“Es un orgullo y algo impagable”

Miguel Ángel Santoro no pudo ocultar su emoción durante el homenaje que recibió junto al Chivo Pavoni en el Libertadores de América. 

“Estuve hablando con Yoyo Maldonado. Él me preguntó por mi salud y yo le consulté por todas las cosas que se iban diciendo en Independiente acerca de esto que estamos viviendo hoy. Tener una tribuna con mi nombre es un orgullo y algo impagable”, manifestó Pepé.

Luego, exclamó: “Yo pienso que somos tocados por una varita mágica y por la bendición de Dios. El sueño del pibe es jugar en el club que uno es hincha y el segundo deseo es salir campeón. Y nosotros lo pudimos conseguir. Para nosotros esto es un orgullo, que baña mi corazón de felicidad”.

Por otro lado, Santoro señaló: “Independiente marcó el camino porque no se le daba mucha importancia a la Libertadores. Vimos en el año 1963 la importancia que Boca le dio en ese momento y en 1964, con un gran equipo, nosotros hicimos todo el camino hasta llegar a la final ante Nacional de Uruguay”.

Santoro recordó su mejor atajada en Independiente: “La que más recuerdo, que fue muy influyente en el resultado, fue una que tuve en el Olímpico de Roma. Tuvimos un partido muy chivo. Nos dominaron y nos tuvieron siempre en nuestra área. Faltando poquito y tratando de mantener el resultado, ellos tuvieron una jugada sobre el final que creían que la pelota iba a estar dentro del arco, pero no fue así. La tenía entre las piernas y con las manos”.

Para finalizar, Pepé se acordó del viejo: “El recuerdo de mi padre, que me traía a la cancha para hacerme hincha de Independiente. Desde muy chiquito, sentí el amor por este club. Después me tocó jugar y ganar títulos. Este homenaje es el triunfo de ese gran grupo, no sólo de uno”.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
2
3
5
6

Send this to a friend