Ganar la Libertadores, lo que manda la historia

Sus siete trofeos continentales depositan a Independiente como la institución que, luego de 35 largos años, continúa con su reinado en América -la última conquista fue aquel viernes 27 de julio de 1984 ante Gremio de Porto Alegre-. La eliminación de Boca Jrs. a manos de su eterno rival, River Plate, lo dejó sin chances de alcanzar al conjunto de Avellaneda en cantidad de títulos de esta índole (tiene seis Libertadores). 

Sucede que Independiente, aquel que fue amo y señor de otras épocas a nivel mundial y que supo atribuirse el mote de Rey de Copas, está a años luz de ser una institución comprometida -al menos desde sus decisiones dirigenciales- para dar esos saltos de calidad que se necesitan para alcanzar grande cosas. Y, lamentablemente, a medida que el tiempo continúa su curso las frustraciones incrementan y ese equipo que parecía imbatible en otros tiempos se sumerge aún más en una mediocridad constante. 

En los últimos 20 años, Independiente participó de tan solo 3 ediciones de la Copa Libertadores (2004, 2011 y 2018) Sí, vergonzoso. Aquel prestigio obtenido por las glorias que forjaron la historia de este club en las décadas del 60′, 70′ y 80′, fue absolutamente bastardeado y hoy, para algunos, es una alegría que por un año más el conjunto de Avellaneda prolongará su reinado en el continente. 

En el transcurso de esos 20 años, hubieron equipos que disputaron la Copa Libertadores más veces que el mayor conquistador de América. Entre ellos: San Lorenzo de Almagro y Vélez Sarsfield (11); Estudiantes de La Palta (8); Rosario Central y Newell’s (6); Arsenal de Sarandí y Racing (4). Una clara muestra del deterioro institucional y deportivo de una entidad que a lo largo de su rica historia supo enmudecer al mundo entero con hazañas trascendentales como contra Juventus en Italia, Liverpool en Japón, Gremio y Santos en Brasil, entre otras tantas contiendas memorables. 


“Lo que manda la historia, lo aprendí de pendejo. En el Rojo se exige, me lo dijo mi viejo”, reza una canción pocas veces esbozada por el simpatizante Diablo. Es imperiosamente fundamental que el hincha mantenga latente su idiosincrasia, su estilo, que recupere su “paladar negro” y comprenda que Independiente es muy grande para permanecer paralizado en un pasado que no será beneficioso para el futuro. 
Sean coherentes con la historia de Independiente. Basta de vivir del pasado. Empezemos a pensar seriamente en el futuro de una bendita vez. 

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Alexis Potel
Periodista de la Academia de Quique Wolff. Crecer es el objetivo principal del desarrollo.

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend