La pizarra: Farías y su movilidad

La pizarra: Farías y su movilidad

El “Tecla” Farías es de esos jugadores que siempre necesitan estar bajo la lupa. En las primeras fechas, cuando el equipo era un rejunte, era el abanderado de la impotencia, de los choques sin sentido y las derrotas. Ahora, que todo mejora y las victorias aparecen, vuelve a ser el jugador más destacado. Ante Boca y All Boys marcó, ante Unión mojó por dos y el domingo asistió en los dos goles.

Hablar de las bondades de un delantero con más de cien goles en Primera, es caer en lo de siempre. Sin embargo, hay un movimiento táctico que lo diferencia del partido de Rafaela con los anteriores. Obligado a recibir pelotazos y no participar de la pobrísima circulación, antes tenía que convertir la única intervención por partido que le quedaba. Cuando la embocaba era héroe y sino fracaso por esos extremismos del fútbol.

Contra Rafaela, el panorama cambió rotundamente. Los primeros quince minutos del partido fueron lo mejor del equipo, con una presión alta y sin permitirles a los jugadores visitantes pensar un instante. Por lo tanto, la pelota era de Independiente. Con un mediocampo más aceitado y recorrido por las bandas, el espacio por el centro (ante la ausencia de un enganche) era una zona donde los dos delanteros podían destacarse. El enroque con Leguizamón (más adelantado) y el “Tecla” más como asistidor, le permitían a Independiente tener un jugador de mucho panorama en una zona donde el pase punzante es determinante y a un delantero rápido en los metros finales.

La banda derecha con Vargas (Grazzini no marca) fue un foco apuntado y constantemente los ataques comenzaban pegados contra la raya, por lo tanto, la descarga por el medio con el “Tecla” era una fórmula repetida. A pesar de la lesión de Leguizamón, el “Tolo” puso a Rosales, con quien supuestamente Farías volvería a su posición más estática por el centro. Sin embargo y a las claras está, con el segundo gol, mantuvo su movilidad, se acercó a cubrir la pelota recibiendo infracciones y dejó espacio para que Fredes, Rosales y Ferreyra –como en el gol- accedieran al punto del penal como un nueve por sorpresa.

En la rotación, los imprevistos para la defensa contraria y la mejor tenencia de pelota, Independiente volvió a encontrar un nuevo lugar para golpear. Farías, capitán y figura, con su capacidad sigue siendo el abanderado. Esta vez, del bien.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
2
5
6

Send this to a friend