Final infeliz

Final infeliz

(COLUMNA DE OPINION) – Sin entrar en polémicas sobre si los jugadores son mercenarios, títeres manejados por sus representantes o simplemente empleados que van al mejor postor en un deporte considerado trabajo como cualquier otro –aunque bien sabemos que no lo es- existe también la responsabilidad dirigencial, ya que en dos de las negociaciones más importantes el final resultó ser el no deseado.

Nadie duda de que Independiente está en una situación institucional devastadora como tampoco de que un descenso sería la peor marca de toda la historia del club, de esas que no se van jamás. Los dirigentes, en este contexto tuvieron que armar un equipo casi nuevo. Quizás enmendando el propio error de haber confiado en un técnico sin experiencia para dirigir el primer equipo, lo que hizo que el promedio sea muchísimo más bajo que lo esperado.

La calidad de jugadores como Víctor Zapata, Claudio Morel Rodríguez, Fabián Vargas y Luciano Leguizamón no entra en discusión. ¿El equipo se reforzó bien? A priori, sí. ¿Faltaron esos jugadores que te dan el salto de calidad? También.

Mario Bolatti e Ignacio Piatti son los dos paradigmas de este mercado de pases en los que los dirigentes fallaron al no poder contratarlos. Cada caso tendrá sus atenuantes. Por ejemplo, Bolatti estuvo muy indeciso o al menos eso nos contaron, y Piatti coqueteó hasta encontrar al mejor postor. Al margen de esto, ¿negoció bien Independiente?

Fueron dos novelas, de esas largas, de esas que los hinchas de Independiente estamos acostumbrados a “perder”. Quizás por eso nos sorprendimos después de tantos días con que Fabián Vargas finalmente haya firmado.

En el caso de los jugadores que no vinieron, la negociación con Bolatti fue extraña. Ningún dirigente de peso –lease Presidente o Vice- viajó a Porto Alegre para cerrar la incorporación. ¿Era necesario? Quizás si. Lo cierto es que la negociación se dilató demasiado, fue larguísima, de esas que terminan mal. Así fue.

En el caso de Piatti, nos consta que se hizo todo lo posible y desde hace un largo tiempo –más de dos meses- para que el jugador llegue a Independiente, pero finalmente y después de intentar contratarlo, el representante se nos ríe en la cara y se lo lleva al mejor postor. ¿Entonces fue utilizado Independiente debido a la desesperación por contratarlo? Sí.

Son dos casos que le daban un salto de calidad a un plantel nefasto –el de los cuatro torneos anteriores- que nos dejó en esta situación penando con el promedio. Esto no implica que a Independiente no le alcance con lo que trajo –ojalá-. Pero como en toda gran novela de pases de Independiente de los últimos tiempos el final resultó ser el mismo: infeliz.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Carlos Perez
Director del mejor sitio para los hinchas de Independiente! Vamos Rojo todavía!

Send this to a friend