La culpa no es del chancho

El segundo ciclo de Julio César Falcioni no empezó de la mejor manera ni mucho menos. El Rojo perdió ante Lanús 1 a 0 jugando mal, en una continuidad de lo que venía pasando en 2020.

Si se habla estrictamente de lo futbolístico, en el primer tiempo Lanús tuvo el dominio e Independiente las mejores situaciones. Fueron tres chances de gol muy claras en los pies de Alan Velasco, Alan Soñora y Pablo Hernández. El tema es que en el complemento no pateó al arco y Lanús además de seguir dominando, fue más profundo y te superó claramente, justificando la victoria final.

Sería muy corto quedarse con este análisis o enojarse porque Falcioni “es defensivo” o porque sacó a Velasco -algo difícil de entender-. Son cosas mínimas en un contexto bravísimo. El entrenador no tiene la culpa de que tanto él como su antecesor hayan pedido un cinco desde que llegaron al club y tarden en traérselos. Se resfría Lucas Romero y tienen que improvisar a Domingo Blanco.

Tampoco el Emperador tiene la culpa de que si hay que ir a buscar con todo un partido, tenga tan pocas opciones -y ninguna de jerarquía-.

Independiente hoy debutó sin ningún refuerzo disponible porque estamos esperando a Juan Manuel Insaurralde, Adrián Arregui y a Nicolás Blandi, jugadores que hace dos semanas debieron haber estado en Villa Domínico, esas ventajas no pueden seguir dándose.

Así como en su momento pasaba con Lucas Pusineri, hoy pasa con Falcioni y el día de mañana pasará con otro si se siguen repitiendo esta clase de horrores dirigenciales. Es que está claro que la culpa no es del chancho, si no de quien le da de comer…

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Carlos Perez
Director del mejor sitio para los hinchas de Independiente! Vamos Rojo todavía!

Últimas noticias

1
5
6

Send this to a friend