Máxima mufa

Máxima mufa

Ya parece como que la vida tiene definitivamente algo contra ellos, de otra manera es imposible explicar por qué siempre les pasan cosas como estas.

Un grupo de hinchas de Racing juntaron 50 mil pesos -Máximo secreto la procedencia- y compraron salvavidas para burlarse de Independiente, quien sufriera, el pasado sábado, la suspensión de su partido ante Vélez por el mal estado del campo de juego tras las intensas lluvias de aquel día.

Sin embargo el destino -por llamarlo de alguna manera- les jugó una broma que les aguó el festejo: la tormenta de ayer en Buenos Aires imposibilitó que el clásico, ese en el que nos iban a gastar tirando salvavidas, se juegue por el estado del campo de juego de Racing Club, la mufa en su máxima expresión.

Lo más triste de todo es que ni bien se anunció la suspensión del partido, instantáneamente dejó de llover.

Esta no es la primera vez que los hinchas de Racing quieren organizar algo previamente y les sale mal. Si uno va al pasado los de más de 30 años recordaran que antes que Blanquiceleste SA saliera campeón en diciembre de 2001, Independiente le cantaba el feliz cumpleaños con cada año que pasaba. Una canción que cada vez era más larga. En el 2002 la hinchada de Racing para burlarse de eso empezó a hacer lo mismo para burlarse del Rojo y cantaban hasta ocho, finalmente en ese año Independiente salió campeón.

En febrero de 2006 fue el recordado clásico en el que sus hinchas entonaban canciones con el ritmo de “la de los Stones” -piedras-. Una de ellas deliraba al Kun Agüero debido al mal primer tiempo del jugador -que vale la pena recordar venía de enroscar a Crosa en un 4 a 0 histórico-. No hace falta recordar que en el complemento el Kun marcó los dos tantos del triunfo y terminó bailándoles en la cara a sus hinchas.

En el mismo mes pero en 2009 nos visitaron en la cancha de Huracán y en el entretiempo se pusieron cascos amarillos como riéndose de que Independiente no podía terminar la cancha. El Rojo le ganó 2 a 0, su técnico renunció y Racing, haciéndole honor a los cascos, quedó en zona de peligro de descenso.

Más para acá como olvidar la fiesta de fuegos artificiales que tenían preparada en su estadio en el momento que termine la Copa Sudamericana en la que Goias llegaba con dos goles de ventaja a Avellaneda. Finalmente Independiente terminó consagrándose campeón de la Copa e increíblemente, por una cuestión reglamentaria que se dio solo una vez en la historia, dejó afuera a Racing que se había clasificado por los puntos cosechados en ese 2010. Por suerte los fuegos artificiales los tiraron para Navidad unos 15 días después.

Tiraron serpentinas y se prendieron fuego ellos mismos, prendieron bengalas de humo rojo en un clásico con sólo hinchas de Racing, se compraron camisetas del Goias, idolatraron a un colombiano que sacó un arma en el vestuario y se fue en taxi tras goleada en clásico y muchísimas otras historias más. La mufa es tan eterna como la paternidad. La pregunta es la siguiente ¿Donde se van a meter los salvavidas? 

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Carlos Perez
Director del mejor sitio para los hinchas de Independiente! Vamos Rojo todavía!

Últimas noticias

Send this to a friend