Fiesta de 15

En el día del maestro, además de agradecerle al Bochita todo lo que nos dio, hay que recordar que en un día como hoy, pero 15 años atrás, se disputó uno de los partidos más recordados ante Racing.

El 11 de septiembre de 2005, Independiente debía recibir a su máximo rival, en la Doble Visera, por la 6ta fecha del Torneo Apertura. El equipo de Julio Falcioni formó con Bernardo Leyenda; Martín Pautasso, Marcelo Méndez, Fernando Cáceres, Eduardo Domínguez; Lucas Pusineri, Mariano Hérron, Lucas Biglia, Esteban Buján; Sergio Agüero, Nicolás Frutos. Por otro lado, Gustavo Campagnuolo; Martín Vitali, Gustavo Cabral, Diego Crosa, Jorge Núñez; Milovan Mirosevic, Diego Simeone, Juan Manuel Torres, Sebastián Romero; Rubén Capria y Raúl Estévez fueron los once de Racing, dirigidos por Guillermo Rivarola.

Desde el principio, el local mostraba mejor nivel. Antes de los 11, Frutos y Domínguez intentaron marcar de cabeza, pero el arquero desvió ambas pelotas. Sin embargo, el marcador no quedaría en cero por mucho tiempo. A los 34, tras un córner desde la derecha, el peligro vino nuevamente desde un cabezazo. Esta vez, el encargado fue Méndez, aunque su pelota fue atajada por Torres. Fue expulsión para el jugador y penal para el Rojo. Un minuto más tarde, el 19 convirtió desde los doce pasos y ponía la ventaja.

Ese resultado no era suficiente e Independiente quería más. A los 11 del segundo tiempo, Biglia ejecutó un tiro de esquina y Frutos llegó en soledad para marcar, esta vez de cabeza. El delantero se puso una máscara de diablo para festejar y el hincha no paraba de alentar. Se le estaba ganando al club vecino, con gran autoridad. Cerca de la media hora, Agüero desbordó por la derecha y cuando llegó al área, Cabral le cometió falta. Nuevo penal, que definió el santafesino y consiguió su triplete. El público había ansiado tanto ese momento y nada podía ser mejor. ¿O sí?

Cuando parecía que todo estaba definido, el Kun tomó la pelota en el mediocampo y comenzó a encarar hacia el área rival. En el Día del Maestro, su alumno fue Diego Crosa, a quien le gambeteó tres veces en una misma jugada, para enseñarle cómo se juega a este deporte. A los 37’, Agüero terminó definiendo de zurda al palo derecho y la pelota ingresó en la esquina del arco, defendido por Campagnuolo. De esta forma, el “Rojo” se impuso por 4-0 ante Racing.

La gente acababa de ver la perfección ante sus ojos. Un partido ideal ante el eterno rival, una goleada que serviría para incrementar las bromas y un gol que será uno de los más memorables. Sí, justo el 11 de septiembre, la “Academia” no pudo dar cátedra e Independiente le demostró quien era el verdadero maestro.

LOS GOLES DE LA VICTORIA

EL POEMA DEL KUN

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Agustina Suarez
Periodista deportiva. Hincha de Independiente por elección. Acá me dicen Polaca

Últimas noticias

3
4
5
6

Send this to a friend