Jueguen con el corazón y vayan por la gloria

Despierten son Independiente. El miedo les corre por la sangre, las piernas no les funcionan al compás de la mente, la respiración se les agudiza y los sentidos pasan desapercibidos ante el contacto con la gloriosa camiseta roja. Esto es lo que ellos sienten al estar frente del Rey de Copas. Así como le sucedió a Liga de Quito, en la semifinal de la Copa Sudamericana 2010 cuando luego de ir ganando 3-0 en la “Casa Blanca” se le abrumó el camino y en Avellaneda se le terminó por dar sentencia, como además le pasó a Goiás en la final con su 2-0 cosechado en Brasil que no pudo respaldar en la vuelta ante tanto bullicio y ruidos ensordecedores de los cuatro costados del Libertadores de América.

Hazañas de otras épocas como la que padeció en carne propia Talleres de Córdoba en su casa por el Campeonato Nacional de 1977 y también Liverpool, Juventus, con la pared memoriosa de Bochini y Bertoni, en las respectivas Intercontinentales, y la vuelta olímpica en el mítico estadio Maracaná. Eso somos, de eso estamos hechos; de grandes triunfos y de añoranzas encapsuladas en nuestros corazones.

¿Alguien puede sentenciar a un gigante como Independiente? Nadie se atreve porque ni ellos se creen su propia mentira. Créanme que si de hazañas se trata, nosotros, los de pierna fuerte y templada, nos sentamos en la cabecera de la mesa con cuchillo y tenedor en mano para degustar un banquete de gloria y convertir en cenizas los deseos de los otros.

Ayer Libertad de Paraguay mostró mucho respeto y aunque aprovechó bien la desatención de la defensa del Rojo a los 30 segundos en el amanecer del encuentro, traslució una gran carencia de fútbol, ideas y hasta con falta de convicciones al momento de generar juego. A pesar de eso se llevó el prime chico con un polémico tanto de Cardozo. Independiente claro, el maldito déficit de hace tiempo, la ineficacia a la hora de meterla dentro de los 7,32 metros por 2,44 que tiene el arco.

El horizonte asoma Racing en un nuevo Derby. Con buen tino y sacándose el casette rígido de la mayoría de los técnicos, Ariel Holan señaló que “el partido del sábado es importante pero no vamos a perder el foco del martes donde Independiente se juega el encuentro más importante de los últimos 7 años”. Claro que como dice el dicho popular en la jerga futbolera “los clásicos se ganan” pero también el entrenador sabe que la historia se escribe con mayúscula dentro de 5 días en el Libertadores de América.

Sabemos que perciben la sensación de los más de 5 millones de almas que sueñan con desahogarse, festejar y estar en una nueva final de un torneo internacional para sanar aquellas heridas propinadas por los fracasos y frustraciones de hace más de 10 años.

Ustedes jueguen con el corazón, dejen la piel “sean hombres, jueguen, vayan y ganen” como dijo alguna vez el inolvidable Pato Pastoriza. Los hinchas se encargarán del resto para que la noche de copas vuelva a ser como aquellas de viejas hazañas con final feliz, las cuales están escritas en las páginas doradas de estos 112 años de vida.

Lleven el escudo a lo más alto. Despierten que son Independiente, aquel que con su rica historia hizo arrodillar a los poderosos del mundo entero. Recuperamos la identidad, recuperemos la gloria.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Alexis Potel
Periodista de la Academia de Quique Wolff. Crecer es el objetivo principal del desarrollo.

Últimas noticias

1
2
3
4
5

Send this to a friend