¿Lateral o central?

Fabricio Bustos escapa por la banda derecha con la pelota en su poder. En el afán de eludir rivales, el esférico se le va largo y decide ir al piso con más optimismo que certezas de ganar la disputa ante Yeimar Gómez Andrade. El jugador de Independiente llega tarde, choca con el defensor de Unión y se gana la segunda amarilla a los 34 del primer tiempo. Lo que seguirá a partir de la expulsión, es una sucesión de hechos para tapar el hueco que dejó Bustos.

Con el ingreso de Juan Sánchez Miño por Domingo Blanco, Fernando Berón trató de reordenar la defensa desplazando un lugar para la derecha a cada defensor. Es decir, Alan Franco, Nicolás Figal, Gastón Silva y Sánchez Miño. Una mala decisión del entrenador interino de Independiente fue no haber puesto a Figal en el lateral derecho, posición en la que ya se ha desempeñado en varias ocasiones con Sebastián Beccacece, Ariel Holan y por la cual fue citado a la selección Argentina.

Leonardo Madelón, entrenador del Tatengue, tomó nota del mal rol que estaba ejerciendo Franco por la banda y salió al segundo tiempo decidido a atacar por el sector. El defensor del rojo nunca supo ubicarse en su zona. Intuitivamente se cerraba como un central más y liberaba toda la banda para que los rivales tuvieran la oportunidad de llegar al fondo de la cancha. Casi que fue un tercer central más..

Luego con la entrada de Nicolás Domingo, Lucas Romero empieza a ocupar espacios por la banda derecha a pesar de seguir como mediocampista. El ex Vélez era el segundo cambio más factible para jugar de lateral derecho por sobre Alan Franco puesto que durante su paso por Cruzeiro siempre se desempeñó en esa posición y no de mediocampista central. Sin embargo, con Franco retrasado y cerrado como si estuviera de central y con Romero tratando de evitar las subida del lateral y del volante de Unión, la arremetida fue imparable. Fue por ese sector que se gestaron las jugadas más peligrosas del rival y por donde se produjo el penal mal cobrado por Pablo Echavarria.

Si bien Alan Franco ha disputado partidos como lateral derecho (pocos), no conoce el puesto como si lo hacen Lucas Romero y Nicolás Figal. Fernando Berón tenía otras alternativas para poner en la posición y quizás se podría haber ahorrado hasta un cambio. Lo cierto es que nada se le puede reprochar a un entrenador que dirigió sólo dos prácticas a los jugadores y que está en el banco de suplentes por urgencia del club.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend