Lápiz y papel en mano

Lápiz y papel en mano

Ayer fue uno de esos partidos donde seguramente muchos expresaron la famosa frase “para el olvido”. Sin animosidad de crear una grieta sobre lo bueno y lo malo que ha venido haciendo Independiente durante este último tiempo, es considerable tomar nota de esta clase de encuentros que dejan cosas para corregir, sin tener que hacer un borrón y cuenta nueva.

El 4-2-3-1 fue el esquema que se reflejó en el inicio, ya característico del entrenador Ariel Holan. Diego Rodríguez como único cinco natural de marca fue de los pocos que tuvo un partido correcto. Marcando el tiempo de; en que momento ir a presionar con intensidad y cuando esperar. No tanto así Walter Erviti, quizás el jugador que todavía no ha demostrado una pizca de lo que fue en Banfield hace tan sólo unos meses y muy lejos del que saliera campeón en la misma institución. Corriendo siempre más de lo juega o asiste. Por supuesto su fuerte por naturaleza.

Una noche rara por donde se la mire. Banderas dadas vueltas producto del conflicto con la barra brava y el pulmón en la Tribuna Norte Baja, el murmullo del hincha por la lentitud que mostraba Independiente y el penal ejecutado por Denis que terminó por convertir en un hervidero el Libertadores de América y posteriormente la derrota. ¿Se pretendía que erre el penal?, ¿El enojo fue porque pidió patearlo?. En fin, es delantero y como tal vive del gol. El argumento no tiene más sustento que ese.

El tridente que se posó detrás de Leandro Fernández, quien mostró ser el delantero picante que el Rojo necesita, con Meza-Blanco-Barco fue lo mas pusado que se vio en los últimos seis meses. Esa explosión interesante que incluyó el cotejo ante Atlético Tucumán por la Sudamericana quedó sin garantía extendida. Imprecisos en los últimos metros y sin la convicción con la que sí atacaba el equipo de Jorge Almirón

Jonás Gutiérrez por quien nadie, excepto Holan, ponía dos pesos arriba de la mesa está mostrando un gran fortaleza física. Acompaña bien en la mitad de la cancha tanto a la hora de recuperar como en la transición para ir hacia adelante.

El fútbol tiene estas cosas imponderables. Después de dos corner, mal ejecutados al primer palo, y la contra posterior que tuvo a un imparable Lautaro Acosta en todo el encuentro derivó en un penal. Todos sabemos el final.

Este deporte es de regularidad. Es la aliada más indispensable y la cual delimita el camino por donde vas a transitar durante el período de competencia. Ayer se jugó mal pero no por eso hay que olvidar ¿cómo se hizo?. Todo lo contrario. Es bueno poder reaccionar a tiempo, sobre todo cuando el equipo se está disputando, todavía, la plaza a la Copa Libertadores 2018.

Lápiz y papel en mano, que el martes Independiente se juega una nueva parada, podrían no estar Benítez y Bustos, para aspirar al boleto continental del próximo año.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Alexis Potel
Periodista de la Academia de Quique Wolff. Crecer es el objetivo principal del desarrollo.

Últimas noticias

1
2
3
4
5

Send this to a friend