La revancha

Esta imagen recorrió el mundo el peor día de la historia de Independiente y, 4 años después, sus protagonistas lograron conocerse en el Maracanazo.

Aquel 15 de junio de 2013 cuando Independiente descendía a la segunda categoría del fútbol argentino, dos desconocidos (como millones de otros hinchas rojos), se unían a través de un llanto desconsolado por ver, por primera vez, cómo al Rey de Copas se le caía su corona. Seguramente habrán visto esta imagen más de mil veces, ya que la misma se convirtó en estandarte de burlas y memes creados por hinchas de clubes rivales que se alegraban del triste momento que atravesaba el club.

Los protagonistas de esta historia son Román Ariel López, de 32 años, y Martín Pagano, de 30. Ambos viven en Avellaneda. Son socios e hinchas de Independiente desde muy chicos pero, pese a todas estas cosas que tienen en común, nunca llegaron a conocerse.

“Ese día fui a platea, segunda fila en la Erico, solo, porque mi viejo y hermano no fueron. Ellos no querían ver a Independiente irse a la B y yo todo lo contrario, yo sentía que si me iba, quería irme con el equipo”, cuenta Román sobre sus sensaciones de aquel día, y continúa recordando cómo se enteró de la viralización de esta imagen: “La imagen la vi dos días después del hecho porque alguien me etiquetó en la tapa de un diario en Facebook. Desde ese día en adelante no pararon de cargarme y enviarme mensajes que me veían llorando en todos los memes viralizados por Internet”.

Martín, por su parte, también recuerda que el día que vio esa imagen “no lo podía creer”: “La imagen la vi por primera vez en la tapa del Diario Popular. Mi papá me despertó con el diario al otro día de descender”.

“Me crié en el club y no podía creer lo que estaba viviendo. Fue una tristeza inexplicable, pero me tomé los memes con mucho humor, porque sabía que iba a llegar el día de reivindicarnos”, agregó.

Lo más importante de esta historia es que estas dos personas no se conocían y, luego de 4 años de sufrir cargadas por identificar sus caras con el descenso, tuvieron la oportunidad de cruzarse, aunque esta vez, el escenario era muy diferente: “Brasil fue una locura. Barby Oliver, la mujer de Nico Domingo, es muy fanática de Independiente. Ella nos conocía a Tincho y a mí, por separado, y nos ayudó a juntarnos luego de ganar: ‘Hay que hacer la foto de la reivindicación’, me decía muy confiada días previos a la final”.

“Y así fue. Cuando volvimos al Hilton luego de ganar (me hospedé en el mismo hotel que los jugadores), Barby me buscó. Martín estaba afuera. Nos trajo escondida la medalla de Nico para que nos saquemos la foto y nos dijo que esa foto era de todos. Y no se equivocaba. Lloramos al descender y hoy lloramos de alegría. Eso es Independiente”, cerró.

Todo aquel llanto derramado quedó atrás. Todas aquellas cargadas de amigos y desconocidos en las redes sociales, quedaron de anécdota. Toda aquella bronca contenida se había disipado. Esta vez, el escenario era ese con el que soñaban desde chicos. El que les contaban sus abuelos y padres. Cuatro años después pudieron compartir un momento extraordinario dando la vuelta en el majestuoso e imponente Estadio Maracaná. El presente 13 de diciembre de 2017 fue todo lo que esperaban. Y una vez más, se hundieron en un genuino abrazo y llanto por poder ser parte de la historia del club de sus amores. Porque el fútbol da revancha. Porque ni en las buenas, ni en las malas, siempre. Porque será siempre Independiente, el Orgullo Internacional.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Pamela Valiente
Pamela, como el pan dulce. Periodista. Entrerriana.

Últimas noticias

2
3
4
6

Send this to a friend