¡¡ Feliz cumpleaños Capitán !!

Hoy es el cumpleaños de uno de los mejores jugadores de la historia de Independiente, el gran Ricardo “Chivo” Pavoni quién fuera conocido como el capitán de América por todos los títulos continentales que ganó en el Rojo.

Debutó en el Club Atlético Defensor de Montevideo, Uruguay, pero a los 21 llegó a Independiente para suplir a Tomás Rolan, que había sufrido una grave lesión. Debutó como lateral izquierdo el 24 de marzo de 1965, en un partido de la Copa Libertadores ante Boca Juniors, venciendo por 2 a 0. Marcó su primer gol en el Rojo en el 67 ante Central Córdoba de Santiago del Estero y muchos muy importantes para nuestra historia, como el del 1-0 ante San Pablo en el desempate, que nos dio la Copa del 74. 

A nivel local obtuvo los títulos del Nacional 67 y Metropolitanos 71 y 72. Internacionalmente ganó nada menos que 5 Libertadores, 3 Interamericanas y la recordada Intercontinental ante Juventus en Italia, convirtiéndose en uno de los máximos ídolos Rojos.

Con la selección Uruguaya disputó el Mundial del 74, marcando ante Bulgaria el único gol de la Celeste en Alemania.

Tras su retiro como jugador profesional pasó a entrenar equipos inferiores en el Club, donde sigue trabajando actualmente. Además, ha dirigido varias veces al plantel profesional como interino, tras el cese de algún entrenador.

Tiene más Libertadores que River, Racing y San Lorenzo juntos y es uno de nuestros próceres, se llama Ricardo Elbio Pavoni y hoy festeja 72 años.

¡¡ Feliz cumple Capitán !! 

Hace 12 años debutó el Kun

Los que fuimos a la Doble Visera el 5 de julio del 2003 sabíamos que aquel partido ante San Lorenzo de la última fecha era especial. No por las mismas razones que el anterior clásico ante el cuervo, que terminó en goleada y consagración del equipo del Tolo, pero teníamos claro que no era uno más.

Fue la primera despedida del Gaby Milito y como si fuera poco, vaya guiño del destino, Oscar Ruggeri en el acto más trascendental de su estadía como DT Rojo ponía en cancha al pibito de 15 años recién cumplidos que todos sabíamos la rompía en inferiores pero nadie había visto jugar aún. Entraba faltando poco más de veinte minutos con la 34, reemplazando a Emanuel Rivas.

Sergio Agüero era su nombre y con edad de octava se transformaba en el jugador más joven en debutar en primera división. De ahí en más sería para todos nosotros el Kun, uno de los mejores salido de nuestras inferiores, producto genuino de los potreros de la zona sur. El que se transformó en la venta más importante de la historia y debió posibilitar el completo cambio de estadio bajo una conducción honesta. Ese que aún esperamos que cumpla su promesa y vuelva para hacer justicia y dar vueltas olímpicas con la camiseta que ama y amamos. Ojalá sea pronto.

Mirá este capítulo de un especial del Kun hecho por el canal Encuentro en donde se pueden ver imágenes de aquel día:

 

Cuatro al hilo

La historia de Independiente permite unir prácticamente cada fecha calendario con un acontecimiento que nos enorgullece. Hoy se cumplen 40 años de la obtención de nuestra sexta Copa Libertadores, ante Unión Española en Paraguay.

Para tomar conciencia de la dimensión del logro, la de aquel año fue la decimosexta edición, por lo tanto el Rey se había llevado el 40% de las Copas disputadas hasta ese momento. De hecho Boca es el único que pudo alcanzar esa cifra y lo hizo recién en el 2007, 32 años después.

También el Xeneixe igualó ese año el récord de ganar cuatro en la misma década, aunque no seguidas, algo que conseguimos en aquella edición luego de ganar las del 72, 73 y 74.

En 1975 la Copa la disputaron veinte equipos de los diez países miembros de la Conmebol más el campeón vigente, que entró en la segunda ronda.

Los equipos se dividieron en 5 grupos y los ganadores de cada uno disputaron las semifinales junto a Independiente. El Rojo jugó un triangular muy parejo ante Rosario Central y Cruzeiro, pasando a la final por un gol de diferencia. Para esto fue clave el último partido del grupo, venciendo al equipo Brasileño tres a cero, con un gol olímpico de Bertoni. Todos los partidos fueron victorias para el local, pero el Rey de Copas pasaba nuevamente a la final, esta vez ante Unión Española de Chile.

La primera final se jugó en Santiago y fue victoria local con un gol sobre el final. La revancha en Avellaneda fue 3 a 1 para el Rojo, que también se llevó el desempate en el Defensores del Chaco dos a cero. A los 29 minutos del primer tiempo, Ruiz Moreno marcó el primer gol y Bertoni metió el 2-0, a los 17’ del segundo, asegurando la victoria.

Aquel día, Independiente formó con: José Alberto Pérez, Eduardo Commisso, Miguel A. López, Francisco Sá, Ricardo Pavoni, Alejandro Semenewicz, Rubén Galván, Ricardo Bochini, Agustín Balbuena, Ricardo Ruiz Moreno, Ricardo Bertoni (Hugo Saggioratto).

De esta manera el enorme Chivo Pavoni levantaba la sexta se las siete Libertadores del Club y la recibía nada más ni nada menos por Arsenio Erico, como frutilla del postre. Hoy cuarenta años después seguimos soñando con la octava.

Especial hecho por Fox Sports:

Relatos del partido decisivo ante Cruzeiro:

bertoni olimpico cruzeiro libertadores 1975

 

 

 

 

 

 

 

libertadores 1975 cruzeiro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1975 libertadores

 

 

 

 

 

 

 

 

 

pavoni

10 años sin Emiliano

Emiliano Molina había nacido el 5 de enero de 1988, en Buenos Aires. Se desempeñaba en la Reserva de Independiente y su debut en Primera División se veía muy próximo. Pero no sólo eso, sino que formó parte de la Selección Nacional Sub 16 y Sub 17, donde jugó los Sudamericanos de 2004 y 2005.

El joven arquero era una de las máximas promesas, tanto del club como del fútbol local, y su carrera parecía ir por el buen camino. El 12 de junio de 2005, el “Rojo” se enfrentó a River en el partido de Reserva y perdió 3-2. Sin embargo, Emiliano fue la figura de ese partido y los hinchas no pararon de ovacionarlo. Pero nadie se imaginó lo que ocurriría después.

Al día siguiente, a la madrugada, sufrió un grave accidente, tras chocar su Volkswagen Gol gris contra un camión Mercedes Benz, que se encontraba estacionado. En el auto iba su novia, la hermana de ella y una pareja de amigos. Inmediatamente fue trasladado al Hospital Fiorito, con traumatismo cráneo facial grave, varios huesos rotos de su cara, un edema cerebral y el ojo izquierdo muy comprometido. A pesar de ciertas mejorías, tras 12 días de luchar, el futbolista falleció a las 23.45hs.

Lo velaron en la Sede Social, en el gimnasio Bottaro, con más de 300 personas presentes, entre ellos sus compañeros. Como había ocurrido después de la muerte de Lucas Molina, también arquero de las inferiores, Independiente se enfrentó con Arsenal. Esta vez, el partido fue de local y todos los jugadores llevaron una cinta negra y se realizó un minuto de silencio, en honor a Emiliano.

Sergio Agüero no podía olvidarse de su amigo y, luego de marcar varios goles, se levantó su camiseta roja para mostrar la remera que tenía debajo, que decía “PARA VOS EMILIANO”. Y hoy, 10 años después del fallecimiento de su amigo, lo recordó con mucho cariño.

El tiempo pasa pero la herida sigue abierta, no sólo para el “Kun”, sino para todos. Hace 10 años que Emiliano nos dejó para atajar en el cielo, pero él está siempre presente.

43 años del debut

Hace exactamente 43 años la vida de Independiente empezaba a cambiar para siempre. El Monumental fue el testigo del debut del jugador más grande en la historia del club y del fútbol Argentino.

Faltando 15 minutos de aquel encuentro por la 21ra fecha que terminó en victoria de River, Pedro Dellacha ponía en cancha por Saggioratto al pibe de 18 años que había llegado de Zárate el año anterior y Nito Veiga fichó para la séptima.

El que vestiría como nadie la roja en los 19 años siguientes, ganando todo lo que se le puso enfrente en 714 partidos. El que gritó varios de los goles más importantes de Independiente, amo y señor del paladar negro y el que más hizo por el Orgullo Rojo.

No tiene nombre lo que hizo con nuestro escudo en el pecho, pero tiene un número. Hace 43 años debutaba nuestro diez, nuestro Dios.

 

 

24 años del retiro del Bocha

El 5 de mayo de 1991, Independiente recibió a Estudiantes, en la Doble Visera, partido que finalizó 1-1. Los hinchas que habían asistido al espectáculo se fueron con una tristeza enorme, no por el resultado sino, por Bochini. Cuando iban 41’ del primer tiempo, Erbín corrió por detrás del ídolo, para cometerle una falta descomunal en la rodilla derecha. Manuel Jácome, árbitro del encuentro, expulsó al jugador, mientras que la gente esperaba que el “Bocha” se levante. Pero eso nunca pasó.

El doctor Ugalde revisó al futbolista, pidió el cambio casi automáticamente y los camilleros no tardaron en ingresar al campo. El dolor de todos los fanáticos de Independiente era tan grande como el de Bochini. Pero lo que nadie sospechaba es que ese dolor sería aún mayor.

El “Maestro” decidió dar su última clase magistral, justo ante Estudiantes. Aunque ya había pensado en el retiro, la lesión lo tomó por sorpresa y esa maldita enemiga tardó en recuperarse. Por este motivo, llegó el momento que ningún hincha quería vivir.

“Bocha” le brindó lo máximo al “Rojo” durante 19 años. No conoció otra camiseta y levantó 13 copas, entre nacionales e internacionales. Supo escribir grandes hazañas en la historia del club y era admirado por todos los amantes del fútbol. Incluso un tal Diego Maradona dijo que él había sido su inspiración.
Hoy, 24 años después de aquél triste día, esta leyenda sigue pasando de generación en generación. Y hasta los más pequeños saben que hubo un hombre que dejó todo por poner a Independiente en la cima. Ese hombre es Ricardo Enrique Bochini.

Pepepepepepé

Hoy quiero hablar de una persona importante para mí, para vos, para todos. Una persona de esas que le hace bien al fútbol argentino. Esa persona es un SEÑOR y escribo SEÑOR con mayúscula porque a él se lo escribe como se lo observa, enorme.

Alguna vez de chico escuché que grande es aquella persona que te hace sentir que vos también podes serlo. ¿Y saben qué? Miguel Ángel Santoro es eso, un grande. Un hombre que es del barrio, porque nació en Sarandí hace 73 años atrás y que cuando era apenas un joven de 21 pirulos ganó su primer campeonato con Independiente, el Nacional de 1963.

Pero esto no fue la única copa con la que brindó Pepé, su vida en el rojo fue un gran banquete por diez años, en los que ganó otro Nacional en el 67, un metropolitano en el 70, aquel torneo de Primera División del 71, 4 libertadores (1964, 1965, 1972, 1973), 1 Interamericana en el 72 y la Intercontinental del 73.

No solo se calzó el buzo de arquero, también se calzó el de DT en las inferiores del Rojo y el de entrenador de arqueros en nada más y nada menos que la Selección Argentina. Decidió en otras ocasiones dirigir a la primera del Rojo en el peor momento de su gloriosa historia, porque Pepé siempre fue así, nunca se permitió ver mal a Independiente, se calzó los guantes como él solo sabía hacerlo y sacó las papas calientes del horno en el que nos encontrábamos.

Por todas estas cosas y por todo lo que dicen que sos como persona los jugadores, ex compañeros tuyos y amigos en el club, te deseamos el mejor de los cumpleaños. Que este año te encuentre de vuelta festejando más copas con el club de tus amores, sonriendo, con los brazos en alto, saludando a la gente como solo los grandes saben y pueden hacerlo, porque vos sos parte del orgullo que nos representa a cada hincha del rojo, ese orgullo que vale la pena contar una y otra vez a los más chicos para que se les iluminen los ojos y repitan la historia.

Gracias Pepé

Miguel Angel Santoro

El baile de la gambeta

Hace exactamente 9 años, se disputó el clásico por la Fecha 6 del Clausura 2006, en el que Independiente debió jugar de visitante. Pero, ¿qué tuvo de especial este partido?

Racing formó con Campagnuolo, Menghi, Cabral, Ubeda, Shaffler, De la Fuente, Romero, Mirosevic, Villanueva, Fileppi y González. Mientras que el Rojo jugó con Ustari, Álvarez Roca, Méndez, Cáceres, Domínguez, Machín, Herrón, Buján, Biglia, Bustos Montoya y un joven de 17 años, llamado Sergio Agüero. Diego Simeone era el DT local y Julio César Falcioni dirigía a Independiente.

Las tribunas eran una fiesta y la mezcla de celeste y rojo se vislumbraba en el estadio Presidente Perón. A pesar de la alegría del público, no alcanzó para que ambos equipos mostraran su juego en el primer tiempo y se fueron al vestuario con un 0-0 parcial.

Sin embargo, el chico que en 4 meses cumpliría 18 se despertó y el conjunto visitante se aprovechó de esto. Sergio Agüero clavó el primer gol del partido, a los 9’ del complemento. El “Kun” hizo una jugada individual, pateó desde afuera del área, entre cinco rivales, y la pelota se metió por el costado derecho del arco. Con bailecito del “10” incluido, Independiente se imponía por 1-0 ante su clásico rival.

Pero no todo terminaría de esa forma. Luego de una salida desde el arco de Ustari, el futbolista salido de las Inferiores del club dominó el balón con la cabeza y lo volvió loco a Barroso, quien había ingresado por Menghi. No conforme con esto, gambeteó, al mismo tiempo, al defensor y al arquero Campagnuolo y pateó de derecha directo al arco. A los 13’ del ST, Agüero volvió a bailar en el Cilindro y catalogó el 2-0 para el equipo de Falcioni.

Más tarde, se generaron disturbios en la parcialidad local y Héctor Baldassi, árbitro del encuentro, decidió terminarlo cuando faltaban dos minutos. Mientras que el visitante se ilusionaba con la punta del torneo, Racing terminaba último y Simeone era cada vez más cuestionado.

El 25 de febrero de 2006, Independiente superó a su eterno rival, los hinchas bailaron junto al “Kun” y, una vez más, Avellaneda se tiñó de rojo.

 

 

Nota exclusiva con Rambert

Para celebrar el vigésimo aniversario de la obtención de la Supercopa, nos dimos un gusto enorme. Estuvimos en el Libertadores entrevistando al mejor jugador de aquel torneo, goleador del enorme equipo de Brindisi.

Sebastián Pascual Rambert fue figura, convirtió al menos un tanto en todas las llaves, uno en cada una de las finales y el de la consagración, ante el Mono Navarro Montoya. Ese gol, que nos hizo volar de alegría y hasta nos dimos el lujo de recrear.

Imperdible nota que esperamos disfruten tanto como nosotros al hacerla

20 años de la Supercopa

Hace exactamente dos décadas el Rey conseguía la única copa que le faltaba, la que se le había negado cinco años antes, ironía del destino mediante, frente al mismo rival y nuevamente en la Doble Visera, que aquel 9 de noviembre de 1994 explotó de felicidad luego del uno a cero ante Boca.

Aquel extraordinario equipo de Brindisi, que se había coronado unos meses antes en el Clausura, en la recordada goleada ante Huracán, tenía la presión de obtener la Supercopa, el trofeo que faltaba en la vitrina con más historia de todas. Había que ganarla y teníamos con qué.

El primer partido del certamen parecía que complicaba los planes, derrota ante Santos y lesión de Rotchen, central titular y una de las figuras de aquel equipo. Pero en la vuelta el Rojo se hizo fuerte de local y pasó por arriba al equipo Brasilero, con un cuatro a cero que demostraba que la cosa iba en serio. Luego pasó lo mismo con Gremio y Cruzeiro, costaba de visitante (empate y derrota), pero en Avellaneda todo era Rojo (2-0 y otro 4-0), mismo color que tomaba la copa.

Pero faltaba un escollo, el último, nada más y nada menos que el Boca de Menotti, que venía de eliminar a Peñarol, River y San Pablo. Primera final en la Bombonera y el Manteca Martínez ponía en ventaja al xeneize, que era más. Pero Sebastián Rambert estaba imparable y marcó el uno a uno de cabeza en el segundo tiempo.

Todo se definía en casa, en la mítica Doble Visera. Aquel día el Rojo formó con Islas, Craviotto, Arzeno, Serrizuela y Ríos, Cagna, Pérez, López, Garnero, Usuriaga y Rambert. Éste último, autor del único tanto del partido, ese que nos dio el título y hoy, veinte años después, seguimos gritando.

Últimas noticias

2
Insaurralde entrenamiento
3
4
5
6

Send this to a friend