La pizarra: análisis táctico de Independiente vs. Brown

La pizarra: análisis táctico de Independiente vs. Brown

En el peor escenario posible, ni siquiera se imaginaba semejante partido. Lo de Independiente fue más que un papelón. Una vergüenza. Como el torneo de los cinco goles de Estudiantes y de Banfield, hay que remitirse bastante lejos (y eso que se viene de mala época) para encontrar partidos tan malos. Resulta increíble que quienes salieron a jugar contra Brown de Adrogué hayan entrenado un mes juntos. Sin una idea, sólo improvisación, le faltó el sacerdote para ser el equipo del barrio de Metegol. A continuación, tres puntos del déficit de este equipo.

LAS SALIDAS

Durante todo el partido, cada vez que Independiente quiso salir jugando, se sintió incómodo por Brown. En el primer tiempo, Monserrat se lo encontró atado a su posición, mientras que Villalba abusó del pase largo a Trejo y de las pelotas para que Penco se pelee con todos. Razzotti, por su parte, también tuvo un flojo nivel y a la hora de la salida rápida mostró cierta tibieza. La primera pelota, donde se deben mostrar los volantes interiores, abrirse los centrales para dejarle el espacio al volante tapón y los laterales pasar el juego a posición ofensiva, fue un karma. Muestra de lo mal que salía, terminó Montenegro haciendo de Razzotti, y con esto se perdió un jugador para recibir arriba. La presión de Brown de Adrogué fue en tres cuartos y complicó a un equipo incapaz de hacer tres pases seguidos de primera. En el segundo tiempo y con línea de tres, las salidas no fueron claras porque el equipo estaba desordenado, pero en general, costó menos poner la pelota en circulación.

LA CREACIÓN

Si bien Brown cedió el protagonismo como era de esperar y como lo harán la mayoría de los equipos del Nacional B, las ocasiones de gol de Independiente hay que contarlas con los dedos de una mano. Realmente pobrísimo. Zapata no superó su condición de corredor, Trejo vive enredándose en su desorden, Penco y Menéndez, desabastecidos lucharon con pena y sin gloria; Montenegro fue el que más intentó pero tampoco lo hizo bien. Cambio de ritmo, pases- gol, triangulaciones, pases en cortada, asociaciones; no hay nada en el fútbol que tenga tantos matices como la creación de juego, la búsqueda de romper la estructura defensiva rival. En esta primera fecha, a nivel colectivo no se vio prácticamente nada y ahí es donde surge la pregunta: ¿qué practican en los entrenamientos? Lo mejor se vio desde los pies de Pisano, atrevido, quien dos veces apiló jugadores de derecha a izquierda buscando el pase.

EL RETROCESO

Cuando Brown de Adrogué necesitaba aire, le alcanzaba con un pelotazo a la nada. Dos veces seguidas en el segundo tiempo, Razzotti dejó picar la pelota de saques del arquero. Velázquez aportó lo suyo con cabezazos a cualquier lado y Villalba tanto en el primer tiempo (casi le cede un gol a Fabro) como en el segundo, sufrió los pelotazos a sus espaldas. Ni hablar de Monserrat en el primer gol. A nivel colectivo, Independiente dejó muchos espacios y jugaba con el desorden de un equipo desesperado. Si bien son riesgos que está bien tomar cuando el resultado no acompaña, lo que indigna es que esa “desesperación” no generaba situaciones de gol a favor y las terminaba sufriendo en el propio arco. Por suerte, los jugadores de Brown tuvieron piedad. La misma piedad que se acabó en los hinchas y exige un cambio rotundo de actitud y juego.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

2
4
6

Send this to a friend