Los de afuera son de palo

Aunque usted no lo crea, volvió a pasar: Independiente desperdició su chance de entrar a la Libertadores por sumatoria de puntos en el torneo local. Claro que esta actuación no se comparó ni de casualidad con la del 1-1 ante Lanús o con la del partidazo que jugó el equipo de Pellegrino en la casa del vecino por aquella famosa Liguilla (aquel 2-1 no alcanzó por el 0-2 de la ida). Parece que lo extrafutbolístico que comenzó varios días antes de la derrota ante Unión, tomó más trascendencia que lo que había que hacer dentro del campo de juego.

Ojo, esto no es caerle a Holan por “embarrar la cancha” contra Boca y compañía. Eso tendría que ser un condimento ajeno a lo que ocurriese en Santa Fe. Pero como el fútbol es fútbol y todo está completamente avalado si tiene repercusión mediática, Guillermo, Gago, Alfaro y demás pudieron darse el tupé de responderle al DT del Rojo luego del empate de Huracán y al Profesor sólo le serviría ganar para poder salir ‘victorioso’ de este cruce y cumplir el objetivo de su equipo a nivel local: entrar a la Libertadores.

Es ilógico que Independiente resigne año tras año el objetivo mayor de pelear el campeonato para sólo resignarse a intentar clasificarse en la última jornada al certamen más importante del continente. Ya es sabido que un club grande tiene que trazarse objetivos grandes, pero como este semestre ‘todo no se puede’, al menos podamos algo. El problema no es que la vara haya quedado alta luego de la Sudamericana. El problema es que esto es Independiente, y hay que estar a la altura. ¿Cómo vamos a estar discutiendo si fue penal o no, si sólo generamos un disparo al arco -ese- en 90′ de partido? Eso debería ser lo preocupante: cómo salió a jugar Independiente ante un Unión que sí dejó todo por cumplir su objetivo -y bien merecido lo tiene-.

Esto no es pegarle al DT (aunque en esta ocasión se le podría cuestionar la línea de cinco defensores y la salida de Domingo en el entretiempo) ni al equipo (aunque también se podría por la falta de actitud, salvo meras excepciones), pero hay que ser claros: el objetivo no se cumplió. Es más, en este semestre, todavía no se cumplió ninguno de los objetivos. Todo muy lindo con el sacrificio y la garra, pero la Recopa no se ganó, a la Libertadores -todavía- no se clasificó y, pues claro, aún está la chance de seguir en la presente edición si pasamos a octavos. Pero con el poco compromiso, la floja actitud y la inexistente intensidad que se le presentó al Tatengue va a estar complicado. Lo dijo Holan alguna vez: “los de afuera son de palo”. Ojalá los jugadores lo entiendan para ir a buscar el triunfo ante Millonarios.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

Send this to a friend