Cuatro al hilo

El 29 de junio de 1975, Independiente obtenía su sexta Copa Libertadores de América. El Rey de Copas venció en la final a Unión Española de Chile al desempatar en un tercer partido en Asunción, Paraguay.

De esta manera lograba su cuarta copa consecutiva, récord hasta el día de hoy.

Cuarta copa consecutiva y los jugadores la miran como si fuera la primera vez

Al ganar la Libertadores de 1974, Independiente clasificó a la Segunda Fase de la Libertadores de 1975. Como siempre por esos años, en la copa había grandes equipos y el Rojo tuvo que ganar un grupo que parecía perdido. Sus rivales fueron Rosario Central y Cruzeiro, de los mejores del continente.

Central, que animaba todos los torneos argentinos, tenía figuras como Kempes, Aimar, Solari y Killer. Cruzeiro a Raúl, Nelinho, Palinha, Piazza, Dirceu Lopes, Joaozinho, Roberto Batata… varios de ellos ídolos del club.

La copa empezó mal para los Rojos, primero fue derrota en Rosario por 2 a 0 y dos semanas más tarde cayó en Brasil por el mismo resultado. El panorama pasaba a ser muy difícil y ni siquiera dependía de sí mismo, Cruzeiro ya había ganado los dos juegos de local y con un empate en cualquiera de sus dos partidos en Argentina, se garantizaba la final.

Independiente estaba último, sin puntos, sin goles a favor y con cuatro en contra. Para revertir la situación tenía que ganar los dos partidos de local y por muchos goles. En un partido difícil pudo vencer a Rosario Central con goles de Pascutini en contra y otro que fue una maravilla de Bochini, gambeteando a cuatro jugadores y definiendo de puntín ante la salida del arquero, al que le pasó de caño. Buen resultado para cumplir y seguir vivo, se igualaba el resultado del primer partido en Rosario. Igualmente seguía siendo muy adverso ganar el grupo.

La magia del Bocha y un gol que valdría oro

Para seguir la tendencia localista del grupo, Rosario Central derrotó a Cruzeiro por 3 a 1 y así le daba una vida más al Rey de Copas. A falta de un partido, Cruzeiro y Rosario Central lideraban la tabla con cuatro puntos, pero los brasileños superaban al conjunto argentino por dos goles de diferencia. Independiente seguía en el fondo con dos puntos y una diferencia negativa de dos goles.

El último partido para definir uno de los finalistas de la copa se jugaba en Avellaneda. Independiente recibía al conjunto brasileño en la Doble Visera, necesitado no solo de ganar sino de golear y evitar recibir goles.

Así lo recuerda un gran rival de esos equipos coperos de Independiente, el Mariscal Perfumo: “Una semifinal contra Cruzeiro fue uno de los partidos más vibrantes que vi. En Brasil perdió el Rojo 2 a 0. En la vuelta, clima infernal en Avellaneda; jugadores e hinchas eran un solo equipo. Ocasiones en que el estadio reventaba. Y por un acuerdo, la mitad de la recaudación era para el plantel… Decir que Cruzeiro fue aplastado es poco. Una aplanadora corriendo y jugando, el Rojo hizo los tres goles que necesitaba”

3 a 0 al Cruzeiro, una de las hazañas coperas más grandes

El primer tiempo finalizó 1 a 0 con un gol de penal de Pavoni. Promediando el complemento, Bertoni hace un gol olímpico y a falta de quince minutos llegó el gol del milagro, Ruíz Moreno de cabeza tras un córner de Pavoni. El 3 a 0 ponía al Rojo en la final, algo que parecía imposible unos días antes. No había con que darle al Independiente multicampeón de América y su mística copera.

El relato de los goles por el recordado José María Muñoz

En la final lo esperaba Unión Española, que había sido el mejor en los grupos y venció en la Segunda Fase a Universitario y Liga de Quito. El partido de ida se disputó en el Estadio Nacional de Chile y lo ganó el local con un gol sobre el final.

El Rey de Copas salió con todo para la revancha en Avellaneda, Percy Rojas (había sido subcampeón en 1972 en manos de Independiente) convirtió el gol más rápido en la historia de las finales de Copa Libertadores. Luego empataría Unión Española de penal. En el segundo tiempo el árbitro sanciona penal cuando la jugada terminaba en gol, y Pavoni pone el 2 a 1 para los Rojos. En el tramo final, Bertoni convierte el 3 a 1 definitivo que, por la diferencia de gol en el global, le daba ventaja al Rey de Copas en caso de igualar el partido de desempate.

Final de América en una jornada de tres partidos, los primeros dos por la Liga Paraguaya

El partido definitivo se jugó a cancha llena en el Defensores del Chaco de Paraguay. Los Diablos Rojos salieron con Pérez; Comisso, López, Sá, Pavoni; Semenewicz, Galván, Bochini; Balbuena, Ruiz Moreno y Bertoni.

El Capitán de América con los brazos en alto

Con Arsenio Erico presente en las tribunas, el Rojo fue superior y ganó 2 a 0 con tantos de Ruiz Moreno y de Bertoni de tiro libre.

Mirá la nota donde el Chivo recuerda la entrega de la Copa por Erico

En esta oportunidad no se disputó la Intercontinental que le correspondía a Independiente, ya que Bayern Munich no quiso jugar.

Video con imágenes de la Copa del 75
Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
3
5

Send this to a friend