Dos Chinos

Hace exactamente dos años, estábamos festejando la Suruga Bank, la decimoctava copa internacional para nuestras gloriosas vitrinas.

Pero no celebrábamos solamente eso; seguíamos confirmando lo que gritamos y lloramos en el Maracaná. Que el Rey volvía a ser, después de todo lo que nos había tocado sufrir. Qué tenía un equipo que le hacía frente a cualquiera, peleando la Libertadores y dando una vuelta olímpica en Japón. Con ventas millonarias de jugadores queridos y profesionales que nos habían representado en el Mundial semanas antes.

Ese mismo delantero que nos hizo gritar el gol del título, hoy se debate entre quedarse a ponerle el pecho al club o irse a Boca por dos mangos (para el Rojo). Y la culpa de que pase esto no la tiene ni Romero, o Riquelme, Pusineri, ni mucho menos Russo. Si los dirigentes hubiesen hecho medianamente bien las cosas, el Chino ni pensaría en esta opción, y a los de la Ribera ni se les cruzaría ofertar los millones que tendrían que poner por el goleador del torneo pasado, para sacarlo de un club grande donde es capitán y referente.

Pero acá estamos, dos años después… Con muchísimas malas decisiones en el medio, mezclados con mala suerte e imponderables del fútbol, con este Independiente que vuelve a ser, si, pero el de los problemas.

Porque si hoy hay dos Chinos, es porque antes hubo dos Independientes.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
3
4
5
6

Send this to a friend