más doradas y no tardó en despertar el interés millonario de los clubes europeos para el año 2006. ¿Un dato? Fue el único delantero, propiamente dicho, en utilizar el dorsal hasta la herencia actual del misionero. 

Rolfi tuvo su tercera etapa en el club entre 2006 y 2009


La tercera etapa del Rolfi en el club se dio tras la partida de Agüero. Llevó la gloriosa 10 durante tres años hasta que se fue al America de México. A pesar de que el Rojo no peleó títulos, los números de Montenegro fueron muy buenos: anotó 37 tantos en 92 partidos y fue uno de los goleadores del Clausura 2009. Su highlight se dio en el último clásico en la Doble Visera, donde anotó los dos goles del recordado 2-0 a la Academia, rival contra el que casualmente nunca perdió ningún partido.

El Pato la usó post Rolfi y fue el 10 en la consagración de la Sudamericana

Al igual que con el Kun e Insúa, la salida del Rolfi derivó en pasarle la 10 a una promesa de las inferiores, Patricio Rodríguez, que además de ser observado bajo la lupa de vestir ese dorsal, debería rendir un difícil examen para demostrar si estaba a la altura de los últimos estandartes que portaron dicha casaca (Agüero, sobre todo). Fue apodado el “nuevo Kun” por su velocidad y habilidad, pero su promesa de buen fútbol comenzó con bombos y platillos en el torneo de verano y fue apagándose lentamente con el correr de los partidos. Tuvo actuaciones memorables, pero en partidos muy alternados en cuestión de tiempo. Fue partícipe del equipo de Antonio Mohamed que logró la Copa Sudamericana 2010, aunque no convirtió goles. Su obra más recordada fue un inolvidable tanto a Olimpo en Bahía Blanca cuando Independiente, que venía de salir último en el Apertura 2010, se olvidaría por una temporada más de los promedios. En 2012 y con Cantero ya como presidente del club, Patito fue vendido al Santos de Brasil en una de las primeras dudosas maniobras dirigenciales de dicha gestión.

Uno de los más polémicos: Fredes en 2012

Si de maniobras dudosas hablamos, Cristian Díaz era el entrenador improvisado de un Independiente que se jugaba la temporada más drástica de su vida. Y el DT eligió Hernán Fredes, otro jugador surgido en el club, para que porte la 10 en ese complicado momento. Dicha decisión, como la de elegir a Díaz como entrenador, generó amor y odio en los hinchas. Discusiones y peleas en las tribunas calificaron una época nefasta en la que todo era motivo de angustia y desazón, sobre todo ver al club desarmándose en pedazos cada fin de semana. Fredes, incluso, llegó a protagonizar una discusión polémica en la que invitaba a los hinchas a ocupar su lugar en el equipo tras una derrota ante San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. 

El Rolfi en su cuarta y última etapa la usó durante todo 2013 y mitad de 2014


Hundido en los promedios, Daniel Montenegro regresaría al club para intentar revertir lo que ya parecía irreversible. El Rolfi volvió a ser el 10 pero el desenlace de la historia es conocido: Independiente perdería la categoría por primera vez en su historia y, en Segunda División, Montenegro sería el usuario de la camiseta en el momento más difícil de la historia, alternando buenas y malas durante la temporada (tuvo un gran primer semestre y se quedó en el segundo, aunque el gol a Instituto en la penúltima fecha terminaría siendo de lo mas recordado del 10 en ese nefasto año). 

El Pocho fue el elegido en la vuelta a primera pero casi que ni jugó

En el regreso a primera, Montenegro pudo utilizar la 23 que utilizó en el título del Apertura 2002, y el Pocho, al igual que en ese certamen, se calzó la 10. Esta vez no tuvo muchas oportunidades con Jorge Almirón en el banco y, debido a un conflicto con los dirigentes, terminó rescindiendo su contrato antes de finalizar aquel torneo de Transición 2014.

Tras seis meses sin dueño, Cebolla la agarró en 2015

Curiosamente, en el inicio del torneo de Primera división de 2015, el primero de la modalidad de 30 equipos, el Rojo no tenía a ningún jugador con la 10. La partida de Rolfi Montenegro hizo que el plantel no tuviera ningún aspirante serio a la camiseta más pesada. Sin embargo, a mediados del certamen, llegó Cristian Rodríguez. Cebolla tuvo grandes rendimientos pero las lesiones, como en gran parte de su carrera, no lo ayudaron a que quedar en la memoria del hincha como algo positivo. La irregularidad se prolongó en 2016 y terminó yendose ante la llegada de Ariel Holan para 2017.

De la mano de Holan, en 2017 Erviti se hizo dueño de la 10

El nuevo entrenador trajo a un jugador de su riñón y le dio la 10. Walter Erviti, proveniente de Banfield y en el final de su carrera, se hizo cargo de llevar el manto sagrado. Su nivel fue discreto y lo mejor de su paso por el club fue la ascendencia que tuvo en un plantel unido que terminó logrando el título de la Copa Sudamericana en Maracaná. Su mejor partido fue en Lima ante Alianza, por la mencionada competición. A fines de 2017 se peleó con el entrenador y se fue del club.

Otro mimado de Holan que no estuvo a la altura

Con la espalda anchísima por el título, Holan pidió a los cuatro vientos a Fernando Gaibor, destacado jugador ecuatoriano que provino de Emelec y que fue mimado con la camiseta más importante. “Guante” no cumplió las expectativas y tras un año y medio terminó yéndose a préstamo al fútbol de los Emiratos Árabes Unidos.

El Bocha lo pidió y se lo concedieron

Tras la salida de Fernando Gaibor, Martín Benítez fue el elegido para portar la 10 a partir de la inminente temporada. Apadrinado desde siempre por Bochini, y habiendo generado opiniones encontradas entre los hinchas, el misionero será el 10 del Rojo desde esta segunda mitad del 2019.

Con exponentes que dieron la nota y otros que quedaron en el olvido, todos estos fueron los herederos de la camiseta número 10 de Independiente tras el retiro de su máximo exponente. ¿Quiénes de ellos la usaron con honor?


Conociendo a Barboza

Alexander Barboza se convirtió en refuerzos de Independiente y se pondrá a las órdenes del entrenador Sebastián Beccacece para afrontar la próxima temporada con el equipo de Avellaneda.

El marcador central conoce bien a Beccacece y su metodología de trabajo, ya que Barboza fue parte del plantel de Defensa y Justicia que bajo las órdenes del actual director técnico del Rojo supo ser subcampeón de la última edición de la Superliga. El zaguero dio sus primeros pasos como futbolista en Atlético de Rafaela, entidad en la cual jugó a préstamo proveniente de River Plate y en donde disputó 11 partidos con un gol y una expulsión.

En el Halcón de Varela se vio su mejor versión y logró encontrar la continuidad que le permitió dar el salto a Independiente. En Defensa y Justicia, además, sumó roce internacional, ya que disputó la Copa Sudamericana. En su paso totalizó 95 encuentros contando Torneo Local, Copa Argentina y Sudamericana, aportó 9 goles y sufrió dos expulsiones. En River, club que era dueño de su pase, solo jugó 6 partidos.

Últimas noticias

1
3
4

Send this to a friend