¡Ganar la Libertadores!

Faltan pocos días para que la pelota comience a rodar en el verde césped de Rusia. El mundial está a la vuelta de la esquina. Tiene espectante a toda la comunidad -me incluyo- pero la ansidad y las ganas de volver a ver a Independiente en las definiciones mano a mano en la Copa Libertadores, después de 23 años, son inmensas. Me dirán loco, anti Selección o lo que se les ocurra, pero imaginar la octava maravilla del mundo posada en la gloriosa vitrina del Rey de Copas, es un sueño hasta incluso más grande que ver a Leonel Messi -a quien tanto quiero y respeto- levantando la bellísima copa del mundo.

No trato de hacer una comparación absurda de si Messi o Maradona, Batistuta o Crespo, ¡no!, sólo intento expresar emociones, prioridades que nacen desde el corazón y que rememora aquello sintieron nuestros padres y abuelos. Por supuesto que quiero ver la bandera celeste y blanca flamear en lo más alto y que de una vez por todas la justicia futbolera -si es que existe en este deporte- le brinde la oportunidad al mejor jugador del mundo, y a todos los muchachos, de tocar el cielo con las manos y alegrar, aunque sea muy poquito, la vida de los más de 42 millones de habitantes que no la están pasando nada bien en estos tiempos.

Pero déjenme decirles a ustedes, lectores de Orgullo Rojo, que para este humilde periodista e hincha enferborizado de Independiente, volver a levantar una Copa Libertadores luego de 34 años y ser la primera vez que pueda verlo, sería alcanzar un sueño; el más precioso que pueda existir para los aficionados de América.

Reencontrarnos con nuestro viejo amor, ese que en los años 64′ 65′ 72′ 73′ 74′ 75′ y 84′ le dio al pueblo Rojo la felicidad, la mística y el punta pie inicial para invocar el lema inigualable e irrepetible de Rey de Copas, es para mí persona el regalo más grande que el fútbol e Independiente me puedan dar.

Soy redundante en mí comentario y reitero que me encantaría cómo argentino salir campeón en Rusia pero si tendría que elegir, ganar la Copa Libertadores sería una consagración que le daría a Independiente y a todos los hinchas, la posibilidad de volver a ser lo que una vez fuimos…

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Alexis Potel
Periodista de la Academia de Quique Wolff. Crecer es el objetivo principal del desarrollo.

Últimas noticias

1
3
4
5
6

Send this to a friend