Que el camión no tape el bosque

Independiente desde hace rato perdió el rumbo. Desde la conducción del club, la falta de respuestas y de conocimiento de la realidad del club es preocupante. El presidente Hugo Moyano, quien ha dado una mano muy grande a nuestro club en el momento más difícil de su historia, habla de “cuatro gansos” cuando los periodistas le consultan sobre los insultos que se escucharon durante la noche de ayer en el  Libertadores de América, faltándole el respeto no solo al socio que ayer tuvo que soportar un equipo espantoso bajo una lluvia de película, sino a todos los hinchas del Rojo.

Si bien alguna vez una bandera quiso decir lo contrario, la gloria no es eterna. Ya quedó muy lejos la hazaña lograda en 2017 en el Maracaná y desde hace tiempo el rumbo de nuestro primer equipo es frustrante. Un club cíclico, que cada tres años vuelve a vivir las mismas situaciones. Dirigentes incompetentes, planteles que no están a la altura, pero esta vez la diferencia fue que esta comisión directiva tuvo la oportunidad de vender por 50 millones de dólares. ¿Dónde está esa plata? ¿Por qué después de haber vendido por semejante dineral tenemos que soportar, que pibes que no tienen más de 5 partidos en primera, tengan que poner la cara ante los insultos de la gente?

Las decisiones que se han tomado en estos años, tienen mucho más que ver con “el diario del lunes” que con una estrategia acorde de compras y ventas y con un proyecto futbolístico a la altura del club que representan el trinomio Hugo Moyano, su hijo Pablo y Héctor Maldonado.

Por otro lado, Lucas Pusineri más victima que culpable de este presente, tiene la posibilidad en estos tres partidos ante rivales accesibles (Gimnasia, Huracán , Central Córdoba), encontrar un equipo pensando en la Copa de la Superliga. Si bien el ciclo del DT, había iniciado con dos correctos partidos ante River y Boca, sumado a una goleada contra Central que ilusionaba, la derrota frente a Racing parece haber golpeado fuerte al equipo.

Contra Fortaleza ganó un partido que tranquilamente pudo haber perdido y ayer frente Arsenal cometió errores infantiles en varias ocasiones notándose un nerviosismo lógico en varios pibes que hacen sus primeras apariciones en primera y tienen que poner la cara en este momento difícil para el club.

Por cierto, hay cosas en las cuales debe trabajar el DT. En primer lugar, el rendimiento individual de varios jugadores es demasiado bajo. Sanchez Miño, Bustos, Campaña, Cecilio Domínguez, Alan Franco que han demostrado que pueden estar a la altura en otro momento, hoy ese nivel parece haber quedado en el olvido.

El gol sufrido ayer en la pelota parada no parece ser de un equipo trabajado o la idea de juego a la hora de atacar y defender parece aun sin estar definida. Es raro también que Soñora quien había tenido un buen primer tiempo contra Fortaleza ayer no haya jugado ni un minuto y que tarde 16 minutos en hacer el primer cambio en el segundo tiempo cuando el equipo lo pedía mucho antes. Queda mucho tiempo de gestión Moyano en el club, casi 2 años faltan para las próximas elecciones. Independiente debe cambiar el rumbo, los dirigentes deben escuchar a la gente y hacer una autocrítica de todo lo sucedido en el club. Ayudar a Pusineri a formar un equipo competitivo y a la altura de esta institución para poder salir adelante en este momento. Que el camión no tape el bosque…

Dejá tu opinión sobre la nota!
Previous ArticleNext Article

Últimas noticias

2
3
4
5
6

Send this to a friend