Giro de 180 grados

Independiente se impuso ante Talleres de Córdoba por 3-2 el domingo por la noche en lo que fue el mejor partido de la era Beccacece. Con varios puntos altos entre los jugadores, el equipo cambió completamente la imagen que había mostrado hasta el momento y demostró que puede ganar sin despreciar la pelota.

Un giro de 180 grados fue lo que ocurrió en el Libertadores de América a comparación con lo que se vio el jueves por Copa Argentina. Independiente se adueñó de la pelota durante todo el partido y jugó como hacia mucho no pasaba. En ningún momento dejó a Talleres desplegar su juego a partir de una presión intesa y alta sobre los defensores. Con los tres puntas (Blanco, Romero y Cecilio) y uno de los interiores (a veces Sánchez Miño y a veces Pablo Pérez) se dedicó a interrumpir la salida rival, robar la pelota y atacar lo más rápido posible. Fue así como llegó el gol de Cecilio Domínguez, tras el recupero, desborde y asistencia de Pérez. De la misma manera llegó el gol de Sánchez Miño, que forzó el error del arquero y del defensor para que le quede el arco libre.

Imagen que contiene edificio, hierba, cometa, estadio

Descripción generada automáticamente

Hay que celebrar también la vuelta del ex Boca a las canchas. Hace sólo dos días, en esta misma columna, decíamos que El Rey de copas no tenía mediocampo y que sufría la falta del número 8. Ahora no quedan dudas de que Pablo Pérez es imprescindible en este equipo. A pesar de no estar fino en los pases, le aporta un tiempo más con sus pausas. Su ubicación casi siempre es ideal. Sabe cuando presionar, cuando tocar para adelante y cuando para el costado. Llega a zona de gol y también recupera en defensa. Además, hace mejor a sus compañeros: Lucas Romero se adueña del círculo central cuando está bien acompañado. Es el nexo entre la defensa y el ataque.

La pelota, después de varios encuentros, volvió a circular por todo el ancho y largo de la cancha. Los defensores encontraron el primer pase y conectaron con un mediocampo metido en el partido los 90 minutos. Y si no era por dentro, las constantes asociaciones por las bandas entre los extremos y laterales obligaron a Talleres a estar pendiente de las subidas de Gastón Silva, de gran actualidad, y de Fabricio Bustos. 

Imagen que contiene hierba, edificio, interior, estadio

Descripción generada automáticamente

El equipo de Sebastián Beccacece jugó el mejor partido en lo que va de la temporada y lo supo ganar con un plus de carácter en el momento en que más le costaba el partido. La reacción tras el empate también es un punto a resaltar. Con tres victorias al hilo y mejorando el rendimiento, de a poco se acerca la calma para el entrenador. 

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

3
5
6

Send this to a friend