Dirigentes, háganse cargo

Sobre la derrota de ayer, ante Atlético Tucumán por 2-1, y por supuesto la pronta elimimacion de la Copa Argentina no está todo dicho. Ariel Holan mencionó una parte en su conferencia de prensa: “no jugamos nada bien en ningún momento del partido. Cometimos errores y lo dieron vuelta”.

Es visible el bajo rendimiento del equipo y más aún, si se contempla que de últimos tres juegos sólo se ganó uno -también ante el Decano por Copa Conmebol Sudamericana- y se perdieron los otros dos. Lo fácil de esta merma deportiva sería, por ejemplo, caerle al pobre nivel del Walter Erviti, que desde que llegó jamás estuvo cerca de destacarse y merece un descanso en el banco de suplentes, o al derrumbe momentaño de Ezequiel Barco, quien claramente perdió explosión y sorpresa en este pasaje temporal. No, vamos un poco más allá en el análisis.

Los dirigentes tuvieron en sus manos la posibilidad de ganar por goleada en las contrataciones del libro de pases anterior. Nada de eso ocurrió. La desilusión al cierre del mismo fue tan o peor que la remontada en contra que propinó ayer el conjunto tucumano. El entrenador, -a quien a mi entender están desaprovechando a diestra y siniestra por no complacerlo-, tuvo que enfrentar tres competencias (la Copa Argentina ya es historia) con un plantel que queda expuesto al momento del recambio ¿Por qué? Justamente porque no tiene. Es un plantel corto. El mismo inconveniente que tenía el semestre pasado, Holan lo vuelve a padecer nuevamente.

La salida de Emiliano Rigoni dejó un vacío profundo en el esquema táctico del entrenador. Como si el mismísimo Bochini se hubiese marchado de cualquiera de las cuatro copas Libertadores que obtuvo -Permítanme la desafortunada comparación pero quiero ser gráfico en el relato-. Ni siquiera ese puesto supieron compensar con jerarquía los dirigentes para, por lo menos, solucionarle una baja sensible a Holan.

No cabe duda que el hincha agradece la transformación en la gobernabilidad de la institución. Independiente está de pie, con un estadio casi completo (resta el techado) y con números que generan superávit, impensado hace algunos años, pero la realidad es que eso no abastece en la satisfacción propiamente dicha del socio y/o simpatizante. La gente tiene sed de conquista.

El grito de campeón se mantiene atragantado desde hace 15 años en el ámbito doméstico y 7 años internacionalmente. ¿Para cuando una alegría deportiva para solventar el apoyo incondicional de todos estos años? ¿Para cuando se ejecutarán contrataciones que valgan, al menos, una ilusión? La derrota de ayer no fue sólo un baldazo de agua fría para el plantel -que claro está no ganó nada con esta camiseta- sino para que la dirigencia, de una vez por todas, se ponga el traje que se tiene que poner para que Independiente empiece a festejar. Ya no sirven las famosas frases “con un club ordenado, los logros ya van a venir”, porque los años pasan y la sequía sigue jugando su partido.

Es hora de poner a Independiente donde se merece, pero ya. Basta de demagogia, de palabras que se las lleva el viento y de jugar con la ilusión de la gente. Todavía existe una posibilidad de ingresar a la competencia que no se juega desde el 2011 y de la cual habría que empezar a buscar seriamente una octava corona.

Hay un entrenador entendido en la materia, que remembró nuestras raíces con el saludo histórico, que sacó del placard lleno de polvillo la identidad de la institución, que hacia tiempo no se veía, y nos regaló un cálido semestre hace poco tiempo con el mismo problema de la falta de recambio.

Háganse cargo dirigentes. Esto es Independiente y hay que salir campeón, nuestra historia lo demanda.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Alexis Potel
Periodista de la Academia de Quique Wolff. Crecer es el objetivo principal del desarrollo.

Últimas noticias

1
2
3
4
5

Send this to a friend