Definiciones del pasado

Independiente deberá ganarle a Deportivo Lara o empatar y esperar que Millonarios no derrote a Corinthians para clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores 2018. En esta nota de OrgulloRojo.com, repasamos todas las definiciones de grupo que afrontó el Rey de Copas en su historia.

Si bien esta es la 20º participación del Rojo en el certamen más importante de Sudamérica, el formato de la copa fue variando con el paso del tiempo, por lo que hay que descartar algunos casos: En 1961 no existía la fase de grupos y toda la copa se jugó a eliminación directa, en 1964 el Rojo debía definir con Millonarios en Colombia y ganó los puntos sin jugar por un conflicto de la FIFA con la Federación Colombiana de Fútbol relativo a la profesionalización de los jugadores, y en 1965, 1966, 1973, 1974, 1975, 1976 y 1985 se salteó la fase de grupos por su condición de campeón vigente.

En conclusión, repasaremos cómo le fue a Independiente las diez veces que definió su grupo en la Copa Libertadores.

Copa Libertadores 1968

El Rojo compartió el Grupo 1 con Estudiantes, Deportivo Cali y Millonarios. En el último partido, ante el Pincha en La Plata, necesitaba un empate para superar a Deportivo Cali y clasificar segundo detrás de Estudiantes. Sin embargo, perdió 2-0 y tuvo que ir a desempate con los colombianos. En el Estadio Nacional de Lima, ganó 3-2 con goles de Pastoriza, Bernao y Artime.

Copa Libertadores 1972

Nuevamente dos argentinos y dos colombianos: Independiente, Rosario Central, Santa Fe y Atlético Nacional. La diferencia fue que esta vez solo pasaba el primero. El Rey de Copas llegó al partido final con dos puntos más que el Canalla y con los colombianos ya eliminados, es decir que en el peor caso jugaría un desempate (la victoria daba dos puntos y no tres en ese entonces). El partido neutral no fue necesario ya que el Rojo derrotó a Atlético Nacional 2-0 en Avellaneda.

Copa Libertadores 1978

Dos días después de que la Selección Argentina levantara la Copa del Mundo, comenzó la Libertadores. En el grupo de Independiente también estaban River, Liga de Quito y El Nacional. Al cabo de cinco fechas, los ecuatorianos quedaron sin posibilidades y los argentinos llegaron igualados al partido decisivo entre ellos en el Monumental. Como igualaron 0-0 fueron a desempate -la diferencia de gol no era tenida en cuenta- y allí el Rojo cayó 4-1 en Vélez.

Copa Libertadores 1979

Quilmes, Deportivo Cali y Millonarios acompañaron a Independiente en la fase de grupos. A falta de una fecha el Rojo y Deportivo Cali lideraban la zona con siete puntos, y Millonarios tenía seis. El Rojo, que podía clasificar directo, ir a desempate o quedar eliminado, sacó a relucir su chapa: le ganó 4-1 a Millonarios y el Cervecero le dio una mano al vencer a Cali, lo que significó el pase de ronda.

Copa Libertadores 1984

En la última Libertadores que ganó, el Rey de Copas compartió grupo con Estudiantes, Olimpia y Sportivo Luqueño. En ese entonces no se respetaba un orden estricto para disputar los partidos, por lo que en su último partido Independiente recibió a Olimpia, que tres días después iba a jugar con Estudiantes. El Rojo y su rival, igualados en puntos, eran los dos únicos con chances de clasificar, pero a los paraguayos les quedaba un partido más. En un histórico partido, el Rojo consiguió el 3-2 sobre la hora y obligó a Olimpia a ganar por cuatro goles en La Plata, algo que no ocurrió.

Copa Libertadores 1987

Independiente integró la misma zona que Rosario Central, Deportivo Táchira y Estudiantes de Mérida. A falta de un partido, todo quedó entre los argentinos: si los rosarinos lograban un empate en Avellaneda pasarían a semifinales, mientras que el Rojo necesitaba una victoria. Esto último fue lo que pasó, y el 3-1 en la Doble Visera aseguró la clasificación.

Copa Libertadores 1990

En una edición atípica, el Rojo debía compartir el grupo con River y dos equipos colombianos, pero por el asesinato de un árbitro en el fútbol colombiano, el campeonato nacional fue suspendido y el grupo de Libertadores sufrió dos bajas. Por el nuevo formato de la copa clasificaban tres equipos por grupo, así que el mano a mano entre River e Independiente solo determinó que el Rojo fuera el primero del grupo.

Copa Libertadores 1995

Argentinos y uruguayos en el Grupo 1: Independiente, River, Peñarol y Cerro. El Rojo definió el grupo ante Cerro en Avellaneda: con un empate clasificaba tercero y de perder quedaba eliminado. Fue 2-1 y pase a octavos.

Copa Libertadores 2004

Independiente integró el Grupo 5 con Nacional de Montevideo, Cienciano y El Nacional. Dado que en esta edición hubo nueve grupos, los cuatro peores segundos no clasificaron directo a octavos, sino a un repechaje. El Rojo, que tenía casi asegurado el segundo puesto a falta de un partido, necesitaba sumar en Perú ante Cienciano. Eso no ocurrió: Independiente cayó 3-2 y fue al repechaje de peores segundos con Sao Caetano, con quien perdió por penales.

Copa Libertadores 2011

El Rojo llegó prácticamente eliminado. En el Grupo 8 que compartió con Godoy Cruz, Peñarol y Liga de Quito, Independiente necesitaba ganar en Uruguay por 9 goles y que los ecuatorianos igualaran en la altura ante el Tomba. El Rojo se despidió con dignidad: le ganó a quien luego sería subcampeón del certamen por 1-0, con Facundo Parra como arquero en los minutos finales por la expulsión de Fabián Assmann.

El más clásico

Está claro que la Superliga de Independiente fue irregular y lamentablemente este semestre no estuvo a la altura de las expectativas generadas cuatro meses atrás en el Maracaná. En algunos pasajes del torneo se jugó mal y en otros el equipo de Holan desplegó un fútbol que nos hizo ilusionar incluso con pelearle el título a Boca.

Más allá de no haber logrado el objetivo de clasificar directamente a la Libertadores del año próximo Ver chances, el sexto puesto en la tabla deja algunos datos positivos, que si bien no tienen que conformar a nadie, sirven de consuelo pensando en lo que viene.

Además de ser por segundo año consecutivo el equipo con menos goles en contra Ver datos Independiente es el club al que mejor le fue en los clásicos. En los encuentros entre los cinco denominados grandes del fútbol argentino, el Rey de Copas es el que más se destacó.

El Rojo sacó nueve puntos, ya que ganó tres y perdió uno, con la curiosidad de que todos terminaron con el mismo resultado, siempre por la mínima. Por lo tanto finalizó con tres goles a favor y uno en contra. River logró seis unidades (5-3 en goles), San Lorenzo cinco (3-4) y Boca (4-5) y Racing (3-5) consiguieron cuatro de los doce puntos clásicos en juego.

El primero del Rojo se dio en la novena fecha y fue triunfo ante River con gol de un exMillonario, Nico Domingo:

El segundo se dio en la fecha siguiente, cuando papá Rojo con suplentes, juveniles y Albil en jogging venció en el derby de la ciudad con tanto de Leandro Fernández:

Luego por la fecha quince (aunque se jugó después, el 4 de abril) el Rojo cayó en el Libertadores ante San Lorenzo:

Por último, en la 23º jornada, Independiente recibió al puntero y luego campeón del certámen y lo venció con gol de Benítez:

Después de 19 años volvió a ganar en Brasil

Independiente derrotó a Corinthians 2 a 1 en San Pablo y de esta manera volvió a ganar en tierras brasileras después de 19 años.

La última vez había sido en aquella noche por Copa Mercosur 99 en la que el Rojo derrotó, precisamente al Timao, y también con idéntico marcador: 2 a 1 con tantos de Esteban Cambiasso y Luis Guadalupe, aquel peruano que debutaba aquella noche en el Rojo y que tuvo la osadía de besarse la casaca tras anotar el gol.

19 años tuvieron que pasar para volver a obtener una victoria en Brasil, con varios traspiés ante equipos como Palmeiras, Gremio, Flamengo, Sao Caetano e Inter. Aunque seguramente el cercano recuerdo del Maracanazo en 2017 -empató 1 a 1 contra Flamengo y se consagró campeón de la Sudamericana- supere claramente esta gran victoria.

Debut uruguayo

Por la fecha 25 de la Superliga, Independiente se midió ante Newell’s en Rosario y en el ocaso de la etapa inicial, Gastón Silva marcó su primer gol con la camiseta del Rojo. 

Independiente viajó a Rosario en busca de tres puntos que lo vuelvan a depositar en zona de clasificación directa a la próxima Copa Libertadores pero se encontró con un Newell’s que no le permitía llevar a cabo su juego. Si bien los de Avellaneda tuvieron varias chances para abrir el marcador, el elenco rosarino también.

Cuando el primer tiempo llegaba a su fin, y con el minuto adicionado por Lamolina en juego, Maximiliano Meza recupera la pelota en la mitad de cancha se la entrega a Martín Benítez que mete el centro para que llegué Gastón Silva -y con algo de complicidad de la defensa leprosa- ponga el 1-0 en favor de Independiente. 

Éste es el primer gol del uruguayo desde su llegada al club, esta tarde, el entrenador decidió darle una nueva chance como titular -reemplazando a Juan Sánchez Miño- y el lateral izquierdo respondió con el gol que le sirvió al equipo para abrir el marcador en un duelo que se presentaba bastante complicado para los dirigidos por Ariel Holan.

En casa, todo un infierno

Independiente volvió a caer en condición de local y suma cuatro derrotas, en las últimas cinco presentaciones. La clasificación a la Copa Libertadores 2019 corre serio peligro y el rendimiento del equipo preocupa cada vez más.

Decir que a Independiente le cuesta ganar en el Libertadores de América no es ninguna novedad. De hecho es el equipo que jugando fuera de su casa ha obtenido mejores resultados -cosechó 22 puntos-. De los últimos cinco compromisos disputados en Avellaneda, los dirigidos por Ariel Holan perdieron cuatro: 0-1 ante San Lorenzo,en el postergado de la fecha 15; 0-2 ante Atlético Tucumán, en la jornada 21; 0-1 con Corinthians, en la copa; y 0-1 frente a Defensa y justicia. El partido en el que pudo quedarse con los tres puntos fue ante Boca Jrs, en la 23, por 1-0. En esta temporada también cayó ante Lanús 0-1 y Estudiantes de La Plata 1-2, en la misma condición.

Cuestiones físicas, futbolísticas, anímicas o una fusión de las tres, son las que se sumergen con Independiente a medida que los minutos se esfuman dentro del campo de juego. El compromiso, la actitud y la intensidad parecen haber quedado en el Maracaná, con aquella obtención de la Sudamericana 2017.

A falta de 9 puntos para el cierre de esta Superliga Argentina, salió momentáneamente de la zona de clasificación hacia la Copa Libertadores 2019 -se ubica sexto con 42 unidades, por debajo de Huracán con 43, último en conseguir el boleto-. Para colmo en la edición actual del certamen más importante del continente, está comprometido luego de la derrota ante el conjunto brasileño. El Rojo se posiciona tercero (3), detrás de Millonarios (4) y del Timao (7).

El concepto de ineficacia se suma al tridente de falencias ya mencionado anteriormente, ya que salvo el triunfo ante el Xeneize, el Rojo no marcó en el arco contrario. Los 14 millones invertidos en Silvio Romero y los 4 desembolsados por Fernando Gaibor todavía no presentan la solución al problema en cuestión. Tampoco Jonathan Menéndez y Brian Romero terminan de encajar en el equipo. Quizás Gonzalo Verón fue quien más participativo estuvo en los últimos cotejos, aunque el ex San Lorenzo no ingresó ante Defensa y Justicia.

Más allá de los números, el funcionamiento del equipo del Profesor preocupa. Habrá que cambiar rápido el chip porque se acercan 4 finales: Newells, en Rosario; Corinthians, en San Paulo; Gimnasia de La Plata, en Avellaneda y Unión, en Santa Fe.

Los deberes para los jugadores será pasar a octavos en la Libertadores actual y clasificarse a la edición 2019, para la Comisión Directiva será traer jugadores a la altura de lo que exige la historia y la camiseta de Independiente.

Goles que cierran partidos

Martín Benítez convirtió por tercera vez en el semestre en el Estadio Libertadores de América. Las tres veces, Independiente terminó ganando 1 a 0.

Desde su debut hace más de seis años, el delantero surgido de las inferiores del Rojo nunca fue muy regular en lo que respecta a convertir. Su mejor racha se dio en el segundo semestre de 2015, cuando convirtió cinco goles en tres partidos consecutivos en Avellaneda (2 a Olimpo, 2 a Atlético de Rafaela y 1 a Defensa y Justicia). Lo cierto es que en la actualidad, a pesar de sus buenos rendimientos, se alejó un poco del gol. De hecho, después de aquel golazo a Atlético Tucumán que permitió la clasificación agónica a los cuartos de final de la Copa Sudamericana, Benítez no volvió a convertir en 2017.

El punto de inflexión en la carrera del 7 fue la definición por penales de la Recopa Sudamericana 2018. Tras igualar 1-1 y 0-0 con Gremio jugando más de 120 minutos con un hombre menos, Independiente se jugaba la copa desde los 12 pasos en Porto Alegre. La historia es conocida: convirtieron todos y Benítez falló el último penal. Sin embargo, el domingo siguiente (25 de febrero) ante Banfield, renació de sus cenizas. Los hinchas lo recibieron con ovación y él respondió con un golazo: promediando el primer tiempo, recibió del Torito Rodríguez unos metros detrás de la medialuna del área, se dio vuelta y la colocó bien abajo, pegada al palo derecho de Mauricio Arboleda. Esa tarde, Benítez volvió a marcar después de 738 minutos y el Rojo ganó 1-0.

Casi un mes después, el 15 de marzo, el Rey de Copas volvió a ser local por Copa Libertadores tras siete años y la presión era mucha, ya que la derrota ante Deportivo Lara en Venezuela obligaba a ganarle a Millonarios. En una acción similar a la del partido con Banfield, también durante la primera mitad, Bustos se proyectó al ataque por la banda y asistió a Benítez, que le hacía señas desde la medialuna del área. El delantero volvió a resolver en tres movimientos: paró la pelota, la acomodó para su derecha y definió al palo izquierdo del arquero. Otra vez, el resultado final fue 1-0 para el local.

Anoche, Independiente necesitaba una victoria para mantenerse en puestos de clasificación a la Copa Libertadores 2019. El rival era Boca, único puntero del torneo al que no se le ganaba desde 2004 en Avellaneda. Esta vez, Benítez no apareció en el primer tiempo pero sí en el segundo: Figal cortó un ataque rival en la mitad de la cancha y le dio la pelota a Sánchez Miño, que salió a toda velocidad a buscar el contragolpe. Eran cuatro atacando y cuatro defendiendo, y el volante tomó la mejor decisión: en el momento justo asistió a Benítez y lo dejó de cara a Rossi, entrando al área por la derecha. El misionero paró la pelota y definió entre las piernas del arquero de Boca. Por supuesto, el Rojo volvió a ganar 1-0.

Los tantos ante Banfield y Boca sumados a los dos que le marcó a Huracán en la primera fecha y al que convirtió ante San Martín en San Juan dejan a Martín Benítez con cinco goles en la Superliga 2017/18. Es el segundo goleador de Independiente en el campeonato detrás de Leandro Fernández, quien lleva seis tantos.

Fuera de casa, la mejor versión

Independiente logró un importante triunfo, ante Talleres por 2-0, pensando en su clasificación a la próxima edición de la Copa Libertadores 2019 y, además, por lo que respecta su racha jugando fuera de Avellaneda.

De visitante en esta Superliga Argentina, el equipo de Avellaneda sumó 22 puntos, los cuales son producto de una derrota con Godoy Cruz de Mendoza -correspondiente a la cuarta fecha-, 4 empates (Olimpo, Belgrano, Temperley y Tigre) y 6 victorias (Chacarita Jr, Racing, Arsenal, Colón, San Martín de San Juan y Talleres).

Además, en esta misma condición, cuenta con dos unidades más que Boca y San Lorenzo, ambos con 20.

La racha en el Libertadores de América es diferente, tanto desde el rendimiento como desde las estadísticas. Siendo anfitrión, los dirigidos por Ariel Holan mantienen 17 puntos, productos de 5 triunfos (Huracán, Vélez Sarfield, River Plate Banfield y Argentinos Jr), dos empates (Patronato y Rosario Central) y 4 derrotas (Lanus, Estudiantes, Atlético Tucumán y el Cliclón).

Los datos sorprenden aún más todavía si se contempla la racha que el “profesor” mantiene a domicilio desde que inició su ciclo como entrenador de Independiente. Solo 5 caídas: Godoy Cruz en el presente torneo local, Boca,-en el campeonato anterior-, Atlético Tucumán y Libertad de Paraguay -en la Sudamericana que el Rojo conquistó- y con Deportivo Lara -en la actual Copa Libertadores-.

Es cierto que la estadística no hace al funcionamiento, porque en muchos encuentros Independiente ha merecido más de lo que se llevó, pero concebir fortaleza fuera de casa es meritorio por lo que se juega y por lo que se jugará el equipo de aquí al final de esta Superliga.

Fernandez, un clásico de la casa

Hay dos cosas clásicas: el resultado y los goles de Leandro Fernández, infaltables en los clásicos de Avellaneda.

Pues con los dos goles de hoy, el Santafesino llegó a los cuatro tantos en cuatro partidos disputados contra Racing, contando partidos oficiales y amistosos. Un promedio excelente de un gol por partido.

Es importante resaltar que hoy el delantero no jugó en la posición en la que estaba acostumbrado a jugar con Ariel Holan. Esta vez lo hizo de extremo derecho, muchas veces empezando desde la mitad de la cancha.

El entrenador que lo puso en práctica a él en el mismo lugar que ocupó esta noche fue Gabriel Milito. En aquel entonces tuvo un muy buen rendimiento siendo muy importante en el esquema del 2016, dónde al poco tiempo sufrió una lesión que lo dejó afuera de las canchas por aproximadamente un año.

Ese disgusto para él quedó en el pasado. Será una fea anécdota, ya que después de todo volvió más goleador que nunca, y esta noche nuevamente demostró con dos bailecitos. Las otras dos ocasiones en las que Fernández anotó en el clásico fue en la victoria en el Cilindro 1 a 0 por la actual Superliga y en el 1-1 de 2016, en lo que había significado su primer tanto en el club.

FOTO: Independiente OFICIAL

2016



2017



2018



2018

Los pases más caros de la historia

La venta de Ezequiel Barco al fútbol de Estados Unidos se convirtió en la segunda mejor de nuestra historia. Una historia que no se destaca por grandes montos recibidos por transferencias, aunque ostenta el récord de tener la mayor venta del fútbol argentino.

La lista la encabeza Sergio “Kun” Agüero, quién en junio de 2006 fuera transferido al Atlético Madrid por 28 millones de dólares, en lo que representa como ya se dijo, la venta más importante de la historia del club y de Argentina. Aquel pase también tenía una plusvalía del 5 por ciento que fue cobrada tras su transferencia al Manchester City.

La de Barco, en 15 millones limpios con bonus del 30% de una futura venta siempre y cuando sea antes de 2020 y la plusvalía del 10% se sitúa como escolta de la del Kun. La coincidencia es que al ser vendidos ambos tenían 18 años.

Oscar Ustari, sorpresivamente es quien continúa en esta lista. Su pase al Getafe de España en junio de 2007 le dejó a Independiente 11 millones de dólares por el 80 por ciento -8 millones de Euros que convertidos a “Rucula” en esa época determinaban ese monto-. El juvenil tuvo un arranque prometedor y después no completó una gran carrera.

El cuarto integrante de esta lista es Diego Forlan, quién supo ser la mejor venta de la historia hasta la del Kun. El uruguayo fue transferido al Manchester United en Enero de 2002 por 10 millones de dolares.

Otro jugador vendido bajo esta gestión que integra este top five es Emiliano Rigoni. El “Bala” fue vendido en 9.300.000 dólares al Zenit de Rusia, aunque con una salvedad, ese dinero no ingresó de manera completa a las arcas del club ya que solo tenía el 50% del pase. El restante lo tenía Belgrano, con el que se negoció y percibió 1.300.000 de la moneda gringa. Dicha posición podría ser compartida con Germán Denis, vendido al Napoli en junio de 2008. Si bien fueron 9 millones de dólares, el dinero fue integro para el Rojo.

Números más, números menos, estas fueron las ventas más importantes, desde los números, en la historia de Independiente.

Otra vez lo dejó sin invicto

Independiente derrotó a Flamengo 2 a 1 con tantos de Emmanuel Gigliotti y Maxi Meza y estableció dos marcas interesantes.

Flamengo llegaba invicto a esta final y el Rojo terminó con esa racha, casualmente en la final de la Supercopa 95 había pasado lo mismo, con el agregado de que el equipo Carioca había ganado todos sus partidos y el Rojo tan solo uno (ante Atlético Nacional 2 a 0, con tantos de Gustavo López de penal). Aquella noche, el Rojo ganó 2 a 0 con tantos de Javier Mazzoni y Cristian Domizzi.

Otro dato en torno a este primer partido decisivo ganado es que el Rojo disputó 15 finales como local, de las cuales ganó 12, empató 3 y no perdió ninguna. Simplemente impresionante.

Últimas noticias

Send this to a friend