Lástima, a nadie

En el día más triste para la historia del fútbol, Independiente hizo valer la recordada frase de Diego Maradona le dijo a Sanfilippo y no disimuló su superioridad ante Fénix de Uruguay.

La polémica expulsión de Roberto Fernández en apenas 23′ de juego (sumada a la ventaja que el Rojo ya tenía en el marcador) hacía pensar que el equipo de Pusineri podría aprovechar su noche en Uruguay. Y así fue: a pesar del empate parcial convertido desde los doce pasos por Olivera (en otra dudosa jugada), Independiente sacó su mejor chapa copera y jugó un gran primer tiempo para irse 3-1 al vestuario (goles de González, Velasco y S. Romero).

Y en el complemento, la cosa no cambió: el Rey de Copas fue siempre a buscar más goles con la intención de liquidar la serie en el duelo de ida. Y Federico Martínez, en sólo 6′, convirtió el cuarto. ¿Pudo haber más? Pudo haber más. Es que durante todo el complemento, salvo en una ocasión donde Mílton Álvarez demostró su jerarquía, el Rojo fue siempre por más. Y estuvo muy bien. Porque, como nos enseñó el Diego: “Lástima, a nadie”.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
4
5
6

Send this to a friend