La vida en la pensión de Independiente

La vida en la pensión de Independiente

Fernando Langenauer, coordinador general de la pensión de Independiente, habló en exclusiva con Orgullo Rojo y enfatizó en que el trabajo del personal de la misma tiene tres pilares fundamentales para procurar lo mejor para el futbolista; el apoyo psicológico, la educación y la logística.

El coordinador aseguró que, actualmente, son 61 los chicos a los que hospeda el club; la mayoría de ellos por razones de distancia, y unos pocos por vivir en zonas aledañas a Florencio Varela, por ejemplo, y encontrarse en una situación de muy bajos recursos pese a la cercanía al predio de Villa Domínico. La mencionada pensión cuenta con prestaciones tales como habitaciones con buenas camas y colchones, televisión con cable, aire acondicionado frío-calor, muebles exclusivos para los botines, habitaciones destinadas únicamente para jugadores a prueba, un comedor excelente con una amplia cocina completamente refaccionada (al igual que los pisos, los techos y la instalación eléctrica de toda la edificación), vestuarios nuevos y una sala de estudio, la cual es utilizada por los jugadores todas las tardes, y cuenta con apoyo escolar tres veces por semana.

20161110_130008

Además, Langenauer remarcó la importancia de la educación: “Antes nadie los acompañaba al colegio, entonces los futbolistas se bajaban en la esquina y se iban a la plaza; en junio estaban todos libres y ninguno iba a la escuela. Por eso, Hernán Burdino (profe y miembro del equipo de trabajo de la pensión) viene desde Merlo para acompañar a los chicos. Ahora, todos van al colegio y futbolista que repite no puede quedarse en la pensión”. El ex coordinador de la pensión de Vélez concluyó: “Nosotros tenemos que formar personas. Tenemos que preparar a los chicos para la vida”, para ilustrar esto, ejemplificó con la promesa del Rojo surgida de las inferiores: “Cuando Ezequiel Barco llegó era un chachivache absoluto. Pasó de año y ha mejorado sus hábitos notablemente. Mejoró mucho la cabeza y eso lo ayudó en la cancha. Un chico que se forma bien, puede resolver las situaciones que se le presentan en el campo de juego con otra cabeza”.

A su vez, le otorgó notable importancia al trabajo de contención que, indudablemente, necesitan los futbolistas: “El mundo de pensión es muy depresivo, es muy duro vivir en un lugar como este, a las 17.15 de la tarde en el predio no queda nadie como para que el jugador tenga actividad humana”, a lo que agregó que debido a eso, y al desarraigo al que se somenten los chicos, es primordial que haya siempre algún miembro del equipo de coordinación disponible las 24 horas.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Nahuel Undabarrena
Estudiante de periodismo deportivo || Cubro a Independiente || Cronista de Inferiores de @OrgulloRojoWeb.

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend