Después de Dios

El domingo 5 de mayo de 1991, hace hoy 29 años, la Doble Visera era testigo por última vez (como profesional) de la magia del mejor jugador de la enorme historia de Independiente.

El Rojo perdía 1 a 0 frente a Estudiantes por la fecha 11 del Clausura y a los 41 minutos todo dejó de tener sentido. Pablo Erbín le entraba bruscamente de atrás al Bochita y lo sacaba del partido, en una lesión que puso fin a su carrera. Erbín se fue expulsado, Silvio Rudman lo reemplazó y Alfaro Moreno pondría el uno a uno definitivo, pero la razón por la que ese partido entró en la historia es por haber sido el último, después de casi 20 gloriosos años del Bocha con la camiseta Roja.

El defensor de Estudiantes se cansó de pedir disculpas y el Maestro varias veces se encargó de aclarar que se las aceptaba y que el retiro ya lo venía meditando, que ese golpe solamente fue la gota que rebalsó el vaso.

Hace hoy exactamente 29 años no tenemos al mejor adentro del campo… y lo seguimos extrañando.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

Send this to a friend