“El partido perfecto”

Hace 37 años se disputaba el partido correspondiente a la ida de la final de la Copa Libertadores de América, que tres días después se convertiría en la séptima del Rey.

El Independiente de Pastoriza se enfrentó a Gremio en Porto Alegre y ganó uno a cero con gol de Burruchaga, dando una lección de fútbol.

Tan así fue, que las 80.000 personas terminaron aplaudiendo al Rey de Copas. “Independiente nos pasó por arriba”, declaró el zaguero Hugo de León, algo en lo que coincidió el Bocha, quién dijo que el partido “Fue un baile, tendríamos que haber ganado por goleada”. El técnico del equipo, el enorme Pato, por su parte dejó una frase para la historia: “Jugamos el partido perfecto”. “Tengo años en el fútbol, pero pocas veces vi una superioridad tan notoria como esa en una final”, fue la observación de Eduardo Rafael, el periodista que cubrió el partido para la revista El Gráfico. Desde todos los medios, tanto argentinos como brasileños, llovieron elogios para los jugadores de Independiente, quienes fueron calificados con excelentes puntajes.

Esa noche el Pato decidió formar al Rojo de la siguiente forma: Goyén; Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique; Giusti, Marangoni, Bochini, Burruchaga; Bufarini y Barberón. Luego la vieja Reinoso entraría por Bufarini.

A los 24 minutos, tras un buen anticipo de Marangoni, el Bochita controló una pelota difícil y luego de una pausa de las suyas habilita magistralmente al Burru, quién con una corrida y definición similar a la que dos años más tarde le dará un título mundial a la Selección, metió el gol del triunfo Rojo.

Tres días después, con un empate en la Doble Visera, se aseguraba la séptima y hasta ahora última de nuestras Libertadores.

El lado Rojo de la luna

Se cumplen 52 años de la llegada del hombre a la Luna, un hito que marcó a la humanidad y que involucra a Independiente. El histórico Rey de Copas del fútbol mundial es experto en hazañas continentales y hasta intercontinentales, pero en 1969 fue más allá, siendo parte de una proeza espacial.

Conocé la historia sobre el único club del mundo que llegó a la Luna a través de N. Armstrong, E. Aldrin y M. Collins, los tres astronautas que fueron socios de la institución más laureada de América.

En 1969, el Rojo ya tenía el orgullo de ser bicampeón de América (primer equipo argentino en conseguirlo); campeón del fútbol argentino, en reiteradas oportunidades; de tener el máximo goleador del fútbol argentino; el equipo más goleador; el primer estadio de cemento del país; y ser un club modelo.

Héctor Rodríguez era el Secretario de Cultura y Relaciones Públicas del club y al enterarse sobre la misión del Apolo 11, cuyo objetivo era que el ser humano caminara por primera vez en la superficie lunar, pensó en hacer una muestra espacial en la sede y que “los héroes más grande del siglo, tenían que ser socios de Independiente”. Así fue como propuso hacer socios honorarios a los tres astronautas que serían los primeros en llegar al satélite de la Tierra: Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins.

Los carnets de socios de los astronautas

Los dirigentes Arias (presidente), Iso, Lisnovsky y Rodríguez fueron personalmente a la Embajada de EEUU para hacer entrega de los presentes.
En el mes de mayo llegaron a la NASA los carnets de los tres astronautas (en las fotos aparecían con sus escafandras) junto a unos regalos: tres banderines y tres conjuntos de indumentaria del club.

Lejos de ser ignorados los regalos, el mismo Neil Armstrong agradeció la cortesía del club con una carta: “En nombre de los miembros de Apolo XI, quiero agradecerle por la muy linda carta y por su consideración en enviarnos los tres banderines. Espero poder visitar Buenos Aires pronto y que las circunstancias me permitan aceptar su invitación para visitar su Club”.

Aparentemente les generó alguna sonrisa debido al color, rojo como los soviéticos (enfrentados a EEUU en plena Guerra Fría y en la carrera espacial), pero les cayó simpático y decidieron llevar un banderín a la misión, a modo de cábala.

El 16 de julio fue el día del lanzamiento al espacio, con el mundo pendiente de un acontecimiento para el que trabajaron 400.000 técnicos y costó miles de millones de dólares. El histórico alunizaje se dio cuatro días más tarde, inspirando a celebrar el Día del Amigo cada 20 de julio. Excusa ideal para alzar nuestras copas.

A fines de 1969, Armstrong y Collins vinieron de visita a la Argentina y Héctor Rodríguez fue invitado al agasajo que se les hizo en la Embajada de Estados Unidos.

Allí, Neil Armstrong le confesó a Rodríguez que llevó en la nave el banderín de Independiente como cábala.

Al día de hoy mucha gente sigue dudando sobre la veracidad de tal suceso, pero a la vez los científicos encuentran múltiples evidencias empíricas de la llegada del hombre a la luna y refutan cualquier teoría conspirativa.

Un pequeño paso para el Rojo, un gran paso para la humanidad.

Read more

¡Feliz cumple Pusi!

El 16 de julio de 1976, nacía Lucas Pusineri, autor de uno de los goles más gritados en los últimos tiempos por los hinchas de Independiente, aquel a Boca clave para ganar el torneo Apertura 2002.

Lucas debutó en 1997 en Almagro, luego pasaría a San Lorenzo donde terminaría siendo una de las figuras del equipo campeón de 2001. Al año siguiente llega al Rojo para dar otra vuelta olímpica, la del Torneo Apertura con el inolvidable equipo del Tolo, tan recordado como su agónico gol contra Boca en la Doble Visera. Con ese grito, Independiente se aseguraba el primer puesto y a la fecha siguiente iba a dar la vuelta, en un partido donde convirtió el último gol.

Pusineri tuvo tres etapas en el club: Jugó en la temporada 2002/03, pasó al Saturn de Rusia y volvió para la temporada 2004/05. Luego estuvo en el año 2006 en River y regresó en 2007 a Independiente, donde permaneció hasta el 2010. En el Rojo jugó 147 partidos y convirtió 19 goles, seis de ellos en el Apertura 2002: a Boca, River, San Lorenzo, Huracán, Unión y Arsenal.

Una fotografía del festejo de un gol suyo en un clásico contra Racing, le hizo ganar un premio a un diario deportivo del país por la Asociación Internacional de Diarios Deportivos, siendo la foto deportiva del año 2009. Consiguió más votos que las de Guardiola festejando con los jugadores de Barcelona, de Federer, Maradona y Bilardo entre otros.

El año pasado se dio el gusto de dirigir al Rojo, cumpliendo objetivos sin la ayuda de los dirigentes, aunque sin lograr que juegue bien el escaso plantel con el que contaba.

¡Felicidades Pusi!

¡Qué regalo!

Luis Suárez nació el 15 de julio de 1938 y fue delantero de Independiente en la primera mitad de la década del 60. Era el artillero de Banfield en el ascenso y pasó a Avellaneda en 1961.

Protagonista de este primer Maracanazo al convertir el agónico gol del triunfo contra el histórico Santos. Con los Rojos disputó 83 encuentros en los que marcó 36 goles. Ganó el campeonato de 1963 y las primeras dos copas Libertadores del club en 1964 y 1965.

El 15 de julio de 1964, Independiente tuvo una de sus mejores noches coperas gracias a un gol de Suárez, quien festejaba su cumpleaños. Y lo hizo nada menos que en el Maracaná en una semifinal de Libertadores.

Siempre hay algo para unir la gloriosa historia roja, ya que unos años más tarde, el Bochita lo emularía. El más grande de los nuestros, le iba a dar el Nacional 77 al Rojo en la mayor epopeya del fútbol, ante Talleres con tres jugadores menos, también en el día de su cumpleaños.

El comienzo de la trilogía

Un día como hoy, pero hace 57 años, Independiente vencía 3 a 2 al mejor Santos de la historia y lograba su primer Maracanazo. Fue en la ida de la semifinal de la Copa Libertadores, llamada en ese entonces Copa de Campeones de América.

Se trató de uno de los triunfos coperos más resonantes y también de una gran hazaña, porque el Rojo se enfrentaba en el mítico estadio Maracaná con el bicampeón del mundo y empezó perdiendo 2 a 0. La victoria llegó en el último minuto con un gol de Luis Suárez, que ese día cumplía 26 años.

En un amistoso de verano, en la Visera, se habían visto las caras y los Rojos golearon 5 a 1 en una excelente demostración de fútbol. Poco pudo hacer el equipo de Pelé ante una máquina roja.

La revancha sería por la semifinal de la copa, con la ida a jugar en Brasil y la vuelta en Argentina. Independiente llegaba a esta instancia después de ganar su grupo con Millonarios y Alianza Lima, y Santos ingresaba directo desde la segunda fase por ser el campeón vigente.

Para esta ocasión Pelé no iba a estar disponible por lesión, pero el conjunto brasileño seguía siendo temible. El Orgullo Nacional salió a la cancha con Toriani; Guzmán, Rolan; Ferreiro, Acevedo, Maldonado; Bernao, Mura, Suárez, M. Rodríguez y Savoy.

Apenas pasada la media hora, Santos ganaba 2 a 0, en un resultado que no reflejaba lo demostrado por los dos equipos, ya que Independiente había desperdiciado varias ocasiones y el juez no sancionó un evidente penal de Modesto a Mario Rodríguez. El Rey de Copas nunca se sintió herido ni derrotado, y no paró de atacar.

A los 38 minutos tuvo su primer premio, Rodríguez de cabeza puso el descuento. Siguió yendo al frente y en el último minuto del primer tiempo, consiguió el empate con un remate cruzado de Bernao. Justicia desde lo futbolístico y una fortaleza anímica para lo que restaba.

La segunda etapa se convirtió en un partido de ida y vuelta, pero dentro de todo bien controlado por Independiente. Sobre la hora, Súarez recibe de Savoy y marca el gol de la hazaña.

Los Rojos ganaban la ida, de visitante, frente al bicampeón del mundo y tras ir perdiendo 2 a 0, era la primera derrota que el famoso Santos sufría en el Maracaná enfrentando a equipos extranjeros.

La vuelta en Avellaneda sería otra victoria para Independiente, 2 a 1 para sellar el pase a la final de la primera Libertadores que ganaría. Este equipo le puso fin al imperio brasileño, porque empezaba la era de otro Rey, el Rey de Copas de Avellaneda…

¡Felicidades Capitán!

El 8 de julio de 1943, nacía en Montevideo, Uruguay, Ricardo el Chivo Pavoni. Un emblema del Rey de Copas. El capitán de América, ganador de 5 Libertadores en Independiente, récord de Copas en un mismo club.

Es el segundo jugador más ganador en la historia roja, por detrás del Bocha, y el extranjero más ganador en nuestro fútbol.

Al Chivo no le alcanzan las manos para levantar las Libertadores que ganó

El Chivo fue incorporado para reemplazar a su compatriota Tomás Rolan, un histórico del club que no se pudo recuperar de una grave lesión. Debutó como lateral izquierdo el 24 de marzo de 1965, en un partido semifinal de la Copa Libertadores ante Boca Juniors, venciendo por 2 a 0. 

Después vendrían los títulos locales, el Nacional 67 y los Metro de 1970 y 1971. Y se cansaría de levantar copas, símbolo del tetracampeón de América y de los brazos en alto. Conquistó la recordada Intercontinental en Italia, cuando el Rojo venció a Juventus en su tierra.

En el Olímpico de Roma, besando la Intercontinental con Pepé Santoro

El mejor 3 que tuvo Independiente y la Copa Libertadores. Impasable, de cierres y salvadas fenomenales, muy buena pegada, goleador, infalible en los penales: “El mejor penal es el que va a la cabeza del arquero” es una de sus frases preferidas.

Convirtió 63 goles en 495 partidos, siendo el segundo jugador con más partidos en Independiente. En los años 70, llegó a ser el defensor más goleador del fútbol argentino en el profesionalismo.

Pavoni le convierte a San Pablo el gol de la quinta copa Libertadores del club

Fue un jugador de Selección, mundialista en 1974 convirtiendo el único gol de la Celeste en el Mundial de Alemania Federal. En su momento se había pensado en nacionalizarlo argentino, algo que nunca sucedió.

Pavoni y su mejor amiga, la Copa. Es difícil encontrar una foto suya sin alguna

Siempre ligado al Rojo, se dio el lujo de ser parte de la Sudamericana 2010. Junto a Pancho Sá dirigió al equipo justamente contra Defensor Sporting, club del que surgió, y en su país.

Nadie hubiera imaginado que el equipo de ese año ganaría la copa, pero todo era posible con el banco más ganador de la historia: Sá, 6 Libertadores (4 en Independiente) y Pavoni 5.

12 temporadas en el Rojo y 12 títulos, un palmarés envidiable:
 Libertadores 1965
 Nacional 1967
 Metropolitano 1970
 Metropolitano 1971
 Libertadores 1972
 Libertadores 1973
 Interamericana 1973
 Intercontinental 1973
 Libertadores 1974
 Interamericana 1974
 Libertadores 1975
 Interamericana 1976

En el nombramiento de su tribuna

Después de esperarlo mucho tiempo, hoy se puede dar el gusto de celebrar viendo como una de las tribunas de nuestra casa lo inmortaliza.

¡Felicidades Chivo, un Orgullo Rojo!

Ya es mayor de edad

Pasaron exactamente 18 años de un día histórico para el fútbol argentino ya que debutó alguien que rompería varias marcas a lo largo de su carrera.

Sergio Agüero, con tan solo 15 años, un mes y tres días, se convertía en el jugador más joven en hacer su presentación en la Primera División del fútbol argentino, superando el récord de Diego Maradona en Argentinos Juniors.

A los 24 minutos del segundo tiempo, Oscar Ruggeri lo mandó a la cancha en reemplazo de Emmanuel Rivas, aquella noche en la que el Rojo perdió ante San Lorenzo 1 a 0, que también coincidiera con el último partido de Gabriel Milito antes de su partida a Europa.

El Kun no logró títulos con Independiente, pero estableció la venta más cara de la historia del club y del fútbol argentino que persiste hasta nuestros días. Jugó 56 partidos y marcó 23 goles.

En Europa, fue campeón en Atlético Madrid y Manchester City -donde ostenta ser el máximo goleador de la historia del club, además de ser el más ganador de la entidad ciudadana-.

Ahora su presente lo encuentra esperando por debutar en el Barcelona con su amigo Leo Messi. ¿Si volverá o no? Es un tema pura y exclusivamente de él. ¡Felices 18 Kun!

Inspiración Roja

Hoy, como prácticamente todos los días del año, los hinchas de Independiente tenemos un motivo especial para sentir Orgullo Rojo. Hace 46 años el Rey obtenía su sexta Copa Libertadores, la cuarta consecutiva.

Y este logro del que festejamos un nuevo aniversario, es el que inspiró al gran escritor Eduardo Sacheri para hacer una de sus obras más conmovedoras para la gente del Rojo y los amantes del fútbol en general.

Independiente, mi viejo y yo, cuento que vale la pena volver a disfrutar, esta vez con la voz de Alejandro Apo.

Quiero vale cuatro

El 29 de junio de 1975, Independiente obtenía su sexta Copa Libertadores de América. El Rey de Copas venció en la final a Unión Española de Chile al desempatar en un tercer partido en Asunción, Paraguay.

De esta manera lograba su cuarta copa consecutiva, récord hasta el día de hoy.

Cuarta copa consecutiva y los jugadores la miran como si fuera la primera vez

Al ganar la Libertadores de 1974, Independiente clasificó a la Segunda Fase de la Libertadores de 1975. Como siempre por esos años, en la copa había grandes equipos y el Rojo tuvo que ganar un grupo que parecía perdido. Sus rivales fueron Rosario Central y Cruzeiro, de los mejores del continente.

Central, que animaba todos los torneos argentinos, tenía figuras como Kempes, Aimar, Solari y Killer. Cruzeiro a Raúl, Nelinho, Palinha, Piazza, Dirceu Lopes, Joaozinho, Roberto Batata… varios de ellos ídolos del club.

La copa empezó mal para los Rojos, primero fue derrota en Rosario por 2 a 0 y dos semanas más tarde cayó en Brasil por el mismo resultado. El panorama pasaba a ser muy difícil y ni siquiera dependía de sí mismo, Cruzeiro ya había ganado los dos juegos de local y con un empate en cualquiera de sus dos partidos en Argentina, se garantizaba la final.

Independiente estaba último, sin puntos, sin goles a favor y con cuatro en contra. Para revertir la situación tenía que ganar los dos partidos de local y por muchos goles. En un partido difícil pudo vencer a Rosario Central con goles de Pascutini en contra y otro que fue una maravilla de Bochini, gambeteando a cuatro jugadores y definiendo de puntín ante la salida del arquero, al que le pasó de caño. Buen resultado para cumplir y seguir vivo, se igualaba el resultado del primer partido en Rosario. Igualmente seguía siendo muy adverso ganar el grupo.

La magia del Bocha y un gol que valdría oro

Para seguir la tendencia localista del grupo, Rosario Central derrotó a Cruzeiro por 3 a 1 y así le daba una vida más al Rey de Copas. A falta de un partido, Cruzeiro y Rosario Central lideraban la tabla con cuatro puntos, pero los brasileños superaban al conjunto argentino por dos goles de diferencia. Independiente seguía en el fondo con dos puntos y una diferencia negativa de dos goles.

El último partido para definir uno de los finalistas de la copa se jugaba en Avellaneda. Independiente recibía al conjunto brasileño en la Doble Visera, necesitado no solo de ganar sino de golear y evitar recibir goles.

Así lo recuerda un gran rival de esos equipos coperos de Independiente, el Mariscal Perfumo: “Una semifinal contra Cruzeiro fue uno de los partidos más vibrantes que vi. En Brasil perdió el Rojo 2 a 0. En la vuelta, clima infernal en Avellaneda; jugadores e hinchas eran un solo equipo. Ocasiones en que el estadio reventaba. Y por un acuerdo, la mitad de la recaudación era para el plantel… Decir que Cruzeiro fue aplastado es poco. Una aplanadora corriendo y jugando, el Rojo hizo los tres goles que necesitaba”

3 a 0 al Cruzeiro, una de las hazañas coperas más grandes

El primer tiempo finalizó 1 a 0 con un gol de penal de Pavoni. Promediando el complemento, Bertoni hace un gol olímpico y a falta de quince minutos llegó el gol del milagro, Ruíz Moreno de cabeza tras un córner de Pavoni. El 3 a 0 ponía al Rojo en la final, algo que parecía imposible unos días antes. No había con que darle al Independiente multicampeón de América y su mística copera.

El relato de los goles por el recordado José María Muñoz

En la final lo esperaba Unión Española, que había sido el mejor en los grupos y venció en la Segunda Fase a Universitario y Liga de Quito. El partido de ida se disputó en el Estadio Nacional de Chile y lo ganó el local con un gol sobre el final.

El Rey de Copas salió con todo para la revancha en Avellaneda, Percy Rojas (había sido subcampeón en 1972 en manos de Independiente) convirtió el gol más rápido en la historia de las finales de Copa Libertadores. Luego empataría Unión Española de penal. En el segundo tiempo el árbitro sanciona penal cuando la jugada terminaba en gol, y Pavoni pone el 2 a 1 para los Rojos. En el tramo final, Bertoni convierte el 3 a 1 definitivo que, por la diferencia de gol en el global, le daba ventaja al Rey de Copas en caso de igualar el partido de desempate.

Final de América en una jornada de tres partidos, los primeros dos por la Liga Paraguaya

El partido definitivo se jugó a cancha llena en el Defensores del Chaco de Paraguay. Los Diablos Rojos salieron con Pérez; Comisso, López, Sá, Pavoni; Semenewicz, Galván, Bochini; Balbuena, Ruiz Moreno y Bertoni.

El Capitán de América con los brazos en alto

Con Arsenio Erico presente en las tribunas, el Rojo fue superior y ganó 2 a 0 con tantos de Ruiz Moreno y de Bertoni de tiro libre.

Mirá la nota donde el Chivo recuerda la entrega de la Copa por Erico

En esta oportunidad no se disputó la Intercontinental que le correspondía a Independiente, ya que Bayern Munich no quiso jugar.

Video con imágenes de la Copa del 75

Sebastián Casas, para Orgullo Rojo

Orgullo Nacional y Rojo

En la semana que se cumple aniversario de los dos mundiales ganados por Argentina, hacemos un repaso de goles emblemáticos de la Selección, que fueron convertidos por jugadores históricos de Independiente.

Los Mundiales de Argentina, definidos con goles Rojos

Los highlights obviamente son los últimos goles del 78 y 86, de dos glorias rojas como Bertoni y Burruchaga. Pero también sucedió en mundiales juveniles y con otro ídolo Rojo nacionalizado italiano. Más que nunca, el Orgullo Nacional.

Bertoni y Burruchaga convirtieron goles en finales de mundiales y de Copa Libertadores, para el Rey de Copas. Son los únicos argentinos que lo consiguieron, mientras que el único jugador que también lo logró es Pelé…

Bertoni, Luque y Kempes levantan los brazos. Argentina campeón del mundo por primera vez. Independiente aportó 4 jugadores, Bertoni convirtió el último gol

El 25 de junio de 1978, después del milagro contra Perú, la Selección ansiaba ganar el Mundial por primera vez. Argentina comenzó ganando con un gol de Kempes, Holanda lo empata en el final y el partido va a suplementario. Finalizando el primer tiempo extra, el Matador vuelve a convertir. Y a falta de 5 minutos, Bertoni liquida el partido y la Selección obtiene su primer título del mundo. Bertoni no solo convirtió, sino que jugó un partidazo y los holandeses no lo podían parar de otra forma que no fuera a las patadas.

Clausen lleva a Burruchaga en andas, el Rojo aportó 3 futbolistas en México 86 y Burru fue la figura de la final

El 29 de junio de 1986, ya había quedado atrás el partido histórico de Maradona con los ingleses y con Bélgica. Había que ir por otra copa, esta vez frente a Alemania. A los 23 minutos, de cabeza, convierte Brown el 1 a 0 para Argentina, después de un centro de Burruchaga que superaba al arquero. Comenzando el segundo tiempo, Valdano marca el segundo. Pero a falta de 10 minutos, Alemania lo empata en dos jugadas de córner calcadas.

Llegando al minuto 83, Maradona asiste muy bien a Burru que se escapa solo y la puntea justo ante la salida del arquero Schumacher para darle la segunda copa a Argentina. Además del gol del título y una asistencia, Burruchaga fue la gran figura del partido. Sucede que los alemanes tomaron a Diego con dos o hasta tres hombres, y Burru aprovechó para convertirse en el conductor del partido, a la perfección. El periodismo le puso 10 puntos, igual que en la final con Independiente en Porto Alegre, cuando también convirtió el gol del título con una definición similar.

Hubo otros casos con jugadores reconocidos de Independiente que convirtieron en finales juveniles o con otro seleccionado. Un Orgullo Mundial.

Raimundo Orsi, del Rojo a Italia

El 10 de junio de 1934, Italia y Checoslovaquia jugaban la final de un mundial politizado por el dictador Mussolini. Italia disputaba la definición con cuatro jugadores argentinos en sus filas: Gaita, Orsi, Demaría y Monti. El Mumo Orsi, un ídolo Rojo que ganó muchos títulos amateurs, pasó a Juventus siendo la primera venta de Independiente al fútbol europeo. En La Vecchia Signora, ganaría 5 scudettos consecutivos y enseguida lo nacionalizaron italiano. La final fue muy complicada para los azules y estaban a 9 minutos de perderla hasta que Orsi convirtió el empate. Luego ganaría Italia en tiempo suplementario. Orsi fue la figura del campeón, junto a Giuseppe Meazza.

El Panchito campeón con la sub-20

El 28 de abril de 1995, la primera Selección de Pekerman jugaba una final soñada contra Brasil. Golazo de Biagini en el primer tiempo para abrir el marcador y en el complemento ingresa Panchito Guerrero para liquidar el partido de emboquillada y darle el mundial al Sub-20 nada menos que en un clásico sudamericano.

Final del Mundial Sub-20 de 1995

El Kun se llevó todos los premios del Mundial

El 22 de julio del 2007 Argentina llegaba a una nueva final Sub-20 con Sergio Agüero como figura. El Kun ya había salido campeón dos años antes, pero era el más chico en la Selección de Messi. Esta vez era su equipo, su Mundial. En un difícil partido con los checos, él mismo logra empatarlo y sobre el final la Selección se lleva el triunfo.

Agüero fue elegido el mejor jugador del mundial, fue el máximo goleador, el mayor asistente y también eligieron dos goles suyos como el mejor y el tercer mejor gol de la copa. Era el 10, capitán del equipo y lo lideró camino al título.

Luego de ganar dos Mundiales, en 2008 Agüero convierte dos goles para eliminar a Brasil en semis de los JJOO que ganaría la Selección y en el mismo partido le hacen un penal para el 3 a 0 final.

La delantera completa de Independiente, presente en la Selección Argentina. Histórico

El 14 de mayo de 1953, un amistoso Internacional no oficial, terminó convirtiéndose en el Día del Futbolista. Fue en un Argentina 3 Inglaterra 1, con goles de Grillo a los 42 y 78 minutos y de Micheli a los 57. El día que los delanteros de Independiente le ganaron a los ingleses, porque era la primera vez que el seleccionado argentino ponía en cancha la delantera completa de un equipo.

Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz, los cinco diablos que fueron elegidos por Stábile. El partido comenzó en desventaja para Argentina hasta que apareció el quinteto de ataque. Desde un ángulo cerrado, Grillo marcaría el famoso “gol imposible” para igualar el partido. En el segundo tiempo un gol de Micheli y otro de Grillo decretarían el primer triunfo ante los inventores del fútbol.

Por eso, cada 14 de mayo se celebraba el Día del Futbolista en Argentina. Otro Orgullo Rojo y Nacional.

Sebastián Casas (@seba_cai) , para Orgullo Rojo

Últimas noticias

2
3
4
5
6

Send this to a friend