Portación de apellido

Portación de apellido

Independiente terminó el clásico con nueve jugadores. ¿Por qué? Por una justa expulsión a Jorge Ortiz después de un topetazo a un rival, y por un inexistente codazo de Jesús Méndez a un contrario. La sanción de Loustau contra el ocho del Rojo puede expresarse de una sola forma: lo echó porque es Méndez.

Corrían 36 minutos del segundo tiempo. El partido iba 1-1 e Independiente necesitabamente un gol para poner contra las cuerdas a Racing en los últimos minutos. Méndez disputa una pelea con Acuña, gana limpiamente y luego intenta descartar al volante académico con un movimiento ampuloso, el ‘Huevo’ cae al piso exageradamente. El línea, a centímetros de la jugada, ni se inmuta. Pero Loustau sale corriendo con la roja en la mano para expulsar a Jesús.

Los relatores de la TV Pública (podrán chequearlo en el video) dicen ‘UUUH’ con la misma sensación que tuvo el referee: Codazo del ocho y a las duchas antes de tiempo. Sin embargo, la repetición muestra claramente como Méndez gana la posición lícitamente y Acuña, pillo y sabiendo el prontuario del ex Central, aprovecha la situación para caer desplomado como si le hubieran tirado un balazo.

Esa expulsión, claramente, no condicionó el resultado (ya que, de todas formas, terminamos ganando), pero sí desacomodó a Independiente en el momento en que más necesitaba mantener la cordura y la paciencia. En la próxima jugada, Ortiz fuera de sus casillas también vio la roja y en la subsiguiente, Pisano metió otro codazo que no fue advertido por el juez, quien amonestó al jugador de Racing por ‘simular’.

Así, Méndez sumó una nueva expulsión en Independiente (la anterior, al igual que esta, por portación de apellido ante Belgrano) y se perderá el primer partido del próximo torneo. Eso si es que decide seguir en el club. ¿Debe seguir en el club un jugador que te deja con diez incluso cuando no tiene culpas?

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

1
2
3
4
5

Send this to a friend