Nosotros o ellos

Si bien el momento de Independiente dista de ser el mejor, hace cinco años que al menos el club participa ininterrumpidamente de torneos internacionales.

Y en dichas competiciones, se dio un dato curioso, que quizá sea solo eso, o a lo mejor hable bien de las participaciones del Rey de Copas en el ámbito sudamericano.

Es que desde el 2015, el Rojo sino salió campeón, algo que se dio únicamente en la Sudamericana 2017, quedó eliminado por el club que levantó el trofeo.

En el 2015, el equipo de Pellegrino quedó afuera con su homónimo de Santa Fé. En Avellaneda perdimos uno a cero tras un grosero error del Ruso Rodríguez, quien encima falló un penal con el encuentro en cero. Y en colombia empezamos abajo y empatamos sobre el final, aunque no alcanzó. Semanas después, los cafeteros festejaban el título ganándole la final a Huracán.

En el 2016, el equipo de Milito quedó afuera en octavos por penales ante Chapecoense, luego de dos partidos sin que se marquen goles. Luego de la tragedia con el avión que llevaba al plantel brasileño a colombia para jugar la final, se le entregó la copa al Chape.

Un año más tarde, de la mano de Ariel Holan y su equipo, Independiente levantaba la Sudamericana 2017 en el mismísimo Maracaná ante el Flamengo, después de ganar dos a uno en Avellaneda y empatar en Río de Janeiro.

El año pasado, ahora en Copa Libertadores y otra vez con Ariel Holan al mando, el Rojo quedaba afuera en cuartos de final en el Monumental, luego de un escandaloso arbitraje que favoreció a River. El cero a cero en Avellaneda y el tres a uno en Nuñez, quedaron minimizados por la plancha de Pinola que el VAR, los árbitros y Conmebol ignoraron, en el robo más visible de los últimos años del fútbol. Luego de más escándalos, los de Gallardo ganarían la Copa en Madrid ante Boca.

Y en este 2019, se volvió a dar el mismo patrón, de manera similar a la del 2015. Ya que fue con un homónimo, en este caso Del Valle y con errores groseros propios que sentenciaron la llave. Hablamos del ridículo pase de Benítez al autor del tanto ecuatoriano en Avellaneda, en un partido que finalizó dos a uno para el Rojo gracias a los tantos de Silvio Romero, goleador de la Copa. Quien tras el otro error inexplicable, quedó en el banco para la revancha por decisión de Beccacece. Uno a cero como visitantes y afuera contra el equipo que terminó dando la vuelta el sábado en Paraguay, tras vencer a Colón.

Que en el 2020 nos toque a nosotros.

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article
Javier Brizuela
Periodista deportivo. Director de Orgullo Rojo. Tercera generación de enfermos de Independiente

Últimas noticias

1
2
3
4
5
6

Send this to a friend