Ericazo

El 6 de mayo del año 1934 hizo su debut en Independiente el paraguayo Arsenio Pastor Erico, quien se convertiría en el máximo artillero del fútbol argentino.

El “Saltarín Rojo” vistió la casaca del conjunto de Avellaneda a lo largo de doce años, durante los cuales disputó 325 encuentro y anotó 295 goles. Además, dentro de su extenso ciclo en el “Diablo” consiguió los campeonatos de Primera División de 1938 y 1939, la Copa Ibarguen de los mismos años y la Copa Escobar del ’39. En lo que respecta al plano internacional, Erico se consagró, también con Independiente, en la Copa Aldao de 1038 y 1939, que se disputaron en Argentina/Uruguay.

Luego de partir de Independiente, a raíz de las diferencias que mantuvo con los dirigentes, regresó a su país natal para vestir la camiseta de Nacional y cumplir su deseo personal de sacarlo campeón, para después volver a Argentina a defender la casaca de Huracán, donde no convirtió goles.

Fue uno de los jugadores más destacados de su época y se lo consideró el octavo mejor jugador Sudamericano del Siglo XX. En nuestro país su nombre es sinónimo de gol y nadie ha alcanzado su récord de 295 tantos hasta el momento.

Una de las tribunas del Libertadores inmortalizó su nombre en casa, él ya lo había hecho en la historia del Rey de Copas y el fútbol argentino.

El primer vuelo

Un día como hoy, pero hace 27 años, un jugador empezaba a escribir la historia grande en aquel Independiente que estaba formándose para terminar ganando ese mismísimo Clausura 94.

Se trata de Albeiro Usuriaga, quién anotó su primer tanto con la camiseta del Rojo en la victoria ante Ferro -una de sus víctimas preferidas- por 2 a 0 en una fría noche de viernes en la Doble Visera.

El Negro recibió un pase de Diego Cagna y después de enganchar dos veces definió con un zurdazo seco al primer palo, liquidando un cerrado partido que había abierto el Dany Garnero, tras un error del Mono Burgos en el primer tiempo.

Usuriaga ganaría tres títulos en su primera etapa en el Rojo: el clausura y la Supercopa del 94, más la Recopa Sudamericana del 95. Luego tuvo otra etapa en el club de la mano de Cesar Menotti en la que se llegaron a ver destellos de su juego con varios golazos.

¡Feliz cumple, Tolo!

Este domingo cumple años el último entrenador campeón con Independiente de títulos locales: Américo Rubén Gallego.

El Tolo, que llegó a los 66, tuvo tres etapas en el club. La primera entre 2002 y 2003 donde consiguió de forma brilante el Apertura 2002.

Luego volvió en 2009, donde con muchísimo menos material que en su etapa anterior peleó el Apertura de aquel año y el Clausura de 2010, clasificándose para la Sudamericana que luego ganaría el Rey de Copas.

Su última etapa fue, ya en el inicial 2012, con el torneo empezado, donde nunca pudo encontrarle la vuelta a un equipo que, tras su salida en el Final 2013 y el posterior arribo de Miguel Brindisi, terminaría descendiendo a la B Nacional.

El saldo es más que positivo a pesar de su última etapa. Siempre se lo destacó como un gran armador de equipos con tiempo de laburo y un motivador incesante. Fue también campeón con River y con Newell´s en el fútbol argentino.

En su etapa como entrenador de Independiente nunca perdió contra Racing. Dirigió 5 clásicos, con cuatro victorias -2002, 2009, 2010 y 2013- y un empate -2003-.

En el del 2010, el técnico del rival, Caruso Lombardi, había declarado que Independiente no era el Bayern Munich y que iban a ganar 2 a 0. Tras el 2-1 final a favor del Rojo, con dos tantos de Darío Gandín, el Tolo le contestó de forma maravillosa.

Rey Bicampeón

Hace 56 años Independiente goleaba a Peñarol en Chile y se consagraba bicampeón de la Copa Libertadores, convirtiéndose por primera vez en el máximo ganador del torneo. En ese momento compartía el liderazgo con los Uruguayos rivales de aquella final y Santos de Brasil, hoy lo sigue manteniendo a pesar de no obtenerla desde 1984.

El tercer partido se disputó el 15 de abril de 1965 en el Estadio Nacional de Santiago de Chile y el Rey de Copas ganó 4-1 con goles de Pérez (ec), Bernao, Avallay y Mura. El primero había sido victoria Roja uno a cero con tanto de Bernao y en Montevideo el Manya se impuso 3-1 (De la Mata -h-). Las tres finales fueron dirigidas por el Peruano Arturo Yamasaki.

En aquella edición (la sexta) compitieron 10 equipos, los 9 campeones de las asociaciones participantes divididos en tres grupos. El ganador de cada uno pasaba a la siguiente ronda junto a Independiente, último campeón del torneo.

El Rojo venció a Boca en semifinales luego de tres partidos disputados en cancha de River. El primero fue triunfo dos a cero con goles de Mura y Rodríguez (ese día debutó el Chivo Pavoni y Pepé atajó un penal), derrota por un tanto en el segundo y empate en cero con alargue incluído en el definitivo, pasando el Rojo por diferencia de gol. Peñarol llegó a la final venciendo también en tres partidos al Santos.

Gíudice dispuso que Independiente forme en Chile con Santoro, Navarro, Decaria, Ferreiro, Acevedo, Guzmán, Bernao, Mura, De la Mata -h- (Mori), Avallay y Savoy.

Video de la primer Semifinal ante Boca:

Video del tercer partido vs. Peñarol:

Feliz cumple Gustavito

Oriundo de Valentín Alsina, provincia de Buenos Aires, un día como hoy pero hace 48 años, nacía una de las principales figuras de Independiente durante la década del 90: Gustavo Adrián López.

El “Cuervo”, como se lo conocía en el barrio, llego desde las inferiores del club como gran promes para el post Bochini, y tras reponerse de algunas duras lesiones, pudo afianzarse en aquel fantástico equipo de 1994, que de la mano de Miguel Brindisi y con él y Dany Garnero como principales figuras obtuvo el Clausura y la Supercopa de ese año.

En 1995 se quedó en el club y obtuvo dos títulos más. La Recopa en Japón ante Vélez Sarfield, y fue parte de la epopeya al obtener, nuevamente, la Supercopa, esta vez ante el Flamengo de Romario, Savio y Edmundo en Maracaná.

Fue vendido al Zaragoza tras esa conquista y si bien estuvo cerca de regresar al club bajo el mandato de Julio Comparada, esto no se dio. Sin embargo, Gustavo es de esos jugadores que con el paso de los años y teniendo en cuenta lo que vino después, se valora todo lo que le dio a la institución. Hoy trabaja como embajador del club al que tanto le dio y recibió.

Por eso, feliz cumpleaños Gustavito! Gracias de parte de los que tuvimos el placer de verte jugar y disfrutarte enalteciendo la casaca roja.

Cumple como siempre

Hoy se cumple un nuevo aniversario de natalicio de un jugador que, a base de entrega, sacrificio y corazón, supo ganarse el cariño del pueblo Rojo.

Nicolás Domingo está festejando sus 36 años, actualmente jugando en Olimpia de Paraguay, club al que emigró tras su paso por Independiente.

En el Rey de Copas se dio el lujo de levantar dos trofeos. El recordado segundo Maracanazo, ante Flamengo, por la Sudamericana 2017 y la Suruga Bank en Japón en 2018.

Llegó al club de la mano de Ariel Holan en el receso invernal de 2017 y se fue a principios de 2020, cuando ya Lucas Pusineri era el entrenador.

Convirtió un sólo tanto, casualmente ante River, su club de origen. Su garra, actitud e intensidad quedaron grabados a fuego en el hincha del Rojo que guarda los mejores recuerdos del volante central.

¡Feliz Cumple, Nico!

Cumple el último diez

Hoy es un día muy especial ya que el jugador que mejor supo usar la 10 en la era post Ricardo Bochini festeja un nuevo aniversario de su natalicio.

Se trata de Daniel Garnero, quien cumple 52 años. El Dany, oriundo de Lomas de Zamora, es producto de las inferiores de Independiente. Debutó en 1991 cuando, por ese entonces, el mítico Bocha estaba en el último año de su carrera.

Tras el retiro del Maestro, Garnero heredó la mítica camiseta 10 y contrariamente a lo que pensaban todos, jamás le pesó. Y no sólo eso, sino que fue el que mejor la llevó, aunque esto sea una cuestión completamente subjetiva. Algunos preferirán al Pocho, al Rolfi o al Kun. Quien suscribe no tiene dudas: Daniel Oscar Garnero.

Obtuvo el maravilloso Clausura del 94 que, El Grafico, lo colocó en su tapa con la leyenda “Campeón de lujo”, junto a su gran socio, Gustavo López. A su juego clásico, le agregó, en el día de la consagración ante Huracán, un épico gol de tiro libre.

Aquel año también se consagró con el Rojo en la Supercopa. Arrasando contra los equipos brasileros y ganándole la final a Boca en Avellaneda.

En 1995 ganó la Recopa en Japón ante Vélez y también formó parte del plantel que revalidó la Supercopa pero en el Maracaná, aunque en esa época no jugaba.

Luego emigró a Universidad Católica donde jugó un año, pero en 1997, de la mano del Tigre Garcés volvió al club. Permaneció hasta el 99 donde se volvió a ir, aunque esta vez al Toros Neza de México.

La aventura en tierras Aztecas duró menos de un año y regresó al Rojo en el 2000 para finalmente retirarse joven al año siguiente.

Luego, Garnero tuvo su experiencia como técnico del Rojo y aunque no le fue bien, superó una ronda de la Copa Sudamericana 2010 ante Argentinos Juniors, trofeo que el Rey terminaría ganando con Antonio Mohamed ante Goias en la final. Más tarde fue multicampeón en el fútbol paraguayo tanto con Guaraní como con Olimpia, donde obtuvo un tetracampeonato. Actualmente dirige a Libertad de Asunción.

Dany era uno de esos jugadores por los que la entrada que uno pagaba se justificaba hasta el último centavo. Dueño de una gambeta y arranque interesante, se cansó de poner pases-gol emulando al máximo ídolo de la historia del club. Tenía poco gol pero lo suplía con una estética futbolística muy difícil de igualar.

Por todo esto, ¡Feliz cumpleaños Dany querido!

El primer grito

Hace hoy 106 años, nacía uno de los máximos ídolos de la enorme historia de Independiente. Arsenio Pastor Erico salía del vientre de Doña Margarita y hacía por primera vez lo que lo hizo famoso, aquello por lo que lo recordamos y le estaremos agradecidos de por vida los que amamos estos colores. En Asunción, el 30 de marzo de 1915, gritaba por primera vez el máximo goleador en la historia del fútbol Argentino.

El que encandiló a los dirigentes jugando para un combinado de la Cruz Roja, recaudando fondos para la guerra.

El que eligió jugar en Independiente cuando dirigentes de River lo esperaban en el puerto de Buenos Aires para contratarlo y se bajó en Rosario para venir por tierra hasta Avellaneda.

El que debuto el 6/5/34 ante Boca con 19 años y convirtió por primera vez una semana después.

El que hizo seis goles en un partido ante Quilmes de 1937, algo inédito hasta ese momento en la era profesional.

El jugador que por su elegancia y elasticidad era apodado el Bailarín del gol, el Saltarín Rojo o el Hombre de mimbre, siendo para muchos el mejor de todos los tiempos.

El Paraguayo de Oro, que declinó una millonaria oferta para jugar el mundial de 1938 con la Selección Argentina, honrando su país natal.

El que junto con Vicente De La Mata y Antonio Sastre conformó una delantera inigualable, que marcó 558 goles y coronó al Club como el primer Bicampeón con los títulos del 38 y 39.

El Rey del gol, máximo artillero de la historia del fútbol Argentino con 295 conquistas.

El creador del Escorpión, ese que hacía que brillen los ojos de nuestros abuelos cuando hablaban de él y contaban por ejemplo como quedaba suspendido en el aire o dejó de hacer goles luego de llegar a la marca de 43 en el 8 a 2 a Lanús de 1938 para ganarse un premio de una marca de cigarrillos.

El que está inmortalizado en una de las tribunas de casa y en nuestros corazones.

Él, simplemente, Arsenio Pastor Erico, puro Orgullo Rojo.

Por 106, por 295, por siempre.

¡Feliz cumple, Rolfi!

Hoy es un día especial para el máximo goleador del siglo en Independiente y en Orgullo Rojo no queríamos dejar de recordarlo.

Es que Daniel Montenegro celebra sus 42 años y sumándonos a los saludos y agradecimientos, haremos un repaso de sus años en el club.

Un 13 de febrero de 2000, Daniel Montenegro empezaba a escribir uno de los tantos episodios que tendría en su vínculo con Independiente. Aquella tarde de domingo, debutó con la camiseta del Rojo en aquel equipo del histórico Enzo Trossero que finalmente terminara subcampeón del Clausura del mencionado año 2000.

Independiente caía 3 a 1 de local ante Boca, y Montenegro se ponía por primera vez la gloriosa roja, la que honró a lo largo de muchos años, con varias etapas en el camino. Con la gloria de haber obtenido el último torneo local del club y con la tristeza de haber sufrido lo peor que le puede pasar a un equipo grande.

Montenegro nunca pasó desapercibido, ni en las buenas ni en las malas. Fue una de las figuras de aquel lujoso equipo campeón que comandó el Tolo Gallego en el 2002. Formó una sociedad con Federico Insúa que asustaba a más de uno. Y en el peor momento, cuando ningún jugador quería regresar al club porque los riesgos de descenso eran muy grandes, vino a dar una mano. Puso la cara. Apareció. Sí, la cosa terminó mal, pero se quedó a pelearla, en otra categoría y ayudó siendo el goleador del equipo que regresó al lugar del cual nunca debió haberse ido. Completó su participación en el club con el cuarto puesto del certamen de la vuelta en el 2014, donde se le recuerdan los golazos a San Lorenzo y Lanús.

Montenegro es el jugador que más goles hizo en Independiente en el siglo 21. En sus cuatro etapas en el club convirtió 68 tantos en 235 partidos, algo así como un gol cada tres partidos. Su debut en la red con la casaca roja fue en el tercer partido que disputó, ante Argentinos Juniors, una noche lluviosa en la que el Rojo ganó 8 a 1 -Primer gol de un tal Gaby Milito en primera- y que el Rolfi no sólo metió el primero, sino que también el segundo y el tercero en aquel cotejo. El último, el ya mencionado, ante Lanús, en el 4 a 1 en el Libertadores de América.

Fue amado y odiado por la gente, que cambió de opinión con respecto a él en muchas ocasiones. Es que te enojabas, llegaba Racing, le metía dos goles y era todo color de rosa. Es que Rolfi, jugando para Independiente, nunca perdió con los de al lado. Aunque quizás eso ya no sea un mérito propio sino más bien institucional.

¡A festejarlo a lo grande, Rolfi! El corazón del hincha siempre estará abierto para vos.

Feliz día

Hoy 26 de marzo, se cumplen 16 años de la denominada “caravana del centenario”, algo que muchos clubes quisieron imitar pero no pudieron igualar jamás, en donde una multitud de almas rojas lograron superar el acto de amor y lealtad más grande hacía el club. Esa fecha quedó tan marcada que por ello que se celebra el “Día del hincha de Independiente”.

La caravana iba a realizarse el 1 de enero de 2005, año en el que el Club Atlético Independiente cumplía sus cien años, pero debido a la tragedia ocurrida en Cromañón, el festejo se postergó para el 26 de marzo. Ese día el pueblo rojo se congregó en la esquina de Perú e Hipólito Yrigoyen y fueron más de cien mil almas rojas quienes con banderas, camisetas, adornos, bengalas, un globo gigante y una bandera de más de 300 metros tiñeron a Avellaneda de Rojo. 

Si bien en los últimos años el club ha tenido que atravesar incontables dificultades y el triste descenso al Nacional B, poco importa a la hora de describir el amor y la pasión que en cada momento el hincha de Independiente demuestra. Nosotros los hinchas del rojo, somos catalogados como exigentes, gustosos del buen fútbol y pasionales, porqué con eso nacimos, eso nos enseñaron todos aquellos que vieron a Independiente tocar el cielo con las manos cuando se convirtieron en los dueños de América y el mundo. 

Independiente no es nada sin su hinchada y tampoco los hinchas son nada sin Independiente. El hincha jamás abandonará la pasión y el amor que significa, más allá de las tristezas y las alegrías, el amor incondicional siempre estará presente, en cada jugada, en cada gambeta, en cada victoria y en cada derrota, porqué así somos, amamos sin límites.

Por eso, para todos los que heredaron estos colores, está pasión, este infinito amor, para todos aquellos que sueñan con volver a ser lo que fuimos, desde Orgullo Rojo queremos desearles ¡Feliz Día del Hincha de Independiente!.

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend