Cumple Mariscal

El 7 de septiembre de 1980, nacía en Bernal el Gaby Milito, uno de los más queridos por el pueblo Rojo en este siglo.

El Mariscal fue campeón del Apertura 2002, siendo el capitán del gran equipo que dirigió el Tolo Gallego. Tuvo una trayectoria brillante, jugó en uno de los mejores equipos de la historia y se retiró con la camiseta del Rojo. Siguió estando vinculado y aportó una gran obra para la institución. Hoy es DT.

Gaby Milito jugaba en las infantiles del vecino del barrio y a fines de 1993 decidió pasar a Independiente, donde desde un comienzo se llevaron la mejor impresión. Estuvo en las inferiores hasta 1997 y ya tenía pasta de líder.

La nota de Néstor Rambert solicitando que lo fichen en el club

En 1997, con solo 17 años, haría su debut en el primer equipo del Orgullo Nacional, ingresando por el Luli Ríos en un triunfo frente a Ferro Carril Oeste en la Doble Visera por la última fecha del Torneo Apertura. A los 20 años ya era capitán, un caudillo que cada vez jugaba mejor. Lamentablemente tuvo una grave lesión al romperse los ligamentos cruzados de la rodilla derecha y retornó en 2001 pero volvió a lesionarse nuevamente. Durante ese tiempo de larga recuperación, fue una pérdida muy importante para el equipo.

Los hinchas le deseaban fuerzas al Mariscal por su lesión

Pero lo mejor estaba por venir, Independiente había cerrado una pésima temporada pero se estaba armando muy bien para el Torneo Apertura 2002. Con el símbolo del equipo completamente recuperado, y buen plantel, tenía con qué dar pelea. Ese campeonato lo iba a ganar de principio a fin y con un fútbol de alto vuelo. El Mariscal sería la gran figura de un torneo en el que sobresalieron varios jugadores Rojos, también el encargado de levantar al equipo a pura garra en los partidos más chivos. Además, casi le convierte un gol maradoneano a Estudiantes en una arremetida impresionante que le sacaron en la línea.

Su seguridad desde el fondo fue clave, como en toda su carrera. Tiempista como pocos, voz de mando y un señor capitán. Si alguien merecía ese título era él.

Milito celebra el campeonato Apertura 2002

A fin de año fue elegido el mejor futbolista argentino del 2002. Los mejores equipos del mundo querían contarlo para el próximo semestre, y ya lo había anunciado Real Madrid, que era el mejor.

Gaby ganó el Olimpia de Plata al mejor futbolista argentino de 2002

Pero no salió bien su revisión médica y finalmente continuó su carrera en el Zaragoza de España, donde se dio el lujo de festejarle en la cara una final de Copa del Rey al conjunto Merengue que no confió en él. Contra los Galácticos de Real Madrid se motivaba más y era un muro para Ronaldo, Zidane, Raúl y compañía. También ganó la Supercopa de España, siendo estos dos los últimos títulos del equipo aragonés.

Su gran etapa en Zaragoza

En el 98 y 99 ya había disputado torneos juveniles con Argentina (Mundial Sub 20, Sudamericano y Esperanzas de Toulon). Su alto nivel en Independiente, y luego en España, lo llevó a vestir la camiseta nacional con la mayor. Con la Selección Argentina jugó el Mundial de Alemania 2006 y las Copas América de 2007 y 2011. Jugó 32 partidos y marcó un gol, a Venezuela.

En 2007 lo fichó Barcelona donde formó parte de uno de los mejores equipos, tuvo una mala racha de lesiones que no le impidió ser multicampeón y era uno de los más queridos y escuchados tanto por sus compañeros (gran amigo de Messi), como por el mejor DT de la actualidad y probablemente de todos los tiempos, Guardiola. Por su liderazgo y visión de fútbol, no iba a tardar en convertirse en director técnico.

En 2011 regresó a Independiente, pero sin encajar con un buen momento del equipo de Mohamed y se retiró del fútbol al año siguiente.

Gaby se retira en el Libertadores de América en 2012


En sus dos etapas en el Rojo disputó 210 partidos y convirtió 3 goles. Fue director técnico en 2016, luego de un paso por Estudiantes, donde después volvió tras un paso por Chile. A pesar de los elogios de parte de los planteles dirigidos, los resultados aún no lo acompañaron en su era como técnico.

Hace unos años encabezó una obra estupenda para el club junto al Kun Agüero: el Centro de Alto Rendimiento de Villa Domínico. Así cumplió su sueño de construir algo para el bien de las inferiores… porque “Cuando empuja Milito, Independiente quiere”.

Con el Kun en el Centro de Alto Rendimiento, compromiso con el club que los formó

Si sos hincha del Rojo tenés que gritar, feliz cumple, feliz cumple Mariscal.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

2
3
4
5
6

Send this to a friend